Inicio > Mis eListas > nuestra_historia_70 > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 90 
AsuntoAutor
B140- CRONICAS 01 EL MODER
B141- Levantamient EL MODER
B142- Copamiento d EL MODER
B143- CRONICAS Mar EL MODER
B144- Situacion de EL MODER
B145- 1988 Se amot EL MODER
B146- ATAQUE a La EL MODER
B147- ATAQUE a los EL MODER
B148- ATAQUE a los ARGENTIN
B149- ATAQUE a los ARGENTIN
B150- ATAQUE a los ARGENTIN
B151- JUICIO a los ARGENTIN
B152- ATAQUE a los ARGENTIN
B153- ATAQUE a los ARGENTIN
B154- ATAQUE a los ARGENTIN
B155- Ley de Defen ARGENTIN
B156- CRISIS Econo ARGENTIN
B157- Comentario s ARGENTIN
B158- El Congreso ARGENTIN
B159- Primera pres ARGENTIN
Fwd: B160- Segunda ARGENTIN
B161- Reforma de l ARGENTIN
Fwd: B162- La Refo ARGENTIN
B163- La caida del ARGENTIN
B164- La caida del ARGENTIN
B165- El terrorism ARGENTIN
B166- El terrorism ARGENTIN
B167- El terrorism ARGENTIN
B168- Profunda afe ARGENTIN
B169 Profunda afec ARGENTIN
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
ARGENTINA INÉDITA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 990     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuestra_historia_70] B163- La caida del muro de Berlín. 1ra Parte
Fecha:Sabado, 29 de Agosto, 2009  08:44:06 (-0300)
Autor:ARGENTINA INEDITA <nuestra.historia.70 @.....com>



"NUESTRA HISTORIA 70"

 

BOLETINES PARA COLECCIONAR

 

                 

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente, destinado principalmente  a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron. Su exposición no busca polemizar ni agraviar, sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.

 

 

B163- La caída del muro de Berlín. 1ra Parte                29 de Agosto de 2009

 

 

 Temas desarrollados

  • Antecedentes.
  • Fin de la división alemana. La reunificación.
  • El costo de la reunificación.
  • REFLEXION

 

El 9 de noviembre de 1989 a las 18 y 53 horas, el gobierno de la República Democrática de Alemania  (RDA) informó desde la zona oriental de la ciudad de Berlín : “ […] hoy decidimos aprobar una regulación que posibilita a todo ciudadano de la RDA salir del país por cruces de frontera. Ello rige a partir de inmediato, sin demora”… Se había producido el inicio de lo que la historia ha denominado:  “la caída del muro de Berlín”

 

Esto ocurría 28 años, 2 meses y 28 días después de la construcción del “Muro de la Vergüenza “, que separaba al sector occidental de la ciudad de Berlín de la zona oriental y del territorio de la RDA

 

El mundo occidental resultó sorprendido por este hecho no previsto, que ha sido considerado como uno de los más trascendentes del siglo XX  y que constituyó el símbolo visible de la derrota de la URSS en la Guerra Fría y de posteriores cambios políticos importantísimos: la reunificación de Alemania, la paulatina democratización de los países de Europa Oriental y la disgregación de la misma URSS.

 

La denominación poco precisa de “caída del Muro” que se impuso en el lenguaje mundial, convirtió a este acontecimiento en algo mítico. Como si el Muro hubiera caído por cansancio o desgaste. Ese concepto no tenía en cuenta al sujeto activo que lo tiró abajo.

 

A la “caída del Muro” había precedido una larga y paciente labor que hizo posible el histórico momento. Esa fue la revolución pacifica operada en la RDA, sin la cual el muro no hubiera sido destruido.

 

 
  1. Repartición de Alemania entre los vencedores.

Después de ser derrotada en la Segunda Guerra Mundial desatada por ella (1939-1945), Alemania fue dividida en 4 zonas de ocupación regidas por las potencias vencedoras (EEUU, Gran Bretaña, Francia y URSS). La ciudad de Berlín quedó ubicada en el sector ruso y fue asimismo dividida en 4 zonas bajo el control de cada país aliado.

