Inicio > Mis eListas > nuestra_historia_70 > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 31 al 60 
AsuntoAutor
B110- Mensaje del EL MODER
B111- Cronologia. EL MODER
B112- Cronologia. EL MODER
B113- Ley 23.077. EL MODER
B114- Informe fina EL MODER
B115- Cronologia. EL MODER
B116- Cronologia 0 EL MODER
B117- Juicio a las EL MODER
B118- Juicio a las EL MODER
B119- Juicio a las EL MODER
B120- Juicio a las EL MODER
B121- Juicio a las EL MODER
B122- Juicio a las EL MODER
B123- Juicio a las EL MODER
B124- Salutación y EL MODER
B125- Crónicas. Fe EL MODER
B126- Cronicas. Ab EL MODER
B127- El fallo de EL MODER
B128- CRONICAS del EL MODER
B129- CRONICA : de EL MODER
B130- Operación "D EL MODER
B131- Sucesos de S EL MODER
B132- Sucesos de S EL MODER
B133- CRONICAS del EL MODER
B134- CRONICAS del EL MODER
BE-Nro 4- El presi EL MODER
B136- Ley de Obedi EL MODER
B137- JUICIO a M.E EL MODER
B138- CRONICAS del EL MODER
B139- CRONICAS del EL MODER
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
nuestra_historia_70
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 958     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuestra_historia_70] B131- Sucesos de Semana Santa de 1987. Parte I
Fecha:Jueves, 17 de Abril, 2008  18:19:11 (-0300)
Autor:EL MODERADOR <historia_000 @.........ar>

 
 

“NUESTRA HISTORIA 70”

 

BOLETINES PARA COLECCIONAR

 
                 
Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente, destinado principalmente  a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron. Su exposición no busca polemizar ni agraviar, sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.
 
 
B131- Sucesos de Semana Santa de 1987 . Parte I 
17 de Abril de 2008
 
 
Temas desarrollados
  • Antecedentes anteriores e inmediatos
  • Barreiro en Córdoba, no se presentó a la Cámara Federal.
  • Los sucesos en Capital Federal y Campo de Mayo.
  • El teniente coronel Rico se afirma como jefe de la sublevación.
  • CON UN VIDEO ANEXO 
 
 
Antecedentes anteriores e inmediatos.
 
El 10 de abril de 1987, la Cámara Federal de Bahía Blanca dispuso que el general (R)  Adel E. Vilas quedara detenido bajo prisión rigurosa  ya que como 2do Comandante del Vto Cuerpo de Ejército, en primera instancia, se lo hacía responsable como autor mediato de delitos “atroces y aberrantes”, mientras el general Cattuzzi que lo había relevado en el cargo, estaba siendo procesado por delitos similares […]
En Comodoro Rivadavia, la Cámara Federal, impuso prisión preventiva rigurosa a los coroneles retirados Rafael B del Piano y Jorge Chanfreaux por hacerlos responsables de un “Centro de detención clandestino” que funcionaba en el Regimiento de Infantería 8 sito en esa ciudad […]
En Capital Federal, la Cámara Federal en lo penal convertía en prisión preventiva rigurosa la detención que habían sufrido los generales José Montes, Andrés A. Ferrero, Otto Luis Paladino y los coroneles Roberto Rualdes, Enrique C. Ferro y Guillermo A. Minicucci , todos destinados en el Primer Cuerpo de Ejército. (Clarín 11 de Abr)
 
El 12 de abril de 1987 fue llamado por la Cámara Federal de Córdoba el mayor Ernesto G. Barreiro para presentarse a declarar el día 15 de ese mes, a las 16 horas, razón por la cual el mencionado jefe militar viajó de Buenos Aires a Córdoba donde se presentó al general Antonino Fichera, Comandante del Tercer Cuerpo de Ejército. Su citación era para prestar declaración indagatoria por el homicidio de María Luz Mugica y varios casos de aplicación de tormentos, cargos que fueron formulados por las terroristas Graciela Geuna y Liliana Callizo, quienes, desde el exterior, habían declarado por exhorto en el juicio a los ex Comandantes.( Causa 13)
 
Como antecedentes relacionados con Barreiro, debemos señalar que en 1984, cuando el general Ríos Ereñú era Comandante  del IIIer Cuerpo de Ejército sito en Córdoba, se había producido  un motín en el Regimiento de Infantería Aerotransportado 14,  debido a que los cuadros (oficiales y suboficiales) no querían que se entregara al mencionado mayor a la justicia civil por denuncias respecto a su actuación en la guerra contra la subversión terrorista. La razón que exponían era que en la época de los sucesos él era oficial subalterno y estaba sometido a tribunales militares mientras que, en 1984, lo querían someter a tribunales civiles contrariando el artículo 18 de la Constitución Nacional. El problema se resolvió con la intervención del ministro Borrás y, finalmente, Barreiro quedó sólo detenido un mes en el cuartel de Palermo. (Bs As).
 
