Inicio > Mis eListas > nuestra_historia_70 > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 91 al 115 
AsuntoAutor
B170- Profunda afe ARGENTIN
B171- Reflexiones ARGENTIN
B172- Sistema de I ARGENTIN
B173- DERECHO y JU ARGENTIN
B174- La Republica ARGENTIN
B175- DERECHOS HUM ARGENTIN
B176- DERECHOS HUM ARGENTIN
B177- DERECHOS HUM ARGENTIN
B178- DERECHOS HUM ARGENTIN
B179- DERECHOS HUM ARGENTIN
LOS MITOS SETENTIS ARGENTIN
B180- DERECHOS HUM ARGENTIN
B181- DERECHOS HUM ARGENTIN
B182- DERECHOS HUM ARGENTIN
B183- EL TERRORISM ARGENTIN
B184- FINAL DEL CI ARGENTIN
PRUEBA DE INGRESO =?UTF-8?
001- ARGENTINA INE =?UTF-8?
=?UTF-8?Q?002_=2D_ =?UTF-8?
=?UTF-8?Q?003=2D_A =?UTF-8?
004 ARGENTINA INED =?UTF-8?
005-ARGENTINA INED =?UTF-8?
006 - ARGENTINA IN =?UTF-8?
007 ARGENTINA INED =?UTF-8?
008- ARGENTINA INE =?UTF-8?
 << 30 ant. | -- ---- >>
 
ARGENTINA INÉDITA
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1020     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuestra_historia_70] 007 ARGENTINA INEDITA. COMIENZO DE LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA, Con Metodos Ilegales
Fecha:Viernes, 27 de Octubre, 2017  17:44:14 (-0300)
Autor:=?UTF-8?Q?ARGENTINA_IN=C3=89DITA?= <nuestra.historia.70 @.....com>



 

¬†‚Äč

‚Äč‚ÄčARGENTINA IN√ČDITA

¬†HISTORIA DE LA NACI√ďN - SUFRE TERGIVERSADA POR IDEOLOG√ćAS-¬† ¬†¬†¬† ¬†¬†¬†

¬†2017 UNA INVITACI√ďN A Levantar LA MIRADA COMO NACI√ďN AL FUTURO ¬†¬†

NUESTRA HISTORIA 70 - BOLETINES.

ARGENTINA IN√ČDITA¬† - G+

 

007 COMIENZO DE LA LUCHA CONTRARREVOLUCIONARIA

CON M√ČTODOS ILEGALES

 

 

 

 

 

La Falta de Justicia en la Nacion es sigue siendo la madre de todos los errores cometidos

 

VOLVER SOBRE NUESTROS PASOS.

 

Siempre es bueno volver sobre nuestros pasos en la historia reciente, porque siempre por ese medio se entienden las razones de nuestros aciertos y nuestros errores para la convivencia social actual y futura de la Nación Argentina. 

 

Este boletín contribuye con ese pensamiento.

 

Comienzo de la lucha contrarrevolucionaria con métodos ilegales

‚ĶFinalmente las leyes enmudecieron cuando en 1973 la sociedad argentina a trav√©s de sus legisladores, resolvi√≥ considerar actos l√≠citos de resistencia a la opresi√≥n a verdaderos cr√≠menes de lesa humanidad, quebrando as√≠ un orden de valores que es el sost√©n del derecho‚Ķ ‚ÄúDonde callan las leyes hablan las armas‚ÄĚ. Del Ep√≠logo del libro Definitivamente Nunca M√¡s del Foro de Estudios sobre la Administraci√≥n de Justicia (FORES) en marzo de 1985.

 

Como ya se expres√≥, el mismo d√≠a de su asunci√≥n como presidente C√¡mpora emiti√≥ el Decreto 11/73 mediante el cual liber√≥ a todos los terroristas sentenciados y en proceso. Dos d√≠as despu√©s el Congreso de la Naci√≥n dict√≥ una ‚ÄúAmnist√≠a amplia‚ÄĚ para convalidar ese hecho consumado (Ley 20.508 del 27 de mayo de 1973). En forma simult√¡nea disolvi√≥ la C√¡mara Federal en lo Penal, cuya efectividad en la lucha jur√≠dica contra el terrorismo hab√≠a producido logros evidentes y derog√≥ la totalidad de la legislaci√≥n antisubversiva. Autom√¡ticamente los nueve jueces y tres fi scales que la compon√≠an fueron cesanteados, mientras que el personal administrativo que la integraba fue redistribuido a los destinos menos deseables del Poder Judicial.

