Inicio > Mis eListas > nuestra_historia_70 > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 125 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?00_ARGEN =?UTF-8?
014 ARGENTINA INED =?UTF-8?
015 ARGENTINA INED =?UTF-8?
B 016 ARGENTINA IN =?UTF-8?
B 017 ARGENTINA IN =?UTF-8?
 << 30 ant. | -- ---- >>
 
ARGENTINA INÉDITA
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1024     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuestra_historia_70] 011 ARGENTINA INEDITA - CREACION DE LA CONADEP . 1RA PARTE
Fecha:Jueves, 11 de Enero, 2018  07:22:18 (-0300)
Autor:=?UTF-8?Q?ARGENTINA_IN=C3=89DITA?= <nuestra.historia.70 @.....com>



 

‚Ä謆

‚Äč‚ÄčARGENTINA IN√ČDITA

¬†HISTORIA DE LA NACI√ďN - SUFRE TERGIVERSADA POR IDEOLOG√ćAS-¬† ¬†¬†¬† ¬†¬†¬†

¬†2017 UNA INVITACI√ďN A Levantar LA MIRADA COMO NACI√ďN AL FUTURO ¬†¬†

NUESTRA HISTORIA 70 - BOLETINES.

ARGENTINA IN√ČDITA¬† - G+

 

 

‚Äč


 

 

 




La Falta de Justicia es y sigue siendo la causa de todos los errores

 


‚Äč

 

CAP√ćTULO 8

CREACI√ďN DE LA CONADEP

 

PRIMERA PARTE

Inequidad en el trato sobre la responsabilidad política de

los gobiernos

 

El Decreto 187/83 publicado el 15 de diciembre de 1983, a 5 d√≠as de hacerse cargo de la presidencia el Dr Alfons√≠n, ten√≠a como precedente el Decreto 158/83 promulgado dos d√≠as antes (13 dic.) para ordenar el juzgamiento de los integrantes de las juntas militares por presuntos delitos cometidos a partir del 24 de marzo de 1976 y hasta el 10 de diciembre de 1983, (Ver Google: Nuestra historia 70, Bolet√≠n N¬ļ 99) como responsables de los hechos que se ordenan investigar mientras ejerc√≠an el poder pol√≠tico del Estado.

 

Nunca se dict√≥ norma alguna para investigar hechos similares producidos durante gobiernos constitucionales anteriores, teniendo en cuenta las responsabilidades pol√≠ticas del m√¡ximo nivel pol√≠tico del Estado, tanto en gobiernos de ‚Äújure‚ÄĚ como de ‚Äúfacto‚ÄĚ.

 

Las primeras organizaciones de Derechos Humanos. Hubo en nuestro pa√≠s algunas organizaciones de Derechos Humanos que fueron las pioneras en el tema, aunque varias de ellas defend√≠an solamente al sector pol√≠tico o ideol√≥gico que les interesaba y no cubr√≠an la defensa de los derechos humanos en amplitud tal como los caracteriza la ‚ÄúDeclaraci√≥n Universal de los Derechos Humanos‚ÄĚ aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948. En 1937 se fund√≥ ‚Äďcomo un ap√©ndice no publicitado del Partido Comunista‚Äď la ‚ÄúLiga Argentina por los Derechos del Hombre‚ÄĚ (LADH) para la defensa de los militantes de izquierda. En 1974 y ya relacionado con la etapa de la Guerra Fr√≠a y consecuentes conflictos pol√≠ticos y sociales, se cre√≥ el ‚ÄĚServicio de Paz y Justicia‚ÄĚ (SERPAJ) que dec√≠a unir los movimientos cristianos de liberaci√≥n con la no violencia. (Uno de sus fundadores fue Adolfo P√©rez Esquivel quien en 1980 fuera galardonado con el premio ‚ÄúNobel de la Paz‚ÄĚ). Una organizaci√≥n que tuvo gran importancia por el trabajo realizado ya que fue tomada como base para las denuncias que tom√≥ como suyas la ‚ÄúComisi√≥n Interamericana de los Derechos Humanos‚ÄĚ y que tambi√©n contribuy√≥ con la CONADEP fue la ‚ÄúAsamblea Permanente por los Derechos Humanos‚ÄĚ (APDH)1 fundada en 1975, durante el gobierno constitucional de Mar√≠a Estela Mart√≠nez, viuda de Per√≥n, para defender las v√≠ctimas (militantes de organizaciones armadas y figuras o ide√≥logos de la izquierda pol√≠tica) de la acci√≥n de la ‚ÄúTriple A‚ÄĚ, que en ese momento eran alrededor de 400.

