Inicio > Mis eListas > nuestra_historia_70 > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 125 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?00_ARGEN =?UTF-8?
014 ARGENTINA INED =?UTF-8?
015 ARGENTINA INED =?UTF-8?
B 016 ARGENTINA IN =?UTF-8?
B 017 ARGENTINA IN =?UTF-8?
 << 30 ant. | -- ---- >>
 
ARGENTINA INÉDITA
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1026     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[nuestra_historia_70] 013 ARGENTINA INEDITA - LA MILITANCIA DE LOS PRESUNTOS DESAPARECIDOS
Fecha:Lunes, 26 de Febrero, 2018  07:46:34 (-0300)
Autor:=?UTF-8?Q?ARGENTINA_IN=C3=89DITA?= <nuestra.historia.70 @.....com>


 

 
‚Äč

‚Äč‚ÄčARGENTINA IN√ČDITA

¬†HISTORIA DE LA NACI√ďN - SUFRE TERGIVERSADA POR IDEOLOG√ćAS-¬† ¬†¬†¬† ¬†¬†¬†

¬†2017 UNA INVITACI√ďN A Levantar LA MIRADA COMO NACI√ďN AL FUTURO ¬†¬†

NUESTRA HISTORIA 70 - BOLETINES.

ARGENTINA IN√ČDITA¬† - G+¬†

LA MILITANCIA DE LOS PRESUNTOS DESAPARECIDOS

 

 

 


 


 

‚Ä謆

VIDEO - Entrevista acerca del Libro


‚Äč

LOS TRAIDORES de Carlos Manuel Acu√Īa

 

 

. CAP√ćTULO 8


DE LOS PRESUNTOS DESAPARECIDOS

 

La militancia de los presuntos desaparecidos

Con excepci√≥n de aquellos miembros de las organizaciones terroristas subversivas conocidos p√ļblicamente debido a sus responsabilidades de conducci√≥n o por haber realizado actos criminales que tomaron estado p√ļblico con su identificaci√≥n, en general la militancia de los presuntos desaparecidos en las mencionadas organizaciones no es conocida por la opini√≥n p√ļblica ya que normalmente sus familiares trataron de ocultar su pertenencia a una organizaci√≥n armada criminal y se refer√≠an a ellos como ‚Äúj√≥venes idealistas‚ÄĚ, ‚Äúj√≥venes que pensaban distinto‚ÄĚ o como dijera S√¡bato err√≥neamente en sus ‚Äúconclusiones‚ÄĚ del Informe Final de la CONADEP: ‚Ķno solamente se persigui√≥ a los miembros de organizaciones pol√≠ticas que practicaban actos de terrorismo. Se cuentan por millares las v√≠ctimas que jam√¡s tuvieron vinculaci√≥n alguna con tales actividades‚Ķ o simplemente por ser familiares, amigos o estar incluidos en la agenda de alguien considerado subversivo.

 

La contradicci√≥n entre esa afirmaci√≥n y lo expresado por la se√Īora Graciela Fern√¡ndez Meijide Secretaria de Denuncias de la CONADEP en su libro La historia √≠ntima de los Derechos Humanos en la Argentina (Ed.Sudamericana, 2009), quien al referirse a los denunciantes expresa textualmente: jam√¡s requer√≠amos a la familia la ideolog√≠a, ni la militancia pol√≠tica del afectado‚Ķ, muestra de inmediato la falacia del informe que, sin haberlo preguntado, pretend√≠a hacer aparecer a los presuntos desaparecidos como j√≥venes inocentes en lugar de militantes de organizaciones armadas ilegales que, por medio del terror y el enga√Īo de sus aspiraciones acerca de la democracia, quer√≠an instalar un gobierno marxista leninista al estilo del cubano.