 

Casi en forma inmediata comenz√≥ la intimidaci√≥n y persecuci√≥n contra los magistrados. El primero en sufrir un atentado fue el ex juez Carlos Malbr√¡n, ametrallado en ambas piernas en la puerta de su casa logr√≥ regresar a la misma y refugiarse, con lo que salv√≥ milagrosamente su vida. La siguiente v√≠ctima fue el juez Jorge Quiroga quien, el 28 de abril de 1974 result√≥ asesinado por dos guerrilleros montados en una motocicleta quienes, a poco de salir de su domicilio, subieron a la acera y le dispararon a su espalda dej√¡ndolo sin vida.

 

El tercer intento de asesinato lo sufri√≥ el ex juez Eduardo Munilla Lacasa quien salv√≥ su vida gracias a una aguda percepci√≥n y r√¡pida reacci√≥n cuando, al detener su coche ante las barreras bajas del Ferrocarril en un paso a nivel, not√≥ que el auto a sus espaldas estaba tripulado por tres individuos con armas largas. Se baj√≥ de su auto en forma inmediata, cruz√≥ las v√≠as y ya en el lado opuesto tom√≥ una bicicleta de un vecino que le permiti√≥ llegar a su domicilio sano y salvo.

 

La cuarta v√≠ctima result√≥ el ex secretario general de la C√¡mara, Sr Carlos Bianco, secuestrado, maltratado y mantenido prisionero durante dos meses en una ‚Äúc√¡rcel del pueblo‚ÄĚ del PRT-ERP. La secuencia e intensidad de los hechos descriptos convenci√≥ a los ex integrantes de la CAFEPE de la necesidad de abandonar el pa√≠s para salvar sus vidas y las de sus familias.

 

Todos los miembros del Poder Judicial entendieron el mensaje mafioso y cu√¡l ser√≠a el precio a pagar en el supuesto de intentar reflotar un tribunal como el disuelto. El tiempo de la justicia hab√≠a finiquitado en la Argentina. Se daban entonces todas las condiciones favorables para que las organizaciones armadas ilegales pudieran imponer mediante el terrorismo un mayor dominio territorial sobre la base, no s√≥lo de sus acciones criminales sino tambi√©n de su presencia en todos los campos de la sociedad, corrobor√¡ndose lo que dec√≠a su propaganda acerca de la ‚Äúestrategia de guerra revolucionaria integral‚ÄĚ en curso. El desgobierno an√¡rquico dur√≥ solamente 49 d√≠as, al cabo de los cuales C√¡mpora renunci√≥ en forma forzada, luego de repetidos desplantes de Per√≥n que se mostraba muy preocupado por el cariz que hab√≠a tomado su gesti√≥n, inclinada peligrosamente hacia un estado de anarqu√≠a revolucionaria, fase previa a la toma del poder por las organizaciones armadas ilegales de ideolog√≠a marxista. Su reemplazo provisorio ‚ÄďRa√ļl Lastiri‚Äď como Presidente Provisional impuesto por Per√≥n ten√≠a que cumplir dos tareas b√¡sicas: La primera, preparar la tercera presidencia de Juan D. Per√≥n y la segunda, frenar la acci√≥n militar y pol√≠tica del socialismo marxista leninista aliado de organizaciones que se dec√≠an peronistas y que se mimetizaban vivando a Per√≥n pero que en realidad luchaban por acceder al poder presionando al viejo l√≠der para, en el corto plazo, reemplazarlo por un gobierno marxista. (Caso de Montoneros).

 

Tuvo entonces que reencausar la gesti√≥n de gobierno. A su llegada, Per√≥n comenz√≥ a tomar acciones en los dos campos citados. En la represi√≥n armada ‚Äďerr√≥neamente‚Äď impuls√≥ los m√©todos violentos ilegales como fue la creaci√≥n de la ‚ÄúTriple A‚ÄĚ, al mismo tiempo que coloc√≥ un mando policial mucho m√¡s experimentado y riguroso como era el comisario general Villar, adem√¡s de modificar ciertas leyes penales.

 

En lo pol√≠tico aceler√≥ la depuraci√≥n de aquellos marxistas infiltrados en su movimiento rompiendo abruptamente con la organizaci√≥n Montoneros ‚Äď su otrora ‚Äújuventud maravillosa‚ÄĚ- para recostarse en el viejo peronismo sindicalista y partidario.

