Inicio > Mis eListas > notisar > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 90 
AsuntoAutor
COMUNICADO DE LA F guacamay
AVION SE ESTRELLA guacamay
CONTENIDO (TENTATI guacamay
RESCATADOS 5 SOBRE guacamay
Ángel Rangel acusa guacamay
Enajenan bienes a guacamay
SIEMPRE ES BUEN guacamay
URGENTE DETRESFA D guacamay
Cinco muertos y tr guacamay
INVITACION AL Fest guacamay
URGENTE SE INCENDI guacamay
18 personas mueren guacamay
1ras Jornadas Inte guacamay
URGENTE Cae helicó guacamay
SISMO EN AREQUIPA, guacamay
ALERTA SOBRE NUEVO guacamay
ALERTA NARANJA POR guacamay
INFORMACION SOBRE guacamay
KICK'EM JENNY, EL guacamay
INUSUAL AGUACERO I guacamay
FORO LOS VOLUNTARI guacamay
CAE AVION B-1 EN E guacamay
URGENTE ATERRIZAJE guacamay
CAE LET- 410, LIST guacamay
CAE LET- 410, 16 M guacamay
Urgente terremoto guacamay
OPERACIÓN DE RESCA guacamay
Rescatistas de la guacamay
El mal tiempo difi guacamay
Les deseo una FELI guacamay
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
NOTISAR (www.rescate.com)
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 68     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[notisar] RESCATADOS 5 SOBREVIVIENTES DE ACCIDENTE AEREO EN COSTA RICA
Fecha:Viernes, 30 de Noviembre, 2001  08:18:14 (-0400)
Autor:guacamaya guacamaya <guacamaya1 @.......com>

 
ORGANIZACIÓN RESCATE HUMBOLDT / SAR

http://www.rescate.com e-mail: guacamaya1@...

 

NOTISAR - NOTICIAS SOBRE RESCATES

 

Viernes 30 de noviembre de 2001.- Costa Rica.- Socorristas de la Cruz Roja encontraron cinco sobrevivientes de una avioneta que cayó ayer en el Pacífico de Costa Rica con ocho personas a bordo, incluidos tres estadounidenses y una ciudadana alemana.  

 

Tras accidente de avión

¡Viven!

Cinco ocupantes sobrevivieron a violento impacto

 

Cinco ocupantes de la avioneta de Sansa que se extravío el miércoles salieron con vida luego que el aparato chocó contra un cerro en la fila Chonta, entre Tarrazú (San José) y Aguirre (Puntarenas).

 

En el impacto fallecieron otros tres viajeros, entre ellos los tripulantes.

 

Quienes se salvaron son los estadounidenses Brandon Wiely, su esposa Brandy Wiely y Michael Packard, la alemana Silke Frieldbold y el costarricense Álvaro Zúñiga Ramírez.

 

Perecieron los costarricenses Ricardo Salazar Mora, piloto, Carlos José Lacayo Solano, copiloto, y Adolfo Preus Stransburger, un viajero.

 

La aeronave que realizaba un vuelo entre el aeropuerto Juan Santamaría y Quepos, por razones desconocidas, se encontraba desviada de la ruta original al momento del percance, confirmó ayer Aviación Civil.

 

Ese es el desenlace del vuelo 1625 de la aerolínea Servicios Aéreos Nacionales (Sansa) que se perdió anteayer a las 11:48 a. m. poco antes de aterrizar en el aeropuerto La Managua de Quepos (Aguirre), donde debía recoger a dos personas para continuar con el recorrido hasta Puerto Jiménez, Golfito.

 

Gritos salvadores

Eran las 7:30 a. m. cuando Marvin Abarca Mena, un hombre que se dirigía a realizar labores agrícolas en una propiedad en la fila Chonta, escuchó gritos de una mujer en la montaña.

 

Después de contestarlos, se fue acercando hasta toparse con tres de los supervivientes, dos mujeres y un hombre (los esposos Wiely y la alemana Silke), quienes se habían alejado unos 400 metros de los restos de la aeronave para buscar agua.


Agotador esfuerzo. Unas 4 horas tardaron 16 personas en sacar de la montaña a Álvaro Zúñiga.