 

Para 1947 ya existía un claro distanciamiento con Rusia: la “Guerra Fría” había comenzado. Ante esa situación las potencias occidentales unieron sus zonas de ocupación y exigieron la creación de una democracia parlamentaria. Ello ocurrió el 23 de mayo de 1949 con la promulgación de la Ley Fundamental que dio nacimiento a la Republica Federal de Alemania (RFA) cuya capital fue Bonn. Durante el siguiente mes de agosto tuvieron lugar las elecciones que consagraron a Konrad Adenauer como primer Canciller de Alemania Federal.

 

En tanto la URSS  fundó en la “Zona Este” La República Democrática Alemana (RDA) y mantuvo como capital a la ciudad de Berlín (sector este de esa ciudad), cuyo sector oeste quedó aislado como una virtual “isla” en territorio de la RDA. A partir de entonces Alemania resultó oficialmente dividida en dos partes, una oriental y otra occidental.

 

La joven República Federal desarrolló intensos vínculos con las democracias occidentales: en 1951 fue uno de los estados fundadores de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero; en 1952 reconoció su  responsabilidad ante las víctimas del Holocausto y firmó un acuerdo de reparaciones con Israel; en 1955 ingresó a la OTAN; en 1956 gestionó el regreso de los últimos prisioneros de la Segunda Guerra desde la Unión Soviética y en 1957 fue uno de los 6 países que firmaron en Roma el tratado de fundación de la Comunidad Económica Europea (la actual Unión Europea). Paralelamente la RFA realizó una reforma monetaria que, sumada al ingente apoyo del Plan Marshall  estadounidense, comenzó a generar un auge económico extraordinario que pronto fue bautizado como “el milagro alemán”.

 

Por su parte, la ciudad de Berlín que se encontraba dividida en 4 sectores desmilitarizados e independientes de ambos estados alemanes, en el sector occidental se asemejaba en muchos aspectos a un Estado federal de la RFA y contaba con representantes en el Bundestag (parlamento de la RFA).

 

En 1949 habían comenzado los trabajos de reconstrucción y protección de frontera. Por primera vez se desplegaron entre la RFA y RDA, policías y soldados fronterizos. Poco después se construyeron barreras, principalmente desde el sector oriental. Pese a tales restricciones físicas, la frontera entre ambas zonas de Berlín permanecía abierta y el tránsito de uno a otro sector era de difícil control. Gracias a esa circunstancia, entre 1949 y 1961- antes de la erección del Muro- alrededor de 3 millones de personas habían abandonado la RDA desde Berlín Oriental.

 

Hacia 1961, cuando la Guerra Fría llegaba a picos de máxima tensión, existían enormes diferencias entre ambas Alemanias en cuanto a libertades individuales, políticas y condiciones económicas de vida, que generaron un flujo creciente de ciudadanos del este buscando refugio en la RFA. El 13 de agosto de ese año culminó la crisis: la “zona fronteriza” fue acordonada y el gobierno de la RDA cerró el último cruce aún libre hacia Berlín Occidental. La RDA construyó un muro aislando al sector occidental de Berlín con lo que, la frontera con la República Federal,  se transformó en una “franja de la muerte”. Durante los siguientes 28 años muchos alemanes orientales perdieron la vida en el intento de salvarla.

 

Sólo en las dos primeras semanas de agosto de 1961 (ante versiones de un bloqueo fronterizo) emigraron cerca de 48 mil personas, muchas de ellas polacas y checas, que utilizaron a Berlín Occidental como vía de escape hacia el oeste. Un alto porcentaje de los emigrantes eran jóvenes con buena formación (universitaria – técnica) lo que provocaba una incidencia negativa en la economía de la RDA.

 

  1. La idea del muro divisorio.

Aproximadamente 50 mil berlineses orientales trabajaban y vivían en Berlín occidental pero aprovechaban las condiciones financieras favorables que podían conseguir en Berlín oriental (Tipo de cambio, alimentos básicos baratos, mercado negro) lo que afectaba La economía planificada del sistema comunista.

