Inicio > Mis eListas > odiseo > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15 al 44 
AsuntoAutor
Templarios, cátaro Esther P
A los dueños de la Avgvsto
RV: A los dueños d "Francis
Re: La Historia Esther P
Re: Jesús y Egipto Esther P
las dichosas simil Enrique
las dichosas simil Enrique
Seamos científicos mjcs
¿Científicos? "Francis
Re: respuesta mjcs
Sobre el significa "Francis
Debate sigue / Ari "Francis
CERRANDO EL DEBATE Avgvsto
para Augusto Enrique
COLOMER, PICAZO,.. "Francis
re: para el señor Miguel J
puntualizaciones Enrique
... autoritarismo, "Francis
Saludos kanke
Saludos a todos lo zarbaros
LAS SANTAS ANALOGÍ Avgvsto
Crítica de una ate "Francis
unos puntos Enrique
Re: Crítica mjcs
es una pena. Enrique
Sobre dos artículo "Francis
Actualidades cient "Francis
Emocionada, os env "Francis
seminario de Arque mjcs
Crítica de un agnó Avgvsto
 << 15 ant. | 30 sig. >>
 
Revista ODISEO: Rumbo al Pasado
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 30     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[Revista_ODISEO] re: para el señor Augusto
Fecha:Sabado, 12 de Enero, 2002  00:30:25 (+0100)
Autor:Miguel Juan Crespo Santiago <miguel_jcs @.......com>

 

Estimado señor Gayubas:

 

Ante su cometario en el mensaje anterior le quiero responder y seré lo más breve posible. Quiero cerrar la polémica de críticas sobre mi, en las que me he visto envuelto sin querer entrar, solo intenté poder un poco de paz y pedir un debate civilizado sin insulto. Solo ejercí mi función de co-moderador de la lista de correo. Yo nunca he dicho que se cierre el debate, solo he dicho que no quiero entrar en la dinámica de insultos, críticas a personas, etc. En este mensaje quiero dejar las cosas claras sobre las acusaciones que se hicieron sobre mi en su último correo.

 

En primer lugar si usted dice que ciencia es solo 2+2=4, me podría decir que son las ciencias sociales. Porque lo que usted le llama ciencia son disciplinas de ciencias inertes, con la mentalidad que usted tiene ni siquiera la medicina o la psicología sería una ciencia, porque mareo + dolor de cabeza no es igual a fiebre, pueden que te hayan pegado un puñetazo en la calota. Si no considera a la historia como ciencia mejor que no discuta conmigo, eso lo debate con los historiadores que desde el siglo XIX están luchado para que se reconozca a la Historia como ciencia peleándose con antropólogos, economistas, sociólogos, etc. (Burke, 1991). Usted dice que la historia es “es una disciplina

de estudio e interpretación de los hechos”, esa es una definición de una persona POSITIVISTA como USTED, ninguna de las otras tendencias de pensamiento hace una definición como esa, con lo que ha dicho la historia es, para usted, estudiar batallitas. Como yo no opino ¿quién es entonces el positivista?.

 

En segundo lugar comunicarle que las escuelas historiográficas han muerto en la década de los 80. Y los que hoy se llaman marxistas, post-modernistas... no son como antes. Evidentemente todo estudio de las sociedades (pasadas y presentes) no son exactas (yo nunca he dicho eso), cada persona interpreta los datos de una forma u otra. Y como bien dije yo no estaba diciendo nada de corriente de pensamiento. Pero para decir algo tienes que basarte en algo, no puedes opinar y decir una idea sin tener los datos que te han llevado a pensar en esa idea. Me parece que usted ignora que hasta la década de los 80 había una forma de escribir muy positivista (en la que se fija para criticar sin haber leído nada de ese autor) en donde los artículos se caracterizaban por enormes listados tipológicos del registro exclusivamente. Después se ha pasado a una segunda fase (en donde estamos ahora) en la que se omiten esos datos para decir SÓLO los datos ya interpretados. Pero eso genera un problema, se están escondiendo los datos, no dejas que otras personas puedan hacer otra lectura de esos datos. Esas personas, al igual que usted, son los que se consideran dueños de la verdad y no dejan que los datos lo vean otra personas vaya que hagan una lectura mucho mejor que ustedes, claro si los datos solo los conoce usted quien le va a reprochar, porque solo conocen los datos a través de sus ojos y no dejan que puedan hacer otras lecturas, de esta forma se asegura que el resto piense como usted y no tenga más remedio que decir los que usted dice. Mi forma de trabajar, se la dijo para que la conozca por si es incapaz de comprenderla, es interpretar los datos y decir los datos, yo no oculto nada y no tengo miedo que otras personas hagan una lectura de los datos (antes o después que yo los interprete); se que es difícil comprender esto porque muy pocos lo hacen. Esto no es ser positivista, es no ser egoísta, porque los datos no son tuyos, sino de la humanidad y otros científicos pueden interpretarlo y sacar sus teorías.

 

Noto cierto aire irónico en la expresión “el amigo positivista” al que usted a pasado a criticar sin haber leído nada de sus obras. Claro que es difícil entender tendencias y corrientes de pensamiento distinta a la suya cuando se cierra en su historiografía y considera a la suya la única válida para la interpretación, entonces todas las demás son positivistas.