 

La misma acotaci√≥n surge del mendaz y renombrado episodio de la ‚Äúnoche de los l√¡pices‚ÄĚ en relaci√≥n a sus protagonistas desaparecidos, ya que la informaci√≥n sobre la principal joven nombrada como inocente estudiante secundaria, Mar√≠a Claudia Falcone, fue desmentida por su hermano oficial montonero (√ļltimo ‚Äúsecretario de prensa de Montoneros, Ricardo Falcone) al expresar Mi hermana no era una chica ingenua que peleaba por el boleto estudiantil. Era una militante convencida‚Ķ nuestra casa fue una escuela de lucha‚Ķ Nadie nos us√≥ ni nadie nos pag√≥. ‚ĶNo fuimos perejiles como dice la pel√≠cula de H√©ctor Olivera‚Ķ En el departamento donde cay√≥ mi hermana se guardaba el arsenal de la UES de La Plata‚Ķ Mi hermana no era una Caperucita Roja a la que se trag√≥ el lobo‚Ķ era una militante revolucionaria‚Ķ‚ÄĚ (Montoneros los soldados de Menem ¬¿soldados de Duhalde?, Viviana Gorbato, Ed Sudamericana, 1999.

 

Adem√¡s, la propia inocencia en actividades criminales tambi√©n fue desmentida y contradicha por el mism√≠simo Mario E. Firmenich, m√¡ximo l√≠der de Montoneros, quien expres√≥ ‚Äďcomo ya se ha dicho‚Äď al periodista Jes√ļs Quinteros las siguientes palabras publicadas el 17/03/91. Habr√¡ alguno que otro desaparecido que no ten√≠a nada que ver, pero la inmensa mayor√≠a eran militantes y la inmensa mayor√≠a eran montoneros. A m√≠ me hubiera molestado much√≠simo que mi muerte fuera utilizada en el sentido de que un pobrecito dirigente fue llevado a la muerte. Hombres capaces de elegir su vida y de dejar posibilidades laborales, intelectuales, lo han hecho con conciencia, con pasi√≥n, con sacrificio, con patriotismo, con amor al pr√≥jimo y todo eso se transform√≥ en una estupidez. No hay derecho‚Ķ

 

Es evidente que al ‚Äúfirmar‚ÄĚ o aprobar las Conclusiones del Informe final de la CONADEP, publicado por la editorial EUDEBA con el t√≠tulo Nunca M√¡s, el escritor Ernesto S√¡bato no analiz√≥ en detalle lo que le hac√≠an

aprobar sus poco ecu√¡nimes colaboradores, ni pregunt√≥ sobre qu√© base se sacaban esas conclusiones, sin relaci√≥n causal con lo registrado durante muchas de las falsas denuncias.

 

Si bien toda desaparici√≥n forzada significa penalmente un delito al margen de las acciones que pudiera cometer el ‚Äúdesaparecido‚ÄĚ, el ocultar su militancia en una organizaci√≥n pol√≠tica armada ‚Äďcomo eran las reconocidas en la √©poca‚Äď contribuye mediante esa desinformaci√≥n de la realidad a afirmar el ‚Äúrelato hist√≥rico falaz‚ÄĚ iniciado a partir de 1974 en Europa por los enviados de Santucho en su calidad de Secretario General del PRT y Comandante del ERP para constituir el ‚Äú4to Pilar‚ÄĚ de la organizaci√≥n denominado: ‚Äúla solidaridad internacional‚ÄĚ.

 

