Inicio > Mis eListas > nuestra_historia_70 > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 124 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?00_ARGEN =?UTF-8?
014 ARGENTINA INED =?UTF-8?
015 ARGENTINA INED =?UTF-8?
B 016 ARGENTINA IN =?UTF-8?
 << 30 ant. | -- ---- >>
 
ARGENTINA INÉDITA
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1022     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuestra_historia_70] =?UTF-8?Q?009=2D_ARGENTINA_INEDITA_LOS_DERECHOS_HUMANOS=2E_Campa=C3=B1?= =?UTF-8?Q?a_Internacional?=
Fecha:Viernes, 8 de Diciembre, 2017  09:13:22 (-0300)
Autor:=?UTF-8?Q?ARGENTINA_IN=C3=89DITA?= <nuestra.historia.70 @.....com>




 

¬†‚Äč

‚Äč‚ÄčARGENTINA IN√ČDITA

¬†HISTORIA DE LA NACI√ďN - SUFRE TERGIVERSADA POR IDEOLOG√ćAS-¬† ¬†¬†¬† ¬†¬†¬†

¬†2017 UNA INVITACI√ďN A Levantar LA MIRADA COMO NACI√ďN AL FUTURO ¬†¬†

NUESTRA HISTORIA 70 - BOLETINES.

ARGENTINA IN√ČDITA¬† - G+¬†

 LOS DERECHOS HUMANOS


 

 

 

 
‚Äč

CAP√ćTULO 6

LOS DERECHOS HUMANOS

Y LA CAMPA√ĎA INTERNACIONAL CONTRA LOS GOBIERNOS

DE JURE Y DE FACTO

Los Derechos Humanos y la campa√Īa internacional contra los gobiernos de jure y de facto.

‚ÄúLas afirmaciones hechas durante una campa√Īa de victimizaci√≥n propia y desprestigio del antag√≥nico, no tienen como objeto la b√ļsqueda de la verdad, sino contribuir a la conquista del objetivo buscado‚ÄĚ

(Anónimo)

La Declaración Universal de Derechos Humanos sancionada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, tuvo la inicial adhesión de 48 naciones sobre las 58 que la integraban en su momento. Hubo dos ausentes y 8 abstenciones.

En la actualidad, en el caso de un conflicto armado internacional,

se aplican los Convenios I, II, III y IV que fueron aprobados en 1949. Posteriormente, como se explic√≥ en el Cap√≠tulo 1, para proteger en forma m√¡s eficiente a las v√≠ctimas de las guerras contra la dominaci√≥n colonial, la ocupaci√≥n extranjera y los conflictos internos, en 1977 se aprobaron dos protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra:

El Protocolo I que refuerza la protección de las víctimas de conflictos armados internacionales y amplía la definición de los mismos a las guerras de liberación nacional.

El Protocolo II que refuerza la protecci√≥n de las personas afectadas por conflictos internos, completando as√≠ el art√≠culo 3, com√ļn a los cuatro Convenios de Ginebra.

El siguiente cuestionario y sus respuestas pretenden recordar la imagen de lo que ocurría en el país en cuanto al enfrentamiento fratricida y los derechos humanos.

1ra pregunta: ¬¿Algunas de las partes enfrentadas (instituciones de seguridad y de defensa del Estado y las distintas organizaciones armadas revolucionarias) cumplieron con las normas humanitarias, comenzando por el derecho a la vida?

Respuesta: No, ¬¡ninguna!

2da pregunta: ¬¿Quienes comenzaron a realizar los cr√≠menes con el objeto de tomar el poder, asesinando civiles y militares y realizando secuestros extorsivos que inclu√≠an el asesinato para obtener recursos?

Respuesta: Los insurrectos armados. (Ver los tres tomos de In Memoriam editados por el Círculo Militar entre 1998 y 2000, completados con Los otros muertos, editorial Sudamericana, 2014).

3ra pregunta: ¬¿Por qu√© el Estado no aplic√≥ las normas del Protocolo II?