 

Si bien la APDH, se dec√≠a de vocaci√≥n pol√≠tica abierta y pluralista, ten√≠a un importante n√ļcleo de funcionarios del Partido Comunista, adem√¡s de intelectuales y figuras de distintos partidos y credos religiosos. Por otra parte, en 1979 y debido a la resistencia de los integrantes que representaban a partidos pol√≠ticos para que la APDH se involucrara en el patrocinio jur√≠dico de las v√≠ctimas, se fund√≥ el ‚ÄúCentro de Estudios Legales y Sociales‚ÄĚ (CELS). Emilio Mignone. padre de una desaparecida ‚ÄďM√≥nica Mar√≠a Candelaria‚Äď fue el vicepresidente de la APDH y tambi√©n cofundador del CELS y su primer presidente.

 

Razones para crear una comisión especial (CONADEP). 

La creaci√≥n de la CONADEP, (una comisi√≥n especial, anticonstitucional de hecho por estar expl√≠citamente prohibida por la CN en su art√≠culo 18) tuvo su origen en el problema que le planteaban a Alfons√≠n las organizaciones de familiares de v√≠ctimas y ONGs de ‚Äúderechos humanos‚ÄĚ adem√¡s de los abogados de la izquierda radicalizada que defend√≠an a los subversivos terroristas y que lo presionaban para que formara una comisi√≥n bicameral en el Congreso de la Naci√≥n para investigar la desaparici√≥n de personas. El Presidente, conociendo que su partido no ten√≠a la mayor√≠a para imponerlo (el Partido Justicialista ten√≠a una postura contraria) decidi√≥ crear una comisi√≥n especial para cumplir con las promesas efectuadas durante su candidatura eliminando as√≠ esa presi√≥n pol√≠tica de sectores de comportamiento muy problem√¡tico.

 

Para ello, el Dr. Alfonsín emitió el Decreto 187/83 del 15 de diciembre, cuya finalidad era la de crear una comisión para identificar y localizar a los desaparecidos. Esta resolución fue inicialmente criticada por las

‚ÄúMadres de Plaza de Mayo‚ÄĚ por lo anteriormente expuesto, pero posteriormente aceptada por las mismas.

1 Graciela Fern√¡ndez Meijide. La historia √≠ntima de los derechos humanos en la Argentina. Ed Sudamericana, 2009.

2 Ibidem. ‚Äú‚Ķtoda la investigaci√≥n llevada a cabo durante esos a√Īos sirvi√≥ de base para el informe producido por la CONADEP, durante el gobierno democr√¡tico de Alfons√≠n‚ÄĚ (p√¡g. 57)

3 Sólo se ocuparon de defender a los militantes de las organizaciones armadas ilegales de las décadas del 60/70.

 

Dicho decreto, en su parte resolutiva expresaba en sus principales aspectos:

(…)

Art. 2 - Ser√¡n funciones espec√≠ficas y taxativas de la Comisi√≥n las siguientes:

a) recibir denuncias y pruebas sobre aquellos hechos y remitirlas inmediatamente a la justicia si ellas est√¡n relacionadas con la presunta comisi√≥n de delitos.

b) averiguar el destino o paradero de las personas desaparecidas, como así también toda otra circunstancia relacionada con su localización.

c) determinar la ubicaci√≥n de ni√Īos sustra√≠dos a la tutela de sus padres o guardadores a ra√≠z de acciones emprendidas con el motivo alegado de reprimir al terrorismo, y dar intervenci√≥n en su caso a los organismos y tribunales de protecci√≥n de menores.

d) denunciar a la justicia cualquier intento de ocultamiento, sustracción, o destrucción de elementos probatorios relacionados con los hechos que se pretende esclarecer.

e) emitir un informe fi nal, con una explicación detallada de los hechos investigados, a los ciento ochenta (180) días a partir de su constitución.

