Inicio > Mis eListas > mitologias > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 60 al 79 
AsuntoAutor
Mensaje recibido Gerardo
Últimos mensajes Gerardo
saludos a todos lo alicia c
Hola !!!!!! Kalima
Bienvenida Alicia Gabriel
Re: Bienvenida Ali Mario Fe
Re: Bienvenida Ali Mario Fe
El virus del enani Federico
hadas alicia c
SOBRE LAS HADAS Kalima
vardulia donibane
Re: SOBRE LAS HADA alicia c
RE: SOBRE LAS HADA Manuel
sobre las hadas, o alicia c
FELIZ NAVIDAD !!!! Kalima
El águila transilv
Saludos desde chil JAINUN
Re: Saludos desde Gabriel
Caos transilv
Para Cecilia y par Gabriel
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
MITOLOGIAS
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 107     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Mitologias Espantos quechuas
Fecha:Martes, 29 de Mayo, 2001  19:32:00 (-0300)
Autor:Daniel <dillumin @............ar>

Fuente: Cocoweb http://encina.pntic.mec.es/~agonza59/index.html

Achikee, Mamá Galla y brujas devoradoras

En muchas zonas del Perú se encuentran relatos (a veces cuentos, a veces mitos) que comienzan con el motivo de los niños abandonados por sus padres a causa de su extrema pobreza y que se encuentran luego con brujas devoradoras. Estas brujas toman distintos nombres según la zona del relato, aunque la versión mas conocida es la de Ancash (ver Mejía 1952) donde tiene el nombre de Achiqué. En Canta, donde toma el nombre de Mamá Galla, los chicos no pasan por el abandono, sino que más bien salvan a su madre que ya estaba en la olla  (ver Arguedas e Izquierdo 1947: 104-5). También se han encontrado, sin nombre especifico, en Jauja (ver Arguedas 1953: 228-236) y en Cuzco.

Según cuentan, Mamá Galla era una mujer que vivía en las alturas del camino de Canta a Huamantanga; y a todo viajero que pasaba le engañaba con platos y manjares hechos con carne humana. Esta anciana tenía una hija y dos nietecitos a los que críaba aparte para que no vieran sus malas obras. Pero llegó un día en que no tenían nada que comer ni pasaba ningun pasajero y decidió matar a su hija. Pero sus nietecitos no la dejaban ni un momento sola; ella los mandó a traer agua en una canasta, pero los chicos no querían ir, pretextando no poder llevar agua en la canasta.

Entonces la vieja les dijo que fueran y taparan los agujeritos de la canasta con piedrecitas, a fin de que se demoraran y ella pudiera realizar su horrendo crimen.

Inmediatamente después que salieron los chicos, ella llamó a su hija y la degolló. Después de haber bebido su sangre la destrozó y la echó en una olla grande llamada pampana. Entretanto, los chicos llegaron del río y preguntaron por su mamá; la vieja les contestó que había ido a pastar los ganados y que volvería al día siguiente; pero los trozos de la madre desde la olla, con el calor del fuego, decían: Hijos del alma mía, escapad y dirigíos al cielo, que yo los ayudaré.

Los chiquillos al oír la voz de su madre ingeniaron la manera de huir y le dijeron a la abuela que les fuera a enseñar a llenar el agua de la canasta; pero ya en el camino se escondieron y regresaron. Cargando con los trozos de su madre emprendieron la huida. Y cuando ya la vieja les iba a alcanzar, el Arcángel San Miguel les envió una cadena para que pudieran subir por ella; la vieja también alcanzó a coger la punta de la cadena, pero un pajaro (el acacllo) la cortó con su pico y la vieja al verse en el vacío empezo a gritar: ¡Compadre zorro! Compadre zorro, tiéndete en el suelo paraque no me haga daño. El compadre zorro, muy amable, esperó la caída de la vieja; pero la vieja al caer en tierra se convirtió en una laguna y la laguna la ahogó.

También dicen que la laguna existe hasta ahora y que en el medio hay una piedra llamada Mamá Galla.

[Recogido en la provincia de Canta, departamento de Lima, por Emma Dextre. Publicado por Arguedas e Izquierdo 1947: 104-5].

