Inicio > Mis eListas > nuestra_historia_70 > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 31 al 60 
AsuntoAutor
B110- Mensaje del EL MODER
B111- Cronologia. EL MODER
B112- Cronologia. EL MODER
B113- Ley 23.077. EL MODER
B114- Informe fina EL MODER
B115- Cronologia. EL MODER
B116- Cronologia 0 EL MODER
B117- Juicio a las EL MODER
B118- Juicio a las EL MODER
B119- Juicio a las EL MODER
B120- Juicio a las EL MODER
B121- Juicio a las EL MODER
B122- Juicio a las EL MODER
B123- Juicio a las EL MODER
B124- Salutación y EL MODER
B125- Crónicas. Fe EL MODER
B126- Cronicas. Ab EL MODER
B127- El fallo de EL MODER
B128- CRONICAS del EL MODER
B129- CRONICA : de EL MODER
B130- Operación "D EL MODER
B131- Sucesos de S EL MODER
B132- Sucesos de S EL MODER
B133- CRONICAS del EL MODER
B134- CRONICAS del EL MODER
BE-Nro 4- El presi EL MODER
B136- Ley de Obedi EL MODER
B137- JUICIO a M.E EL MODER
B138- CRONICAS del EL MODER
B139- CRONICAS del EL MODER
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
ARGENTINA INÉDITA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 964     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuestra_historia_70] B137- JUICIO a M.E. Firmenich
Fecha:Domingo, 8 de Junio, 2008  09:42:15 (-0300)
Autor:EL MODERADOR <historia_000 @.........ar>

 
 

“NUESTRA HISTORIA 70”

 

BOLETINES PARA COLECCIONAR

 
                 
Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente, destinado principalmente  a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron. Su exposición no busca polemizar ni agraviar, sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.
 
 
B137- JUICIO a M.E. Fimenich   
08 de Junio de 2008
 
 
Temas desarrollados
  • Antecedentes.
  • Pedido del Fiscal de reclusión perpetua.
  • Se abren otras causas a Firmenich y a otros imputados.
  • Consideraciones finales.
 
 
 
Antecedentes.
 
El 13 de Diciembre de 1983, por decreto 157 del  recientemente asumido presidente Alfonsin, se inició la acción penal contra Mario Eduardo Firmenich, Fernando Vaca Narvaja, Ricardo Obregón Cano, Rodolfo G. Galimberti, Roberto Cirilo Perdía, Héctor Pardo, de Montoneros y Enrique Gorriaran Merlo del ERP,  por delitos cometidos por las organizaciones subversivas que comandaban, con posterioridad al 25 de Mayo de 1973.(Ver Boletín Nro 98)
 
En los considerandos del decreto se hacía referencia a la amnistía de mayo de 1973 y a la posterior aparición de grupos de personas que “instauraron formas violentas de acción política con la finalidad de acceder al poder mediante el uso de la fuerza,[…] Afectando seriamente las normales condiciones de convivencia en la medida que éstas resultan de imposible existencia frente a los cotidianos homicidios, muchas veces en situaciones de alevosía, secuestros, atentados a la seguridad común, asaltos a unidades militares, de fuerzas de seguridad y a establecimientos civiles y daños, delitos todos que culminaron con el intento de ocupar militarmente una parte del territorio de la República.”
 
Paradójicamente en el documento del ejecutivo no se incluyó a la cúpula del PRT- ERP como se hizo con la de Montoneros. No se incluyó a: Rodolfo Matarollo (ver Boletín Nro 29); Arnold Kremer alias “Luis Mattini” Secretario General del PRT, sucesor de Santucho (hoy funcionario de la Defensoria del Pueblo de la Nación; Francisco Provenzano y Roberto  Sánchez  (ambos dirigentes del ERP, muertos en el ataque al Regimiento 3 de La Tablada);  Julio Santucho antiguo dirigente del PRT y Nilda Augier dirigente del PRT , esposa de Benito Urteaga, 2do de la conducción del PRT, etc.
 