 

La Comisi√≥n no podr√¡ emitir juicio sobre hechos y circunstancias que constituyen materia exclusiva del Poder Judicial.

Art 3 - La Comisi√≥n podr√¡ requerir a todos los funcionarios del Poder Ejecutivo nacional, de sus organismos dependientes, de entidades aut√¡rquicas y de las fuerzas armadas y de seguridad que le brinden informes, datos y documentos, como asimismo que le permitan el acceso a los lugares que la Comisi√≥n disponga visitar a los fines de su cometido. Los funcionarios y organismos est√¡n obligados a proveer esos informes, datos y documentos y a facilitar el acceso pedido.0

…

Art 10

Por su parte, nuestra Constituci√≥n Nacional (CN) establece en su Art. 18: ‚ÄúNing√ļn habitante de la Naci√≥n puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales o sacado de los jueces designados por ley antes del hecho de la causa. ‚ĶAdem√¡s, el Art. 28 de la misma norma ratifi ca lo expuesto, diciendo: Los principios, garant√≠as y derechos reconocidos en los anteriores art√≠culos, no podr√¡n ser alterados por las leyes que reglamenten su ejercicio.

 

Si analizamos las atribuciones conferidas por el Decreto 187/83 surge que la CONADEP era una ‚Äúcomisi√≥n especial‚Äú con poder de investigaci√≥n sobre hechos que constitu√≠an delitos, que debieron ser ‚Äúinstruidos‚ÄĚ (primera parte del juzgamiento: investigaci√≥n, recolecci√≥n de pruebas, constataci√≥n de identidades de los presuntos desaparecidos, etc.) por el √≥rgano judicial competente y no por personas ajenas al √¡mbito, carentes de competencia y experiencia en tal sentido y muchas, con evidentes intereses personales o de facci√≥n.

 

El maestro Dr Miguel A. Ekemekdjian en su Tratado de Derecho Constitucional, Tomo I, Ed. Depalma, dice: El concepto cl√¡sico de comisiones especiales se halla en los antecedentes hist√≥ricos tanto nacionales como extranjeros y denota aquellos organismos ‚Äúad hoc‚ÄĚ creados ‚Äúex post facto‚ÄĚ, que no tienen un m√≠nimo de margen de independencia frente al gobernante que los cre√≥ y cuya finalidad investigativa o punitiva -m√¡s o menos encubierta est√¡ prenunciada a√ļn antes de sustanciarse la causa o investigarse el hecho. (Lo resaltado es nuestro). Y como si esta aseveraci√≥n fuera poco, los integrantes de la comisi√≥n en cuesti√≥n no ten√≠an ‚Äďen su casi totalidad‚Äď la idoneidad necesaria (conocimiento espec√≠fico, independencia pol√≠tica, ideol√≥gica o emocional, objetividad, etc.) que exigen las leyes para su cometido.

 

Es decir, que la resoluci√≥n adoptada por el Presidente nac√≠a con intencionalidad pol√≠tica, al margen del Derecho Nacional para cumplir promesas de campa√Īa, sin medir las consecuencias institucionales que posteriormente se derivar√≠an de este error de procedimientos ya que, como se demostrar√¡ m√¡s adelante, ser√¡ el inicio de una campa√Īa con gran cantidad de falsedades utilizada adem√¡s para actos de corrupci√≥n de abogados, familiares y funcionarios.

 

En el Anexo 1 del decreto arriba mencionado se determinaron los integrantes de la mencionada ‚ÄúComisi√≥n Nacional sobre la Desaparici√≥n de Personas‚ÄĚ (CONADEP) que fueron:

1. Colombres, Ricardo

2. Favaloro, René

3. Fern√¡ndez Long, Hilario

4. Gattinoni, Carlos

5. Klimovsky, Gregorio

6. Meyer, Marshall

7. De Nevares, Jaime F.

8. Rabossi, Eduardo

9. Ruiz Gui√Īaz√ļ, Magdalena

10. S√¡bato, Ernesto

Los seis (6) miembros restantes deb√≠an ser designados por las C√¡maras del Congreso de la Naci√≥n. La de Diputados design√≥ a los legisladores: L√≥pez Santiago Marcelino; Piucill Hugo Di√≥genes y Huarte Horacio Hugo.