 

Fue famosa su ‚ÄúOrden Reservada‚ÄĚ del 1 de octubre de 1973 durante una reuni√≥n con el presidente provisional de la Naci√≥n, Ra√ļl Lastiri, el ministro del interior Benito Llamb√≠ y todos los gobernadores. Iba dirigida a ‚ÄĚLos delegados del Movimiento Nacional Justicialista en las provincias‚ÄĚ y suscripta por el Consejo Superior Peronista con la firma de Per√≥n, ya presidente electo, que el diario La Opini√≥n publicara el d√≠a siguiente 2 de octubre. El mencionado documento comenzaba con un cuadro de situaci√≥n que caracterizaba como de guerra contra nuestra organizaci√≥n (el peronismo) y nuestros dirigentes, llevada a cabo por grupos marxistas terroristas y subversivos.

 

Dec√≠a m√¡s adelante: ‚Ķpara terminar con esa campa√Īa, todos los grupos que adhieren al justicialismo, deben participar en esa lucha, la que ser√¡ por todos los medios que consideren eficientes. El diario de referencia acotaba finalmente: ‚Ķeste documento constituye el punto m√¡s alto de la radicalizaci√≥n del proceso de depuraci√≥n ideol√≥gica iniciado por el justicialismo, luego del asesinato del ex Secretario General de la CGT. Jos√© Rucci. La realidad fue que ya a fines de 1973 se hizo evidente la reacci√≥n contra

la actividad guerrillera de izquierda por parte de algunos sectores v√≠ctimas de sus m√ļltiples asesinatos y de otras acciones. Los sindicatos en general y los grupos peronistas ortodoxos afectados comenzaron a actuar contra los militantes, ide√≥logos y dirigentes de la izquierda radicalizada, as√≠ como contra sus locales y bienes.

 

El mencionado documento puede completarse con las palabras expresadas por el ya presidente constitucional Juan D. Per√≥n desde la quinta presidencial de Olivos casi cuatro meses despu√©s (el d√≠a 20 de enero de 1974), ante el sorpresivo ataque a la Guarnici√≥n militar de la localidad de Azul, el d√≠a s√¡bado 19 de enero por un grupo de setenta subversivos terroristas del PRT-ERP. Me dirijo a todos los argentinos frente al bochornoso hecho que acaba de ocurrir en la provincia de Buenos Aires, en la localidad de Azul donde una partida de asaltantes terroristas realizaron un golpe de mano, mediante el cual asesinaron al jefe de la unidad, coronel don Camilo Gay y a su se√Īora esposa y luego de matar alevosamente a soldados y herir a un oficial y un suboficial, huyeron llevando como reh√©n al teniente coronel Jorge Ibarz√¡bal. Hechos de esta naturaleza evidencian elocuentemente el grado de peligrosidad y audacia de los grupos terroristas que vienen operando en la provincia de Buenos Aires, ante una evidente desaprensi√≥n de sus autoridades. El gobierno del pueblo respetuoso de la Constituci√≥n y la ley, hasta hoy ha venido observando una conducta retenida frente a estos desbordes que ‚Äďreitero‚Äď nada pueden justificar en la situaci√≥n que vive la rep√ļblica. Tampoco, desde nuestro movimiento, hemos querido producir un enfrentamiento, desde que anhelamos la paz y propendemos a la uni√≥n y solidaridad de todos los argentinos, hoy ocupados en la reconstrucci√≥n y liberaci√≥n nacional. Pero todo tiene un l√≠mite: tolerar por m√¡s tiempo hechos como el ocurrido en Azul, donde se ataca a una instituci√≥n nacional con los m√¡s aleves procedimientos, est√¡ demostrando palmariamente que estamos en presencia de verdaderos enemigos de la patria, organizados.

 

1 Recluido en una ‚ÄúC√¡rcel del Pueblo‚ÄĚ fue asesinado luego de 10 meses. para luchar contra el Estado, al que a la vez se infiltran con aviesos fines insurreccionales. Nuestro Ej√©rcito, como el resto de nuestras Fuerzas Armadas que han demostrado su acatamiento a la Constituci√≥n y a la ley, en provecho de una constitucionalizaci√≥n, no merecen sino el agradecimiento del pueblo argentino, que frente a lo ocurrido debe sentirse herido en lo m√¡s profundo de su sentimiento patri√≥tico. Ya no se trata s√≥lo de grupos de delincuentes sino de una organizaci√≥n que, actuando con objetivos y direcci√≥n for√¡nea, ataca al Estado y a sus instituciones como medio de quebrantar la unidad del pueblo argentino y provocar un caos que impida la reconstrucci√≥n y la liberaci√≥n en que estamos empe√Īados. Es la delincuencia asociada a un grupo de mercenarios que act√ļa mediante la simulaci√≥n de m√≥viles pol√≠ticos tan inconfesables como inexplicables.

