Inicio > Mis eListas > notisar > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 150 
AsuntoAutor
PILOTO SUICIDA CHO guacamay
Un asteroide pasó guacamay
BUSCAMOS A SANDRA guacamay
UN RESCATE EN BOLI guacamay
Un avión militar d guacamay
SE ESTRELLAN DOS F guacamay
Al menos tres muer guacamay
POLIMIRANDA RESCAT guacamay
SISMO DE 4.9 RICTH guacamay
RESCATADOS CON VID guacamay
Terremotos se cobr guacamay
Sismo de mediana i guacamay
Expertos predicen guacamay
Rescatan 13 cadave guacamay
Avioneta burla seg guacamay
Hemos ganado una a guacamay
SISMO DE 5,5, Mb E guacamay
CAE AVION DE LA FU guacamay
Mensaje de la DIVI guacamay
CAE AVIÓN EN FILIP guacamay
EMERGENCIA DE UN A guacamay
CONDOLENCIAS DEL C guacamay
Condolencias del C Alexande
Temblor de 5, 5 gr guacamay
URGENTE Los equipo guacamay
URGENTE LOCALIZADO guacamay
DETRESFA AVION DE guacamay
BUSH SE DESMAYA AL guacamay
RESCATE EN LAS AGU guacamay
Muere rescatista d guacamay
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
NOTISAR (www.rescate.com)
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 133     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[notisar] UN RESCATE EN BOLIVIA
Fecha:Miercoles, 9 de Enero, 2002  15:22:48 (-0400)
Autor:guacamaya guacamaya <guacamaya1 @.......com>

 
ORGANIZACIÓN RESCATE HUMBOLDT / SAR

http://www.rescate.com e-mail: guacamaya1@...

 

NOTISAR - NOTICIAS SOBRE RESCATES

  UN RESCATE DESDE BOLIVIA EMPEZÓ CON EL SOS "ESCRITO" CON LA ROPA DE LOS

Los universitarios, cuando vieron a los socorristas llamaron su atención con un papel estañado.

09 DE DICIEMBRE DE 2002.- BOLIVIA.- La ropa atada que formaba la sigla S.O.S., -sigla universal de pedido de socorro-, fue la mayor pista para que ayer a las 8:45 de la mañana, Gerald Marañón, el voluntario, Shelvy Bellot y el guardaparques Pedro Vargas, encontraran a los tres universitarios extraviados. La señal estaba escrita en una gran roca del río San Mateo, donde los jóvenes habían dejado sus prendas atadas, luego de que el lunes ya habían percibido la presencia del helicóptero Lama S.A 315 que sobrevoló la zona en su búsqueda. Los socorristas recorrieron el lunes el lugar sin lograr divisar la presencia de los jóvenes debido a la lluvia que caía. Sin embargo, seguros de encontrar algo, la mañana del martes volvieron a pasar la zona. El helicóptero hizo un recorrido de aproximadamente 30 kilómetros por la ruta del río y fue después que divisó el escrito. "Los tenemos" dijeron porque estaban casi seguros de haberlos encontrado. Los socorristas guiados por el guardaparque del Nacional Carrasco, descendieron para verificar las prendas. Sin embargo, los muchachos no estaban ahí. La esperanza en los voluntarios por encontrarlos seguía viva por lo que inmediatamente retornaron al helicóptero para volar hacia las nacientes del río. Minutos más tarde y a un kilómetro y medio del escrito que dejaron los universitarios, finalmente fueron vistos en una ladera gracias a las señales que enviaban con papel estañado. La emoción era enorme por lo que inmediatamente los socorristas buscaron un lugar para aterrizar. Una vez hallados, los universitarios fueron atendidos por el grupo paramédico del SAR. El helicóptero retornó a Itirapampa para proveerse de combustible e inmediatamente volver al lugar y sacar de la pesadilla a los universitarios.