 

Ésta y algunas otras razones políticas fueron las que alimentaron la idea de la construcción de un “muro” para frenar la evasión de estudiantes, técnicos, trabajadores y campesinos comunistas mediante un aislamiento forzado y constituir la división física entre ambas Alemanias. El muro se iba a convertir en la frontera entre la Comunidad Económica Europea (actual Unión Europea) y el Consejo de Ayuda Mutua Económica (COMECOM) y también entre los países miembros de la OTAN y los del Pacto de Varsovia.

 

Empero, más que todo ello, iba a ser el símbolo material del enfrentamiento de dos concepciones opuestas sobre la vida, el individuo, el ejercicio del poder y la economía.

 

  1. La construcción.

El plan para la construcción del Muro de Berlín fue tratado como “secreto de Estado” del gobierno de la RDA. El 11 de agosto de 1961, el “Consejo del Pueblo” de la RDA aprobó los resultados del Consejo de Moscú (encuentro entre  los premieres de la RDA y la URSS, Ulbricht y Kruschev) y autorizó al Consejo de Ministros a emprender las acciones consecuentes. Al día siguiente se empleó a las fuerzas armadas para ocupar la frontera de Berlín Oeste y se ordenó iniciar la construcción  del Muro.

 

En la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, en una operación sorpresiva y velocísima, se construyó prácticamente la totalidad del Muro. Sólo quedó por construir una pequeña parte fuertemente vigilada por la Policía Comunista. Luego, soldados del Ejército Nacional (RDA), 5000 agentes de la Policía Fronteriza, 5000 agentes de la Policía Popular y 4500 componentes de las “brigadas de trabajo” sellaron todos los accesos a Berlín Oeste, mientras tropas soviéticas fueron apostadas ante la presunción de un combate en la zona de frontera. Todos los medios de transporte que comunicaban ambos Berlines fueron suspendidos, excepto las líneas subterráneas bajo Berlín Este, en cuyas estaciones transitaban pero no se detenían las formaciones.

 

Debe destacarse que hasta septiembre de 1961 desertaron hacia el oeste 85 miembros de la propia fuerza de vigilancia, además de 400 civiles que protagonizaron 216 riesgosas fugas.

El gobierno de la RDA alegó que “era un muro de protección antifascista cuyo objetivo principal era evitar las agresiones occidentales”. De  todos modos también reconocían que entre los objetivos de su construcción estaba “evitar la emigración masiva y la fuga de cerebros”.

 

La visión de las autoridades de la RFA, coincidente con la visión unánime del mundo occidental, fue que esa justificación sólo encubría un único propósito: impedir que los ciudadanos de la RDA entraran a Berlín Occidental y, por tanto, a Alemania Federal.

 

  1. Las reacciones.

En la RFA el entonces presidente Adenauer condenó el hecho pero reclamó calma a  la población. Por su parte el Canciller Willy Brandt encabezó en forma inmediata una multitudinaria manifestación pacífica frente al Muro.

 

La oportunidad, secreto y celeridad con que se ejecutó la operación de construcción del Muro (y las características del mismo) sorprendieron a los aliados, que movilizaron sus tropas hacia la frontera recién un día después de lo ocurrido. Dos días más tarde se formularon las protestas diplomáticas  ante Moscú pero, con el pasar de los días, se fue afirmando la convicción que la Unión Soviética respetaría los derechos de los berlineses occidentales y que el Muro sólo constituía una reafirmación del “status quo” que se vivía por aquel entonces en el contexto de la Guerra Fría.

 

Una confirmación de lo precedente fue la clara expresión del presidente de los EEUU quien expresó: “Ha sido una solución muy poco elegante, aunque  mil veces preferible a la guerra”. Tras esto, John F. Kennedy ratificó que Berlín era un “Estado libre” y acto seguido movilizó brigadas de 1500 efectivos a Berlín Oeste.