Respuesta 1¬ļ: Porque ya las hab√≠an aplicado en los a√Īos 1971 a 1973 y, los 2.000 procesados y 600 sentenciados conforme a Derecho, fueron liberados sin compromiso por el Presidente C√¡mpora y un Congreso irresponsable o c√≥mplice y los as√≠ amnistiados volvieron a tomar las armas contra el Estado. Asesinando a uno de los jueces y atacando a los otros.

Esta situación fue la razón por la que el Estado, ante la disyuntiva, decidió no continuar con la lucha con métodos legales.

Respuesta 2¬ļ. Adem√¡s, porque su desarrollo hab√≠a superado la capacidad de las fuerzas de seguridad y policiales y constitu√≠an ej√©rcitos en formaci√≥n, incursos en una guerra revolucionaria en lo urbano y lo rural.

(El Ejército Revolucionario del Pueblo, el Ejército Montonero, etc.).

Respuesta 3¬ļ. A partir de la peligrosidad manifiesta demostrada en sus acciones de guerra (as√≠ designadas en sus documentos internos, revistas, partes de guerra, panfletos, y en los medios masivos de comunicaci√≥n, etc.) y a lo ocurrido con la CAFEPE, el C√≥digo Penal ya no fue tenido en cuenta en esta ‚Äúguerra revolucionara‚ÄĚ. Ahora reg√≠an los c√≥digos de guerra. No hab√≠a delincuentes. Hab√≠a enemigos y en la guerra a los enemigos si son peligrosos se los mata. Ambos contendientes as√≠ lo entendieron.

4ta pregunta: Los gobiernos constitucionales de Per√≥n y Martinez de Per√≥n. ¬¿Utilizaron los mismos m√©todos que los posteriores gobiernos militares de facto?

Respuesta: Inicialmente Per√≥n cre√≥ una organizaci√≥n paramilitar, la ‚ÄúTriple A‚ÄĚ, que utilizaba m√©todos ilegales. A su muerte, la Presidente, por decisi√≥n pol√≠tica de un gobierno constitucional envi√≥ el Ej√©rcito y a las otras FFAA para aniquilarlos. Primero en la zona rural de Tucum√¡n y luego de 9 meses en el resto del pa√≠s, teniendo las autoridades nacionales conocimiento de los m√©todos utilizados para cumplir la orden. Posteriormente, el gobierno de facto que desplaz√≥ a la Presidente continu√≥ con los m√©todos ya iniciados, incrementando notablemente las operaciones contra las OPM a efectos de evitar su crecimiento y derrotarlas cuanto antes.

La propaganda contra el Estado Argentino antes, durante y luego de su derrota militar

Inicialmente, las organizaciones pol√≠ticas armadas clandestinas que quer√≠an tomar el poder y posteriormente, las ONG y grupos de la izquierda intolerante, as√≠ como familiares organizados como defensores de los ‚Äúderechos humanos‚ÄĚ ‚Äďs√≥lo para sus militantes‚Äď que con distintos nombres les respond√≠an a aqu√©llas, montaron desde el exterior una campa√Īa de desprestigio internacional contra los gobiernos y las Fuerzas Armadas que las combat√≠an.

Ya en 1974, durante el gobierno constitucional del general Per√≥n, Mario R. Santucho (‚Äúcomandante‚ÄĚ del PRT-ERP), habiendo estudiado las experiencias de la guerra de Vietnam acerca de la influencia que tuvo la poblaci√≥n de la comunidad internacional y la del propio EE. UU. sobre su pol√≠tica exterior ‚Äďal oponerse tenazmente a la guerra‚Äď envi√≥ a Europa un grupo de militantes de su organizaci√≥n para comenzar a trabajar en acciones de propaganda y motivaciones sicol√≥gicas. Esos hombres y mujeres tomaron como centro de actividades a las ciudades de Par√≠s, Roma y Lisboa. Al a√Īo siguiente,1975, durante la presidencia constitucional de Mar√≠a Estela Mart√≠nez de Per√≥n (29 Jun 74 ‚Äď 24 Mar 76) el proyecto inicial de ‚Äúsolidaridad internacional‚ÄĚ se increment√≥ r√¡pidamente en Europa con la llegada de gran n√ļmero de exiliados pertenecientes a la izquierda revolucionaria y a militantes, forzados por las amenazas de la ‚ÄúTriple A‚ÄĚ y en raz√≥n del ‚ÄúEstado de Sitio‚ÄĚ dictado por el gobierno constitucional que facultaba a los ‚Äúdetenidos a disposici√≥n del Poder Ejecutivo‚ÄĚ hacer uso de la opci√≥n para salir del pa√≠s, situaci√≥n mantenida luego por el gobierno de facto.