 

En tercer lugar explicarle que la Arqueología es una ciencia, si quiere póngale el apellido social para que sus neuronas lo puedan asimilar mejor, que se dedica al estudio de las sociedades pasadas y presentes a través de los restos materiales perecederos e imperecederos que han dejado y los análisis de todo lo que le rodea (flora, fauna, elementos inorgánicos, etc.). Todo está en estudio en la Arqueología y está relacionado todo con todo (X. Zubiri). Pero para conocer la cultura de las sociedades pasadas hay que analizar al máximo los restos materiales. En Arqueología hay muchísima más especialización que en Historia, y es un trabajo de equipo en el que el estudio de todos es esencial para poder interpretar una sociedad. Curiosamente igual que el resto de las ciencias, un trabajo en equipo. Sin contar las ciencias que trabajan junto a la Arqueología como pueden ser entre otras la paleontología, carpología, paleoantropología, polinología, sedimentología, etc. Hay otras como la trazología, microestratigrafía, paleopatología, numismática, epigrafía, estudios de usos de la cerámica, etc. también me gustaría decirle que los “periodos” son formas tradicionales para entendernos más rápidamente, nadie se los cree. Sin embargo usted usa una división mucho más ridícula como es historia medieval, moderna, contemporánea... que coinciden con los periodos de un niño (nacimiento, juventud, adulto y senil). Y las fechas se calibran (a no ser que se lo comunique a alguien que no entienda la nomenclatura y para que lo comprenda mejor se dan sin calibrar).

 

Y para terminar y para que me comprenda bien lo que le he dicho. Le voy a poner una ejemplo claro, es un ejemplo hipotético.

 

Una lectura “teórica” como usted hace sería una cosa así: “En el calcolítico las sociedades se dividían en varias clases de poblado, están los poblados fortificados en lugares más altos y servían para controlar. Luego están los poblados secundarios que a veces tienes fortificaciones, pero de menores dimensiones, situados en lugares estratégicos y elevados. Luego están los poblados que servían para la producción de alimentos, sin murallas, situados en las lomas elevadas del valle. Todo esto es así porque en el norte del continente se pueden ser los mismos comportamientos”. Ante esta lectura teórica sin mas se haría más peguntas: ¿asentamientos amurallados de que? ¿dónde están las murallas? ¿para que los amuralla? ¿dónde está que unos dependan de los otros? ¿de quien se defienden? ¿si todos están en alto, a quien van a vigilar? ¿son todos coetáneos o hay diferencias cronológicas?

 

Mi lectura (positivista según usted) sería: “En este valle nos encontramos con una sociedad que se asienta sobre cerros elevados para ser vistos, estrategia paisajística utilizada para controlar los cultivos ante amenazas de animales y poder ver a los grupos vecinos que han establecido relaciones de intercambio y hospitalidad, deducibles a través de las cerámicas decoradas donde la que más abunda en un yacimiento es la que menos abunda en el otro. en estos asentamientos no se han registrado ningún tipo de amurallamiento, lo que nos indican que estas sociedades no organizan el territorio de la misma forma que las del norte. A través de un estudio de uso de la cerámica se ha podio ver que eran sociedades con una economía agraria al encontrar en la cerámica fitolitos de cereales en abundancia y escasa presencia de animales domésticos, sin embargo aparecen especies como la cabra salvaje. Esto lo apoya la existencia de granos de cereales aparecidos en todos los niveles del asentamiento. En el estudio de trazas de hachas de mano se pueden ver señales de aserrado de árboles, lo que nos induce a pensar que la deforestación estaba vinculada a la agricultura. Las cronologías nos dan una fecha del 1500-2000 cal. ANE. Para los niveles fértiles. En la zona este del río aparecen grupos humanos asentados en cerros altos con una extensión del asentamiento algo menor. Los restos de animales son más abundantes, destacando sobre todo la oveja doméstica. La escasa cerámica utilizada era menor y no se aprecian fitolitos de cereales. El estudio de los hogares nos indican un asentamiento corto por los análisis antrocológicos. Esto nos induce a pensar que se trataban de ganaderos nómadas. Apoyando la hipótesis están las fechaciones de carbono 14 en los huesos, con una fecha de 3000-2700 cal. ANE. Y por ultimo aparecen en todo el valle asentamientos dispersos en lomas suaves sobre una afloramiento silíceo, en donde se encuentra una mina de sílex y restos de tallas. Son talleres de sílex fechados en el 3300-2800 cal. ANE. Los estudios palinológicos y paleontológicos nos indican que el valle era un bosque cerrado hasta el 2200 cal. ANE. y a partir de esa fecha comienzan los procesos de deforestación, etc. Lo que nos indica que en el valle había una fase de ocupación humana por sociedades nómadas y ganaderas que se movían por este territorio atraídas por la abundancia de materias primas. Luego llegaron otras sociedades con una organización del territorio diferente, asentándose en lugares elevados para vigilar sus cosechas de la actividad de los animales; eran sedentarios, agricultores y complementaban su alimentación a través de la caza. Aunque tienen un patrón de asentamiento y modos de subsistencia idénticos a las sociedades del norte, presentan diferencias. Estas sociedades no debieron entrar en conflictos sociales al no presentar poblados amurallados y no poseer una industria bélica en su registro, sin embargo las sociedades del norte sus poblados están amurallados y poseen puntas de flechas, armas de bronce, etc. algunas de ellas son señales de usos que indican que fueron para matar personas junto a un cráneo que presenta una punta de flecha en la parte inferior de la calota.”