Los relatos terminan con una huida mágica hacia el cielo de los niños, que son protegidos por diversos animales, y con el castigo de la bruja. La bruja pretende subir al cielo con los niños, pero cae y se convierte en algún accidente geografico. En Ancash la Achiqué al caer de lo alto ve que se va a precipitar sobre una roca y lanza una maldición: Cuerpo ramackaquishun, tuyucckuna jahuickashun allpachu y yahuarni plantaccunata chorakunata sxaquisencka («que mi cuerpo se desparrame, que mis huesos se incrusten en la tierra y mi sangre seque las plantas y las yerbas»). Cuenta la señorita Marina Sotomayor (informante de Arguedas e Izquierdo 1947) que desde ese momento aparecieron los Andes. Y cuenta la leyenda que los cerros los formaron los huesos de la Achiqué, porque hay rocas con caras horrorosas que recuerdan el repugnante gesto maldiciente de la arpía al caer. El eco que se oye cuando se grita es la voz de la Achiqué que nos remeda. Y cuentan también que su sangre salpicó la costa y las faldas de ciertos cerros, haciéndolos desde entonces áridos, apareciendo así los interminables arenales de la costa.

Achikee era una mujer que se había peleado con Dios.

Era su enemiga.

Una larga noche, dos niñitos no tenían nada que comer. Sus padres los dejaron perderse. Entonces caminaban en un lugar muy oscuro; encontraron una vieja que prometiéndoles una rica comida les hizo entrar en su casa. Envió a cada uno de ellos a buscar agua para cocinar papa. Cuando el hermanito regresó, Achikee le dio de comer piedras calientes, como si furan papas sancochadas. Luego la malvada devoró a uno de los hermanos. El otro, tomando los huesos de su hermano, se escapó.

La vieja persiguió a la hermanita. Teeta MaTuco hizo caer una cuerda de lo alto. Por allá la chica subió. En el cielo Teete Mañuco hizo reconstruir los huesos del pequeño. Achikee subió también por la cuerda. Pero un ratón cortó la soga con sus dientes agudos. Cayendo Achikee gritaba: A la pampa, sobre la pampa... pero se estrelló sobre unas piedras peladas.

De su sangre nacieron por primera vez las zarzamoras, de su vestido rojo nacieron las plantas espinosas y todo lo que crece donde no se puede cultivar.

[Recogido en Vicos (1965) por Alejandro Ortiz Rescaniere. Publicado en Ortiz 1973: 185-6]

La Achikee es portadora de valores de infertilidad, por eso en su derrota final se transforma  en plantas espinosas, terrenos no fértiles, zarzamoras. Esto la diferencia del Wa-Qon, que es portador de fertilidad (sobre este contraste, ver Ortiz 1973: 35-59).

    Hay recogidas numerosas versiones de relatos sobre la Achikee. Damos una lista que, aunque incompleta por definición, da una idea de esta variedad:
    1. Variante Antunez de Mayolo; Revista Bien del hogar, Lima, Año VII, N° 74, julio 1933.

    2. Variante Pulgar Vidal; Revista de la Universidad Católica del Perú, Lima, Año II, N° 5, julio  1933.

    3. Variante Mejía Xesspe; "Mitología del norte andino peruano" en América Indígena, México, Vol. XII, N° 3, julio 1952.

    4. Variante quechua de Mejía Xesspe; "Linguística del Norte Andino" en Letras, Lima, N° 50-53, 1954.

    5. Variante Jiménez Borja; Cuentos peruanos, Lima, 1937.

    6. Variante "Antena"; Antena, Monografía de la provincia de Huaylas, Caraz, 1945-46.

    7. Variante "Cochapeti"; en el legajo 47-23 del Archivo de Folklore del Instituto de Estudios Etnológicos del Museo Nacional de la Cultura Peruana, Ancash.

    8. Variante Robles; Narraciones, danzas y acertijos, Lima, 1959.

    9. Variante Ortiz Rescaniere; De Adaneva a Inkarrí, Lima, Retablo de papel, 1973 pp. 184-5.

    10. Variante Ortiz Rescaniere; op. cit. pp. 185-6 (es la que ofrecemos aquí)..

    11. Variante Gonzalo Mendoza; publicada por Desiderio Blanco y Raúl Bueno en Metodología del análisis semiótico, Lima: Universidad de Lima, 1980, pp. 162-165.