El por qué de esa anomalía  nos la da  Julio Santucho en su libro “Los últimos guevaristas”,  al decir “…es llamativa la coincidencia existente entre las orientaciones de fondo del actual proyecto político (del alfonsinismo) con las elaboraciones de Silvio Frondizi (fundador del grupo Praxis e ideólogo del terrorismo) y del PRT en su último período”.
 
Años después, el propio Gorriarán Merlo (único dirigente del  PRT-ERP mencionado en el decreto) terminó por esclarecer  la “rara ecuanimidad”  que llevó a juicio a un pequeño grupo de terroristas del llamado peronismo revolucionario, liberando corporativamente de toda responsabilidad  a dirigentes políticos  y a las organización terrorista PRT- ERP y Organización Comunista Poder Obrero- OCPO. En su libro “MEMORIAS” (Editorial Planeta;  Pág. 460)  narra: “Recuerdo que en el 84, Jaime Lusinchi había ganado las elecciones en Venezuela y a su asunción  viajaron funcionarios nicaragüenses, el Canciller Miguel Descoto y el Vice Canciller  Victor Tinoco. (Por ese entonces en Nicaragua, había tomado el poder el Frente Sandinista de Liberación, de ideología marxista leninista, después de una exitosa guerra de guerrillas). En una reunión con funcionarios de la Cancillería  Argentina se interesaron por el decreto en contra nuestro. La respuesta obtenida de los funcionarios argentinos fue  que el gobierno no pretendía  perseguirnos, sino que con ese decreto lo que en realidad buscaban era justificar el juicio a las Juntas” (lo subrayado es nuestro)
 
Solicitada la captura internacional de los nombrados por el decreto que nos ocupa, se produjo la detención de Mario E. Firmenich, el 13 de Febrero de 1984 en Río de Janeiro. El gobierno argentino gestionó la inmediata extradición que se cumplió no sin antes tener que aceptar las condiciones que impuso la justicia brasileña, entre las cuales se destacaba que la pena máxima  no podría exceder en ningún caso  más de 30 años de prisión.
 
El juicio a Mario E. Firmenich, detenido en la unidad Nº 2 del Servicio Penitenciario Federal, se transformó en emblemático, no sólo por ser el máximo jefe de la organización terrorista Montoneros, sino por las distintas causas que le fueron abiertas en distintas jurisdicciones.
 
La de mayor resonancia fue la seguida  ante el juez Enrique Luft por secuestro extorsivo de los hermanos Juan y Jorge Born, la muerte del ejecutivo Bosch y del conductor del vehiculo Juan Carlos Pérez.
 
Al año de iniciarse el juicio (noviembre de 1985) el fiscal federal de San Martín; Dr. Juan M Romero Victorica con la colaboración del letrado de la Procuración General Dr. Alfredo Bisordi, a través de 304 fojas que acumularon elementos probatorios , dio los fundamentos jurídicos que respaldaban la solicitud de la pena de reclusión perpetua con accesoria de reclusión por tiempo indeterminado para Mario Firmenich, identificado como “máximo jefe o comandante” de la organización terrorista que planificó y ejecutó los hechos que los terroristas habían denominado “ Operación Mellizas”.
 
Además  el  dictamen puso de relieve que la “Columna Norte” a cargo de Rodolfo Galimberti (prófugo en la causa y con pedido de captura) fue la que intervino en la operación, que había sido comandada por Roberto Quieto, miembro de la Conducción Nacional de Montoneros.
 
En abril de 1986,  la fiscalía focalizó la investigación en Mario E. Firmenich – jefe máximo político y militar - como coautor de los secuestros extorsivos de los hermanos Born y principal instigador de los asesinatos de Bosch y Pérez.
 
En junio de 1986, El peronismo revolucionario distribuyó una “Carta Abierta” de Firmenich con la firma de Pablo Unamuno, Juan López, Jorge Selman, Roberto Perdía y Fernando Vaca Narvaja, donde el máximo dirigente montonero asumía plenamente la responsabilidad “política” sobre los hechos de la causa que se le seguía {….} y decía “que si la solución al pasado argentino hay que buscarla en juicios a “responsabilidades  políticas yo no tendría objeción”, pero aseguró que “esto significaría que habría que juzgar todas las responsabilidades políticas en la sangrienta historia argentina de los últimos  treinta y un  años” .
 