 

Una interpretación positivista (no lo que el señor Gayubas considera positivismo, sino lo que es en realidad el positivismo moderno):”En el yacimiento A aparecen 5 platos con borde engrosado, 2 escudillas decoradas con incisiones en zig-zag, 4 puntas de flechas, 2 raspadores, 1 cráneo de cabra, 2 epífisis dístales de perro, 4 gramos de cereales carbonatados. En el yacimiento B hay 1 raspador, 2 buriles, 5 núcleos de cresta, 9 preformas, 7 lascas de reavivado, 8 núcleos de cuarzo, 2 láminas cresta completas, 5 fragmentos amorfos de cerámica. En el yacimiento C  hay 1 hacha pulimentada, 2 molinos de manos abarquillados, 5 bolas de molino de mano, 4 hachitas totalmente pulimentadas, 4 platos grandes, 4 amorfos de cerámica con decoración.”

 

Como el señor Gayubas puede ver hay ciertas diferencias entre la forma de escribir de usted y la señorea Francisca (primer modelo), entre mi forma de escribir (segundo modelo) y entre un positivista (tercer modelo). El tercero solo da los datos. El segundo solo interpreta los datos, pero no los enseña, para que nadie pueda hacer una lectura mejor y echarles por tierra sus pensamiento. El tercero interpreta los datos y los nombra, para decir algo se basa en algo y enseña todos los datos por si otra persona quiere hacer una interpretación. Como usted puede ver, señor Gayubas, se equivoca al llamarme positivista, porque usted no sabe lo que es el positivismo.

 

 

 

Si yo pedí las fechas al mensaje de la navidad en la Prehistoria es para ver si esos datos que usaba estaba descontextualizados o no y para demostrar la diferencia de años que había. Evidentemente no era lo único que pedía, primero pedí eso y dependiendo de las fechas que diera ya formularía una pregunta u otra. Pero creo que dejé en claro que no estaba criticando, solo quería más información para decir si estaba a favor o en contra. Y señora Francisca por favor lea unas cuantas tesis recientes y verá como la interpretación sobre el arte rupestre también avanza. En prehistoria se avanza día a día, y en Arqueología de las sociedades depredadoras-recolectoras del Pleistoceno y Holoceno Inicial (Paleolítico) se avanza mucho más rápido. Le recomiendo un artículo de Felipe Criando y Rafael Penedo titulado “Cazadores y salvajes: una contraposición entre el arte Paleolítico y el arte Postglacial Levantino” publicado en la revista Munibe nº 41 en el año 1989, páginas 3-22.

 

Para finalizar me gustaría pedirle disculpas si se ha visto ofendido por los comentarios y forma de hablar. No era mi intención meterme con usted, solo quería aclarar el erróneo concepto que usted tiene sobre ni sin saber nada de mí. Si se debate un tema y no se critican personalmente a las personas entraré en el debate. Si no es así yo no participo y el resto puede hacer lo que estime oportuno, yo en ningún momento he intentado cerrar el debate. Con este mensaje solo quiero aclarar corras erróneas que se dijeron sobre mi y cerrar los mensajes de críticas (pero no el debate del tema). El arte de las sociedades preesattales no era homogéneo y no se expandió por todo el mundo igual, como tampoco permaneció invariable hasta el siglo XX. Saludos a todos.

 

 

 

 

"Avgvsto Gayubas" <augustoGayubas@...> dijo:

>

> CERRANDO EL DEBATE

>

> Visto y considerando el descontento general sobre el rumbo que ha tomado la

> discusión presente, esbozaré lo que parece ser lo último, o el declive, del

> tema abordado. Iré por puntos para no caer en desorden.

>

> 1. Respecto a Llogari Pujol, yo no le regalaría demasiada confianza a

> alguien que, evidentemente, no leyó en su vida los Evangelios apócrifos de

> la Infancia; o que, si lo hizo, no supo asociar la historia de Setne y

> Se-Osiris con la Natividad de María (Protoevangelio de Santiago, Evangelio

> del Pseudo-Mateo, Evangelio de la Natividad de María), lo cual habría sido

> más adecuado que hacerlo con el nacimiento de Cristo (más considerando que

> Mahitouasjit no es virgen, sino estéril, como Ana, la madre de María). Por

> otro lado, las copias sobrevivientes de la leyenda de Se-Osiris datan del

> segundo siglo de la era cristiana, con lo cual bien pudo ser un "derivado"

> del pensamiento o la mitología cristianos (ver punto 5). Por último, no me

> extrañaría que D. Llogari Pujol haya sido colaborador de Ahmed Osman en su

> obra sensacionalista "Extranjero en el Valle de los Reyes", donde Jesús es

> en realidad el faraón Tutanjamón (basado en la "reveladora" evidencia de las

> heridas y la muerte prematura del rey; aunque, como sabemos, la asociación

> la hace Osman para atraer clientes para sus libros, pues Jesús es el más

> conocido personaje bíblico y Tutanjamón el más nombrado faraón egipcio en el

> ambiente extra-académico; no será arriesgado afirmar que de no haber sido

> tal sensación la que produjo el descubrimiento de la tumba del joven faraón,

> Jesús, según Osman, hubiera sido Ramsés II, por haber sido deificado más

> monumentalmente que otros reyes; o, la Virgen María, hubiera sido Cleopatra

> VII Filopátor, por haber dado a luz al niño-dios César-Harpócrates, heredero

> del inminente reino mundial). Hay que recordar que, cuando nuestra

> disciplina se convierte en búsqueda de fama y dinero, hace mucho daño. Estas

> personas hacen sensacionalismo basado en analogías ajustadas forzadamente a

> sus pseudo-teorías. Hacen esto en nombre de la ciencia -para justificar sus

> sueldos y financiamientos institucionales-, y aquí viene mi segundo punto.