 

La mayor tensión  derivada de este conflicto ocurrió el 27 de octubre de 1961, cuando se produjo una confrontación directa entre tropas soviéticas y norteamericanas a cada lado del sector fronterizo de la Fiedrichstrasse (Checkpoint Charlie). Sin embargo prevaleció el temor disuasivo que generaba la posibilidad de una guerra atómica y en 24 horas ambas tropas fueron retiradas.

 

  1. Características del muro.

El “muro de Berlín”  estaba provisto de un sistema muy completo de alambre de púas, fosos, barreras antitanques y anti vehículos, recorridos con patrullas, sectores vigilados por policía con perros, zonas minadas, sensores que accionaban armas automáticas, torres de vigilancia y puestos de control. El ancho total de las barreras fronterizas variaba entre 30 y 500 metros.

 

La construcción inicial sufrió  periódicas modificaciones y fue mejorada regularmente. En 1975 empezó a construirse el “Muro de la cuarta generación”, con una altura de 3,6 metros y formado por 45.000 módulos de hormigón armado de un metro y medio de largo. Luego del amurallamiento, las casas del sector oriental próximas al “muro” fueron deshabitadas y destruidas; este proceso continuó hasta enero de 1985, fecha en que fue demolida la Iglesia de la Reconciliación en Bernauerstrasse. Así se logró establecer una franja iluminada contigua al muro que contrastaba con la habitual oscuridad nocturna de Berlín Este.

 

De una extensión de 156,4 kilómetros correspondientes a la frontera de Berlín Oeste,  43,7 km. colindaban con Berlín occidental y 112.7 km. con la RDA.  (64 km. estaban en áreas edificadas, 32 km. en zonas boscosas, 37,95 km en ríos y lagos y el resto en zonas descampadas).

 

Según informes de las autoridades respectivas, para la fecha en que se produjo “la caída”, el Muro estaba formado por:

·         41,91 km. de muro de 3,6 metros de altura

·         58,95 km de muro prefabricado de 3,4 metros de altura

·         68,42 km. de alambre de púa de 2,9 metros de altura

·         161 km. de calles iluminadas

·         113,85 km. de vallas

·         302 torres de vigilancia

·         31 puestos de control

 
     6.   Las evasiones hacia occidente.

 

Las tropas fronterizas de la RDA durante la vigencia del “muro” tenían órdenes de impedir por todos los medios la evasión de cualquiera que intentara cruzar hacia el oeste. Tal consigna incluía el empleo de armas de fuego, aún a costa de la vida de los fugitivos. Durante la existencia de ese límite físico se contabilizaron cerca de 5.000 fugas hacia Berlín Occidental. Aunque el número exacto de víctimas está sujeto a discusiones, se cuenta con el registro de la Fiscalía de Berlín que computa 270 muertes en intentos de fuga, de los cuales 33 casos se produjeron por explosiones de minas en áreas de la RDA. También se registraron 200 casos de heridos en esos intentos, muchos de ellos de gravedad. Entre los días 3 y 5 de Octubre de 1964 se dio una histórica fuga de 57 personas a través de un túnel de 150 metros cavado por berlineses occidentales.

 

7        EEUU garante de Berlín occidental. Se inicia el acercamiento de ambas alemanias.

 

Los EEUU garantizaron la libertad de Berlín Occidental y ante los inconvenientes  de falta de libertad de tránsito y carencias logísticas llegaron a establecer un puente aéreo permanente con la RFA.  En 1965 la economía de esta última era tan floreciente, que comenzó a requerir mano de obra de los restantes países europeos que en número de 2 millones se radicaron allí.

El 7 de diciembre de 1970 el entonces Canciller Willy Brandt personificó un acto que  quedó como un símbolo del deseo alemán de reconciliación: se arrodilló frente al  monumento en memoria de las victimas del Guetto de Varsovia, rindiéndoles homenaje.

