Inicio > Mis eListas > panyvidasantos > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 737 al 756 
AsuntoAutor
21 de Febrero San Santoral
22 de Febrero Sant Santoral
23 de Febrero San Santoral
24 de Febrero: San Santoral
25 de Febrero: San Santoral
26 de Febrero: San Santoral
27 de Febrero San Santoral
28 de Febrero: San Santoral
1 de Marzo: Los cu Santoral
2 de Marzo San Nic Santoral
3 de Marzo San Jua Santoral
4 de Marzo San Ca Santoral
5 de Marzo San Jos Santoral
6 de Marzo Santa M Santoral
7 de Marzo Santas Santoral
8 de Marzo San Jua Santoral
9 de Marzo Santa F Santoral
10 de Marzo San Ju Santoral
11 de Marzo San Eu Santoral
14 de Marzo Santa Santoral
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
PanyVidaSantos
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 767     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[panyvidasantos] 2 de Febrero La presentación de Jesús en el Templo
Fecha:Martes, 1 de Febrero, 2005  19:06:12 (-0500)
Autor:Santoral <santoral @................org>

www.mensajespanyvida.org

Quienes Somos?| Objetivos | Como Ayudar? | Agradecimiento | Contactenos

 

*
¡Alégrate!
¡Cristo Resucitó, y está en la Red!
Servicio Católico de Evangelización Pan y Vida.
Fiel a Juan Pablo II y al Magisterio de la Iglesia Católica Apostólica y Romana.

*


 


Indulgencias en el Año de la Eucaristía

 

Durante este año de la Eucaristía, para impulsar a los fieles a un conocimiento más profundo y a un amor más intenso al inefable «Misterio de la fe», a fin de que obtengan frutos espirituales cada vez más abundantes, el Santo Padre, quiso enriquecer con indulgencias algunos actos peculiares de culto y devoción al Santísimo Sacramento. 

 

Para entender mejor sobre las indulgencias nuestro equipo ha publicado un artículo que explica detinidamente sobre las indulgencias, sugerimos a todos para que lean la explicación para poder entender bien y enriquecernos abundantemente de los frutos espirituales.

 

Puedes leerlo aquí:

 
 
2 de Febrero La presentación de Jesús en el Templo
 

El relato de este hermoso hecho lo podemos leer en San Lucas, Capítulo 2, vs. 22-39.
La Ley de Moisés mandaba que a los 40 días de nacido un niño fuera presentado en el templo. Hoy dos de febrero se cumplen los 40 días, contando desde el 25 de diciembre, fecha en la que celebramos el nacimiento de Jesús.
 
Los católicos hemos tenido la hermosa costumbre de llevar los niños al templo para presentarlos ante Nuestro Señor y la Santísima Virgen. Esta es una costumbre que tiene sus raíces en la Santa Biblia. Cuando hacemos la presentación de nuestros niños en el templo, estamos recordando lo que José y María hicieron con el Niño Jesús.
 
La Ley de Moisés mandaba que el hijo mayor de cada hogar, o sea el primogénito, le pertenecía a Nuestro Señor y que había que rescatarlo pagando por él una limosna en el templo. Esto lo hicieron María y José.
 
Por mandato del Libro Sagrado, al presentar un niño en el templo había que llevar un cordero y una paloma y ofrecerlos en sacrificio al Señor (el cordero y la paloma son dos animalitos inofensivos e inocentes y su sangre se ofrecía por los pecados de los que sí somos ofensivos y no somos inocentes. Jesús no necesitaba ofrecer este sacrificio, pero quiso que se ofreciera porque El venía a obedecer humildemente a las Santas Leyes del Señor y a ser semejante en todo a nosotros, menos en el pecado).
 
La Ley decía que si los papás eran muy pobres podían reemplazar el cordero por unas palomitas. María y José, que eran muy pobres, ofrecieron dos palomitas en sacrificio el día de la Presentación del Niño Jesús.
 
En la puerta del templo estaba un sacerdote, el cual recibía a los padres y al niño y hacía la oración de presentación del pequeño infante al Señor.
 
