Inicio > Mis eListas > panyvidasantos > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 33 al 52 
AsuntoAutor
166. Santos Simón Saabkoki
San Narciso, San Saabkoki
Santa Dorotea Swar Saabkoki
San Quintín, San Saabkoki
Todos los Santos Saabkoki
San Carlos Borrome Saabkoki
San Carlos Borrome Saabkoki
San Zacarías y San Saabkoki
San Leonardo, San Saabkoki
San Ernesto, San E Saabkoki
Beato Juan Duns Sc Saabkoki
San Martín de Tour Saabkoki
San Josafat y San Saabkoki
San Diego de Alcal Saabkoki
183. San Serapión, Saabkoki
184. San Alberto M Saabkoki
188. San Tanguy y Saabkoki
189. San Edmundo, Saabkoki
Santo de Hoy- Juev JOMARJC
Estimados miembros JOMARJC
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
PanyVidaSantos
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 65     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[panyvidasantos] 184. San Alberto Magno, San José Pi gnatelli, San Malo..
Fecha:Jueves, 14 de Noviembre, 2002  21:33:11 (EST)
Autor:Saabkoki <Saabkoki @...com>

15 de Noviembre

184. San Alberto Magno, San José Pignatelli, San Malo...

San Alberto Magno, obispo y doctor d e la Iglesia

Nació en Lavingen, Suavia, el año 1193. Hijo de familia noble, tuvo una juventud de spreocupada, dedicado con frecuencia a la caza a orill as del Danubio. Estudió en la Universidad de Padua. U n día oyó allí predicar al Beato Jordán de Sajonia , General de los Dominicos, y una luz súbita le trans formó. Al bajar Jordán del púlpito, Alberto le pidi ó el hábito dominico. Tenía entonces treinta años.

Este suceso parte su vida en dos. Empieza ah ora una nueva etapa que se resume en tres tareas, que colmarán su vida: rezar, estudiar, enseñar.

Pero estas tres tareas no estaban separadas. Las real izaba simultáneamente, como actividades complementari as, que se apoyaban y nutrían mutuamente, como partes integrantes de su personalidad.

Sólo algún pequeño paréntesis le interrumpió: dos años como Obispo de Ratisbona, el provincialato, el ser predicad or de la Corte pontificia y de la 8a. Cruzada, por ord en de Urbano IV, y su asistencia al II Concilio de Lyo n.

Además de ser un hombre de oración, fue un hombre de estudio. El resultado fue un GRAN PROFESO R. Enseñó en Friburgo, Laussana, Ratisbona, Estrasbu rgo, y sobre todo en París y Colonia. Se le ha llamad o el DOCTOR UNIVERSAL, por su saber enciclopédico, ex perto en todos los ramos del saber. En sus obras apare ce el sabio, el filósofo, el teólogo y el místico.< BR>
Fue un forjador de grandes maestros: San Buen aventura, Bacon, Hales, Duns Scoto y otros. Y el más ilustre, Sto. Tomás de Aquino. Alberto lo descubrió y estimuló. Cuando algunos condiscípulos apodaban a Tomás como "el buey mudo", Alberto les corregía, dic iéndoles: "sí, pero sus mugidos conmoverán el mundo ". Tomás recogió de Alberto la tradición filosófic a y teológica.

Y junto al sabio: el místico y el santo. La armonía que supo encontrar entre la c iencia y la fe, la vivía en todos los aspectos de la vida: rectitud, lealtad, caridad. Sus devociones prefe ridas, en las que se refugiaba para alimentar su espí ritu, eran la misa, la pasión de Cristo y la Virgen M aría. Era un sabio humilde, que sabía que todo lo re cibía de Dios. Y era un sabio caritativo que todo lo comunicaba a los demás.

Siempre luchó por d efender la Verdad, no por defender lo que creyera que eran sólo opiniones suyas. Pasó sus últimos años e n Colonia, a orillas del Rhin, preparándose para el t ránsito final. Pide conocer el lugar de su sepultura, y ante él reza todos los días su mismo oficio de di funtos. La muerte le sorprendió orando y trabajando, como había vivido siempre: Dando los últimos retoque s a un tratado sobre el Santísimo Sacramento. Murió el año 1280.