Esa importante cantidad de exiliados y escapados, se constituyeron en gran mayor√≠a ‚Äďpor su pensamiento ideol√≥gico cercano a la izquierda revolucionaria‚Äďen colaboradores del objetivo de acci√≥n psicol√≥gica de ‚Äúdesinformaci√≥n‚ÄĚ previsto por Santucho. Inmediatamente otras organizaciones se unieron y se extendieron por toda Europa y parte de Am√©rica con esas ideas ya consolidadas acerca del trabajo a realizar. Finalmente, a partir de 1977/78 se agregaron los militantes de las organizaciones terroristas (incluyendo las ‚Äúconducciones nacionales‚ÄĚ de las principales organizaciones) que emigraron ante la derrota militar por

temor y para preservar sus vidas debido a la gravedad de los hechos que hab√≠an cometido y por el conocimiento que de ellos, presumiblemente ya ten√≠an los servicios de inteligencia de las FFAA debido a las delaciones de detenidos, documentos capturados, etc. Esas personas, cuyo principal factor com√ļn fue su ideolog√≠a marxista leninista (en algunos casos ocultada para infiltrarse en el movimiento obrero argentino que era peronista) y la vinculaci√≥n o pertenencia a las estructuras armadas ilegales, se organizaron r√¡pidamente formando asociaciones dirigidas por conspicuos militantes que por su estad√≠a y relaciones pol√≠ticas hab√≠an logrado una buena llegada a los niveles gubernamentales extranjeros y a las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos.

En esos a√Īos, seg√ļn ex militantes de FAP, FAR y Montoneros exiliados en 1977, comienza a difundirse la falsa cifra de 30.000 desaparecidos cuando la lista que ten√≠an en ese entonces era de solo 3.800 desaparecidos, seg√ļn expresiones posteriores de quien la ‚Äúinvent√≥‚ÄĚ con el objeto de impresionar a las autoridades y ONG holandesas, para lograr apoyos econ√≥micos y tambi√©n propagand√≠sticos en Europa. Sus relatos eran referidos s√≥lo a la violaci√≥n de los derechos humanos de los militantes revolucionarios y jam√¡s sobre las v√≠ctimas ocasionadas por ellos. Es decir que el objetivo era convertirse de ‚Äúvictimarios‚ÄĚ responsables de la tragedia, en ‚Äúv√≠ctimas cuasi inocentes‚ÄĚ. A partir de marzo de 1976 cuando despu√©s de un golpe de Estado ansiado por la mayor√≠a de la poblaci√≥n debido a la situaci√≥n socio econ√≥mica y sobre todo por el crecimiento subversivo armado) se hizo cargo un gobierno de facto (ver diarios de la √©poca), aprovecharon esa imagen antidemocr√¡tica para desatar una campa√Īa especial de desprestigio contra los militares, imponiendo mitos y lanzando esl√≥ganes que calaron profundo en el extranjero. As√≠ los terroristas se convirtieron de la noche a la ma√Īana de: victimarios de casi 4.000 personas, 1.000 de ellas asesinadas, en v√≠ctimas mediante el perfil de ‚Äúj√≥venes idealistas que pensaban pol√≠ticamente distinto‚ÄĚ.