En julio de 1986, Las pruebas acumuladas contra Firmenich fueron abrumadoras. La mayoría aportadas por artículos y publicaciones de la misma organización que él comandaba. La Fiscalía  particularmente destacó: la conferencia de prensa  de Arturo González Langarica (a) “Tonio” o “ Ricardo”; el artículo periodístico  “Escribir con  metralleta” de  Francisco Urondo (a) “Paco”, despachado por la agencia noticiosa clandestina (ANCLA);  ejemplares del órgano de propaganda de la Conducción Nacional; videos y fotos publicadas en el país y en el exterior ( incluyendo fotos en color de Firmenich con uniforme militar autografiadas y con el título de “Comandante en jefe del Ejército montonero”).
 
Es de destacar que los abogados de la defensa Fernando Torres, Gustavo Semorile y Osvaldo Beatte, durante el juicio hicieron apelaciones objetando pruebas y testigos y solicitando la excarcelación de su defendido las cuales fueron rechazadas por la Cámara Federal de la Plata.
 
Pedido del Fiscal de reclusión perpetua.
 
En mayo de 1987 la presentación fiscal pidió para Firmenich la condena de reclusión perpetua más la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado en ésta, la causa 26.094, a lo cual accedió el Juez Federal de San Martín Carlos LUF, al considerarlo autor del secuestro extorsivo de los hermanos Born y como conspirador de los dos homicidios, pero  recordando en su sentencia que la cantidad de años de condena estaba supeditada a las obligaciones asumidas por la Argentina (30 años de prisión como máximo).
 
Mario E. Firmenich fue el único de los jerarcas montoneros que permaneció detenido durante la sustanciación de esta causa, pero la cantidad de elementos de prueba  y constancias acumuladas contra otros miembros de la organización terrorista, corresponsables y prófugos, obligó al tribunal  abrir “causas paralelas” con los antecedentes extraídos de la  “causa principal”.
 
Se abren otras causas a Firmenich y a otros imputados.
 
En Junio de 1988, otra de las causas que se sustanció a los jefes montoneros fue por el doble homicidio del empresario Soldatti y el cabo de Policía Francisco Durán y tentativa de homicidio del entonces secretario de hacienda Juan Ernesto Alemann. En ella, además de Firmenich fue implicado Ricardo Armando Obregón Cano. A ambos, la fiscal Cecilia Pombo, acusó de “homicidio doblemente calificado con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso real con tentativa de homicidio”.
 
En esta causa, el Juez Martín Irurzún, entendió que Firmenich ostentaba grado militar y por ende mando y poder decisorio, con lo cual le imputó la responsabilidad de gestar, dirigir  y/o participar de los hechos “militares”,  dictando su sentencia y condenándolo a reclusión perpetua,  con más la accesoria de inhabilitación absoluta, con la limitación antes mencionada.
 
Firmenich y sus abogados optaron en su defensa en el caso de los Born, por un alegato de carácter político, en cambio en el otro juicio referido, declinaron el alegato oral y presentaron un escrito sustitutivo pidiendo la absolución por no haber tenido intervención directa.
 
En tanto, Obregón Cano, que purgaba en la unidad 22 del Servicio Penitenciario Federal, una condena de seis años por “asociación ilícita” ( Juzgado Nº 6 del Dr. Pons), y había sido puesto a disposición  del Juez Irurzun en febrero de1984, fue absuelto de los cargos, por entender el tribunal que no se habían acreditado los elementos válidos para concluir  que el imputado estaba relacionado en alguna forma  con la estructura militar de la organización terrorista. Contrariamente, la defensa había aportado pruebas y testimonios, de que  como dirigente del Partido Peronista  Auténtico[1] desde su creación en  1977 y hasta 1979, actuando en la Mesa Directiva como integrante de la rama política, para luego hacerlo como integrante del Consejo Superior, tenía responsabilidad sobre todo.
 