Barreiro en Córdoba, no se presentó a la Cámara Federal.
 
El día miércoles 15 Barreiro no concurrió y lo declararon en rebeldía, dándole la baja del Ejército. De inmediato se supo que el mayor estaba en el interior del Regimiento de Infantería 14 donde los oficiales, con el  jefe a la cabeza  hicieron causa común con Barreiro. Su jefe, el teniente coronel Polo, expresó a la prensa que habían desconocido la orden del Jefe del Ejército de que se presentara a la justicia y que además, avalaban que los camaradas no declararan más en los juicios, aunque eso no quería decir que desconocían  al presidente Alfonsín como Presidente y Comandante en Jefe de las FFAA.
 
El 16 de abril, festividad cristiana de Jueves Santo, el Comandante de Cuerpo III decidió no reprimir al Regimiento de Infantería Aerotransportado 14 (RI Aerot 14). En Córdoba, los políticos se sobresaltaron y los medios de comunicación convocaron a la gente a salir en defensa de la democracia. Mientras, en la Capital Federal existían gran cantidad de rumores y se acuartelaban todas las unidades, el gobierno nacional estaba reunido en pleno, a pesar de la festividad religiosa, para evaluar adecuadamente los alcances de la situación.
 
El viernes 17, a las 9 horas, el Juez Federal Gustavo Becerra Ferrer, se presentó al Comando del IIIer Cuerpo de Ejército, retirándose a las 10 y 30 para dirigirse al RI Aerot. 14. Allí, una persona que no se identificó, vestida de civil , entregó al periodismo una nota  en la que figuraban 5 puntos:
  1. Que todo lo sucedido en la Guarnición Militar no buscaba alterar el orden constitucional, aunque se hubiese lesionado sin querer la potestad de la Justicia.
  2. Que todo lo acontecido era un problema netamente institucional del Ejército que reconocía al Presidente de la Nación como su Comandante en Jefe.
  3. Que los sublevados respondían a sus mandos naturales, pero que no reprimirían a sus camaradas que sostenían una causa justa…
  4. Que se llevaba tranquilidad a quienes tenían familiares en el Servicio Militar Obligatorio.
  5. Que los sublevados recibían el apoyo de personalidades civiles, legisladores, militares, eclesiásticos, así como de las Brigadas de los Cpos de Ej II; III, IV y V y de la Armada y F. Aérea.
 
Si bien el documento decía que lo emitía el coronel Carlos Rafael Bosch, quien se encontraba a cargo del comando por ausencia de sus autoridades principales, éste desmintió su origen, aclarando que la única orden que no acataría sería la de reprimir a sus camaradas del RI 14.
 
A las 11 y 20 se retiró el juez del regimiento y a las 12 y 48 un comunicado de Radio Universitaria comunicó el relevo del Jefe de la unidad , lo que fue desmentido por el mismo teniente coronel Polo, quien en diálogo con los periodistas dijo además, que el mayor Barreiro ya no se encontraba allí,
 […] Que querían el relevo del Jefe de Estado Mayor y el del Comandante del tercer Cuerpo […] Que la solución de las secuelas de la guerra contra el terrorismo era política y no jurídica […] y que su regimiento sólo había sido solidario con un camarada que había defendido y participado en una causa justa. ( la guerra contrarrevolucionaria).
 
A las 18, el RI Aerot 14 depuso su actitud y todo comenzó a normalizarse mientras la tensión se trasladaba a Campo de Mayo.
 
Los sucesos en Capital Federal y Campo de Mayo.
 