Aunque tuvieron problemas para conversar por razones del idioma, Abarca los alentó y llegó hasta donde quedó el aparato. Con un teléfono celular que le facilitó Álvaro Zúñiga encontró un sitio para llamar a la Cruz Roja y les dijo: "Hay tres muertos y cinco vivos, manden ayuda".

Minutos después arribaron cuatro efectivos de la Fuerza Pública y posteriormente socorristas de la Cruz Roja Costarricense, quienes dieron atención inmediata las víctimas.

Alrededor de las 10 a. m. el matrimonio Wiely y la alemana Silke, por sus propios medios, comenzaron a recorrer los aproximadamente tres kilómetros de terreno fangoso y quebrado hasta llegar a San Ramón de Tarrazú, donde se había instalado un campamento de ayuda.

Entre tanto, Zúñiga y el estadounidense Packard, quienes se encontraban en el fuselaje del aparato tenían lesiones de consideración. Pudieron ser movilizados en camillas hasta las 11:30 a. m. En la labor de sacarlos se tardaron cuatro horas.

Todos fueron trasladados a la Clínica Bíblica, en San José, donde quedaron internados.

Lo que sigue

 

Debido a la lluvia y lo fangoso del terreno, las autoridades suspendieron ayer las labores de rescate de los cuerpos de las tres personas quienes perecieron en el primer accidente de aviación, con saldo fatal, que ocurre este año en el país.

 

Para hoy a las 3 a. m. está previsto el ingreso de personal a la montaña para proceder a sacar los cuerpos de Preus, quien quedó prensado en el asiento posterior al del piloto, así como los cadáveres de Salazar (piloto) y Lacayo (copiloto), quienes quedaron enredados en los cables y relojes de lo que fue el tablero de control de la avioneta.

 

Hacia el sitio del percance fueron enviados ayer funcionarios de la Unidad de Investigación de Accidentes de Aviación Civil, quienes empezaron a recolectar indicios para determinar las probables causas del percance.

Sansa informó de que la aeronave siniestrada tenía registradas 1.955 horas de vuelo desde su fabricación.


De la maniobra aérea a la turbación y el auxilio

 

Nubes, maniobra, más nubes... árboles y percance.

 

Esa secuencia podría resumir la caída de un Cessna Grand Caravan, según testimonios que sobrevivientes dieron ayer a los socorristas, con sentimientos que oscilaban entre la alegría y la consternación.

 

Baquianos y cruzrojistas, como el médico Luis Blanco, pudieron recoger algunos fragmentados relatos sobre los momentos previos a la precipitación de la avioneta. Álvaro Zúñiga, único costarricense sobreviviente, aún tenía frescos en su mente esos instantes.

 

Según el testimonio, una espesa nubosidad hizo que el piloto, Ricardo Salazar, decidiera salirse de la ruta prevista en procura de un mejor panorama. Sin embargo, los nubarrones persistieron sobre uno de los cerros de fila Chonta, donde sobrevoló la aeronave.

 

Zúñiga narró que fue evidente la confusión que se le hizo a los pilotos con el Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

 

En ese instante, los pasajeros ya estarían volando a la altura de las copas de los árboles más altos. Uno de estos, de unos 30 metros, fue el detonante del accidente.

 

Al parecer, la avioneta rozó varias ramas y vibró con violencia, hasta que el inmenso árbol la frenó y la rebotó contra una ladera, donde cayó volteada.

La estructura se hizo añicos.

 

Vigor y auxilio

 

Yacían los cuerpos de los dos tripulantes y un pasajero. Hubo agonía de dos sobrevivientes y la desesperación de tres más afortunados que, helados, pernoctaron bajo un trozo de hojalata.

 

Las dos mujeres y el norteamericano aún tenían fuerzas suficientes para esperar el alba y salir a buscar ayuda.

 

Cerca de las 7:30 a. m. los gritos en distintos idiomas alertaron al baquiano Marvin Abarca, quien se dejó guiar por el eco. Y los vio.

A 500 metros habían quedado los restos de la nave y la gravedad de otros dos sobrevivientes.

 

Abarca buscó señal para el celular de Zúñiga y fue directo: "Tres muertos y cinco vivos, manden ayuda".

 

El otro estadounidense, al abrir los ojos, dio señales de vida. "Lo hice por usted", expresó entonces el baquiano a Zúñiga.


¡ Esto es un verdadero milagro!