Recordemos que tanto el genocidio como los delitos de lesa humanidad se cometen contra civiles no armados y que por eso, al ser derrotados militarmente se ‚Äúconvirtieron espont√¡neamente‚ÄĚ en no militantes de las organizaciones pol√≠tico militares que quer√≠an tomar el Poder por las armas, cobijados bajo el manto de inocencia que describ√≠a el pr√≥logo del Nunca M√¡s. Esa acci√≥n de propaganda se multiplic√≥ a partir de 1977 con la gran cantidad de ‚Äúescapados al exterior por su militancia pol√≠tica armada‚ÄĚ, m√¡s los detenidos a disposici√≥n del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) autorizados a salir del pa√≠s. As√≠ organizaron nuevas estructuras de ‚Äúderechos humanos‚ÄĚ en los principales pa√≠ses de Europa y Am√©rica Central y del Norte con un ‚Äúrelato‚ÄĚ totalmente unificado, dirigido por profesionales del derecho y militantes de las organizaciones, donde presentaban la situaci√≥n argentina como una persecuci√≥n a j√≥venes idealistas opositores donde los primeros s√≥lo pensaban distinto y los segundos ‚Äďlas fuerzas legales‚Äď fueran de gobiernos de ‚Äújure‚ÄĚ o de ‚Äúfacto‚ÄĚ eran criminales que los secuestraban, encarcelaban o asesinaban para defender a sus gobiernos y a un sistema econ√≥mico social injusto. Sus denuncias acusaban falazmente a los gobiernos como ‚Äúsocios del imperialismo internacional‚ÄĚ y de ‚Äúlos empresarios explotadores de la clase obrera‚ÄĚ.

 

Ese relato enga√Īoso, falso y novelado acerca de la naturaleza de la guerra desarrollada en nuestro territorio, se agigant√≥ a partir de la forma unilateral en que el gobierno constitucional que recibi√≥ el poder del gobierno militar de facto en 1983, trat√≥ las secuelas de la guerra interna iniciada en la d√©cada del 60. Hoy, a m√¡s de tres d√©cadas de los sucesos y con la falta de antecedentes que podr√≠an aportar las Fuerzas Legales por la orden de destruir todos los archivos antes de que asumieran las nuevas autoridades constitucionales, s√≥lo restan como fuentes de informaci√≥n:

 

‚ÄĘ Las de la Secretar√≠a de DDHH que registraron todas las denuncias de la CONADEP.

‚ÄĘ Las judiciales (en particular los archivos de la CAFEPE).

‚ÄĘ Las pol√≠ticas, de las sesiones del Congreso Nacional.

‚ÄĘ Los escritos por las OPM (Libros, revistas, diarios, partes de guerra y otros documentos).

‚ÄĘ Los peri√≥dicos de la √©poca, archivos f√≠lmicos y televisivos.

‚ÄĘ Los libros escritos por autores de distintas ideolog√≠as, incluyendo ex militantes.

‚ÄĘ Entrevistas con militantes, testigos, miembros de las fuerzas legales, etc.

‚ÄĘ Los documentos en poder de pa√≠ses extranjeros.

‚ÄĘ Los documentos en poder de la Iglesia Cat√≥lica.

‚ÄĘ Los documentos en poder de las ONG de derechos humanos.

‚ÄĘ Familiares y amigos de los insurrectos que conozcan su militancia.

 

Por ello, en los documentos que presentamos en nuestra P√¡gina Web con las referencias de distintos or√≠genes que incluyen las de las organizaciones de derechos humanos registrada en Google y en otros libros y documentos, se puede observar ‚Äďa pesar de la clandestinidad de sus miembros‚Äď que un importante n√ļmero de militantes org√¡nicos de las distintas organizaciones fi guran con su pertenencia en el listado del Anexo 1 de 1984 y los Anexos I y II con las modificaciones que la Secretar√≠a de DDHH de la Naci√≥n efectu√≥ en el 2006.

 

S√≥lo el tiempo y las decisiones de amistades personales y familiares podr√¡n permitir que se conozca con mayor exactitud la militancia de cada uno de los desaparecidos, ya que transcurrida una √©poca disminuir√¡n los intereses particulares, beneficios o perjuicios que evitan el secreto mantenido hasta el presente. Lo que podemos expresar por las evidencias hist√≥ricas es que los que condujeron la estrategia de las OPM luego de su exilio y derrota militar, tuvieron la inteligencia de explotar las condiciones pol√≠ticas que se dieron gracias al posterior triunfo del Dr. Alfons√≠n.