>

> 2. 2+2 = 4. Éso es CIENCIA. La Historia no es una ciencia, es una disciplina

> de estudio e interpretación de los hechos. Es subjetiva en sí misma. ¿Qué

> sería OBJETIVO en la Historia? No ven con los mismos ojos a la Revolución de

> Octubre los marxistas, los liberales-pensadores, los teóricos anarquistas;

> no ven al desarrollo humano de un mismo modo los estructuralistas, los

> evolucionistas, los funcionalistas, los materialistas culturales. ¿Éso es

> CIENCIA? Claro que no. Lo llaman ciencia los que se creen dueños de la

> verdad, y los que quieren justificar sus subsidios. La Historia no es

> ciencia; se comprenderá por qué, en ocasiones, se convierte en herramienta

> de la burguesía. Sólo una Historia positivista y marxista, autodenominada

> CIENCIA, puede revestirse de tal hipocresía formalizada. ¿Acaso es la

> religión una ciencia? Más bien, la ciencia, en el contexto humano-social, es

> una religión.

>

> 3. Arqueología = Ciencia. Sí, puede ser. Pero recordemos que la arqueología

> no se basa exclusivamente en juntar cacharros y catalogarlos como Bronce

> Temprana I, Bronce Media IIA, Hierro IB... Si eso es lo que quiere el amigo

> que pide datos concretos, definiendo el trabajo del investigador como la

> búsqueda y demostración de “objetos” (ahí sí hay objetividad),

> dejando que los objetos hablen por sí mismos, en un positivismo lógico y sin

> contexto (pues el amigo quiere el contexto arqueológico-objetivo, pero no

> piensa en el contexto teórico, ni el social, económico, político, humano,

> cultural..., es decir, olvida el contexto vital en beneficio del contexto

> muerto); si eso es lo que se quiere, hasta la Arqueología perdería su

> esencia de interpretación. En este sentido, coincido con Francisca en la

> importancia de la teoría; pues se pueden recoger muchos cacharros en la

> arena, pero sin teoría valen "cero." ¿Que las teorías son de por sí

> arriesgadas y casi meras ficciones? Cierto, suele suceder. Pero comienzo a

> comprender que hice mal en criticar tan duramente las teorías de Francisca,

> porque de eso se trata. En cualquier caso, detesto la vulgarización, y noté

> ciertos rasgos de esto en la obra de la autora. Por otro lado, no comparto

> su metodología de búsqueda de analogías y creencia científica; pero es su

> modo y su teoría, he ahí el respeto académico. (Dirán que soy falsacionista;

> en parte sí, pero ni cientificista ni empirista). Que el modelo del amigo

> positivista es objetivo, no cabe duda. Pero ¿de qué vale la objetividad si

> sólo nos dice que "este jarrón fue hallado en Naqada y data del 3.500 a.C.",

> sin poder llegar a ninguna conclusión teórica? Es mi modo de pensar.

>

> 4. Es cierto; la discusión se centró en criticar metodologías de análisis y

> estudio. Pero esto no está mal. Quisiera, igualmente, dejar un último punto

> en claro, demostrando lo que trataba de afirmar en cartas anteriores.

> Los mayas utilizaban jarrones llamados bacabs, los cuales contenían los

> órganos del muerto; eran cuatro y tenían los nombres de cuatro deidades

> respectivamente: Kam, Muluc, Ix y Cauac. Cada divinidad defendía el cielo en

> cada uno de los puntos cardinales. Los egipcios usaban "canopes" o vasos

> canópicos, que contenían los órganos internos del muerto; eran cuatro, y

> cada uno tenía un nombre y la cabeza del dios que le daba nombre: Imset,

> Hapi, Duamutef, Qebehsenuf (esta última característica se adoptó durante el

> Imperio ramésida). Estos eran los hijos de Horus, y cada uno estaba

> relacionado con uno de los puntos cardinales.

> Por otro lado, bien sabemos que los mayas, antes de la influencia tolteca,

> no sólo ejercían la adoración de dioses derivados de la ecología y la

> astronomía; practicaban una especie de bautismo que, sumado a la "confesión

> de los pecados", a la vida estoica y a la institución de la virginidad de

> las sacerdotisas, los acerca mucho a la cultura cristiana. También lo hace

> el sacrificio de los sacerdotes, o más bien su ofrecimiento de su propia

> sangre divina (esencia de la vida) a los dioses, mediante autocortes con

> lanzas en su cuerpo (¿costado de Cristo?), al igual que los gobernadores se

> perforaban la lengua (mujeres) y el pene (hombres) (¿gobernadores mayas =

> chivos expiatorios = reyes fetiches africanos?).

> Para los mayas, el dios de la Muerte, Ah Puch, vivía hacia el norte. En

> algunas de las creencias egipcias sobre Set, éste tenía un reino en el norte

> del cielo, y para muchos el norte era sinónimo de muerte.

