Inicio > Mis eListas > panyvidasantos > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1081 al 1100 
AsuntoAutor
25 de Abril. San M Pan y Vi
28 de AbrilSan Lui Pan y Vi
29 de AbrilSanta C Pan y Vi
30 de Abril San Pi Pan y Vi
1 de MayoSan Benit Pan y Vi
2 de Mayo: San Ata Pan y Vi
3 de Mayo: La inve Pan y Vi
Estimados hermanos Pan y Vi
8 de Mayo El Santo Pan y Vi
9 de Mayo: Santa M Pan y Vi
10 de Mayo: San Ju Pan y Vi
13 de Mayo: Las Ap Pan y Vi
14 de Mayo: San Ma Pan y Vi
15 de Mayo: San Is Pan y Vi
16 de Mayo: San Ju Pan y Vi
17 de Mayo: San Pa Pan y Vi
18 de Mayo: San Ju Pan y Vi
19 de Mayo: San Iv Pan y Vi
20 de Mayo: San Be Pan y Vi
21 de Mayo: Santa Pan y Vi
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
PanyVidaSantos
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1190     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[panyvidasantos] 25 de Abril. San Marcos, Evangelista. Año 74.Sa n Marcos es el autor del segundo evangelio.
Fecha:Lunes, 24 de Abril, 2006  22:36:29 (-0400)
Autor:Pan y Vida <santoral @................org>

25 de Abril. San Marcos, Evangelista. Año 74.San Marcos es el autor del segundo evangelio.



Parece que su familia era la dueña de la casa donde Jesús celebró la Ultima Cena, donde estaban los apóstoles reunidos el día de Pentecostés cuando recibieron al Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego. Era un niño cuando Jesús predicaba y probablemente fue uno de los primeros bautizados por San Pedro el día de Pentecostés.

Era primo de San Bernabé y acompañó a este y a San Pablo en el primer viaje misionero que hicieron estos dos apóstoles. Pero al llegar a regiones donde había muchos guerrilleros y atracadores, donde según palabras de San Pablo: "había peligro de ladrones, peligro de asaltos en los caminos, peligro de asaltos en la soledad" (2 Cor.), Marcos se atemorizó y se apartó de los dos misioneros y se volvió otra vez a su patria.

En el segundo viaje Bernabé quiso llevar consigo otra vez a su primo Marcos, pero San Pablo se opuso, diciendo que no ofrecía garantías de perseverancia para resistir los peligros y las dificultades del viaje. Y esto hizo que los dos apóstoles se separaran y se fueran cada uno por su lado a misionar. Después volverá a ser otra vez muy amigo de San Pablo.

San Marcos llegó a ser el secretario y hombre de confianza de San Pedro. Como le escuchaba siempre sus sermones que no eran sino el recordar los hechos y las palabras de Jesús, Marcos fue aprendiéndolos muy bien. Y dicen que a pedido de los cristianos de Roma escribió lo que acerca de Jesucristo había oído predicar al apóstol. Esto es lo que se llama "Evangelio según San Marcos".

El evangelio de San Marcos es como una repetición de lo que el Apóstol Pedro predicaba. Es el más corto de los 4 evangelios. El de San Lucas tiene 1,140 frases. El de San Mateo 1,068. El de San Juan 879 y el de San Marcos solamente tiene 746 frases. Son 16 capítulos llenos de narraciones muy vivas, gráficas, salpicadas de detalles interesantes. Se propone no dejar de narrar lo que contribuya a hacer más llamativa la narración. Allí parece estar hablando un testigo ocular que se ha fijado en todo y lo repite con agrado. Es el reflejo de lo que San Pedro presenció y que se le ha quedado grabado en su memoria. Se fija más en los hechos de Jesús que en sus discursos. Sus narraciones son agradables por lo frescas y espontáneas. Parece un reportero gráfico narrando lo que sus ojos vieron y sus oídos escucharon. Presenta atractivos cuadros: gestos, miradas, sentimientos de Jesús. Dicen los especialistas que el evangelio de San Marcos mientras más se le estudia, más se convence uno de que el que lo escribió era un verdadero artista de la narración y que con este escrito contribuyó a que muchos millones de lectores se entusiasmen por la persona de nuestro amable Salvador. Un sabio afirmó que "el evangelio de San Marcos es el libro más importante que se ha escrito", pues parece que fue el primer evangelio que se escribió y que de él sacaron mucho material los otros tres evangelistas.

San Marcos tiene 105 paisajes y de ellos aparecen 93 en Mateo y 85 en Lucas. De las 746 frases de Marcos, San Mateo reproduce 606 y copia el 51% de las palabras que emplea Marcos. San Lucas reproduce en su evangelio 320 de las 746 frases de San Marcos. Solamente hay 24 frases de San Marcos que no se encuentran ni en Mateo ni en Lucas. Por eso es que el Evangelio de San Marcos es un libro verdaderamente importante.

San Pedro llama a Marcos en sus cartas: "Hijo mío". Y San Pablo cuando escribe a Timoteo desde su prisión en Roma le dice: "Tráigame a Marcos, porque necesito de su colaboración". Dicen los antiguos historiadores que fue un compañero muy apreciado por los dos apóstoles.

A San Marcos lo pintan con un león, porque él era secretario de San Pedro, el cual dejó escrita esta frase: "Vuestro enemigo el diablo, como león rugiente, da vueltas alrededor de vosotros buscando a quién atacar". (1 P. 5,8) y porque su evangelio empieza hablando del desierto, y el león era considerado el rey del desierto.