LA EXCURSIÓN SE CONVIRTIÓ EN UNA INTERMINABLE PESADILLA

"Cuando vi el helicóptero... lloré de alegría", exclamó Fernando Cisneros Arza, de 23 años, al descender del helicóptero que poco antes los había rescatado -a él y sus compañeros Tito Rodríguez y Rubén Soto- del río San Mateo. El cielo estaba despejado en Itirapampa, a unos 25 kilómetros de Villa Tunari, cuando los tres jóvenes excursionistas descendieron del helicóptero Lama de la Fuerza Aérea. El reloj marcaba las 09:00 horas y con esto había concluido una búsqueda de rescate de más de una semana. Doce días antes, Fernando Cisneros Arza, Rubén Soto Terrazas y Tito Rodríguez Terrazas, estudiantes de la carrera de Biología de la Universidad Mayor de San Simón, decidieron separarse de su grupo de excursionistas, para continuar por el Camino del Inca. Los diez iban caminando el 28 de diciembre por el camino antiguo a Santa Cruz. La idea de estos tres estudiantes era acortar el camino, avanzar por el sendero de los incas y unirse con los otros siete en algún punto del camino antiguo. Su destino final era Villa Tunari, donde pasarían el Año Nuevo.
Perdidos
Después de avanzar durante unas cuatro horas y al ver que no podrían llegar a reunirse con sus compañeros, los tres jóvenes decidieron llegar al río para acampar, porque pensaron que podrían congelarse a esa altura. Anduvieron durante unas tres horas más y alcanzaron el río San Mateo. Allí armaron una carpa y se dispusieron a pasar la noche noche. Las horas se hicieron interminables. "Esa noche fue la peor, estábamos asustados y lloramos. Sacamos afuera toda nuestra emoción", dice Rubén Soto. El sol del trópico de la mañana del 29 de diciembre de 2001 les confirmó que realmente estaban perdidos en medio de la espesura del monte. La primera idea que les vino a la cabeza fue regresar por el lugar que habían bajado, pero después de reflexionar y ponerse de acuerdo, decidieron mejor seguir la corriente del río. Para dormir, buscaban siempre un claro en el lecho del río. En más de una oportunidad no tuvieron otra alternativa que permanecer bajo las torrenciales lluvias tropicales. Una noche tuvieron la mala fortuna de acampar muy cerca del río y como esa noche llovió mucho, tenían miedo de que la corriente se los llevara. Como todas las otras noches, ésta prácticamente tampoco durmieron. Los tres excursionistas tenían la certeza de que recorriendo por el curso del río llegarían hasta un puente, poblado o al menos alguna casa, donde podrían encontrar auxilio. Ignoraban que, desafortunadamente, el río San Mateo, que pasa por el Parque Nacional Carrasco, no tiene en su trayecto muchas poblaciones o casas. Caminaron durante ocho días por el río hasta que se toparon con una montaña que formaba un ángulo de 90 grados con su camino, que les impidió seguir adelante. "Era como una muralla que no podíamos pasar, por eso decidimos regresar", relatan. En ese momento la idea que tenían los excursionistas era la de regresar hasta el punto de partida y tratar de subir hasta el camino del inca y llegar hasta la carretera antigua.
Con la ropa mojada
Los tres excursionistas tenían sólo una muda de ropa extra, por eso caminaban durante el día con la ropa mojada y pasaban la noche con la ropa seca. "Varias veces entramos desnudos a la carpa, nos secábamos y nos poníamos ropa seca, todo por no mojar la carpa", relata Rubén Soto.
El retorno
Después de caminar por ocho días por el río y al no poder sortear la muralla de roca, los jóvenes decidieron volver sobre sus pasos. Anduvieron durante cuatro días de regreso contra la corriente. Al tercer día de tomar el camino de vuelta por el río, decidieron formar la señal de SOS con la ropa que iban botando en el camino. Después de dejar la señal de auxilio, comenzaron a subir una ladera. Cuando ya habían trepado unos 1.500 metros, escucharon el ruido de un helicóptero, pero nadie los vio. En un momento pensaron que los tripulantes del helicóptero ya no regresarían y pensaron continuar con la caminata. La tierra y el sudor había convertido su ropa en el color de la tierra y era difícil que los vieran desde el aire. Tito tenía una toalla roja, la cual empezó a agitar, cuando vieron nuevamente al helicóptero, mientras que Rubén agarró un aislante de color plomo, que reflejaba los rayos del sol. Felizmente, fueron divisados desde el helicóptero, ante los gritos de felicidad de los tres amigos. De la nave descendió un voluntario del SAR FAB sobre el río, mientras la nave regresaba a la base de operaciones en Itirapampa. Los jóvenes descendieron el trecho que habían subido por la ladera y abrazaron al voluntario, quien les dio algunos alimentos. No esperaron más de treinta minutos, cuando regresó el helicóptero y recogió a los tres felices estudiantes. Había terminado la pesadilla.
Epílogo
Al descender el helicóptero, se vio bajar de la nave a tres sucios, cansados, algo más delgados y felices amigos. Sus debilitadas piernas apenas si los podían sostener sobre el pasto donde se posó el helicóptero, pero su alegría era muy grande. Se decían a sí mismos que habían vuelto a la vida después de doce días de pasar en medio de la selva extraña y agresiva. Inmediatamente fueron llevados al cuartel de Chimoré, donde les hicieron un chequeo médico, les inyectaron sendos sueros y les invitaron un abundante almuerzo que devoraron. A las 13:20 horas, partieron de allí dos vagonetas de la Prefectura de Cochabamba que los trajeron de retorno hacia Cochabamba, donde esperaban sus familias, aquellas que les habían dado las fuerzas para sobrevivir.