El 16 de abril, en horas de la mañana, mientras se desarrollaban los sucesos en Córdoba, y luego de haber estado reunido con el ministro de Defensa Jaunarena, el brigadier Crespo se reunió con el Secretario del Arma brigadier Juliá y otros 6 brigadieres quienes aclararon que no estaba en curso un golpe de Estado y que era un problema interno del Ejército. En la reunión se decidió llamar al Cardenal Primatesta para que mediara antes que algún accidente o situación forzada desatara una tragedia.
 
El Cardenal , que ya había sido llamado por el doctor Trócoli – Ministro del Interior – y por el doctor Facundo Suárez – Secretario de la SIDE – aceptó la gestión expresando que iba a ser realizada dentro  “del estado de derecho y el orden legal”. Se entrevistó luego con Barreiro en la unidad militar donde se había refugiado, a quien le habría ofrecido dos opciones : entregarse o fugarse al exterior ( con garantías).
 
Mientras tanto, el teniente coronel Rico, Jefe del Regimiento de Infantería 18 de San Javier, en Misiones, que había sido sancionado unos días antes por su Comandante de Brigada por haberle elevado un documento con críticas al Jefe de Estado Mayor, general Ríos Ereñú, viajaba a Buenos Aires donde llegaba al mediodía de ese jueves 16 de abril y luego de ponerse en conocimiento de la situación en esa capital, en horas de la tarde se desplazó a Campo de Mayo reuniéndose con otros oficiales y jefes de la Escuela Superior de Guerra y otros destinos  que estaban concurriendo a esa guarnición militar.
 
Hicieron pie en el Destacamento de Inteligencia y posteriormente se apersonaron en la Escuela de Infantería, mientras su Director, coronel Pedrazini, se encontraba reunido en el Comando de Institutos Militares.  Los oficiales de la Escuela, al compartir la postura del teniente coronel, se pusieron a sus órdenes. Minutos después al ser informado de la situación, Pedrazini se presentó en su escuela donde no aceptó el ofrecimiento de Rico de encabezar la sublevación que se iniciaba y , ante la negativa de los oficiales de acatar su mando se retiró del lugar, presentando ante el Comandante de Institutos Militares su renuncia al cargo y su pedido de retiro de la Fuerza, que en ese momento no le fue aceptado.
 
El teniente coronel Rico se afirma como jefe de la sublevación.
 
El viernes 17 de abril, mientras el cardenal Primatesta seguía con su gestión en Córdoba, el brigadier Crespo pensó en el Vicario Castrense, Monseñor Medina, para que oficiara de mediador en Campo de Mayo. Mientras radio “Mitre” en el programa “Cordialmente”, con Juan Carlos Mareco, Néstor Ibarra y Rubén Corbacho lograba una entrevista con el jefe del levantamiento, teniente coronel Rico. Allí éste expresó que su objetivo era obtener una solución política a las secuelas de la guerra contra la subversión y con ello una reconciliación definitiva. También habló de las falencias de los altos mandos por haber permitido que fueran a testificar los cuadros de niveles intermedios e inferiores y no haber buscado la solución política definitiva. Por último expresó que la solución la tenía el señor Presidente.
 
A las 10 horas se realizó un reunión en la casa de gobierno a la que concurrieron : el Jefe del ejército, el Subjefe, el Inspector de Instrucción del Ejército, el Jefe IV Logística y finanzas del Ejército, los Comandantes del Cuerpo II , V y del Comando de Institutos Militares. Estaban presentes el Dr Alfonsín, el Ministro de Defensa y el brigadier Panzardi. ( Esta reunión no fue publicada en los medios escritos, aunque en la televisión se observó, a la salida de la misma, la agresión verbal de activistas y militantes de izquierda a los militares concurrentes y los golpes y patadas dadas a sus vehículos)
 
Allí el Presidente expresó que era lamentable lo ocurrido, que el Procurador General Dr Gauna ya tenía el dictamen sobre “Obediencia Debida” en su poder y que iba a salir la semana siguiente y que esa ley significaba limitar extraordinariamente el número de problemas que se habían planteado, e incluso que esa ley iba a sacar las responsabilidad a los que cumplieron órdenes. Sólo quedarían unos 50 afectados. ( se suponía que eran los de mayores jerarquías).
 
También dijo que comprendía que no era “una panacea” pero que era impensable una “ley de amnistíay mucho menos con lo que sucedía. Que la situación creada por los insurrectos iba a demorar más de los tres años que habían sido estimados para solucionar toda la problemática y que se estaba afectando el prestigio del país y la imagen de las FFAA a nivel internacional, además de arriesgar con ello, que se llegara a una guerra civil .
 