 

De ahí en más, Willy Brandt, firmó numerosos tratados con países de Europa Oriental ampliando la apertura que su predecesor Adenauer había comenzado hacia Occidente, y en ese mismo año 1970 logró establecer una primera cumbre entre ambas alemanias que le valió el Nobel de la Paz en 1971 por su política de aproximación y entendimiento con los antiguos enemigos. También en 1971 la Unión Soviética reconoció, tratado mediante, la pertenencia de Berlín Occidental al orden económico, social y legal de la RFA.

 

La suma de los tratados distendieron la situación de Berlín dividida y abrieron paso para que en 1973, la RFA Y RDA “iniciaran relaciones de buena voluntad”; posteriormente ambos Estados fueron aceptados como miembros de la ONU.

 

 
Pese a los intentos de acercamiento entre ambos bloques, la esperanza de reunificación parecía remota para el año 1980. Sin embargo, los acontecimientos se fueron acelerando de manera creciente en 1985 ante el advenimiento de Mijail Gorbachov en la URSS, quien generó una ola de reformas políticas y sociales que se propagaron por el conjunto de países del Este y tuvieron su correlato en la RDA.

Por otra parte y desde varios años atrás, el Vaticano había insistido en la necesidad de mejorar el régimen de libertades de las sociedades pertenecientes a los países de la órbita soviética. En tal sentido la visita de Karol Wotjila, el Pontífice Juan Pablo II, a su Polonia natal, su público apoyo al líder sindical Lech Walesa en su férrea lucha por mejorar las condiciones laborales y sociales de los trabajadores de los astilleros y, finalmente, las multitudinarias manifestaciones religiosas que convocó su presencia, constituyeron una suerte de revolución pacífica que alteró en forma notable al rígido sistema comunista que imperaba en ese país.

 

En agosto de 1989 Hungría eliminó sus limitaciones fronterizas con Austria y un mes después 13.000 alemanes de la RDA cruzaron hacia el oeste por esa brecha abierta en la “Cortina de Hierro”. Hacia fines de año comenzaron a producirse manifestaciones masivas en la RDA expresando abiertamente su descontento contra el gobierno comunista, que renunció en pleno el 7 de noviembre de ese año.

 

El nuevo gobierno abolió las restricciones para viajar y en  la noche del 9 de noviembre de 1989 miles de ciudadanos de la RDA se trasladaron a la frontera con Berlín Occidental, donde los guardias fronterizos, sin claras instrucciones, abrieron numerosos cruces de frontera por donde los alemanes comenzaron a transitar en ambos sentidos. Frente a la Puerta de Branbenburgo extraños del Este y del Oeste se abrazaban en medio de un jolgorio extraordinario, luego treparon a ese muro infranqueable durante 28 años y bailaron felices y emocionados. Después comenzó un redoble de picos y mazas, martillos y cinceles: el Muro había caído para siempre.

 

Luego de este hito histórico, un mes más tarde, representantes de los movimientos ciudadanos de la RDA negociaron acerca de un remodelamiento democrático de ese país, mientras que  simultáneamente se incrementaron las manifestaciones masivas en el Este exigiendo la unidad alemana.

 

El 18 de marzo de 1990 se realizaron las primeras elecciones libres multipartidarias en la RDA y su resultado dejó claro el serio compromiso por una rápida unificación y la adopción de una economía social de mercado. El Primer Ministro electo Lothar De Maiziere, negoció con la RFA, EEUU, Francia, Gran Bretaña y URSS las precondiciones para una reunificación alemana.

 

Por tratativas bilaterales entre ambas Alemanias; el 18 de mayo se firmó un acuerdo para establecer una etapa intermedia (unión económica, social y monetaria) que entró en vigencia el 1 de julio de ese año. El 23 de agosto el Parlamento de Alemania Oriental aprobó la fecha para la reunificación (3 de octubre de 1990) y ocho días más tarde se firmó el “tratado de unificación” entre RFA y RDA.

 

Por último, el Tratado de Liquidación Final concerniente a Alemania (conocido como “tratado 2 más 4”), fue rubricado el 12 de septiembre de 1990 por los cuatro países ocupantes, que de esa forma dieron paso a la reunificación Alemana, consolidada el 3 de octubre de ese mismo año, tal como se había pactado y apenas 11 meses después de la caída del Muro.

