Inicio > Mis eListas > mediosmedios > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 821 al 840 
AsuntoAutor
Cine Iberoamerican raulsorr
De hoy para mañana Roberto
Quién tiene la raz RafaYebe
Re: Cine Iberoamer Cristina
Comité Mexicano de Roberto
Fw: : ¡CACEROLAZO Silvia y
La cultura en la c Mario Pi
De hoy para mañana Roberto
Re: Cine Iberoamer Roberto
Ante la conspiraci Mediosme
RE: El golpe a Not Morelis
RE: Pasantías Marta Vi
Crisis argentina Roberto
PADRE DE ALCALDE G Andrés A
Re: Crisis argenti Jaquelin
Re: Crisis argenti Roberto
RE: Cine Iberoamer Gilda Ie
Fwd: solidarios co nestor o
A cinco años del a Mediosme
Sobre la situación Mediosme
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Mediosmedios
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 826     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mediosmedios] Quién tiene la razón?
Fecha:Jueves, 24 de Enero, 2002  21:38:30 (+0100)
Autor:RafaYebenes <robertfludd @.......es>

 

Salud, amigos.
Reenvío un oportunista y nauseabundo artículo de Federico Jiménez Losantos publicado en el diario El Mundo en el que trata, de forma indecentemente frívola, la crisis Argentina.
Pero al libelo (el fascismo, como la mentira, tiene las patas muy cortas) le sigue una contundente respuesta argumentada por parte del cantautor argentino-español; español-argentino (no es un extranjero), Rafael Amor.
 
Que lo disfrutéis.
Agustín Mora
Radio Vallekas 107.5 FM ("Voces de América la Nuestra")
Radio Resistencia 101FM ("Suciedad Democrática")
 
 
Enviado: miércoles, 23 de enero de 2002 14:23
Asunto: RV: Quién tiene la razón?

El siguiente artículo se publicó en el diario El Mundo, de Madrid: y reproducido por un Foro Español.

Ni un euro

Por Federico Jiménez Losantos

Eso de que el patriotismo es el último refugio de los bribones pocas veces se ha visto tan claro como en la célebre sesión del Parlamento argentino en la que
uno de sus presidentes por horas declaró que no pensaba pagar la deuda y los diputados se pusieron en pie para aplaudir y gritar o blandir el nombre de
la nación. ¡Qué espectáculo.

Roban lo que no está escrito, gastan lo que no tienen, piden el dinero que no pueden devolver (por lo mucho que roban y gastan) y cuando ellos mismos
declaran públicamente en quiebra a la nación, encima se aplauden, se engríen, presumen, retan, piafan, se encabritan, himplan, barritan, se envuelven en la
bandera nacional y a otra cosa, mariposa.

Es decir, a la misma: a seguir pidiendo, a seguir robando y a seguir manteniendo en la ruina a los ciudadanos que ya ni siquiera les votan. Ahora vendrá el tonto de turno a decir que la culpa es del neoliberalismo salvaje y del Fondo Monetario Internacional, que no les da dinero a los legítimos representantes del pueblo argentino para gastos sociales. Ni un euro, oiga.

A esa cuadrilla de demagogos y ladrones, ni un euro. Es peor que tirarlo a la basura. Es entregarlo a esa máquina de picar carne humana y destruir países que
tiene por oficio impedir que Argentina sea un país decente y próspero, por ese orden.

Ahora que todo el mundo ha visto por televisión esa versión encanallada y porteña del «¡Vivan las caenas!», espero que el Consejo de Ministros de España deje de emitir notas de apoyo institucional a Argentina y de dar dinero, 1.000 millones
de dólares, para que esa banda siga manteniendo su tren de vida mientras la clase pobre se empobrece más y la clase media, ahorradora y pensionista,directamente se suicida.

Hace una década, tras conocer los horrores de la hiperinflación, Argentina se quedó sin deuda. Ha sido precisamente al entrar dinero fresco de fuera y
sacar fondos de las privatizaciones, tras el éxito temporal de la solución de la paridad peso igual a dólar, cuando los políticos argentinos se han puesto a
gastar y a robar como locos, y, cuando dejó de entrar dinero caliente,pidieron en el extranjero lo que querían gastar y no eran capaces de recaudar. Al
final, la quiebra.

No pueden pagar lo que deben y, naturalmente, nadie les fiará en bastante tiempo.
Pues nada, como si anunciaran la llegada del hombre (argentino) a la Luna. El presidente de la República confiesa oficialmente que Argentina está en quiebra y
los ahorradores y pensionistas en la ruina y los responsables del desastre no se suicidan sino que se aplauden. Y dice el Gobierno que hay que «volcarse» con
Argentina. Esto ya no es darle al mendigo para que se lo gaste en vino, es dárselo al tratante de esclavos para que los mantenga encadenados. Ni un euro más. Pero ni uno!

Por Federico Jiménez Losantos

------------------------------------------------------
Respuesta: 

Muchas de las afirmaciones que el Sr. Losantos hace en su artículo del diario El Mundo, lamentablemente para nosotros que aquí vivimos, son ciertas, pero hay otras que omite, no sabemos si por ignorancia o por hacer una lectura amañada de la realidad argentina.