Dicen que San Marcos fue nombrado obispo de Alejandría en Egipto, y que allá en esa ciudad fue martirizado por los enemigos de la religión un 25 de abril.

La ciudad de Venecia (Italia) lo eligió como patrono y construyó en su honor la bellísima Catedral de San Marcos.

En honor de este gran santo leamos de vez en cuando alguna página de su hermoso y tan agradable evangelio. Así aumentaremos nuestro amor a Jesucristo.


Beato Pedro de Betancur, apóstol de Guatemala (1626 – 1667).

Pedro de Betancur nació en Villaflor de Tenerife (Islas Canarias, España) el 21 de marzo de 1626. A los 20 años dejó sus islas para trasladarse a Cuba y de allí partió a Guatemala.

El 18 de febrero de 1651, cuando Pedro cruzaba el puente de San Juan Gascón para entrar en la espléndida capital de la Capitanía General de Guatemala, la tierra de Panchoy, estaba temblando. No iba cargado de riquezas ni tenía amigos. No llevaba encima más que lo necesario para cubrirse; pero dentro de sí tenía al mismo Cristo, nacido en Belén, muerto en el Calvario, resucitado al tercer día. En su boca tenía la palabra de paz del evangelizador; en sus ojos, el brillo del mandamiento nuevo: "Que os améis los unos a los otros". Así entró en la ciudad. No era clérigo; no era caballero distinguido. Estaba desprovisto de títulos. Era un peregrino, un romero. Él mismo se buscó un lugar en la ciudad, en un rincón. El corazón de Pedro, verdadero amador de Cristo, pronto quedó colmado con el dolor y el sufrimiento que pululaban en la ciudad de Santiago de los Caballeros, de Guatemala, desde la calle de los Pasos hasta la calle Ancha de los Herreros. De rodillas ante el Niño Jesús, la Santísima Virgen y San José, exponía en voz alta todas las miserias y todas las necesidades de aquellos hombres y mujeres, de aquellos niños. Para él no existían clases sociales, para él no había damas, caballeros, artesanos o indígenas; para él sólo había almas que podían perder el único negocio importante y decisivo, que es el negocio de la salvación. ¡Pueden salvarse o condenarse! ¡Ricos y pobres, sanos y enfermos, todos por igual, pueden salvarse o condenarse! Y de un modo u otro, resonaban en su cabeza las palabras de Teresa de Jesús: salvarse o condenarse... para siempre. Y arreciaba, con los clamores, la penitencia. De la contemplación del misterio de la Encarnación en Nazaret, pasaba al Calvario, para contemplar a Cristo crucificado, sediento de almas, y levantaba su voz, suplicando por aquellas grandes necesidades espirituales y materiales que le desgarraban el alma. Para hacer más eficaz su oración, para hacerse oír de Nuestro Señor, acudía a la Santísima Virgen, recurría a San José.

Pedro era un hombre que no tenía nada ni quería nada. Suyo era el dolor, el sufrimiento, la miseria, la ignorancia del prójimo. El Santo de Asís, con su pobreza completa y su abrazo generoso a la cruz de Cristo, le subyugaba, le inspiraba nuevo amor y nuevo celo.

Su caridad no le daba reposo. Su esperanza y su fe lo mantenían en vigilia, el oído atento al dolor. Y Pedro se levantaba de su rincón, buscaba al apestado, al hambriento, al desnudo, al desencaminado, y lo tomaba como hermano. Pedro, un hombre sin techo y sin pan, daba de comer al hambriento, de beber al sediento, vestía al desnudo. Acudía al rico, al poderoso, al que tiene, y, acerándole la llama de su caridad, derretía el egoísmo y hacía relumbrar la escondida generosidad de aquellos hombres. Este nuevo hermano de todos, el Hermano Pedro, con su caridad sacaba de los hombres lo mejor, los movía al bien, los empujaba a la misericordia y a la piedad. No había quien resistiera a su humildad, a su sencillez, virtudes reacias en un hombre que mostraba la virtud en toda su real belleza. Fundó la Orden Betlemita, testimonio de su amor a la contemplación de Belén, del Dios Niño y testimonio de su caridad que arrastraba; hombres y mujeres se disponían a seguir su ejemplo.

Su celo por el bien de las almas le hizo pasar, de alumno del colegio de la Compañía, a fundador de la primera escuela de párvulos que registra la historia de la educación en América Central. Como Cristo, el Hermano Pedro estaba con los pobres, comía con los ricos, instruía a los niños. Se hizo pan para el hambriento, medicina para el enfermo, consuelo para el afligido. Sus manos construyeron, su lengua educó, su conducta edificó. Correspondía lo que enseñaba con lo que vivía.

Fue el Hermano Pedro el testimonio vivo de lo que la Iglesia ha hecho y hace por el pobre, el olvidado, el huérfano, en dos mil años de historia. Al mismo tiempo enseñó qué hacer y cómo hacerlo, qué es obrar con la Iglesia y de acuerdo con la Iglesia.

Pedro de San José Betancur sirvió a Cristo en el prójimo hasta aquel 25 de abril de 1667, a los 41 años de edad, cuando expiró.

Pan y Vida es una lista católica cuyo objetivo es llevar la palabra de Dios tal como nos lo ordenó el Santo Padre. Para lograrlo, se mandan diariamente reflexiones, oraciones y meditaciones que pretenden alimentar su espíritu con el mensje de Nuesro Señor Jesús y su Santísima Madre María. ¡No pierdas la oportunidad de recibirlas en tu correo! Suscríbete y forma parte de nuestra comunidad. www.mensajespanyvida.org Contactenos: omar08876@yahoo.com ¡Suscríbete!