En aquel momento hizo su aparición un personaje muy especial. Su nombre era Simeón. Era un hombre inspirado en el Espíritu Santo. Es interesante constatar que en tres renglones, San Lucas nombra tres veces al Espíritu Santo al hablar de Simeón. Se nota que el Divino Espíritu guiaba a este hombre de Dios.
 
El Espíritu Santo había prometido a Simeón que no se moriría sin ver al Salvador del mundo, y ahora al llegar esta pareja de jóvenes esposos con su hijito al templo, el Espíritu Santo le hizo saber al profeta que aquel pequeño niño era el Salvador y Redentor.
 
Simeón emocionado pidió a la Sma. Virgen que le dejara tomar por unos momentos al Niño Jesús en sus brazos y levantándolo hacia el cielo proclamó en voz alta dos noticias: una buena y otra triste.
 
La noticia buena fue la siguiente: que este Niño será iluminador de todas las naciones y que muchísimos se irán en favor de él, como en una batalla los soldados fieles en favor de su bandera. Y esto se ha cumplido muy bien. Jesús ha sido el iluminador de todas las naciones del mundo. Una sola frase de Jesús trae más sabiduría que todas las enseñanza de los filósofos. Una sola enseñanza de Jesús ayuda más para ser santo que todos los consejos de los psicólogos.
 
La noticia triste fue: que muchos rechazarán a Jesús (como en una batalla los enemigos atacan la bandera del adversario) y que por causa de Jesús la Virgen Santísima tendría que sufrir de tal manera como si una espada afilada le atravesara el corazón. Ya pronto comenzarán esos sufrimientos con la huida a Egipto. Después vendrá el sufrimiento de la pérdida del niño a los 12 años, y más tarde en el Calvario la Virgen padecerá el atroz martirio de ver morir a su hijo, asesinado ante sus propios ojos, sin poder ayudarlo ni lograr calmar sus crueles dolores.
 
Y Jesús ha llegado a ser como una bandera en una batalla: los amigos lo aclaman gritando "hosanna", y los enemigos lo atacan diciendo "crucifícale". Y así ha sido y será en todos los siglos. Y cada vez que pecamos lo tratamos a El como si fuéramos sus enemigos, pero cada vez que nos esforzamos por portarnos bien y cumplir sus mandatos, nos comportamos como buenos amigos suyos.
 
Después de este interesante hecho de la Presentación de Jesús en el templo, la Virgen María meditaba y pensaba seriamente en todo esto que había escuchado.
 
Ojalá también nosotros pensemos, meditemos y saquemos lecciones de estos hechos tan importantes.
 
Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE PAN Y VIDA donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propiaexperiencia.

Servicio Católico Pan y Vida, es una organización sin fines de lucro, fiel al Magisterio de la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana, dirigida por laicos y sacerdotes católicos en conjuntamente en RED con varias organizaciones católicas como www.es.Catholic.net, www.corazones.org, www.rarcomputacion.com, www.feyfamilia.org entre otros.

Cuyo objetivo es trabajar efectivamente, comprometida en la misión evangelizadora de la Iglesia para la construcción del Reino, a través de nuestros servicios, caracterizados por llevar el fuego del Espíritu Santo.

Otros servicios por email | Condiciones de uso | Publicidad en listas de correo | Contacto

© 2002-2004 Derechos Reservados. Servicio Católico de Evangelización Pan y Vida.
Hillsborough, Nueva Jersey, USA.
E-mail:
admistracion@mensajespanyvida.org

Diseño: Internet para la Evangelización






Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Sábanas ajustables en jersey de algodón. ( 18 USD) 
     
  • ALFOMBRA HECHA DE ALPACA ( 45 USD) 
     
  • Libro: Constitucionalismo Histórico Español ( 10 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !

     



    Pan y Vida es una lista católica cuyo objetivo es llevar la palabra de Dios tal como nos lo ordenó el Santo Padre. Para lograrlo, se mandan diariamente reflexiones, oraciones y meditaciones que pretenden alimentar su espíritu con el mensje de Nuesro Señor Jesús y su Santísima Madre María. ¡No pierdas la oportunidad de recibirlas en tu correo! Suscríbete y forma parte de nuestra comunidad. www.mensajespanyvida.org Contactenos: omar08876@yahoo.com ¡Suscríbete!