En Septiembre de 1988 , tanto la Cámara Federal de San Martín,  compuesta  por los Drs. Jorge Barral, Martín Herrera y Hugo Fossati; como la Cámara  Federal en lo criminal y Correccional de la Capital Federal (sala II ) integrada por  los Jueces  Drs. Juan Pedro Cortelezzi, Horacio R.Catán y Wagner Gustavo Mitchell, denegaron  los pedidos de excarcelación interpuestos  por los defensores del procesado.-
 
Esto hizo que presentaran un recurso extraordinario ante  la Cámara  Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional  Federal  (sala I ),  la que confirmó la resolución de primera instancia.-
 
Contra esta denegación recurrieron en queja a la Corte Suprema  de Justicia de la Nación, la cual en extenso  dictamen destacó la imposibilidad de traducir el concepto “plazo razonable” en un número fijo de días, meses o años o variar la duración de la prisión preventiva debido a  la gravedad de los hechos y que la jurisprudencia al respecto hacía atendible las razones que llevaron a denegar la excarcelación.
 
Además de estas causas, las llamadas  “causas paralelas” como dijimos, dieron motivo a otros procesos para Firmenich y el pedido de captura para otros militantes de la organización terrorista.
 
En la causa por el secuestro extorsivo del gerente de Mercedes Benz argentina, Ing. Heinrich Metz,  el juez Dr. Alberto Daniel Piotti decretó  el proceso  del jefe de montoneros  y ordenó la captura  de: 
  • Eduardo Girondo (a) “Mateo”, imputado por la venta de bienes  raíces  de su propiedad para solventar gastos  de las operaciones de Montoneros y la participación en la adquisición de la bodega Francisco Calise junto a José Raúl Melchor Magario  (a)  Dr. Peñaloza”, jefe de finanzas de la organización  terrorista.
  • José Raúl Melchor Magario  (a)  “Dr. Peñaloza” involucrado en el secuestro de los hermanos Born y del Ing. Heinrich  Metz.
  • Maria  Eugenia Calderón (a) “Marta”, esposa de Magario, acusada por los mismos hechos que su marido. (Ambos  fueron detenidos en los tribunales de San Martín, cuando concurrieron para efectuar trámites relacionados con la eximición de prisión en la causa que se  tramitaba por el secuestro de los Born).
 
Otro de los hechos que ratificó la lenidad de los organismos del gobierno y  causó estupor en la ciudadanía en general, fue la actitud de  Héctor Pardo  (D.I. Nº 7.797.669, de quien se había dispuesto su  procesamiento en el decreto 157/83), ya que después de más de tres años de iniciados los procesos y con pedido de captura, continuaba  visitando asiduamente  a Firmenich  en la cárcel de Devoto, donde éste gozaba de autorización especial para recibir visitas de familiares y amigos .
Luego de unas breves acusaciones reciprocas entre la justicia, el ejecutivo, la policía y el servicio penitenciario, el tema desapareció de los medios de comunicación  y pasó al olvido, superado por las nuevas y reiteradas acusaciones a los miembros de las  Fuerzas Armadas y de Seguridad.
 
Consideraciones finales.
 
El juicio a Mario Eduardo Firmenich se desarrolló – por oposición al de las Juntas Militares – con ajuste a Derecho, y sus defensas no sufrieron las limitaciones procesales que padecieron los abogados defensores de los integrantes de las nombradas juntas. En cuanto a las sucesivas denegatorias a los pedidos de excarcelación en todas las instancias, respondieron a la abrumadora acumulación de pruebas en su contra, como consecuencia de la enorme cantidad de crímenes perpetrados por la organización Montoneros, de la cual él había sido el máximo jefe político y militar.
 
Parecería que todo el esfuerzo para localizar, detener y juzgar a los restantes jefes de las organizaciones subversivas terroristas se agotó en este juicio emblemático a Firmenich lo que permite inferior con certeza cuál fue la intención del gobierno de Alfonsín: cargar todas las culpas posibles contra el jefe de Montoneros (enemigo declarado del radicalismo), presentando este caso como contrapartida del juicio a las Juntas Militares y simultáneamente dejar que las causas abiertas a otros dirigentes terroristas (como consecuencias de las investigaciones del proceso judicial) siguieran los tiempos normales de la justicia a la espera que operaran las prescripciones (recordar que el juicio de las Juntas tuvo el carácter de “sumario”).
 