La C√¡mara de Senadores, dominada por el PJ, nunca design√≥ los miembros pertinentes. Ernesto S√¡bato, el 29 de diciembre de 1983, fue elegido presidente de la Comisi√≥n. Fueron creados 5 departamentos (tambi√©n llamados secretar√≠as) para tratar los diferentes aspectos de trabajo bajo la responsabilidad de la Comisi√≥n:

1. Declaraciones (denuncias), a cargo de Graciela Fern√¡ndez Meijide.

2. Documentación y Proceso de información, a cargo de Daniel Salvador.

3. Procedimientos, responsabilidad de Ra√ļl Arag√≥n.

4. Asuntos Legales, responsabilidad de Alberto Mansur.

5. Departamento Administrativo, a cargo de Leopoldo Silgueira.

 

B√¡sicamente la comisi√≥n deb√≠a investigar y esclarecer las detenciones y desapariciones suscitadas. Es decir, deb√≠a averiguar el destino y paradero de esas v√≠ctimas y determinar qu√© fue lo que ocurri√≥ con ellas. Por el car√¡cter y funci√≥n que deb√≠a desempe√Īar esta comisi√≥n, era de esperar que la misma fuera integrada por personalidades de esp√≠ritu humanista, pluralista, desideologizado y por sobre todo imparcial.

 

Sin embargo el presidente de la CONADEP fue Ernesto S√¡bato de profesi√≥n escritor (muy reconocido por dos novelas muy difundidas). Sus colegas relatan que a los 30 a√Īos, siendo docente en la Universidad Nacional de La Plata, era un activista a ultranza que aprovechaba su c√¡tedra para realizar proselitismo para el Partido Comunista y en defensa de la sangrienta tiran√≠a stalinista. Era rutina que iniciara sus clases leyendo el editorial del peri√≥dico Nuestra Palabra, vocero oficial del Partido Comunista Argentino a sus alumnos, sobre los que volcaba en forma sistem√¡tica su odio por las religiones, tanto cat√≥lica como jud√≠a.

 

S√¡bato se manifest√≥ siempre como un hombre antidemocr√¡tico. Apoy√≥ todos los golpes de Estado comenzando por el de 1955 y finalizando en el del 24 de marzo de 1976. Mantuvo excelentes relaciones personales con los jefes revolucionarios y hab√≠a expresado p√ļblicamente su desprecio por una instituci√≥n republicana como el Parlamento.

 

Hilario Fern√¡ndez Long, otro integrante de la comisi√≥n, ex rector de la Universidad de Buenos Aires ‚ÄďUBA‚Äď y Graciela Fern√¡ndez Meijide (designada ‚ÄúSecretaria de recepci√≥n de denuncias‚ÄĚ) eran padres de militantes montoneros desaparecidos. Esa pesada desgracia no contribu√≠a naturalmente a brindarles la imparcialidad y estabilidad emocional para desempe√Īarse en los roles previstos, m√¡s a√ļn, estar√≠an comprendidos en lo que se denomina ‚Äúgenerales de la ley‚ÄĚ.

 

El rabino Marshall Meyer, adem√¡s de su condici√≥n de extranjero, agregaba una sentencia fi rme por ‚Äúcorrupci√≥n de menores‚ÄĚ (a√Īo 1971, Causa 26.176, Juzgado Correccional de Capital Federal) que le vali√≥ entonces la separaci√≥n de su cargo por el Consejo Rab√≠nico y su expulsi√≥n de las asociaciones de la comunidad jud√≠a: DAIA, AMIA y OSA, por ‚Äúcorrupci√≥n moral de sus alumnos y homosexual‚ÄĚ.