Se difundi√≥ que ‚Äúhubo un genocidio en Argentina‚ÄĚ sin aportar las condiciones espec√≠ficas que avalaran ese delito, instalando falsamente la cifra de 30.000 desaparecidos. Aprovechando las terroristas embarazadas

detenidas, se orquest√≥ la falaz mentira de la existencia de un ‚Äúplan sistem√¡tico de apropiaci√≥n de beb√©s‚ÄĚ, bas√¡ndose en casos de delitos individuales de apropiaci√≥n de reci√©n nacidos, en contraposici√≥n con las √≥rdenes escritas de los comandos superiores que establec√≠an cu√¡l era el proceder para devolver a ni√Īos y menores involucrados en las operaciones antiterroristas. Esta afirmaci√≥n √ļltima se comprueba porque este delito no fue imputado a los comandantes en su juicio. Se trata el detalle en el Cap√≠tulo 11 y en el Documento 6 de la p√¡gina web. Con esa propaganda y el uso de ‚Äúacci√≥n psicol√≥gica‚ÄĚ, ocultaban que la naturaleza del confl icto era la ‚ÄúGuerra Revolucionaria‚ÄĚ iniciada por ellos e incentivada y apoyada por la Cuba comunista de Fidel Castro al servicio de la URSS. (Ver libro Fue Cuba de Juan B Yofre; Ed. Sudamericana, 2014).

Para cumplir con su objetivo faccioso crearon organizaciones con nombres que ocultaban sus fines de toma del Poder, presentando el ‚Äúconflicto armado interno‚ÄĚ iniciado por ellos como el accionar de j√≥venes altruistas que se defend√≠an de la cruenta persecuci√≥n de que eran objeto por una ‚Äúdictadura militar sangrienta‚ÄĚ, omitiendo expresamente que el 70% de los grandes ataques, atentados y asesinatos los cometieron ellos durante los gobiernos constitucionales de Juan D. Per√≥n y Mar√≠a Estela Mart√≠nez. (1973 -1976).

Así crearon en el extranjero:

‚ÄĘ La ‚ÄúComisi√≥n Argentina por los DDHH‚ÄĚ (CADHU) en Francia y Espa√Īa.

‚ÄĘ La ‚ÄúComisi√≥n de Solidaridad de Familiares de presos, muertos y

desaparecidos en Argentina‚ÄĚ (COSOFAM), en M√©jico, Espa√Īa, Inglaterra,

Francia, Italia, Holanda y Bélgica.

‚ÄĘ El ‚ÄúComit√© de Solidaridad Para Argentina‚ÄĚ (COSPA) en M√©jico.

‚ÄĘ El ‚ÄúComit√© Argentino de Informaci√≥n y Solidaridad‚ÄĚ (CAIS) en Francia

‚ÄĘ El ‚ÄúComit√© Argentino de Solidaridad‚ÄĚ (CAS) en B√©lgica.

‚ÄĘ Otros.

Su finalidad inicial, a fines de la d√©cada del 70, era lograr que el Estado Argentino suspendiera el uso del poder militar sobre las organizaciones terroristas subversivas y utilizara las leyes de tiempo de paz como en Italia, Alemania y Espa√Īa.

Recordamos que a diferencia de esas naciones las organizaciones de nuestro pa√≠s ten√≠an ej√©rcitos propios en expansi√≥n, una log√≠stica importante con f√¡bricas propias de armamento y explosivos, con un dispositivo nacional que cubr√≠a todo el territorio argentino (equivalente en superficie a la totalidad de los pa√≠ses de Europa) con alrededor de 25.000 militantes con capacidad para colaborar y/o actuar con su pol√≠tica armada en un frente rural y varios urbanos, lo que configuraba para el Estado Nacional un grave peligro a corto plazo, que difer√≠a en forma manifiesta con el escaso desarrollo y peligrosidad de los grupos terroristas europeos.

Ante el fracaso de su estrategia armada, ya hab√≠an cambiado de ide√≥logos (del Che Guevara y Mao por Gramsci) y se dedicaron a desprestigiar al gobierno y preparar el mediano y largo plazo mediante la politizaci√≥n y uso unilateral de los ‚Äúderechos humanos‚ÄĚ, con la premisa de negar sistem√¡ticamente la existencia de una guerra interna, que hab√≠an asumido antes como propia y revolucionaria, para victimizarse ante los pr√≥ximos gobiernos constitucionales, obteniendo reconocimiento y dinero en base al gran error cometido por los gobiernos militares de producir desapariciones que en verdad encubr√≠an defunciones en la mayor√≠a de los casos. Esa campa√Īa efectuada fuera del contexto real de lo que sucedi√≥, fue incrementada con el advenimiento del gobierno constitucional radical (Alfons√≠n) preso de sus promesas e influido por dos juristas y un reconocido periodista proclives a la intenci√≥n estrat√©gica de Gran Breta√Īa de debilitar al m√¡ximo las FFAA argentinas (luego de Malvinas) y con la anuencia de los partidos pol√≠ticos que luego de clamar para que las FFAA se hicieran cargo del pa√≠s y eliminaran la subversi√≥n terrorista, entonces estaban apurados para que se les devolviera cuanto antes y para siempre el Poder del Estado, sin preocuparse por la defensa nacional, a la que contribuyeron a debilitar cada vez m√¡s.