Que la mayoría de los políticos y economistas nuestros son unos miserables corruptos que solo piensan en sacar tajada de su paso por la política para beneficio personal, está fuera de discusión. Pero mientras fueron funcionales a los intereses de los organismos multilaterales de crédito y a los intereses de las empresas multinacionales, esos mismos políticos gozaban de “prestigio y seriedad”. De otra forma no se entiende como Argentina tiene hoy una deuda externa de 150.000 millones de dólares (25,5 billones de pesetas, hablando en la moneda del Sr.Losantos) producto de préstamos y avales que dichos organismos daban a la política económica que aquí se estuvo implementando en los últimos 12 años, puesta en práctica por esos políticos y economistas corruptos e ineficientes que hoy “descubre” con espanto el mundo desarrollado, con España como la histérica voz cantante.

Si nuestros políticos y economistas son corruptos, lo son porque del otro lado del mostrador hay quienes están dispuestos a corromperlos: bancos y empresas multinacionales, fondos de inversión, organismos internacionales de crédito, países como España, dispuestos a seguir prestándoles alegremente dinero, etc. Todos, junto con los corruptos de aquí, son responsables de lo que los sufridos argentinos “de a pie” estamos viviendo hoy y lo que vivirán nuestros hijos en el futuro.

Estuve en Barcelona en octubre y en los diarios de España se había instalado el debate respecto a la voracidad fiscal del Estado español, que sumió a las grandes empresas multinacionales españolas, en una descapitalización que amenaza su futuro frente a las multinacionales americanas, por estar imposibilitadas de actualizarse tecnológicamente por carecer de recursos. Buena parte de la rentabilidad de esas empresas españolas, hoy en día está sostenida por balances escandalosos, impresentables en cualquier país serio del mundo, que muestran las filiales de dichas empresas en países como Argentina.

Telefónica, en total acuerdo con Telecom., hace diez años que esquilma a los argentinos haciéndonos pagar tarifas telefónicas tres y cuatro veces superiores a las europeas y americanas y se ha beneficiado de reducciones impositivas destinadas a la seguridad social, con el pretexto de crear fuentes de trabajo que nadie en este país ha visto ni verá. Al menor traspié en sus expectativas de ganancias, cientos de trabajadores son despedidos para que los dividendos que giran al exterior no disminuyan.

Repsol-YPF tiene en Argentina el 20% del total de sus reservas petroleras mundiales y más del 70% de las de gas y nos obliga a pagar costos de combustibles similares a los de España o Francia que no tienen petróleo y fija las tarifas locales sin tener en cuenta las modificaciones del precio del crudo en el mercado mundial. Pretende incrementar el precio del gasoil, simplemente porque el consumo de naftas ha caído producto de la recesión económica. Paga regalías petroleras a las provincias, que son tres o cuatro veces inferiores a las que paga en Ecuador y se aprovecha de las necesidades de una provincia como Neuquen para lograr que a cambio de unas pocas decenas de millones de dólares y unos pocos puestos de trabajo en la Patagonia, le extiendan la concesión, sin licitación, de la explotación del yacimiento de gas de Loma de la Lata, por el cual piensan ganar miles de millones de dólares, vendiéndolo en el mercado interno y a países limítrofes.

Las empresas españolas vinculadas a la electricidad explotan las mismas centrales hidroeléctricas que hace diez años compraron con papeles inservibles de la deuda externa argentina y nos obligan a pagar tarifas ruinosas para todos los argentinos. Ni un nuevo emprendimiento de generación eléctrica hay en marcha. Cuando la rentabilidad baje y el sistema colapse, seguramente se mandarán mudar. Total ya recuperaron con creces sus magras inversiones.

Los bancos de España nos han sometido a spreads vergonzosos en cualquier economía capitalista. Nos tomaron el dinero al 7 y nos lo prestaron al 25% y ahora, cuando las papas queman, nos avisan que las casas matrices no están dispuestos a cumplir con la promesa de respaldo que nos hicieron cuando intentaban que los eligiéramos para confiarles nuestros ahorros y por eso estamos a punto de perder 65.000 millones de dólares, pertenecientes a ciudadanos que confiaron en sus cantos de sirena.

Cuando nuestros productores agropecuarios levantan sus cosechas, dependen de los precios que fijan los Estados Unidos para venderlos. Precios desvirtuados por enormes subsidios que americanos y europeos reconocen a sus productores, para evitar que abandonen los campos y engrosen las listas de parados. Lamentablemente cientos de miles de nuestros productores y trabajadores rurales, viven en la desesperanza, en los cinturones de pobreza de las grandes ciudades argentinas, sin posibilidad de acceder siquiera a un subsidio por desempleo.

Lamentablemente, a los argentinos nos han impuesto un capitalismo prebendario y corrupto, que lo único que ha hecho es aprovecharse de la inmoralidad de políticos y economistas locales, para hacer de este país lo que es. Las empresas multinacionales (IBM, Siemens, Telefónica, Telecom., Repsol, Endesa, Aguas de Barcelona, Azurix, etc.) hacen aquí cosas que en sus países ni se les pasa por la cabeza hacer. Incluso, muchos países que se enorgullecen de su capitalismo, aceptan como normal que en los balances de sus multinacionales, figuren los pagos de coimas en países del tercer mundo como gastos operativos. ¡Qué desfachatez!

Nadie mejor que los argentinos para saber la calidad de dirigentes que tenemos y le aseguro que no necesitamos de nadie que nos venga a dar lecciones de moralidad desde la comodidad de tener la “sartén por el mango”. Lamentablemente y pese a los denodados esfuerzos de todos los que se han acercado por estos pagos últimamente, falta que venga Juan Carlos, la factura de la fiesta es demasiado salada como para que nosotros solos podamos pagarla. Esta vez, creo que la cosa viene de “escote”.


Que al amigo Losantos le garúe finito.