 

En consecuencia, ni el gobierno que ha recibido un mandato popular, claro y plebiscitario, ni el pueblo argentino, que ha demostrado con creces su deseo de pacifi caci√≥n y liberaci√≥n, pueden permanecer inermes ante estos ataques abiertos a su decisi√≥n soberana, y tolerar el abierto desaf√≠o a su autoridad, que pone en peligro la seguridad de la ciudadan√≠a, cada d√≠a expuesta a la acci√≥n criminal de estas bandas de asaltantes. No es por casualidad que estas acciones se produzcan en determinadas jurisdicciones; es indudable que ello obedece a una impunidad en que la desaprensi√≥n e incapacidad lo hacen posible. Por lo que ser√≠a a√ļn peor si mediara como se sospecha una tolerancia culposa. ‚ÄúEn consecuencia, el gobierno nacional en cumplimiento de su deber indeclinable, tomar√¡ de hoy en m√¡s las medidas pertinentes para atacar el mal en sus ra√≠ces echando mano a todo el poder de su autoridad y movilizando todos los medios necesarios.

 

El Movimiento Nacional Justicialista movilizar√¡ asimismo sus efectivos para ponerlos decididamente al servicio del orden y colaborar estrechamente con las autoridades empe√Īadas en defenderla. Pido asimismo a todas las fuerzas pol√≠ticas y al pueblo en general que tomen partida activa en defensa de la rep√ļblica que es la atacada en las actuales circunstancias. Ya no se trata de contiendas pol√≠ticas parciales, sino de poner coto a la acci√≥n criminal que atenta contra la existencia misma de la patria y sus instituciones y que es preciso destruir antes que nuestra debilidad produzca males que puedan llegar a ser irreparables en el futuro.

 

Pido igualmente a los compa√Īeros trabajadores una participaci√≥n activa en la labor defensiva de sus organizaciones, que tanto ha costado llevarlas al momento actual de su magn√≠fico funcionamiento. Esas organizaciones son tambi√©n objeto de la mirada codiciosa de estos elementos, muchas veces disfrazados de dirigentes. Cada trabajador tiene un poco de responsabilidad en esa defensa, y espero confiado porque los conozco, que la sabr√¡n defender como lo han hecho en todas las ocasiones. Aniquilar cuanto antes este terrorismo criminal es una tarea que compete a todos los que pretendemos una patria justa, libre y soberana, lo que nos obliga perentoriamente a movilizarnos en su defensa y empe√Īarnos decididamente en la lucha a que d√© lugar. Sin ello, ni la reconstrucci√≥n nacional ni la liberaci√≥n ser√¡n posibles.

 

Yo he aceptado el gobierno como un sacrificio patri√≥tico y porque he pensado que podr√≠a ser √ļtil a la rep√ļblica; si un d√≠a llegara a persuadirme que el pueblo argentino no me acompa√Īa en ese sacrificio no permanecer√≠a un solo d√≠a en el gobierno. Entre las pruebas que he de imponer al pueblo es esta lucha. Ser√¡, pues, la actitud de todos la que me impondr√¡ mi futura conducta. Ha pasado la hora de gritar Per√≥n, ha llegado la hora de defenderlo. (Lo resaltado es nuestro).

 

Hemos transcripto todas las palabras del presidente en ejercicio para que el lector interprete realmente el mensaje que imponía su líder a los dirigentes políticos y sindicalistas de su partido “tomar las medidas que

fueran necesarias para eliminar la amenaza descripta‚ÄĚ acentuando lo ya expresado en la Orden Reservada del 1 de octubre de 1973. Eduardo Kimel en su libro 30 a√Īos de Historia Pol√≠tica Argentina 1965- 1995, Ed. SRL, Bs. As., de mayo de 1996, dice respecto a la aparici√≥n de la ‚ÄúAlianza Anticomunista Argentina‚ÄĚ (las ‚Äú3 A‚ÄĚ o ‚ÄúTriple A‚ÄĚ) y su v√≠nculo con el gobierno:

 

El Ministerio de Bienestar Social, denominado el Ministerio del Pueblo, por su conductor L√≥pez Rega, apareci√≥ como el centro orientador y organizador de la violencia. El 30 de enero de 1974, la Triple A, dio a conocer una larga lista de personalidades que, seg√ļn el mismo ser√¡n ajusticiadas de inmediato en el lugar en que se encuentren. Entre ellas se mencionaban a: ex coronel Luis Perlinger, ex coronel Jaime Cesio, Hugo Bressano (a) ‚ÄúNahuel Moreno‚ÄĚ, Silvio Frondizi, Mario Santucho, Armando Jaime, Ren√© Salamanca, Agust√≠n Tosco, Rodolfo Quieto, Julio Troxler, etc. La Triple A, hab√≠a surgido p√ļblicamente el 21 de noviembre de 1973 cuando se adjudic√≥ el atentado contra el senador radical Hip√≥lito Solari Yrigoyen. Su formaci√≥n y desarrollo estaban directamente relacionados con la direcci√≥n del Ministerio de Bienestar Social que suministraba la cobertura legal y log√≠stica para el desenvolvimiento de las operaciones ilegales de la represi√≥n que se emprendieron. L√≥pez Rega, que acentuaba su poder personal dentro del gabinete nacional y su influencia sobre el l√≠der del movimiento peronista, logr√≥ estrechar los lazos del llamado entorno con la derecha sindical y pol√≠tica, que si bien ten√≠an disidencias en los objetivos estrat√©gicos y las metodolog√≠as utilizadas, reconoc√≠a las coincidencias en la definici√≥n de los enemigos comunes que hab√≠a que enfrentar; la JP (Juventud Peronista), la guerrilla y la izquierda. El ‚Äúlopezrreguismo‚ÄĚ, a trav√©s de la Triple A, encar√≥ la parte pesada de esa actividad, consistente en la eliminaci√≥n f√≠sica de ese enemigo.

 

El abogado Eduardo Luis Duhalde, un conocido marxista leninista ‚Äďhoy fallecido‚Äď varios a√Īos secretario de Derechos Humanos de la Naci√≥n y quien fuera director, junto con Rodolfo Ortega Pe√Īa, de la revista Militancia, en un testimonio personal que aparece en la p√¡gina 218 del libro al que nos referimos precedentemente; dice textualmente:

‚ĶLos sectores de derecha del peronismo libraron una muy cruenta batalla con la juventud y los agrupamientos y tendencia m√¡s combativas o m√¡s revolucionarias. Sobre un mismo campo pol√≠tico se disput√≥ la hegemon√≠a del movimiento y el curso futuro de esa batalla. Tambi√©n se busc√≥ alinear fuerzas para decidir al general Per√≥n ‚Äďcuyo liderazgo nadie pon√≠a en duda‚Äď hacia uno u otro lado. Pero la disputa ya estaba decidida: Per√≥n hab√≠a optado por quienes aparec√≠an desde el vamos, controlando la superestructura pol√≠tica y sindical, es decir la fracci√≥n dominante, expresada por Jos√© L√≥pez Rega, Rucci, Lorenzo Miguel y Jos√© Ben Gelbar entre otros. Es en este esquema, que se inscribe la aparici√≥n de la Alianza Anticomunista Argentina (la Triple A)‚Ķ

 

Otra bibliograf√≠a consultada, establece que la estructura org√¡nica funcional de la autodenominada ‚ÄúTriple A‚ÄĚ se remonta a la presidencia de Lastiri (yerno de L√≥pez Rega) cuando el entonces ministro de Bienestar Social, debido a amenazas, atentados y otros hechos menores ‚Äďjunto con necesidades pol√≠ticas propias‚Äď encarg√≥ a un funcionario de su confianza que buscara a alguien que pudiera organizar el sistema de seguridad del Ministerio.¬†En la oportunidad habr√≠a sido requerida la colaboraci√≥n de un ex oficial del Ej√©rcito Argentino (dado de baja en el grado de teniente, por hechos estrictamente delictivos comunes): Salvador Horacio Paino, quien en un principio realiz√≥ la tarea de organizar los distintos grupos y adjudicarle los tipos de armamento y equipo. Posteriormente, Paino, fue separado y posteriormente, nuevamente encarcelado en Villa Devoto por delitos comunes. Tiempo despu√©s escribi√≥ un peque√Īo libro sobre la Triple A con algunas comprobadas falsedades.