El mayor √©nfasis de su propaganda, fue puesto en ideas-fuerza para desinformar a la opini√≥n p√ļblica nacional e internacional, instalando en la psiquis colectiva dos versiones:

La primera: que el gobierno de facto en 1976 fue el que comenzó la guerra mediante la represión indiscriminada, vulnerando en la misma todos los derechos humanos (por intrínseca maldad o para establecer un sistema socio-económico contrario a los intereses nacionales).

La segunda: que los muertos y desaparecidos eran 30.000 y que fueron v√≠ctimas de esa ‚Äúrepresi√≥n indiscriminada‚ÄĚ, ya que en su mayor√≠a no eran militantes de las organizaciones subversivas terroristas, sino trabajadores, estudiantes y profesionales dedicados a sus tareas que, eventualmente, disent√≠an pol√≠ticamente con el gobierno de una ‚Äúatroz dictadura militar‚ÄĚ.

Es necesario que el lector comprenda algunas t√©cnicas relativas a la ‚Äúdesinformaci√≥n‚ÄĚ y para ello transcribimos algunas acertadas expresiones de Richard Field, periodista brit√¡nico:

‚ÄúLa primera t√©cnica de los profesionales de la Desinformaci√≥n consiste en crear, en el mundo exterior al drama, unas asociaciones y comit√©s ‚Äúde apoyo‚ÄĚ, ‚Äúde solidaridad‚ÄĚ, ‚Äúde derechos humanos‚ÄĚ y luego, a trav√©s de ellos, difundir mundialmente una informaci√≥n falsa mediante una manipulaci√≥n h√¡bil u omisiones deliberadas‚ÄĚ.

‚ÄúLa segunda es mantener en la opini√≥n extranjera la idea de que la subversi√≥n no existe; que no es m√¡s que una invenci√≥n de fuerzas oscuras, retr√≥gradas, militaristas, a fin de justificar su poder y por consiguiente sus ‚Äúrepresiones‚Ä̂Ķ

Otra muestra ‚Äú‚ĶHacia mediados de setiembre de 1977, un an√¡lisis retrospectivo de los meses transcurridos en Argentina, desde marzo de 1976, es difundido mundialmente por la agencia ‚ÄúAssociated Press‚ÄĚ, bajo la firma de un tal Rodolfo Chardy, quien afirm√≥, entre unos hechos comprobados, que el general Videla hab√≠a tomado el poder el 24 de marzo durante un punch sangriento‚Ķ‚ÄĚ. Evidente mentira que desnudaba su posici√≥n pol√≠tica, ya que ni siquiera ley√≥ los diarios o vio la TV. A juzgar por los resultados, hasta aqu√≠ su pol√≠tica de desinformaci√≥n, apoyada totalmente por el gobierno de los Kirchner, ex simpatizantes de Montoneros, muy preocupados en distraer al pa√≠s con los derechos humanos mientras comet√≠an grandes irregularidades en beneficio propio y de sus amigos, ha tenido un importante √©xito en el exterior e incluso en nuestro pa√≠s donde grandes falacias y mitos han quedado como ‚Äúverdades reveladas‚ÄĚ que a fuerza de ser repetidas por funcionarios, jueces, periodistas, escritores, dirigentes sociales y un sector de intelectuales militantes de la izquierda pol√≠tica, (no pocos que en su momento apoyaron el accionar de las FFAA e incluso participaron en la funci√≥n p√ļblica) son en este momento, dif√≠ciles de revertir en el corto plazo sin una campa√Īa de esclarecimiento gubernamental de dif√≠cil concreci√≥n por ahora.