 

Este pol√≠tico gan√≥ la presidencia con una gran campa√Īa de acci√≥n psicol√≥gica montada por el publicista David Rato aprovechando su gran capacidad de oratoria y montada sobre el fracaso de la econom√≠a del pa√≠s, la derrota de Malvinas y la secuela de la guerra contra la subversi√≥n terrorista (los desaparecidos). Tambi√©n ayudaron en esa √©poca sus antecedentes como fundador en diciembre de 1975 de la Asamblea de los Derechos Humanos (APDH), el haber sido defensor de subversivos detenidos, entre ellos de Mario Roberto Santucho y su actuaci√≥n pol√≠tica de a√Īos como jefe del sector ‚ÄúRenovaci√≥n y cambio‚ÄĚ que hab√≠a conseguido hac√≠a poco la presidencia de la UCR.

 

A su frente en la carrera a la presidencia y como candidato del Partido Justicialista estaba el Dr. Italo Argentino Luder un destacado abogado constitucionalista y legislador que no ten√≠a carisma suficiente para liderar la opini√≥n p√ļblica en el momento que se viv√≠a. Entre las razones de su derrota, se ha mencionado su posici√≥n favorable a convalidar la ley N¬ļ 22.924 de ‚ÄúPacificaci√≥n Nacional‚ÄĚ (denunciada por Alfons√≠n como parte del ‚Äúpacto sindical-militar‚ÄĚ), y la quema de un ata√ļd y una corona de papel con los signos radicales por parte del sindicalista y pol√≠tico, candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Herminio Iglesias, durante el cierre de campa√Īa.

 

Con su victoria en las urnas y los primeros decretos firmados, Alfons√≠n logr√≥ transformar esa derrota militar de la subversi√≥n terrorista en el enfrentamiento armado de los 70, en una victoria pol√≠tica explotada hasta nuestros d√≠as. Para coadyuvar a esa estrategia de la subversi√≥n se deb√≠a minimizar todo lo que relacionaba a los desaparecidos con las OPM, haciendo pasar a esas v√≠ctimas como militantes sindicales, pol√≠ticos, sociales y estudiantiles, cuando no totalmente ajenos a una oposici√≥n violenta de manera tal de exhibirse como inocentes de todo crimen cometido por ‚Äúotros‚ÄĚ y aparecer como v√≠ctimas, producto de una persecuci√≥n irracional del Estado.

 

Tambi√©n deb√≠an alimentar ‚Äúla maldad‚ÄĚ de las fuerzas del Estado multiplicando por 4 √≥ 5 los n√ļmeros reales de desaparecidos y denunciando los tormentos reales o inventados e incrementados, para imputar a las fuerzas legales la realizaci√≥n de un genocidio y con ello el desprestigio internacional y la penalizaci√≥n judicial como venganza por su derrota. Estas denuncias falsas sobre tormentos, que muchos nunca habr√≠an sufrido, (Ver libro Los Traidores de Carlos Manuel Acu√Īa, Ed. Liber Liberat, 2012) ten√≠a como objetivo impactar en la opini√≥n p√ļblica que parec√≠a ignorar que la mayor vulneraci√≥n a los derechos humanos es el derecho a la vida que nadie respet√≥, ya que se trataba de una ‚Äúguerra‚ÄĚ no convencional.

 

Si bien todos los documentos de las OPM1 (revistas, panfletos, memor√¡ndum internos, partes de guerra, etc.) a partir de 1970 se refer√≠an a la 1 Ver en ‚Äúwww.ruinasdigitales.com‚ÄĚ las revistas editadas por las OPM en la d√©cada del 70. ‚Äúguerra revolucionaria‚ÄĚ por ellos emprendida para derrotar a las fuerzas armadas de la rep√ļblica y tomar el poder pol√≠tico, en esta segunda etapa que ubicamos a fines de 1977/1978 cuando estaban camino a la derrota, la estrategia fue ocultar la finalidad declarada en su apogeo y referirse siempre s√≥lo a los delitos cometidos por las fuerzas de Estado (secuestros, torturas, asesinatos, etc ) encuadr√¡ndolos dentro del c√≥digo penal y desconociendo que hab√≠an sido part√≠cipes principales de acciones armadas para tratar de derrotar a los gobiernos del pa√≠s, tanto de origen constitucional como de facto.