 

Tambi√©n escribieron sobre esta organizaci√≥n de derecha varios periodistas de izquierda, como Ignacio Gonz√¡lez Yansen, un exiliado en la d√©cada del 70. En su libro La Triple A, prologado por el conocido montonero Horacio Verbitsky, acusa a una serie de peque√Īas organizaciones pol√≠ticas de derecha como participantes de la organizaci√≥n a la que nos referimos. El nombrado Gonz√¡lez Yansen dice: La federaci√≥n que agrup√≥ a los diversos n√ļcleos de derecha peronista (CNU, JPRA, ALN, Comando de Organizaci√≥n, Juventud Sindical, Agrupaci√≥n 20 de noviembre, Agrupaci√≥n 17 de Octubre de Bienestar Social, etc.); fue impulsado por los nacionalistas de derecha que actuaban en todos los grupos y de los que, en algunos casos, eran fundadores. La realidad ‚Äďdice‚Äď- fue que el ministro L√≥pez Rega promovi√≥ la organizaci√≥n, financi√≥ y arm√≥ las fuerzas de choque que constituyeron la Triple A.

 

Pero la mayor parte de los recursos humanos empleados fueron proporcionados por esa federación de grupos de derecha, de extracción fascista. Antiguos militantes de Tacuara y GRN, con miembros del CNU y el Comando de Organización (C de O), a las órdenes de Juan Ramón Morales y Rodolfo Almirón Cena …

Lo comprobado fue que la ‚ÄúTriple A‚ÄĚ y los otros grupos llamados de derecha ‚Äďpor actuar sobre la izquierda ideol√≥gica y revolucionaria‚Äď aparecieron como reacci√≥n a los cr√≠menes de √©stas que los afectaban y evidentemente nacieron de la Orden Reservada de 1973 de Juan Domingo Per√≥n, quien hab√≠a quedado sumamente afectado por el asesinato de Rucci y los intentos de Montoneros de disputarle el poder y heredar su organizaci√≥n pol√≠tica para imponer el socialismo. (A la muerte de Juan D. Per√≥n, el 1 de julio de 1974, Mario Eduardo Firmenich viaj√≥ a Mosc√ļ y se declar√≥ marxista leninista. Juan B Jofre, libro Nadie fue, p√¡g 32).

 

En estas instancias cuando se planteaba cómo combatir a la subversión, el gobierno de Isabel Perón, trató de reeditar la idea de constituir el Tribunal Federal (CAFEPE) y muchos fueron los sectores de su partido que se expresaron en contra, invocando su impopularidad y la imposibilidad de encontrar magistrados para integrarlo. Esto llevó a que el gobierno constitucional para luchar contra el flagelo terrorista, permitiera o propiciara el accionar de organizaciones para-policiales como la Triple A, que ya estaban actuando con la aprobación del Consejo Superior Peronista.

 

Estos grupos armados contra la izquierda terrorista subversiva, sobre todo al principio, actuaron an√¡rquicamente y utilizaron procedimientos ilegales, similares a los utilizados por la guerrilla (atentados, amenazas, intimaciones, asesinatos y desapariciones). Por supuesto, en el caso de la Triple A, sus acciones tambi√©n formaban parte de la lucha interna ideol√≥gica y para obtener una cuota de mayor poder dentro del partido gobernante. Seis meses despu√©s de la muerte de Per√≥n, el 9 de enero de 1975, firmado por la presidente Mar√≠a Estela Mart√≠nez de Per√≥n se promulg√≥ el Decreto N¬ļ 2114 creando la Secretar√≠a Privada de la Presidencia que institucionalizaba y ampliaba los poderes de L√≥pez Rega.

 

El 5 de febrero la Presidente, con acuerdo general de sus ministros firm√≥ el Decreto Ley (S) N¬ļ 261 ordenando al Ej√©rcito Argentino, con apoyo de otras fuerzas, entrar en Operaciones en Tucum√¡n contra la guerrilla rural del ERP que accionaba desde hac√≠a m√¡s de un a√Īo en la zona del Aconquija y aleda√Īos, incluyendo la capital, San Miguel de Tucum√¡n. Al asumir como comandante de la Quinta Brigada de Infanter√≠a y a la vez comandante de la Zona de Operaciones en Tucum√¡n, el general Adel Vilas manifest√≥: Juro que los exterminaremos (a los guerrilleros y terroristas) con m√©todos convencionales y no convencionales. (Conferencia: ‚ÄúPersecuci√≥n de la Justicia federal a las FFAA‚ÄĚ en la Asociaci√≥n Unidad Argentina - AUNAR, dada por el Dr. Florencio Varela el 30 de septiembre de 2003). Es de hacer notar que ninguno de los tres poderes que constitu√≠an el gobierno constitucional cuestion√≥ esos dichos p√ļblicos.