 

El obispo Jaime de Nevares fue un ferviente adherente al Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo desde sus comienzos. Cobij√≥ en su jurisdicci√≥n a sacerdotes de esa tendencia que propiciaban m√©todos violentos y simpatizaban con las organizaciones terroristas. Tal el caso de Fray Puigjan√© militante del ‚ÄúMovimiento todos por la Patria‚ÄĚ liderado por el terrorista Enrique Gorriar√¡n Merlo del PRT-ERP, que unos a√Īos despu√©s atacara, en plena democracia, el Regimiento 3 de Infanter√≠a Mecanizado sito en La Tablada, Prov. de Bs. As. De Nevares siete a√Īos despu√©s de ocurrida la muerte en un accidente de monse√Īor Angelelli (Ver Google www. nuestra_historia_70.com.ar Bolet√≠n Nro 49) realiz√≥ una falsa denuncia del asesinato del citado obispo, la que fue desvirtuada y rechazada por la C√¡mara Federal de C√≥rdoba aunque no hace mucho tiempo fue nuevamente revalorada para ser utilizada en los juicios de lesa humanidad sobre la base de descripciones falsas del hecho.

Vale aclarar que el eximio m√©dico cirujano Dr. Ren√© Favaloro, hombre √≠ntegro, a poco de andar, no vacil√≥ en renunciar a la misma alegando que √©sta padec√≠a de: ‚ÄúFalta de √©tica y de objetividad‚ÄĚ. Seg√ļn Carlos Penelas, su amigo y colaborador por muchos a√Īos en distintos cargos jer√¡rquicos de la ‚ÄúFundaci√≥n Favaloro‚ÄĚ, en un ensayo biogr√¡fico del a√Īo 2003 titulado Diario interior de Ren√© Favaloro, entre otras cosas dec√≠a:

Fue uno de los elegidos y a quien el doctor Favaloro ley√≥ en privado su carta (de renuncia) donde manifestaba profundo desacuerdo, ya que su deseo como miembro de la CONADEP, era investigar las desapariciones, los secuestros y las torturas, no desde 1976, sino a partir de 1973, pues entend√≠a que la triple A, el gobierno peronista y, en particular su cara visible ‚ÄďJos√© L√≥pez Rega secretario privado de Per√≥n‚Äď fueron el anticipo, el globo de ensayo de la tragedia‚Ķ Me pregunto, una vez m√¡s, c√≥mo todo cae en el olvido. No deja de ser sospechoso el vac√≠o anterior y la memoria actual.

 

Y razones sobre la falta de √©tica y objetividad no le faltaban razones al Dr Favaloro, ya que el informe Nunca M√¡s resultante, incurri√≥ en otros desprop√≥sitos tales como sostener infundadamente que los desaparecidos no eran miembros de organizaciones armadas revolucionarias sino ‚Äúadolescentes sensibles‚ÄĚ, ‚Äúj√≥venes idealistas‚ÄĚ o ‚Äúpol√≠ticos disidentes‚ÄĚ, afirmando que‚Ķ todos ca√≠an en la redada: dirigentes sindicales que luchaban por una simple mejora de salario, muchachos que hab√≠an sido miembros de un centro de estudiantes, periodistas que no eran adictos a la dictadura, psic√≥logos y soci√≥logos por pertenecer a profesiones sospechosas, j√≥venes pacifistas, monjas y sacerdotes que hab√≠an llevado la ense√Īanza de Cristo a barriadas miserables. Y amigos de cualquiera de ellos, y amigos de esos amigos (‚Ķ). Todas estas falsas generalidades y aseveraciones son puestas al descubierto en los antecedentes fundamentados obtenidos que figuran en las p√¡gina web complementaria de este libro.

Mucho m√¡s grave ‚Äďen cuanto a objetividad, conocimiento del contenido y an√¡lisis de la denuncias‚Äď fue la conformaci√≥n de los niveles inferiores de la comisi√≥n creada por decreto dado que la composici√≥n de la estructura organizativa de la CONADEP al m√¡ximo nivel no pose√≠a un equilibrio pol√≠tico ni ideol√≥gico que facilitara una tarea objetiva, sin prejuicios. En realidad debieron perseguir un objetivo m√¡s amplio que el establecido por Alfons√≠n, el cual debi√≥ tener como finalidad, m√¡s all√¡ de los desaparecidos (y muertos) el conocer la verdad de lo qu√© pas√≥, porqu√© pas√≥ y cu√¡les fueron los or√≠genes de la violencia armada, como marco de la tarea a realizar. Evidentemente los que rodeaban al presidente no ten√≠an la menor intenci√≥n de sacar a luz esas verdades, s√≥lo les interesaba denostar a las fuerzas del Estado, sacar beneficios para los suyos y completar el plan de venganza.