 

Tiempo despu√©s de haber obtenido en esta etapa, sus objetivos relativos a proporcionar una infinidad de beneficios e indemnizaciones a sus militantes y causahabientes y la obtenci√≥n de la caracterizaci√≥n de ‚Äúdelitos de lesa humanidad‚ÄĚ a quienes los derrotaron militarmente, los parientes de muertos y desaparecidos y los ex militantes vivos comenzaron a aceptar (en parte) su pertenencia a las organizaciones criminales con orgullo de ‚Äúh√©roes populares‚ÄĚ por haber combatido en ‚Äúdefensa de la democracia y de los pobres‚ÄĚ (como siempre proclamaron los Kirchner quienes luego de 12 a√Īos de crecimiento a ‚Äútasas chinas‚ÄĚ rodeados de funcionarios que fueron ex militantes de los 70, dejaron 30% de pobres y al pa√≠s sin reservas financieras, sin petr√≥leo ni gas y sin electricidad).

 

Esta situaci√≥n fue producto de una matriz de sustracci√≥n de los fondos p√ļblicos por parte de los funcionarios y amigos del Poder quienes acumularon fortunas personales incalculables enga√Īando al pueblo que dec√≠an defender al incrementar artificialmente el consumo sin pensar en el futuro de las pr√≥ximas generaciones. Y cuando hablamos del futuro, no nos referimos a los hijos y nietos de esos funcionarios y amigos del Poder, ya que ellos s√≠ podr√¡n vivir como ‚Äúreyes‚ÄĚ los pr√≥ximos cien a√Īos sin siquiera haber trabajado alguna vez en algo productivo.¬†

 

 

A LOS MIEMBROS

Con las cenizas calientes vuelve Nuestra Historia 70 y nace ARGENTINA IN√ČDITA. Nos satisface publicar y compartir. Creemos en una importante contribuci√≥n a la ‚ÄúMoral de la Naci√≥n‚ÄĚ. por cuanto de alguna manera y m√¡s para nuestras FFAA, nos ha hecho meditar much√≠simo en contribuir con la sociedad argentina.

 

Las deducciones que puedan surgir en aquellos realmente preocupados por nuestra NACION, ser√¡n bienvenidos,¬† DIFUNDIR

 

 

DONDE COMPRAR LOS LIBROS

 

DISTRIBUIDORAS.

PROLIBRO.(Ciolfi Hnos). 4648.0553. Distribuye a CABA e interior del país.

LUONGO (DALSA). 4943. 9075. Idem anterior

NOTA: El que compre en una librería habitual debe decirle que encarguen el libro a una de las dos distribuidoras nombradas.

 

LIBRERIAS.

CÚSPIDE. 4126.5858. Con sucursales en CABA e interior del País.

DISTAL. 3220.9407. Con sucursales en CABA.

CIRCULO MILITAR. 4311.1071. Santa Fe 750

INSTITUTO DE PUBLICACIONES NAVALES. Florida 971. Galería Larreta, local 28

AGUSTIN LIBROS. 4543.9347. Palermo, Belgrano, Barrio Norte y Martinez (Pcia)

 

Paga en hasta 12 cuotas

M√¡s opciones

Envíos a todo el país por Mercado Libre.

Conoce los tiempos y las formas de envío.


‚Äč
COMPRAR 

Compra Protegida, recibe el producto que esperabas o te devolvemos tu dinero.

Final del formulario


‚Äč
CONSULTAR

 

 

 

DIR.TEC Para la Difusi√≥n PENSAR EN NACI√ďN Globe.Red - PENSAR EN NACION Grupo