 

El costo de la reunificación.

 

La reunificación de un país separado en dos partes durante 40 años y sometida cada una de ellas a regímenes sociales, políticos y económicos no sólo diferentes sino diametralmente opuestos, no puede considerarse una empresa sencilla. La unificación de Alemania no lo fue.

 

La sociedad alemana (en particular la berlinesa)  sufrió un aislamiento que le produjo, por años, la separación de vínculos familiares, afectivos, laborales y culturales en general que, luego de la caída del Muro, generaron la necesidad de replanteos por parte  de los habitantes de los dos antiguos sectores. (Ese fenómeno social quedó brillantemente expuesto en el film “Good bye Lenín”).

 

Las cifras oficiales respecto del costo financiero de esta reunificación rondaron el billón y medio de euros.  Lo sideral de esta suma debe imputarse principalmente a:

·         La gran debilidad de la economía de alemania oriental.

·         Su falta de competitividad industrial.

·         La normalización monetaria.

·         La necesidad de “reconstrucción del Este alemán”.

 

Consecuentemente, este proceso produjo un marcado freno al sostenido crecimiento económico que venía registrando la RFA .

 

Dieciocho años después de la unificación de Alemania sus autoridades destacaron “…el gran salto hacia delante que ha dado el país en base a trabajo y solidaridad”. También demostraron ser conscientes de las grandes tareas que todavía deben encarar.

 

Durante este año 2009 se cumplen 20 años de la caída del Muro y 60 años de la creación de la RFA, resulta entonces oportuno y pedagógico [1] analizar las opiniones y conceptos que vierten hoy alemanes y no alemanes , Desde el periodismo, la literatura, la política y la sociedad en general, sobre la proyección que estos dos hechos trascendentes del siglo pasado han tenido en la Alemania actual.

 

[1] Leer mas

 

FIN DEL BOLETÍN Nro 163. 1ra Parte.-

 

 

 

ARGENTINA FUE ATACADA

POR EL TERRORISMO INTERNACIONAL

 

AYER

 

LOS TERRORISTAS SUBVERSIVOS INICIARON UNA GUERRA CONTRA EL ESTADO NACIONAL

PARA TOMAR EL PODER E INSTALAR UN SISTEMA COMUNISTA

-

EL GOBIERNO CONSTITUCIONAL ORDENO A SU BRAZO ARMADO ANIQUILAR A LOS TERRORISTAS

-

 

LAS FUERZAS ARMADAS , DE SEGURIDAD Y POLICIALES

CUMPLIERON LO ORDENADO

-

 

 

HOY

 

LOS INTEGRANTES DE ESAS FUERZAS SON PERSEGUIDOS , ENJUICIADOS Y CONDENADOS

 CON LEGISLACION ANTICONSTITUCIONAL, POSTERIOR A LOS HECHOS,

INCORPORANDO DELITOS ANTES INEXISTENTES EN NUESTRA LEGISLACION.

-

 

LOS TERRORISTAS SUBVERSIVOS FUERON  LIBERADOS, AMNISTIADOS O INDULTADOS Y COMPENSADOS ECONOMICAMENTE. NO SON JUZGADOS NI SUS CRIMENES CONSIDERADOS

DELITOS DE LESA HUMANIDAD.

LOS TERRORISTAS ESTAN LIBRES. MUCHOS SON FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO.

-

 

¿SOMOS LOS ARGENTINOS IGUALES ANTE LA LEY ?

(art.16 DE LA CONSTITUCION NACIONAL)

-

 

 

NO HAY PAZ SOCIAL SIN IGUALDAD ANTE LA LEY

 

 



[Adjunto no mostrado: =?ISO-8859-1?Q?B163=2D_CAIDA_DEL_MURO_DE_BERL=CDN=2E1ra_Parte=2EADJ=2Edoc?= (application/msword) ]