> Y si comparamos dioses (el Inca con el Faraón, Huitzilopochtli azteca con

> Horus, Tlaloc y Chakhiuhtli aztecas e Ixchel maya con Hapi, el Hombre-Sol

> tiahuanaco y el Inti inca con Ra, Wira Qocha inca con Ptah...), costumbres

> (inlcuida la momificación), obras de arte, ciencias (matemáticas,

> astronomía, medicina...) y construcciones (como las pirámides, de carácter

> solar en Egipto y en muchos casos mesoamericanos, tumba para los gobernantes

> en Egipto y entre los mayas; amén de la armonía naturalista de la

> urbanidad), y si arriesgamos, ya que estamos, la similitud entre el Popol

> Vuh quiché con el Libro de los Muertos, podremos conlcuir que los egipcios

> recibieron la influencia de seres extraterrestres que, con sus naves

> voladoras capitaneadas por Han Solo, cruzaron luego el Atlántico y, tras

> saludar a sus amigos atlantes, llevaron rasgos de la misma cultura a los

> hombres americanos. Claro que no estaba Fox Mulder para denunciarlo. Luego,

> el Apóstol Pablo protagonizó un "encuentro cercano del tercer tipo" y...

> vuelta a lo mismo.

> Creo que es muy fácil hacer Historia así. Por lo tanto, ¿qué nos asegura que

> determinadas creencias hayan sido "necesariamente" influenciadas por otras

> anteiores? O ¿hasta dónde juega un rol CLAVE una influencia de este tipo?

> Egipto y Palestina están muy unidos geográficamente, pero a América y a

> África las separan ¡dos océanos! No obstante, las similitudes sobran. ¿Es el

> factor geográfico una clave monocausal? Entonces, deberemos buscar analogías

> que se justifiquen por la situación espacial, y listo. Es una opción, pero

> no hay criterio que la sostenga (al menos, no el mío).

>

> 5. Hablaba antes de la posible influencia, sobre la historia de Se-Osiris,

> del cristianismo. Como dije, el papiro sobre el que está escrita data del

> siglo II de nuestra era. A propósito de esto, también hay quien menciona a

> la figura grecoegipcia tardía de Isis y Harpócrates como "prestada de la

> cristiandad" y a su postura como "evocadora de la Madona y el Niño" (Lewis

> Spence). Este mismo autor escribe: "Durante los primeros siglos de la Era

> Cristiana empezaron a llegar a la tierra de los faraones las religiones

> extranjeras y a mezclarse con el compuesto griego-egipcio de una forma muy

> sorprendente para el investigador del período. La fe ajena predominante, y

> la que triunfó por fin, fue el cristianismo. De igual modo son mencionados

> Osiris, los dioses griegos y el arcángel Sabaoth. Esta confusión está

> presente en los textos mágicos, ya que a menudo contienen alusiones

> cristianas, hebreas, griegas y egipcias. Sin dudas, los magos creían que si

> las deidades de una fe les decepcionaban entonces quizá las de otras

> tendrían más éxito, y así, para asegurarse dos veces, incluyeron a todos los

> dioses que conocían en sus fórmulas." En el cuento de Se-Osiris tenemos lo

> egipcio (Osiris, Ptah, Imhotep, el contexto, etc.), lo cristiano

> (Mahitouasjit = Ana, Setne = Joaquín, Se-Osiris = María/Cristo), lo hebreo

> (enfrentamientos mágicos y misterios revelados) y lo griego (el concilio de

> dioses, la visión platónica de los reinos divinos, el bien y el mal, la

> virtud y la indecencia). Ahora, ¿a alguien se le ocurriría que el viaje de

> Setne y Se-Osiris por el Más Allá pudo influir en la creencia cristiana?, ¿o

> más bien a la inversa? Lo cito para que nadie se quede afuera de la

> interpretación:

>

> "Un día, cuando Setne, con el niño Se-Osiris, estaba preparándose para el

> festival, se oyeron fuertes voces de lamentos, y Setne, mirando desde la

> terraza de sus aposentos, vio que llevaban el cuerpo de un hombre rico hacia

> las montañas para ser enterrado con gran honor y fuertes lamentaciones. Miró

> más allá, y esta vez vio que llevaba el cuerpo de un campesino envuelto en

> una estera de paja y sin nadie que se lamentara por él. Y viendo esto Setne

> exclamó: «¡Por la vida de Osiris, dios de Amenti, haz que sea posible que yo

> entre en Amenti como viene este hombre rico, honrado y añorado, y no como el

> campesino, solo y olvidado!» Al oír esto, Se-Osiris dijo: «No, padre mío,

> ¡mejor será si el destino del hombre pobre sea tuyo, y no el del hombre

> rico!» Setne estaba asombrado y dolido con esto y dijo: «¿Son estas las

> palabras de un hijo que quiere a su padre?» Se-Osiris le contestó: «Padre

> mío, te enseñaré a cada uno en su sitio, el campesino olvidado y el hombre

> rico tan añorado.»

> "Entonces Setne le preguntó cómo podría hacerlo. El niño Se-Osiris empezó a

> pronunciar palabras de los libros mágicos, palabras de poder. Luego cogió de

> la mano a su padre y le llevó a un lugar desconocido en las montañas de

> Menfis. Aquí había siete grandes salas llenas de todo tipo de personas.

