Inicio > Mis eListas > notisar > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8546 al 8575 
AsuntoAutor
BRASIL Rescatan co rescate
Re: BRASIL Rescata Hilbert
=?UTF-8?Q?VENEZUEL rescate
=?UTF-8?Q?VENEZUEL rescate
VENEZUELA AVION DE rescate
VENEZUELA AUNQUE N rescate
RUSIA Video del ac rescate
=?UTF-8?Q?Investig rescate
VENEZUELA Accident rescate
EEUU Cae meteorito rescate
FUTBOL Atajada a l rescate
CANADA Propela cau rescate
EEUU Aterrizaje co rescate
PANAMA Aterrizaje rescate
BAHAMAS Cae Leart rescate
EEUU Houston aterr rescate
EEUU Rescate a 69 rescate
AVISO DE SEGURIDAD Rescate
RUSIA Video del ac rescate
MEXICO Se siniestr rescate
=?UTF-8?Q?SALUD_=C rescate
=?UTF-8?Q?SALUD_=C rescate
Tren de aterrizaje rescate
VENEZUELA Se salva rescate
=?UTF-8?Q?AVIACION rescate
EEUU En Chicago ca rescate
EEUU CAIDA DE UN E rescate
=?UTF-8?Q?En_VIDEO rescate
VENEZUELA: "ERIKA" rescate
=?UTF-8?Q?VENEZUEL rescate
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
NOTISAR (www.rescate.com)
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 8671     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[Notisar] VENEZUELA: "ERIKA" UN RELATO INCREIBLE
Fecha:Sabado, 22 de Noviembre, 2014  19:08:50 (-0430)
Autor:rescate humboldt <notisar1 @.....com>

"NUESTRO INSOLITO UNIVERSO"


ERIKA: UN RELATO INCREIBLE


Por: Rafael Sylva Moreno


Edición 930 - 11/21/2014

Eran ya m√¡s o menos las dos y media de la tarde aquel 8 de Enero de 1.976 y una larga hilera de veh√≠culos viajaba hacia Caracas por la carretera Petare-Guarenas. En su mayor√≠a pertenec√≠an a vacacionistas regresando a la capital despu√©s de las fiestas de navidad y a√Īo nuevo. Entre aquellos veh√≠culos que sorteaban las muchas curvas en la carretera, avanzaba un peque√Īo auto Fiat color claro piloteado por Erika Mitchell, descartada surfista de 19 a√Īos¬† junto con su hermanito Dennis de 9. M√¡s adelante en otro carro viajaba el resto de la familia. Como a las tres m√¡s o menos y llegando a la curva en el sector San Isidro, aquella larga cadena de veh√≠culos debi√≥ aminorar la marcha pues una gandola que se desplazaba lentamente rumbo a Caracas dificultaba el paso a un cami√≥n cisterna y sedan Ford, as√≠ como un Land Rover y el Fiat de Erika que marchaban detr√¡s. Ansiosos aguardaban la menor oportunidad para adelantar a esa gandola y continuar su viaje hacia la capital. A las dos y cincuenta, justo al llegar a dicha curva de San Isidro el chofer del Ford aceler√≥ ¬†logrando pasar y tambi√©n lo har√≠a el cami√≥n cisterna. Ninguno de ellos imaginaba que mientras hac√≠an aquella maniobra, ya sobre sus veh√≠culos aleteaba la muerte.


Omar Chac√≥n, chofer de la pesada gandola que hab√≠an logrado pasar, not√≥ en aquellos momentos ‚Äúalgo‚ÄĚ que le hel√≥ la sangre. Desde lo alto del cerro que bordeaba la carretera, estaba comenzando a desprenderse en horr√≠sona ‚Äúc√¡mara lenta‚Ä̬† una colosal masa de tierra. Los dos primeros veh√≠culos que se hab√≠an adelantado fueron alcanzados simult√¡neamente por esa avalancha que tambi√©n lo har√≠a contra el cami√≥n cisterna empuj√¡ndolo bruscamente contra el Fiat de Erika. Luego y en cuesti√≥n de segundos, tambi√©n quedar√≠an sepultados otros 10 de veh√≠culos que viajaban en ambos sentidos de la v√≠a. Solo unos cuantos afortunados, entre ellos el padre de Erika, lograron salir a tiempo de sus autos para escapar con vida.


El estruendo, polvareda y confusión convertirían al sitio en dantesco manicomio. Muchos se bajaron de sus vehículos con la idea de ayudar a los sepultados, también gente que vivía en los alrededores acudió al sitio con palas y herramientas hasta que, providencialmente, haría su aparición un pelotón de la Guardia Nacional acantonado en la cercanía. 