Para tener √©xito en tal tarea, se deber√≠a disponer de un gobierno dispuesto a enfrentarse pol√≠ticamente con todos aquellos que se han benefi ciado durante tantos a√Īos y disponer medidas de correcci√≥n hist√≥rica del actual ‚Äúrelato oficial‚ÄĚ basadas en documentos y probanzas irrefutables por su equidad y contundencia. Por supuesto que la injusticia de juzgar a los militares y otras fuerzas subordinadas vulnerando los principios elementales del derecho jur√≠dico adem√¡s de sentenciar culpabilidades, en la mayor√≠a de los casos sin pruebas fehacientes luego de 30 √≥ 40 a√Īos, constituye una grav√≠sima injusticia que debe ser corregida cuanto antes. Posiblemente pasar√¡n a√Īos para que se logre persuadir a la opini√≥n p√ļblica de la verdad hist√≥rica que permita comprender lo sucedido en nuestro pa√≠s a partir de 1960 hasta nuestros d√≠as, donde los DDHH parcializados de los 70, siguen siendo una bandera partidaria que ning√ļn funcionario se anima a cuestionar por ignorancia o por no ser pol√≠ticamente correcto‚ÄĚ.

Los medios de comunicaci√≥n, que son formadores de opini√≥n, por ideolog√≠a, desconocimiento o mandato de sus propietarios, siguen repitiendo las cifras falsas que este libro va a rectificar con documentaci√≥n real al alcance de todos y ratificando que existen 1.094 muertos y 2.368 heridos producto de los asesinatos de las organizaciones armadas revolucionarias cuyos causahabientes son los √ļnicos que en el pa√≠s no han sido indemnizados, (ni tampoco los victimarios juzgados). No olvidemos que desde la agencia oficial de noticias (TELAM) muchos medios de TV abierta, radios y peri√≥dicos estuvieron durante 12 a√Īos en manos del gobierno de los Kirchner o de sus ‚Äúsocios y amigos‚ÄĚ, cuyos directivos militaron o simpatizaron con las organizaciones armadas clandestinas de los 60/70 y que adem√¡s, el resto de la prensa ha estado y est√¡ presionada por el gobierno que finaliza, al depender en gran parte su subsistencia de la mayor o menor pauta ofi cial (publicidad) que le entreguen. La prensa independiente, de poca circulaci√≥n y limitado alcance no est√¡ en capacidad de modificar la acci√≥n psicol√≥gica de la propaganda a√ļn vigente.

Tampoco es menor el trabajo que han efectuado desde las escuelas primarias y secundarias p√ļblicas para que los chicos internalicen desde esa temprana edad el ‚Äúrelato falso de nuestra historia reciente‚ÄĚ a fin de que quede en su inconsciente como una verdad revelada a defender en el futuro. En este caso creemos que s√≥lo los familiares podr√¡n ayudar a que los ni√Īos y j√≥venes descubran la verdad de esta historia. La mentira como arma psicol√≥gica ‚Äúnacional y popular‚ÄĚ La mentira como expresa el dicho popular ‚Äútiene patas cortas‚ÄĚ y s√≥lo resulta efectiva durante un tiempo mientras el Poder Ejecutivo logra imponerse a los otros poderes mediante el autoritarismo y el adoctrinamiento (hoy llamado relato) sumado al dominio de los medios de comunicaci√≥n y con el uso de ingentes fondos p√ļblicos destinados a propaganda y captaci√≥n de voluntades, en lugar de destinarlos para el crecimiento y desarrollo del pa√≠s.

En este campo de los derechos humanos y su relaci√≥n con la ‚Äúguerra revolucionara‚ÄĚ los ide√≥logos y miembros de las OPM tuvieron un doble ‚Äúviento de cola‚ÄĚ: primero porque Alfons√≠n y no Luder gan√≥ las elecciones de 1983 y segundo tambi√©n porque el ex gobernador y ex vicepresidente E. Duhalde ejerciendo el Poder Ejecutivo, por razones personales hizo lo imposible para que Menem que hab√≠a completado la ‚Äúpacificaci√≥n judicial‚ÄĚ no ganara las nuevas elecciones del 2003 impulsando y colocando como candidato triunfante al ignoto gobernador N√©stor Kirchner en el ‚Äúsill√≥n de Rivadavia‚ÄĚ.