CRONOLOGÍA DE LA BÚSQUEDA Y RESCATE

* El 27 de diciembre del año pasado sale la expedición formada por diez universitarios de la carrera de Biología desde Aguirre con rumbo a Villa Tunari.
* Al día siguiente, tres de los excursionistas se adelantan al resto, pero con tan mala suerte que muy pronto se vieron extraviados.
* Los siete universitarios esperanzados de ver aparecer a sus compañeros no reportaron la desaparición hasta el miércoles 2 de enero.
* El Sar Fab se moviliza el jueves ingresando al lugar guiados por parte de los demás excursionistas. Deciden armar campamento muy cerca a la zona de El Palmar. Ese mismo día los helicópteros de los Diablos Rojos de la Fuerza Tarea Aérea realizan un sobrevuelo.
* Recién el viernes 4 de enero a las 5 de la mañana empieza la búsqueda activa por el río San Mateo. Participan al menos 50 hombres.
* El sábado y domingo la tarea se concentró sólo a lo terrestre. No hubo sobrevuelos debido a la densa neblina. El Sar Bolivia ingresó a fortalecer el trabajo de búsqueda y rescate con cuatro patrullas. Realizaron rastrillajes terrestres. También una empresa aérea civil "Aerohorizontes" estuvo volando. Por gestiones de este grupo, participó el "Motoclub" con cerca de 6 motociclistas que recorrieron el camino antiguo. También apoyaron en el campamento al igual que los guardaparques del parque Carrasco que son voluntarios de la Fuerza Aérea coordinado.
* El lunes -a medio día- la Fuerza Aérea empezó el primer sobrevuelo de un helicóptero al mando del Tcnl. Germán Eduardo Valenzuela, en la zona de Itirapampa -donde se instaló un helipuerto- Se sobrevoló unos 15 kilómetros siguiendo al sur hacia el río, pero las condiciones de la neblina obligaron a retornar. A las 16:00 se cancelan operaciones debido al mal tiempo.
* Ayer, 8 de enero, a las 08:45 horas el helicóptero fue comandado esta vez por el My. Gerald Marañón, comandante del Sar Fab, hasta el momento en que los divisó aproximadamente a 14 kilómetros de El Palmar -siempre por el río San Mateo-, un lugar totalmente inaccesible por vía terrestre.
* Después de divisarlos empezó el operativo de rescate en un lugar que tienen una altura de 1.700 metros sobre el nivel del mar.