 

Esta aseveraci√≥n se est√¡ refiriendo a la doctrina inscripta en los reglamentos del Ej√©rcito Argentino que determinaban los procedimientos de combate a utilizar contra fuerzas irregulares, contra elementos subversivos y/o contra guerrillas, documentos de car√¡cter p√ļblico que eran aprobados por la m√¡xima autoridad militar en uso de sus responsabilidades delegadas por el Poder Ejecutivo. Tales procedimientos en el caso de los llamados partisanos (combatiente que oculta la condici√≥n de tal; no usa distintivos ni uniformes y no porta sus armas al descubierto: reglamento RV 136-1, vigente a partir de 1968) as√≠ como las leyes del Derecho Humanitario ‚ÄďProtocolos Adicionales a los Convenios de Ginebra de 1949‚Äď expresan, que ese personal no tendr√¡ el derecho de ser considerado prisionero de guerra por lo que no tendr√¡ el tratamiento pertinente al llamado Derecho de Guerra.

 

El a√Īo que m√¡s crecieron las organizaciones terroristas subversivas fue 1975 (a pesar de que funcionaba un gobierno constitucional y que con Per√≥n fallecido no pod√≠an justificar ‚Äúla lucha por su vuelta‚ÄĚ como utilizaron con anterioridad para captar a los j√≥venes peronistas) per√≠odo en que se cometieron la mayor cantidad y calidad de cr√≠menes y atentados, incluyendo ataques a cuarteles de las FFAA con gran cantidad de efectivos. En ese per√≠odo tambi√©n se incrementaron los desaparecidos y los cr√≠menes para combatir el crecimiento de las organizaciones terroristas.

 

Ninguna condena ha reca√≠do en el proceso judicial abierto para determinar qui√©nes han sido los responsables de los asesinatos y desapariciones forzadas a manos de la ‚ÄúTriple A‚ÄĚ y de otros grupos paramilitares ocurridos durante los gobiernos justicialistas de C√¡mpora, Lastiri, Per√≥n y de su viuda (1973-1976). El juez federal Norberto Oyarbide declar√≥ los secuestros y asesinatos de esa organizaci√≥n (Triple A) imprescriptibles por ser ‚Äúdelitos de lesa humanidad‚ÄĚ. Es decir que, con esa declaraci√≥n, ha admitido impl√≠citamente que el ‚Äúterrorismo de Estado‚ÄĚ se inici√≥ antes del gobierno Per√≥n-Per√≥n y mucho antes del golpe militar del 24 de marzo de 1976. Baste para ello, analizar la fecha de las denuncias de las desapariciones del Anexo 1 del informe de la CONADEP. (ediciones 1984 y en especial el de 2006 donde hay un Anexo II para v√≠ctimas de desaparici√≥n forzada y ejecuci√≥n sumaria anteriores al 24 de marzo de 1976. Tomo II, p√¡gs. 975 a 1.124 (alrededor de 1.423). Ver Documento 1 de la p√¡gina web www.granfraudeargentino.com complementaria de este libro).

 

Todas las evidencias e informaciones que pudimos reunir sobre la organizaci√≥n de la Triple A y otras organizaciones clandestinas que accionaron contra organizaciones de izquierda armadas o no, y contra las que llevaban las banderas del ‚Äúsocialismo nacional‚ÄĚ comprometidas con la subversi√≥n terrorista, nos llevan a concluir que evidentemente la primera de ellas fue creada a instancias de Per√≥n presidente electo y todas fueron estimuladas por √©l y los miembros del peronismo nacionalista ortodoxo, para evitar la infilltraci√≥n en el movimiento justicialista por parte de las fuerzas pol√≠tico-militares de izquierda (marxistas leninistas) cuyo objetivo de destruir al ‚ÄúEstado burgu√©s‚ÄĚ para reemplazarlo por el comunista de inspiraci√≥n cubana, era una realidad manifiesta desde la creaci√≥n de la OLAS (Organizaci√≥n Latinoamericana de Solidaridad) en 1967 como motor de la revoluci√≥n bajo inspiraci√≥n cubana. (Ver libro de Juan B. Yofre, Fue Cuba).