Finalmente dijo que había que solucionar el problema antes del lunes 20, pues la tardanza estaba deteriorando la imagen de los mandos, ya que no era lógico o aceptable que un mayor pidiera el relevo de su Jefe de Estado Mayor. Que había que evitar el derramamiento de sangre, el enfrentamiento armado y se debía lograr la estabilidad.
 
El Jefe del Estado Mayor General del Ejército le expresó al Presidente que anteriormente se le había advertido a él y al Ministro de Defensa de la posibilidad de llegar  a situaciones similares, porque se demoraban las medidas necesarias para evitar la presentación ante jueces civiles de personal militar de baja graduación, lo que no era aceptable para la “cultura disciplinaria” de las FFAA.
Tal estado de cosas hacía que los jefes se negaran a reprimir a los sublevados que habían actuado institucionalmente por órdenes superiores.
 
A las 14 horas llegó a Campo de Mayo el Vicario Castrense junto con el comodoro Miari, abogado que se desempeñó como Ministro del Interior en Puerto Argentino, Malvinas, durante el conflicto. Los recibió el teniente coronel Venturino quien ratificó que no se trataba de un golpe de Estado y que se exigía el relevo de 15 generales, que cesaran los ataques de los medios de comunicación social al Ejército y que los mandos superiores se hicieran cargo de las órdenes impartidas durante la guerra.
 
Una hora y media después cuando salía Monseñor Medina, el juez federal de San Isidro, Piotti, llegaba a la Escuela de Infantería y previo contacto radial, entró para entregarle a Rico la “1ra intimación” ( de acuerdo al Art 231 del Código Penal para el caso de sublevación) y 20 minutos después le entregó la “2da intimación” procediendo a procesarlo y citándolo para el día siguiente a las 18 . A las 18 y 30, al no presentarse, fue declarado en rebeldía y dado de baja.
 
Durante todo el día hubo concentraciones de manifestantes con activa participación de partidos                 y organizaciones de izquierda frente a la casa de gobierno  y también  del Congreso Nacional en apoyo de la democracia y el gobierno, ante la presunción – equivocada - de un posible golpe militar.
 
FIN DEL BOLETÍN Nro 131.-
 
 
 
ARGENTINA FUE ATACADA
POR EL TERRORISMO INTERNACIONAL
 
AYER
 
LOS TERRORISTAS SUBVERSIVOS INICIARON UNA GUERRA CONTRA EL ESTADO NACIONAL
PARA TOMAR EL PODER E INSTALAR UN SISTEMA COMUNISTA
EL GOBIERNO CONSTITUCIONAL ORDENÓ A SU BRAZO ARMADO ANIQUILAR A LOS TERRORISTAS
 
LAS FUERZAS ARMADAS , DE SEGURIDAD Y POLICIALES
CUMPLIERON LO ORDENADO
 
 
HOY
 
LOS INTEGRANTES DE ESAS FUERZAS SON PERSEGUIDOS , ENJUICIADOS Y CONDENADOS
 CON LEGISLACIÓN ANTICONSTITUCIONAL, POSTERIOR A LOS HECHOS,
INCORPORANDO DELITOS ANTES INEXISTENTES EN NUESTRA LEGISLACIÓN.
 
LOS TERRORISTAS SUBVERSIVOS FUERON  LIBERADOS, AMNISTIADOS O INDULTADOS Y COMPENSADOS ECONÓMICAMENTE. NO SON JUZGADOS NI SUS CRÍMENES CONSIDERADOS
DELITOS DE LESA HUMANIDAD.
LOS TERRORISTAS ESTÁN LIBRES. MUCHOS SON FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO.
 
¿SOMOS LOS ARGENTINOS IGUALES ANTE LA LEY ?
(Art.16 DE LA CONSTITUCION NACIONAL)
 
 
NO HAY PAZ SOCIAL SIN IGUALDAD ANTE LA LEY
 
 



Yahoo! Encuentros
Ahora encontrar pareja es mucho más fácil, probá el nuevo Yahoo! Encuentros.
Visitá http://yahoo.cupidovirtual.com/servlet/NewRegistration

[Adjunto no mostrado: B131- Sucesos de Semana Santa 1987. Parte I.ADJ.doc (application/msword) ]