Quince minutos despu√©s¬† llegaron al sitio maquinarias removedoras de tierra con obreros del M.O.P (Ministerio de Obras P√ļblicas) dando inicio a la remoci√≥n de escombros. A las 4:30 de la tarde se localizaron los cad√¡veres de Humberto Bravo y Mauricio Otalora tapizados por la tierra en el interior del Ford Fairlane.


Para entonces ya hab√≠an transcurrido casi cuatro horas y en su desesperaci√≥n el Sr. Mitchell, padre de Erika gritaba desesperado pidiendo a las personas que se hab√≠an arremolinado en el lugar que le ayudaran a rescatar a su hija sepultada bajo el alud. A las seis de la tarde comenzar√≠a a caer una pertinaz llovizna haciendo a√ļn m√¡s dif√≠cil el trabajo de los rescatistas y ya cerca de las siete una de las cuadrillas que trabajaba no muy lejos del cami√≥n sepultado anunci√≥ haber divisado lo que parec√≠a parte del Fiat de Erika. Con redoblados √¡nimos todos se abocaron a remover trozos de aquella gigantesca masa de tierra y piedras hasta que, y justo las 7:10 de la noche lograron rescatar el cuerpo sin vida del peque√Īo Dennis Mitchell, fallecido por asfixia. Pero el pron√≥stico era sombr√≠o para su hermana pues se hac√≠a evidente que Erika habr√≠a sufrido el mismo destino. Fue ¬†entonces cuando sucedi√≥ lo ins√≥lito. Alguien comenz√≥ a gritar que entre los escombros y parte del chasis del Fiat se pod√≠a distinguir lo que parec√≠a una mano femenina brotando de la tierra y agit√¡ndose d√©bilmente. ¬†Era la de Erika que milagrosamente no hab√≠a sucumbido bajo el mort√≠fero derrumbe.


Seg√ļn ella lo relatar√≠a posteriormente, mientras aceleraba el Fiat para sobrepasar al cami√≥n repentinamente sinti√≥ una feroz sacudida, todo daba vueltas a su alrededor y quedar√≠a a obscuras.¬† Aun as√≠ no lleg√≥ a perder el sentido aunque tampoco ten√≠a idea de lo que estaba sucediendo, excepto que se encontraba bajo varias toneladas de tierra y pantano. As√≠ cueste creerlo y ¬†parece que por mera casualidad, mientras ca√≠a el derrumbe, el chasis del enorme cami√≥n se interpuso entre la masa de tierra y el carrito Fiat quedando un bols√≥n de aire, permiti√©ndole a Erika respirar algo de aire durante las cuatro horas que permanecer√≠a sepultada. As√≠ y durante todo ese tiempo, totalmente inmovilizada en aquella desesperante soledad y penumbra e ignorando por cierto que su hermanito hab√≠a fallecido no perdi√≥ la cordura, siendo as√≠ como, y ya comenzando a fallarle la respiraci√≥n crey√≥ sentir ruidos lejanos. Quiso moverse pero tem√≠a precipitar un nuevo derrumbe y as√≠ permaneci√≥ hasta que los sonidos se hicieron m√¡s cercanos y pudo escuchar voces. Luego e inesperadamente se abri√≥ un agujero, algo de luz y una r√¡faga de aire fresco le dieron esperanzas. Con gran esfuerzo logr√≥ estirar la mano hacia afuera y sinti√≥ como otra, fuerte y c√¡lida se la apretaba. El hueco se fue haciendo cada vez mayor y otras manos y brazos lograron alzarla trabajosamente.


¬¡Se hab√≠a salvado!


Una vez afuera, respirando aire fresco y enceguecida por muchas luces as√≠ como la noticia de la muerte de su hermano, Erika sufri√≥ un shock depresivo. Ya en el Hospital P√©rez de Le√≥n y ¬†atendida por¬† m√©dicos de guardia se le dictamin√≥ una fuerte intoxicaci√≥n causada por haber estado inhalando densos vapores de gasolina durante tanto tiempo. Pero logr√≥ reponerse a los pocos d√≠as gracias a su fuerte contextura y a que, despu√©s de todo, era ¬†bastante afortunada. No solo por haber sido rescatada al borde de la muerte en el derrumbe sino por otros factores. Dos meses antes y mientras participaba en¬† una competencia de motos en el circuito de Turagua, su m√¡quina se hab√≠a estrellado aparatosamente contra otra, saliendo ella ilesa. Coincidencialmente y solo once d√≠as antes del derrumbe en la carretera de Guarenas, la familia Mitchell hab√≠a sido asaltada por unos maleantes en su casa de la Urbanizaci√≥n San Luis. Pero Erika quien era experta en Karate puso fuera de combate a uno de los malhechores, mientras los dem√¡s escapaban con el bot√≠n.¬† Adicionalmente y justo al d√≠a siguiente de haber sido rescatada con vida del derrumbe, la PTJ les anunci√≥ haber capturado al resto de los asaltantes recuperando todo lo robado a la familia Mitchell.





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!