 

A esta altura de los acontecimientos es importante se√Īalar que Per√≥n se hallaba consolidado en el poder pol√≠tico luego de su categ√≥rico triunfo electoral (62%) y que la estrategia desarrollada por √©l para llegar a esta situaci√≥n ya resultaba anacr√≥nica, debido a la actitud de las principales OPM:

 

1¬ļ La intransigencia del PRT-ERP ante su fi gura (no revolucionaria).

2¬ļ La aspiraci√≥n de Montoneros de heredarlo, mientras manten√≠a sus exigencias de ser part√≠cipe del gobierno.

 

La apelaci√≥n a las ‚Äúformaciones especiales‚ÄĚ que propon√≠an su vuelta al poder compuestas por su ‚Äújuventud maravillosa‚ÄĚ que deb√≠a desarrollar una guerra integral y prolongada para imponer el ‚Äúsocialismo nacional‚ÄĚ y las citas a Mao y al Che, cedieron paso a la necesidad de depurar su Movimiento Peronista para gobernar en paz. Para ello se vali√≥ de una suerte de ‚ÄúSomat√©n‚ÄĚ (Vieja instituci√≥n paramilitar espa√Īola), un m√©todo ilegal y non santo que profundiz√≥ los registros de asesinados y desaparecidos de sus enemigos. L√≥pez Rega fue la cara visible de esa decisi√≥n. Era evidente que el presidente Per√≥n que necesitaba pacificar r√¡pidamente el pa√≠s para poder gobernar, no cre√≠a necesario ni conveniente ‚Äďpor lo menos en esos a√Īos ‚Äďaplicar el poder militar para resolver el fen√≥meno revolucionario en la Argentina.

 

 

 

A LOS MIEMBROS

Con las cenizas calientes vuelve Nuestra Historia 70 y nace ARGENTINA IN√ČDITA. Nos satisface publicar y compartir. Creemos en una importante contribuci√≥n a la ‚ÄúMoral de la Naci√≥n‚ÄĚ. por cuanto de alguna manera y m√¡s para nuestras FFAA, nos ha hecho meditar much√≠simo en contribuir con la sociedad argentina.

 

Las deducciones que puedan surgir en aquellos realmente preocupados por nuestra NACION, ser√¡n bienvenidos,¬† DIFUNDIR

 

 

 

DONDE COMPRAR LOS LIBROS

 

DISTRIBUIDORAS.

PROLIBRO.(Ciolfi Hnos). 4648.0553. Distribuye a CABA e interior del país.

LUONGO (DALSA). 4943. 9075. Idem anterior

NOTA: El que compre en una librería habitual debe decirle que encarguen el libro a una de las dos distribuidoras nombradas.

 

LIBRERIAS.

CÚSPIDE. 4126.5858. Con sucursales en CABA e interior del País.

DISTAL. 3220.9407. Con sucursales en CABA.

CIRCULO MILITAR. 4311.1071. Santa Fe 750

INSTITUTO DE PUBLICACIONES NAVALES. Florida 971. Galería Larreta, local 28

AGUSTIN LIBROS. 4543.9347. Palermo, Belgrano, Barrio Norte y Martinez (Pcia)

 

Libro Al Gran Fraude Argentino ¬¡ Salud !

$280

Paga en hasta 12 cuotas

  

M√¡s opciones

Envíos a todo el país por Mercado Libre.

Conoce los tiempos y las formas de envío.

‚Ä謆

COMPRAR

Compra Protegida, recibe el producto que esperabas o te devolvemos tu dinero.

 

CONSULTAR

 

 

 

 

DIR.TEC Para la Difusi√≥n PENSAR EN NACI√ďN Globe.Red - PENSAR EN NACION Grupo

NOTICIAS DE LA REGI√ďN ¬†

ARGENTINA DEFENSA y SEGURIDAD . Los Sistemas Democr√¡ticos ...¬†

https://plus.google.com/114166332190298973549/posts/buQt1D7Sdx1

ARGENTINA - DEFENSA y SEGURIDAD . DESATENTOS Verbitsky ... 

https://plus.google.com/114166332190298973549/posts/MKDUAxP72nt