 

Maricruz Cordero / Corresponsal de La Nación

 

San Ramón de Tarrazú. Dios existe, y hoy lo creo más que nunca. Nadie escapa de su propio destino, y el de los cinco sobrevivientes de la tragedia es seguir adelante.

 

Después de caminar dos horas en medio de barriales, lluvia e incómodos trillos, el fotógrafo Jorge Castillo y yo llegamos al sitio donde estaba la avioneta.

 

¡Impresionante! La aeronave estaba totalmente destrozada. La cola se encontraba a unos 120 metros del lugar. En el área cercana había ropa manchada de sangre, salveques, chalecos salvavidas, controles y cables de la nave. En la cabina estaban los pilotos ya cubiertos. Nunca había visto algo así. Me quedé sin palabras. Las ramas quebradas de los árboles estaban por todo lado.

 

Difícil descenso

 

Pero llegar al lugar del accidente no fue sencillo. Duramos casi dos horas para bajar e invertimos el mismo tiempo al retornar.

 

Al descender, confieso que me caí más de una vez, estaba muy resbaloso. El lodo me ganó en varias ocasiones y me atrapó hasta las rodillas. Solo con voluntad y fuerza me logré librar del barro.

 

Estaba cansada y con hambre, fueron kilómetros de kilómetros de caminata. No sé cuántos.

 

Nos encontramos con los cruzrojistas que traían en camilla a Álvaro Zúñiga y al otro estadounidense (Michael Packard). Fue cuando me dije: "El trabajo de ellos es el difícil, qué dicha que aún existe gente de este calibre que lo dan todo por otros".

 

La lluvia nos acompañó todo el camino; esto nos dificultó aún más el paso: la ropa pesaba y debíamos cuidar el equipo fotográfico.

 

A la 1 p. m. vimos la avioneta, solo había cuatro oficiales que esperaban por el levantamiento de los cuerpos. Después de 90 minutos nos devolvimos. Tenía algo de miedo, había mucha neblina y temía que apareciera una culebra. Pero, de inmediato, me acordaba de los socorristas y el temor se me iba.

 

Por momentos, dudamos del camino a seguir, había bifurcaciones y en todas ellas, huellas de gente. Después de hora y 45 minutos de subir, llegamos adonde estaban las patrullas y un colega me regaló unos confites, lo único que probaba en más de ocho horas.

 

En mi boca, sentí dos sabores: el del milagro y el de la solidaridad de quienes lo dan todo por sus semejantes, aunque no se conozcan.

 

FOTOS DEL ACCIDENTE AÉREO

 

Los protagonistas de la tragedia

Nombre: John Brandon

Nacionalidad:
estadounidense

Condición: traumas en mandíbula, nariz, tórax y fractura en codo derecho.

Nombre: Maurine Brandy

Nacionalidad:
estadounidense

Condición: traumas craneoencefálico, en la pelvis y clavícula izquierda.

Nombre: Silke Friebold

Nacionalidad:
alemana

Condición: Fractura en el dedo meñique de la mano derecha.

Nombre: Álvaro Zúñiga

Nacionalidad:
costarricense

Condición: Delicado. Trauma en el tórax, costillas quebradas y quemaduras.

Nombre: Michael Packard

Nacionalidad:
estadounidense

Condición: traumas en cráneo, columna, tórax y pelvis.

Nombre: Adolfo Preus

Nacionalidad:
costarricense

Condición: Falleció en el lugar del accidente.

Nombre: Carlos Lacayo

Nacionalidad:
costarricense

Condición: Falleció en el sitio del percance.

Nombre: Ricardo Salazar

Nacionalidad:
costarricense

Condición: Murió al estrellarse la aeronave.

 

 

ARCHIVO NOTISAR por eListas.net

 

Resumen de informaciones Notisar: http://www.elistas.net/lista/notisar/archivo/indice/1

 

 

 

¿Por qué? “HUMBOLDT”

Se adoptó el nombre de la Organización en Honor permanente al destacado Naturalista, Geógrafo, Explorador y Diplomático Alemán ALEXANDER FRIEDRICH HEINRICH VON HUMBOLDT (1769-1859), como un humilde tributo y reconocimiento a tan distinguido Científico Universal.

 



Descargue GRATUITAMENTE MSN Explorer en http://explorer.msn.com