Kirchner como ex JP se rode√≥ con aquellos ide√≥logos y ex miembros subversivos montoneros que llegaron al poder pol√≠tico del Estado desatando una persecuci√≥n judicial de los militares y miembros de otras fuerzas legales que sirvi√≥ al nuevo Presidente para sus planes de poder sobre la base de un ‚Äútoma y daca‚ÄĚ del Ejecutivo nacional con su esposa, en conjunci√≥n con la apropiaci√≥n de dineros p√ļblicos y empresas derivadas de una enorme corrupci√≥n de los funcionarios.

Su plan pol√≠tico era quedarse 20 a√Īos en el poder mediante la alternancia entre esposos pero fracas√≥ por su prematuro fallecimiento y qued√≥ en manos de su esposa sin lograr √©sta el dominio previsto del total de

los principales medios de comunicaci√≥n, para imponer ‚Äúel relato mendaz sobre los hechos del 70‚ÄĚ y la mentira sobre los √©xitos de su gesti√≥n administrativa con los penosos resultados morales, educativos, culturales, econ√≥micos y sociales que dejaron el pa√≠s al borde del colapso Su permanente uso como pantalla de los Derechos Humanos mediante la utilizaci√≥n de los dineros del Estado para comprometer a sus partidarios con un apoyo de recursos sin control, contradec√≠a por el otro los escasos recursos dedicados a las FFAA a las que afectaba en su moral y esp√≠ritu de cuerpo con la persecuci√≥n judicial de los cuadros que defendieron la Naci√≥n de la agresi√≥n armada marxista y del enemigo ingl√©s en Malvinas.

Su gobierno otorg√≥ presupuestos irrisorios a la Defensa Nacional en una √©poca en la cual, por la guerra internacional de Malvinas, necesitaba armamento, materiales y veh√≠culos adem√¡s del reemplazo de aviones, submarinos e infinidad de otros elementos, que por otro lado la situaci√≥n del pa√≠s favorec√≠a enormemente por los precios de las materias primas y productos del campo.

Pareciera que a pesar de llenarse la boca de nacionalismo, en los hechos se dej√≥ unas FFAA sin capacidad para reaccionar ante una agresi√≥n armada internacional con la intenci√≥n de dejar al pa√≠s indefenso por a√Īos, para benepl√¡cito de Gran Breta√Īa y otras naciones del mundo.

 

 

A LOS MIEMBROS

Con las cenizas calientes vuelve Nuestra Historia 70 y nace ARGENTINA IN√ČDITA. Nos satisface publicar y compartir. Creemos en una importante contribuci√≥n a la ‚ÄúMoral de la Naci√≥n‚ÄĚ. por cuanto de alguna manera y m√¡s para nuestras FFAA, nos ha hecho meditar much√≠simo en contribuir con la sociedad argentina.¬†

Las deducciones que puedan surgir en aquellos realmente preocupados por nuestra NACION, ser√¡n bienvenidos,¬† DIFUNDIR

 

 

DONDE COMPRAR LOS LIBROS

DISTRIBUIDORAS.

PROLIBRO.(Ciolfi Hnos). 4648.0553. Distribuye a CABA e interior del país.

LUONGO (DALSA). 4943. 9075. Idem anterior

NOTA: El que compre en una librería habitual debe decirle que encarguen el libro a una de las dos distribuidoras nombradas.

LIBRERIAS.

CÚSPIDE. 4126.5858. Con sucursales en CABA e interior del País.

DISTAL. 3220.9407. Con sucursales en CABA.

CIRCULO MILITAR. 4311.1071. Santa Fe 750

INSTITUTO DE PUBLICACIONES NAVALES. Florida 971. Galería Larreta, local 28

AGUSTIN LIBROS. 4543.9347. Palermo, Belgrano, Barrio Norte y Martinez (Pcia)

 

 

 

DIR.TEC Para la Difusi√≥n PENSAR EN NACI√ďN Globe.Red - PENSAR EN NACION Grupo