PERDIDOS EN LA SELVA

Llegó un momento en que los tres jóvenes perdidos y sus socorristas, temieron no terminar la misión con éxito, por la difícil geografía y los peligros de la selva del Chapare.
Itirapampa, El Palmar y El Limbo, región del trópico donde se concentró la búsqueda de los tres estudiantes de Biología, perdidos el 28 de diciembre del año pasado, alcanza a una temperatura promedio de hasta 35 grados centígrados, explicó el capitán de la Fuerza Aérea, Elvis Guzmán Villarroel. Este sector además se caracteriza por ser uno de los lugares más húmedos de Sud América, con un 80 por ciento. En la época de lluvia, los derrumbes son frecuentes e interrumpe grandes sectores de los caminos y senderos construidos en el monte. La búsqueda tuvo que abrir senderos con machetes, ya que de otra forma es muy difícil avanzar. Guzmán explicó que en el sobrevuelo, con el helicóptero Lama, el lunes 7 de enero, tan sólo se veía la espesura del monte y las condiciones climáticas no favorecieron para hacer un recorrido más largo. Ese día se voló durante 50 minutos. Los ríos del sector son bastante caudalosos y tienen grandes peñascos, lo que hace más difícil intentar cruzarlos. Especialmente el río San Mateo tiene un corriente muy rápida, baja de una altura de 4.000 hasta 300 metros.
Sin señales
Guzmán indicó que por la espesura del bosque era muy difícil que los estudiantes pudieran hacer señas desde abajo o encender fogatas ya que la lluvia no permitiría tener encendida una por mucho tiempo. Dos grupos de voluntarios del SAR FAB iniciaron el rastrillaje por la parte baja del río San Mateo, pero sólo llevaron alimentos para un par de días, sin abrigo y nada más que bolsas plásticas para dormir y protegerse de la lluvia.
Difícil geografía
En el trayecto del río se tiene, en algunos lugares, anchos playones, pero en la mayor parte hay quebradas con rocas sólidas. Incluso los mismos cañadones están formados por las mismas piedras y cada uno tiene la longitud de un kilómetro. Intentar subir las quebradas demora un día, pero además es muy peligroso, ya que está lleno de líquenes y musgos que hacen perder equilibro a cualquier persona. Entre los insectos que existen en el lugar, los más peligrosos son las tucanderas, que son hormigas grandes que producen adormecimiento. El marihuí y el polvorín están también siempre al acecho de los que se aventuran a caminar por el monte.

UN OPERATIVO CON GRAN PARTICIPACIÓN Y SOLIDARIDAD

El mismo Presidente de la República instruyó que la Policía y las Fuerzas Armadas ingresen en la búsqueda de los universitarios.

La Prefectura ofreció vehículos para trasladar a los socorristas hacia la zona de acción en el trópico. Los compañeros de los tres universitarios realizaron campañas para buscar apoyo logístico, alimentación y combustible. Los grupos Sar Fab y Sar Bolivia movilizaron sus patrullas, en fin se sintió preocupación por hallar con vida a los estudiantes. En esta ocasión el pedido de ayuda desesperada de los familiares de Rubén Soto, Rito Rodríguez y Fernando Cisneros fueron escuchados no sólo por los universitarios, sino por el mismo presidente de la República, Jorge Quiroga Ramírez quien instruyó que la Policía y las Fuerzas Armadas participaran de la búsqueda.
Los universitarios
Desde el momento en que se enteraron de la pérdida en el denso bosque tropical, los familiares y compañeros de la Universidad empezaron con una gran movilización. Realizaron afiches con las fotos y datos sobre los desaparecidos. Las paredes y puertas de las viviendas en varios lugares de la ciudad amanecieron con esta información. Los catedráticos y universitarios organizaron colectas y empezó a sentirse la solidaridad de todos. Hacían llegar insumos para la alimentación. Los de la Asociación de Surtidores de gasolina dieron a la carrera de Biología vales para combustible a fin de facilitar la movilización de los grupos de rescate.
Destacan acción de la FAB
La ciudadanía destacó la tarde del martes la acción de los pilotos de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y de brigadas de socorristas que lograron rescatar después de 12 días a tres universitarios perdidos en los bosques del trópico cochabambino. El trabajo de rescate fue empezado por el Sar Fab el jueves 3 de enero con apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta del Chapare. Se dispusieron helicópteros de la Fuerza Aérea y de los Diablos Rojos. Posteriormente se fueron plegando otros grupos, entre ellos el Sar Bolivia que ingresó el sábado con cuatro patrullas. El hallazgo el lunes de pertenencias de los perdidos en riberas del río San Mateo condujo al lugar donde finalmente se encontraban.
El Prefecto
Por su parte, el prefecto de Cochabamba, José Orías, al tiempo de confirmar los datos en una conferencia de prensa indicó que los familiares tuvieron una importante participación en las tareas de búsqueda, además del apoyo brindado por el Presidente de la República, quien instruyó utilizar todos los medios posibles.
Un Comité de Emergencia en Biología
Gran parte de los 300 alumnos de la carrera y los 38 docentes formaron un Comité de Emergencia integrado por representantes de ambos sectores. Este Comité tenía la tarea de reunirse cada día para coordinar tareas con los grupos de rescate, además de organizar la campaña de recolección de víveres y dinero para la gasolina.
En busca de un experto
La familia de Rubén Soto se anotició de la existencia de un campesino muy conocedor de la zona donde los estudiantes se extraviaron, pero él no estaba en el lugar sino en la zona de Urbina en Tiraque. Los parientes decidieron viajar en busca de este experto conocedor del lugar. Todo con tal de encontrar a los desaparecidos.