 

En cuanto a su ubicaci√≥n f√≠sica se les cedi√≥ el segundo piso del teatro San Mart√≠n ubicado en el centro comercial de la Capital Federal, sobre la avenida Corrientes y adem√¡s de proveerles muebles y elementos necesarios para su trabajo, se les asign√≥ personal de la municipalidad de la ciudad como auxiliares y otras tareas que poco a poco fueron abandonando. En general las personas nombradas, no ten√≠an un entrenamiento adecuado y en su mayor√≠a no ten√≠an posibilidades de dedicarle mucho de su tiempo a esta comisi√≥n.

 

Al poco tiempo los segundos niveles fueron sumando personal ideológicamente comprometidos con las presuntas víctimas y sus familiares, al margen de promesas de dinero por litigar a futuro por las desapariciones. Varios de ellos eran jóvenes abogados comprometidos con la causa y familiares de militantes desaparecidos que, precisamente no tenían como meta la objetividad de los relatos, sino por el contrario, buscaron multiplicar las denuncias.

 

Dice Emilio Crenzel, un soci√≥logo e investigador del Conicet, en su libro La historia pol√≠tica del Nunca M√¡s, Ed. Siglo XXI, p√¡gina 184: ‚ĶAl analizar el desarrollo de la investigaci√≥n de la CONADEP, se demostr√≥ que esta Comisi√≥n fue constituyendo a lo largo de su tarea una alianza t√¡cita con la mayor√≠a de los organismos de derechos humanos, que se verific√≥ en la integraci√≥n de los dirigentes de varias de estas entidades en la conducci√≥n nacional de esta Comisi√≥n y en sus delegaciones provinciales, en la participaci√≥n de sus militantes en sus secretarias, en tareas profesionales de apoyo, como la recepci√≥n y recolecci√≥n de denuncias, en la cesi√≥n de los acervos documentales de los organismos y en el aporte de su experiencia para orientar la investigaci√≥n‚Ķ

 

A la vez, la CONADEP les otorg√≥ a los organismos, a los familiares y a los sobrevivientes una potestad in√©dita al permitirles acceder a la documentaci√≥n que iba atesorando; ‚Ķal otorgarles autoridad, en el plano jur√≠dico y pol√≠tico, para determinar el destino de sus testimonios; ‚Ķy tambi√©n al invitarlos a intervenir en la redacci√≥n de las recomendaciones fi nales del informe. (Lo resaltado es nuestro). Esta situaci√≥n de complicidad con la ‚Äúcausa‚ÄĚ de los desaparecidos fue la principal responsable de que las Secretar√≠as de Derechos Humanos nacional y provinciales, luego de los juicios a los comandantes miembros de las Juntas Militares no permitieran a nadie el acceso a la documentaci√≥n de las denuncias a la CONADEP y mucho menos, posteriormente, a los pagos de indemnizaciones que otorg√≥ la Ley 24.411 a los desaparecidos y muertos.

 

Por otra parte, si bien el informe final Nunca m√¡s se encarg√≥ de llamar a los desaparecidos bajo el tierno apodo de ‚Äúadolescentes sensibles‚ÄĚ, esta afirmaci√≥n fue desmentida y contradicha por el mism√≠simo Mario Firmenich, m√¡ximo l√≠der de Montoneros, qui√©n expres√≥ al periodista Jes√ļs Quinteros las siguientes palabras publicadas el 17 de marzo de 1991: Habr√¡ alguno que otro desaparecido que no ten√≠a nada que ver, pero la inmensa mayor√≠a eran militantes y la inmensa mayor√≠a eran montoneros. A mi me hubiera molestado much√≠simo que mi muerte fuera utilizada en el sentido de que un pobrecito dirigente fue llevado a la muerte. Hombres capaces de elegir su vida y de dejar posibilidades laborales, intelectuales,

lo han hecho con conciencia, con pasión, con sacrificio, con patriotismo, con amor al prójimo y todo eso se transformó en una estupidez. No hay derecho.