Las seguridades brindadas por diplomáticos argentinos en Venezuela desestimando cualquier acción contra Gorriarán Merlo y el grotesco episodio de Héctor Pardo, que siendo prófugo de la justicia, visitaba semanalmente a Firmenich en prisión – sin ocultar su identidad – durante tres años, sin sufrir ningún impedimento pese a tener “captura recomendada”, avalan nuestra hipótesis en forma indiscutible. También quedó en evidencia la estrecha vinculación de un sector del partido Radical con principales dirigentes del PRT-ERP que no fueron incluidos en el decreto de marras y que marcó un desequilibrio notorio con el número de jefes montoneros imputados. Años más tarde esta relación ideológica saltaría al conocimiento público cuando el Movimiento Todos por la Patria intentó el copamiento del Regimiento de La Tablada a sangre y fuego.
 
Como síntesis última puede señalarse que el decreto 157/83 no cumplió la finalidad declarada de sancionar la actividad terrorista como responsable del ataque al Estado Nacional, con grave riesgo para sus instituciones y sociedad. La falta de voluntad oficial para cumplir ese cometido y el transcurrir del tiempo fueron esfumando a uno de los “dos demonios” (ver Boletín Nro 105) de la teoría de Alfonsín.
 
Entonces sí, también exonerados de toda responsabilidad los dirigentes políticos, las armas fueron apuntadas contra el “demonio” sobreviviente : las FFAA y las fuerzas subordinadas a éstas, cuya persecución política – con forma jurídica – para extinguir su capacidad militar y moral dura hasta el presente, por el pecado imperdonable de haber derrotado militarmente al enemigo subversivo terrorista y por haber participado – siempre con partidos políticos importantes (normalmente los radicales ) – en los golpes de Estado victoriosos desde 1930 hasta 1976.
 
FIN DEL BOLETÍN Nro 137.-
 
 
REFLEXION
 
 
 
 
                                            Firmenich entre los CARADURAS LATINOAMERICANOS
 
ARGENTINA FUE ATACADA
POR EL TERRORISMO INTERNACIONAL
 
AYER
 
LOS TERRORISTAS SUBVERSIVOS INICIARON UNA GUERRA CONTRA EL ESTADO NACIONAL
PARA TOMAR EL PODER E INSTALAR UN SISTEMA COMUNISTA
EL GOBIERNO CONSTITUCIONAL ORDENÓ A SU BRAZO ARMADO ANIQUILAR A LOS TERRORISTAS
 
LAS FUERZAS ARMADAS , DE SEGURIDAD Y POLICIALES
CUMPLIERON LO ORDENADO
 
 
HOY
 
LOS INTEGRANTES DE ESAS FUERZAS SON PERSEGUIDOS , ENJUICIADOS Y CONDENADOS
 CON LEGISLACIÓN ANTICONSTITUCIONAL, POSTERIOR A LOS HECHOS,
INCORPORANDO DELITOS ANTES INEXISTENTES EN NUESTRA LEGISLACIÓN.
 
LOS TERRORISTAS SUBVERSIVOS FUERON  LIBERADOS, AMNISTIADOS O INDULTADOS Y COMPENSADOS ECONÓMICAMENTE. NO SON JUZGADOS NI SUS CRÍMENES CONSIDERADOS
DELITOS DE LESA HUMANIDAD.
LOS TERRORISTAS ESTÁN LIBRES. MUCHOS SON FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO.
 
¿SOMOS LOS ARGENTINOS IGUALES ANTE LA LEY ?
(art.16 DE LA CONSTITUCION NACIONAL)
 
 
NO HAY PAZ SOCIAL SIN IGUALDAD ANTE LA LEY
 
 


[1] El partido Auténtico – que inicialmente quiso denominarse Partido Peronista Auténtico  pero no le fue permitido el término de “peronista” – fue creado por la organización terrorista en 1977 la que financió y organizó su estructura, designando a sus autoridades en forma clandestina.  Dependía de la estructura político-militar comandada por Firmenich.

__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis!
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar


[Adjunto no mostrado: B137- Juicio a M E Firmenich. ADJ.doc (application/msword) ]