San José Pignatelli (1737-1811 )

De noble familia napolitana y aragonesa, y nacido en Zaragoza, España, José entró en la Compaà ±Ã­a de Jesús justo cuando ésta había sido expulsad a de España por el rey Carlos III. Vivió en Italia, sin recursos, y se vio reducido junto con sus compañe ros. Desplegó una gran actividad, en Ferrara y Boloni a, reorgani-zando la Compañía, de la que pronto serà ­a provincial.

En tiempos tan adversos, fue el hombre sereno, fuerte y prudente, espiritual por en cima de todo, caritativo de forma legendaria y tenaz c omo buen aragonés. Alto, muy flaco, de cara alargada, con una gran nariz. La boca sumida y sin dientes, pod ía parecer una caricatura de un jesuita maquiavélico , pero en realidad fue una mezcla armoniosa de hijo de san Ignacio y sabio del siglo XVIII.

Era pia dosísimo, cortés y afable, distinguido en su porte y docto en antigüedades, gran conocedor de idiomas y a mante de los libros. Se puede decir que fue un ilustra do en la santidad.

San Malo (+640)

Nació en Clamorgen, Gales, Inglaterra. Fue monje de l a abadía de Llancarvan y con el objeto de evangelizar a los bretones, Malo desembarcó en la desembocadura del río Rance, no lejos de la localidad que lleva hoy su nombre en Francia: Saint Malo. Los habitantes de e sta región eran tan salvajes que decidió comenzar po r ellos. A fuerza de celo y coraje, acabó por hacer u n poco más cristiano al país. Sin embargo, al cabo d e veinte años, “el diablo vino a sembrar cizaña en tre sus feligreses”. Convencido de que allí iba a p erder un tiempo precioso para el apostolado refutando calumnias, resolvió traspasar el obispado y se dirigi ó a Aquitania. Se detuvo en Saintonge, donde el crist ianismo se había extendido poco, y en esa tierra fina lizó su vida tras haber convertido a muchas almas.
Beato Arturo (1539)

Murió mártir p or no querer reconocer a Enrique VII como jefe espirit ual de Inglaterra. En su abadía de Glastonbury fueron descubiertas las bulas papales, un escrito contra el divorcio del rey y una Vida de Santo Tomás Beckett: t odo eso era prueba irrefutable de que esos monjes “t enían el espíritu corrupto y de que eran traidores a Su Majestad”. Por esta ”prueba”, Arturo y otros monjes fueron ejecutados.

San Leopoldo (sigl o XI)

Reinó cuarenta años en Austria y lleg ó a ser padre de dieciocho hijos. Fue un gobernante v irtuoso y preocupado por el bienestar de sus súbditos . Era conocido como el Padre de los pobres. No hacía la guerra más que cuando sus enemigos le forzaban, y para colmo, les derrotaba. Fundó numerosas abadías d e las cuales subsisten tres todavía: Heiligenkreuz, K losterneuburg y Mariazell.


* La Ley de D ios nunca se contrapone a las leyes físicas, puesto q ue Él es el autor de ambas. Es obligación de todo cr istiano prepararse intelectual y doctrinalmente, segú n su talento, para defender a la Iglesia en todos los campos del saber humano.




< BR>

Pan y Vida es una lista católica cuyo objetivo es llevar la palabra de Dios tal como nos lo ordenó el Santo Padre. Para lograrlo, se mandan diariamente reflexiones, oraciones y meditaciones que pretenden alimentar su espíritu con el mensje de Nuesro Señor Jesús y su Santísima Madre María. ¡No pierdas la oportunidad de recibirlas en tu correo! Suscríbete y forma parte de nuestra comunidad. www.mensajespanyvida.org Contactenos: omar08876@yahoo.com ¡Suscríbete!