DOCE DÍAS QUE NUNCA OLVIDARÁN

Rezaban cuatro veces al día para darse fuerzas, prometiendo que al llegar a Cochabamba practicarían su religión y no dejarían nada del plato de comida que ahora en adelante se les presente. Celebraron el Año Nuevo, comiendo "mashmelitos" y pensaron en sus seres queridos días y noche. Así, Fernando Cisneros, Rubén Soto y Tito Rodríguez, los tres jóvenes que permanecieron extraviados en las selvas del Chapare, durante 12 días, se alentaron entre ellos para no perder las esperanzas de ser rescatados.
Estaban intranquilos por la preocupación de sus padres
Fernando Cisneros explica que sentían una gran preocupación por su familia, ya que sus padres estarían muy afligidos por su ausencia. "Sabíamos que nos iban a rescatar pero no estábamos confiados porque la espesura del bosque no permitía ver casi nada hacia arriba", explicó Cisneros. Rubén Soto comenta que durante las noches comenzaban a reflexionar sobre la vida. "Hay mucha gente que no tiene una casa o alimento para comer, millones de personas viven así y nadie hace nada. Eso no cambió la vida", comentó el joven.
Segunda vez
En el caso de Tito Rodríguez, ésta es la segunda vez que se pierde en una excursión. En julio de 2001 se perdió en los Yungas. Había salido con un grupo de siete de sus amigos y recién pudo ser encontrado cinco días después. Desde el sector de Itirapampa, un helicóptero de la Fuerza de Tarea Conjunta los trasladó hasta el cuartel de Chimoré, donde fueron sometidos a una revisión médica y curaciones. A los tres jóvenes, les dotaron, en el cuartel de Chimoré, una polera verde y jeans azul, por lo que inmediatamente fueron bautizados como los trillizos de oro. El recibimiento que los estudiantes de la carrera de Biología dieron a sus tres compañeros estuvo colmado de abrazos y aplausos de bienvenida. Al llegar a Cochabamba se fueron a las dependencias del Sar Fab donde hubo carcajadas y el alivio que despertaron las anécdotas de Tito, Fernando y Rubén. Lo primero que hicieron los agotados y deshidratados estudiantes fue pedir disculpas.

 

ARCHIVO NOTISAR por eListas.net

 

http://www.elistas.net/lista/notisar/archivo/indice/1

 

 

 

¿Por qué? “HUMBOLDT”

Se adoptó el nombre de la Organización en Honor permanente al destacado Naturalista, Geógrafo, Explorador y Diplomático Alemán ALEXANDER FRIEDRICH HEINRICH VON HUMBOLDT (1769-1859), como un humilde tributo y reconocimiento a tan distinguido Científico Universal.

 



Descargue GRATUITAMENTE MSN Explorer en http://explorer.yupimsn.com/intl.asp.