 

Sobre la representatividad de la comisi√≥n nombrada, fue significativo que no hubiera en la CONADEP ning√ļn representante del Partido Justicialista, partido que constitu√≠a mayor√≠a en la C√¡mara de Senadores cuya raz√≥n era la de no compartir la creaci√≥n de esa comisi√≥n anticonstitucional y parcializada. Al margen de los cuestionamientos ya expresados y existiendo 1.147 desaparecidos y muertos, seg√ļn las denuncias citadas en los Anexos del Nunca M√¡s de 1984 y de 2006, con anterioridad al 24 de marzo de 1976 que abarcaban desde 1966 hasta los gobiernos constitucionales de C√¡mpora, Lastiri, Per√≥n y Mar√≠a Mart√≠nez de Per√≥n, no se entiende por qu√© el Dr. Alfons√≠n no previ√≥ enjuiciar como responsables del m√¡ximo nivel nacional, en el mismo marco de lucha contra el terrorismo, a esos gobiernos como lo hizo con los miembros del gobierno de facto a los que le imputaba similares cr√≠menes. ¬¿Ser√≠a porque los responsables a nivel nacional de esas desapariciones eran dirigentes pol√≠ticos y no militares? o ¬¿Porque esos desaparecidos no eran iguales ante la ley, respecto a los desaparecidos a partir de 24 de marzo de 1976, seg√ļn establece la CN en su Art 16?... Preguntas sin respuestas.

 

Hasta hoy ning√ļn gobierno constitucional, a partir de 1983, ha dado una respuesta adecuada a esta grave omisi√≥n ratificada expresamente por el presidente Alfons√≠n al ordenar en los decretos de juzgamiento exclusivamente a los miembros de las Juntas Militares y a 7 (siete) l√≠deres terroristas subversivos as√≠ como que se analizaran los hechos s√≥lo a partir del 24 de marzo de 1976 cuando con anterioridad a esa fecha

 

4 Ver explicaci√≥n detallada sobre esta denominaci√≥n en el libro Los mitos setentistas de Agust√≠n Laje Arrigoni, p√¡g. 52. ya hab√≠an desaparecidos, m√¡s de 450 asesinados por la Triple A y otras organizaciones paramilitares de derecha y otra cantidad mayor de asesinatos cometidos por los terroristas. Ver In Memoriam tercer tomo, Ed. C√≠rculo Militar 2000, p√¡ginas 577 a 600.

 

 

 

A LOS MIEMBROS

Con las cenizas calientes vuelve Nuestra Historia 70 y nace ARGENTINA IN√ČDITA. Nos satisface publicar y compartir. Creemos en una importante contribuci√≥n a la ‚ÄúMoral de la Naci√≥n‚ÄĚ. por cuanto de alguna manera y m√¡s para nuestras FFAA, nos ha hecho meditar much√≠simo en contribuir con la sociedad argentina.

 

Las deducciones que puedan surgir en aquellos realmente preocupados por nuestra NACION, ser√¡n bienvenidos,¬† DIFUNDIR

 

 

DONDE COMPRAR LOS LIBROS

 

DISTRIBUIDORAS.

PROLIBRO.(Ciolfi Hnos). 4648.0553. Distribuye a CABA e interior del país.

LUONGO (DALSA). 4943. 9075. Idem anterior

NOTA: El que compre en una librería habitual debe decirle que encarguen el libro a una de las dos distribuidoras nombradas.

 

LIBRERIAS.

CÚSPIDE. 4126.5858. Con sucursales en CABA e interior del País.

DISTAL. 3220.9407. Con sucursales en CABA.

CIRCULO MILITAR. 4311.1071. Santa Fe 750

INSTITUTO DE PUBLICACIONES NAVALES. Florida 971. Galería Larreta, local 28

AGUSTIN LIBROS. 4543.9347. Palermo, Belgrano, Barrio Norte y Martinez (Pcia)

 

Libro Al Gran Fraude Argentino ¬¡ Salud !

Principio del formulario

$280

Paga en hasta 12 cuotas

M√¡s opciones

Envíos a todo el país por Mercado Libre.

Conoce los tiempos y las formas de envío.


‚Äč
COMPRAR

Compra Protegida, recibe el producto que esperabas o te devolvemos tu dinero.

Final del formulario


CONSULTAR

 

 

 

 

DIR.TEC Para la Difusi√≥n PENSAR EN NACI√ďN Globe.Red - PENSAR EN NACION Grupo