> Cruzaron tres de éstas sin ningún obstáculo. Cuando entraron en la cuarta

> sala Setne vio una masa de hombres que corrían de un lado para otro,

> retorciéndose como unas criaturas perseguidas; otros, hambrientos, saltaban

> para alcanzar los alimentos que colgaban encima de ellos, mientras que otros

> cavaban agujeros a sus pies para impedir que lo consiguieran. En la quinta

> sala había sombras venerables que habían encontrado su lugar apropiado, pero

> los que estaban acusados de crímenes se quedaban atrás arrodillados en la

> puerta, que giraba sobre el ojo de un hombre que rezaba y gruñía sin cesar.

> En la sexta sala estaban los dioses de Amenti, que dialogaban en concilio,

> cada uno en su lugar, mientras que los guardias en las puertas anunciaban

> los casos. En la séptima sala estaba Osiris sentado en un trono dorado,

> coronado con la diadema de plumas. A su izquierda estaba Anubis, y a la

> derecha el dios Thot. En el centro estaban las balanzas en las que eran

> pesados los pecados y las virtudes de las almas de los muertos, mientras

> Thot escribía el veredicto que pronunciaba Anubis. Entonces aquellos cuyos

> pecados superaban sus virtudes eran entregados a Amait, el ayudante del

> señor de Amenti; sus almas y sus cuerpos eran destruidos para siempre. Pero

> aquellos cuyas virtudes eran mayores que sus pecados ocupaban un lugar entre

> los dioses y las sombras, y sus almas encontraban un paraíso. Aquellos cuyos

> pecados y méritos eran iguales eran puestos entre los servidores de

> Sekerosiris.

> "Luego Setne vio al lado de Osiris a alguien de rango elevado y vestido con

> el lino más fino. Y mientras Setne se maravillaba de todo lo que había visto

> en la tierra de Amenti, Se-Osiris, su pequeño hijo, le dijo: «Mi padre

> Setne, ¿ves a ese gran personaje con el traje tan elegante al lado de

> Osiris? Aquel campesino que viste que se llevaban de Menfis sin nadie que lo

> acompañara, y su cuerpo envuelto en una estera de paja, ¿te acuerdas, padre?

> Pues, ¡ese campesino es el que está al lado de Osiris! Cuando vino a Amenti

> y pesaron sus pecados, ¡mirad!, sus virtudes lo superaban todo. Y según el

> veredicto de los dioses, todos los honores que habían sido del hombre rico

> fueron dados al campesino, y de acuerdo con el deseo de Osiris ocupa su

> puesto entre los honrados y superiores. Pero el hombre rico, cuando vino a

> Hades y pesaron sus méritos, ¡ay!, sus pecados eran más pesados, y es ese

> hombre que has visto en cuyo ojo gira la puerta de la quinta sala, el hombre

> que llora y reza en voz muy alta y agonizante. Por la vida de Osiris, dios

> del Amenti, si en la tierra te dije, “Mejor sea tu destino como el del

> campesino que el del hombre rico”; fue porque conocía sus destinos,

> padre.»

> "Y Setne contestó y dijo: «Mi hijo Se-Osiris, innumerables maravillas he

> visto en Amenti; pero dime el significado de esas personas que vimos huyendo

> de las criaturas que las devoraban, y los otros que intentaban sin cesar

> llegar a la comida que estaba fuera de su alcance.»

> “Entonces Se-Osiris le contestó: «En realidad padre, están bajo el

> hechizo de los dioses; son los que en la tierra desperdiciaron su sustancia,

> y las criaturas que los devoran sin cesar son las mujeres con las que

> desperdiciaron la vida y la sustancia, y ahora no tienen nada, así que

> tienen que trabajar día y noche. Y es así con todos: tal y como han sido en

> la tierra, así lo son en Amenti, según sus actos buenos y los malos. Ésa es

> la ley inmutable de los dioses, la ley que no conoce cambios y bajo la cual

> deben someterse todos los hombres cuando entran en Hades.»"

>

> Quien conozca las creencias egipcias, incluidas las del período

> grecorromano, no tardará en notar lo extraño de tal relato; díganme si no es

> más bien una influencia extranjera la que se ejerció sobre el escritor de la

> historia egipcia, más que la influencia de dicha historia la que derivó en

> el cristianismo. Digo: cristianismo y/o platonismo, colocando su sello en un

> contexto literario grecoegipcio.

>

> 6. ¿Jesús = Faraón? Escribe Llogari Pujol: "a Jesús se le atribuyeron las

> enseñanzas y los rasgos característicos del Faraón... Ya 3.000 años A.C., el

> Faraón era considerado hijo de dios: como luego Jesús. El Faraón era a la

> vez humano y divino: como luego Jesús. Su concepción le era anunciada a la

> madre: como luego la de Jesús. El Faraón mediaba entre Dios y los hombres:

> como luego Jesús..." Mayas y aztecas gobernantes eran descendientes directos

> de los dioses... ¿como luego Jesús, o como antes los faraones? Eran "hijos

> de los dioses", e intermediarios sacerdotes. El Inca era humano y, sobre

> todo, divino... ¿como luego Jesús? Entonces los americanos, siempre

> demostrando su magnificencia cultural, cruzaron el Atlántico o el Pacífico y

> llegaron a Palestina, donde influenciaron a los judíos y posteriores

> cristianos. "La concepción del Faraón, como la de Jesús, era anunciada a la

> madre..."; y es que, difícilmente, le fuera anunciada al zapatero del barrio

> (amén, además, de que la concepción es anunciada a la madre de Jesús, "y a

> su pseudo-padre José"). "El Faraón resucita: como luego Jesús. El Faraón

> asciende a los cielos: como Jesús..." La idea del cielo y la resurrección,

> ¿acaso no está presente también en América? Claro que sí. En las culturas

> mesoamericanas y andinas se habla de cielos e infiernos, y de cambios de

> estadio espiritual (como el inca que creía en la división de su alma al

> morir; una mitad va al cielo (Hanán Pacha) si fue virtuoso o al infierno

> (morada de Supay) si tuvo una vida pecaminosa, y la otra mitad se queda en

> la tierra, junto al cuerpo momificado -a propósito, podríamos también hablar

> de las similitudes de embalsamamiento americano y egipcio-). "...también el

> Antiguo testamento (600 A.C.) está impregnado del monoteísmo del Faraón

> Akenatón (1360 A.C.)." Típico argumento sensacionalista, esgrimido por el

> vulgarizador egipicio Ahmed Osman. ¿Moisés derivado de Ajenatón? Desde luego

> que no, aunque no me extrañaría que se tratase de un noble sectario

> monoteísta, sobreviviente a la época de Atón y, por supuesto, a las

> persecuciones amonianas posteriores. "Volvamos a Jesús: su concepción

> divina...La teogamia (matrimonio divino) viene de Egipto. Dios engendra en

> una reina al nuevo Faraón." Difícilmente lo engendraría en un rey. Pero

> veamos. Coatlicue, diosa terrestre azteca, queda embarazada milagrosamente

> por una pelota de plumas mientras barría su residencia; su hijo es el dios

> Huitzilopochtli (dispensador de vida, rey solar y guerrero). Y los

> gobernantes mesoamericanos son descendientes directos, como dije, de los

> dioses. "Luego a Jesús querrá matarlo Herodes... En la mitología egipcia,

> Seth quiere matar al bebé Horus, y su madre, Isis, huye con él: ¡como la

> Sagrada Familia huye a Egipto!" La historia de Coatlicue agrega que las

> cuatrocientas luminarias nocturnas (hijas también de Coatlicue), celosas por

> la concepción milagrosa de Huitzilopochtli, quisieron matar al niño-dios,

> pero éste consiguió nacer en un lugar seguro; no tuvo suerte la hermana de

> las luminarias, Coyolxauhqui, la luna, quien murió decapitada. El niño-dios

> Huitzilopochtli nació íntegro y armado y derrotó a sus hermanastras

> degollándolas. Triunfa el Bien. "¿Y el oro, el incienso y la mirra, qué? Los

> egipcios los tenían como emanaciones del dios Ra: el oro era su carne; el

> incienso, su perfume; la mirra, su germinación." ¿Acaso alguien niega la

> similitud entre cultura hebrea y egipcia, desarrolladas en espacios muy

> similares y comerciando entre ellos productos que pasan a identificar tanto

> a uno como al otro? En cualquier caso, no noto en la leyenda de Jesús,

> ninguna referencia al loto y al papiro, al buitre y a la cobra, etc, etc.

> "¿Y los pastorcillos qué? ¡La Imagen del buen pastor está pintada cientos de

> veces en templos egipcios!" Los pastores no son lo que se diga seres muy

> "extraordinarios", y no escapan a ninguna representación pictográfica de las

> culturas pastorales y agropecuarias. "¿Y la circuncisión de Jesús qué? Era

> ritual entre los sacerdotes egipcios." Bueno, ahora resulta que todos los

> egipcios eran sacerdotes y faraones, y los hebreos eran todos sacerdotes

> egipciados y faraones; pues la circunsición no es ni una cosa cristiana ni

> de Cristo, sino hebrea, derivada de una costumbre higiénica egipcia y

> convertida en ritual de iniciación... "¿Y del bautismo de Jesús qué me dice?

> Contemple esta imagen de un sacerdote: está bautizando al Faraón con agua

> del Nilo..." ¿Y del bautismo de los mayas, qué me dicen? "Del año 300 A.C.:

> el rey Ptolomeo está postrado ante Isis, e Isis le dice: «Te daré todos los

> reinos de la tierra». ¡En el Evangelio, Satanás tentará a Jesús copiando

> esto palabra por palabra!" Bueno, sólo que Satanás no tiene un solo punto en

> común con Isis, y la analogía está fuera de contexto (no se hablan muchos

> lenguajes en el mundo y la Historia; hay idiomas, pero el lenguaje es

> Humano). "¿Y que me dice de los milagros de Jesús?" Bueno, a decir verdad,

> de los tantos milagros egipcios (la mayoría de los cuales no tienen al

> Faraón como protagonista, aunque el autor habla de Jesús como un Faraón) y

> de los tantos milagros hebreos y cristianos, el autor cita... tres. Es

> difícil, pero podemos encontrar el mito de la Creación judío en las

> mitologías ona y hapi americanas: en la primera, la idea de un primer pueblo

> que descendió del cielo por una cuerda (como bajando del Paraíso); en la

> segunda, la idea de un "espacio infinito" primigenio, universo puro y feliz,

> donde residió el primer pueblo (el Paraíso terrenal). ¿Y los vaticinios

> aztecas del derrumbe del imperio? Digno de las profecías judeocristianas,

> así como todos los vaticinios y oráculos milagrosos mesoamericanos y

> andinos, el favor, por solicitud, de la lluvia, etc. (amén de las creencias

> sobre los Diluvios y la pasada y futura destrucción del mundo) "¿Y que hay

> de la última cena? Osiris dios del trigo, al morir cada año permitía a los

> egipcios alimentarse con su cuerpo (el pan). Y en los "Textos de las

> Pirámides", se llama también "Señor del vino". ¡Y Osiris da a beber su

> sangre en una cipa a Isis, para que ella le recuerde tras su muerte!" ¡Y qué

> hay del dios del maíz maya, Yum Kax, y el azteca, Centeocíhuatl, seguramente

> derivados de la religión egipcia! Tantos ejemplos; es que el alimento era un

> milagro para los hombres, y lo asociaban al favor de los dioses, pues sin

> ellos no podían vivir. Entonces, los dioses eran "de" tal o cual alimento o

> acto productivo o eran "ellos" los mismos productos. Entre los incas, había

> un ritual: era en honor del dios Inti, y al amanecer, el Inca bebía aka

> (chicha) de una copa de oro (sagrada, como el Santo Grial) llamada aquilla,

> y a continuación lo imitaban sus súbditos. Luego, el Inca quemaba coca ante

> la imagen de oro de Inti (ungida con sangre de una llama purificada) en el

> Coricancha, y luego el Inca y el pueblo pasaban a comer una pasta de maíz

> especialmente preparada. ¿Última cena? En cuanto a la sangre, los

> gobernantes mayas realizaban cortes sobre su cuerpo, en público, para verter

> la sangre de los dioses (que era su sangre, por descendientes de las

> divinidades, por hijos de dios). Los gobernantes varones, generalmente se

> perforaban el pene con una espina de pez o con un clavo de hueso (este

> objeto llegó a ser deificado, como la lanza que hirió a Cristo en su

> costado), y las mujeres atravesaban con una cuerda de espinas su lengua.

> COMIDA RITUAL, SANGRE, CLAVO/LANZA, ESPINAS, CÁLIZ, PASIÓN DIVINA Y

> VOLUNTARIA. ¿Qué más pruebas para asociar las creencias y costumbres

> americanas con las cristianas? Pero... esperen un momento; cierto que están

> el Atlántico y el Pacífico. ¿Acaso una paloma mensajera llevó la cultura de

> un continente a otro? Recordemos también el espítiru penitente y estoico de

> los ciudadanos (o campesinos) incas y mesoamericanos. ¿Relación con el

> cristianismo y el estoicismo griego? Pues no. Pero ¿y las mamaconas y las

> acllas incas, sacerdotisas vírgenes y célibes por obligación que vivían en

> conventos de normas estrictas desde los ocho años de edad, y se ocupaban de

> rendir culto a Inti y de tejer para el Inca? La analogía puede llevarnos a

> las profetisas egipcias y, sobre todo, a los judíos y cristianos. Recuerdo

> la historia de la Natividad de María, quien es cedida al Templo por sus

> padres tras el milagro de Dios, desde los tres o cinco años, y permanece

> virgen hasta llegados los quince años, en que debe encontrar marido y

> mudarse del Templo a una casa del pueblo. Por su enorme devoción a Dios,

> María no halla (no busca) amor fuera del Templo, y el Sumo Sacerdote manda

> llamar a todos los hombres viudos de Judea para que, por decisión del

> oráculo del Señor, el elegido se ocupe de María. Es elegido José, y mientras

> éste se ocupa de su trabajo en la construcción fuera del pueblo, María

> permanece en su casa, con la misión de tejer, junto a sus compañeras, un

> velo para el Santo de los Santos del Templo. Sugerente, pero no hay

> relación.

> Por lo pronto, no veo ninguna analogía entre el culto sexual y el incesto

> faraónico con la religión cristiana ni judía. El Faraón, por otro lado, era

> Vida, Salud y Fuerza; pero Jesús, si bien era Vida, era además Camino y

> Verdad, y no Salud y Fuerza. No era tampoco Señor de las Dos Tierras, etc.,

> etc.

> Por ende, ¿se pueden considerar como categorías de análisis para

> conclusiones teóricas las analogías buscadas, rebuscadas y, por supuesto,

> encontradas, entre culturas, en el modo en que lo hace nuestro amigo Pujol?

> Sí; él lo hace. ¿Lo sostiene algo, luego de comprobar que yo puedo hacer lo

> mismo con culturas que no tuvieron contacto físico? No; al menos, no el

> criterio de "verdad revelada" que nos intenta imponer don ex-teólogo.

> Siempre volveré sobre lo mismo: a menudo, son más fantásticas las

> explicaciones ¿científicas? de los mitos, que los mitos mismos.

>

> 7. Por último, pido disculpas si alguna de mis cartas anteriores se

> interpretó como un insulto o agrupación de injurias caprichosas. No es mi

> intención hacerles perder el tiempo. Y me disculpo por no poder dedicarle

> mucho más tiempo a este espacio; el país en el que vivo (República

> Argentina) está pasando momentos delicados, y con un fascista-populista

> usurpando el cargo máximo, la lucha parece que tiene para rato, y me tiene a

> mí algo ocupado (amén de que preocupado).

>

> Saludos muy cordiales,

>

>

> Augusto Gayubas

> Jueves 10 de enero de 2002



MSN Photos es la manera más sencilla de compartir e imprimir sus fotos. http://photos.latam.msn.com/Support/WorldWide.aspx




Revista de Historia ODISEO: Rumbo al Pasado. Revista on-line de Historia