Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1021 al 1050 
AsuntoAutor
La Alquimia del Si Ricardo
Astronomia Incaica Ricardo
Alertamiento / Sal Ricardo
La Liberacion / La Ricardo
Llamado a Incremen Ricardo
Celebremos la Vida Ricardo
Enfrentando el Tem Ricardo
La Red Cosmica Uni Ricardo
Los Sembradores 17 Ricardo
Mundo Interno / Er Ricardo
Manual del Caminan Ricardo
Abrazando lo nuevo Ricardo
Reflexion sobre Me Ricardo
Rayab - Sha'Ban - Ricardo
A Punto, Una Dific Ricardo
No Resistan al Mal Ricardo
Efectos Internacio Ricardo
El Poder del Silen Ricardo
ojo-La Ascension d Ricardo
Instituto Superior Ricardo
Estamos Haciendo L Ricardo
La Mujer del Quint Ricardo
Mensaje de la Herm Ricardo
Misterio, Sacramen Ricardo
Carta abierta al P Ricardo
Earthdance 2001 / Ricardo
El Mensaje de Facu Ricardo
ojo-Sobre las Arma Ricardo
Oracion por Nueva Ricardo
Autoconocimiento / Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1076     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Reflexion sobre Mexico / Fox y Marcos, Secreta Cita con la Historia / Koldo Aldai
Fecha:Jueves, 4 de Octubre, 2001  21:44:19 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <anahuak @.............mx>

 
* * * * * * * * * * 
 
 
From: Planeta Gaia <planetagaia@...> 
Date: Tue, 02 Oct 2001 14:04:14 -0700 
To: Ricardo Ocampo <anahuak@...> 
Subject: Fox y Marcos , secreta cita con la historia 
 
Saludos  hermano Ricardo: 
Para  variar un  poco  el monotema de la crisis mundial, una de Fox y 
Marcos. Recuerda que hace tres  meses  pedí colaboración trasatlántica . 
Este es el resultado. Un resumen  ha sido publicado  en Año Cero.  Te lo 
adjunto enterito. Me consta que esta reflexión  no es unánime en nuestros 
círculos, pero ahí  va como  contribución a una reflexión sobre el México 
presente.  
Grande abrazo . koldo 
 
 
* * * * * * * 
 
Fox y Marcos , secreta cita con la historia 
 
Pasado y futuro, selva y asfalto, ancestralidad y nueva concienciaŠ 
creciendo, fecundándose él uno del otro, harían por fin las paces en la 
nación azteca. Dos personajes, el subcomandante Marcos y el presidente 
Vicente Fox, encarnarían, al más alto nivel, ambas formas de ver el mundo. 
Muy pocas veces ocurre que se crucen dos colosos en un mismo escenario 
dispuestos ha cambiar el rumbo de la nación, en buena medida del planeta. 
Sin embargo esto acontece ahora en el México de nuestros días. Ambos han 
acudido puntuales a la cita con la historia, ambos parecen responder a 
fuerzas que les sobrepasan, ambos atienden a grandes dictados internos, 
ambos son guiados por un mismo sueño: México irradiando en medio del mundo. 
 
Dicen que es plenamente consciente del papel que está llamado a cumplir, que 
Vicente Fox, actual presidente de la República de México, ha asumido con 
pleno conocimiento la labor de empujar a la nación al elevado lugar que le 
corresponde.  
Nada habría ocurrido por casualidad; muchos hombres y mujeres habrían dado 
su vida, se habrían entregado interna y externamente para que la oscuridad 
encarnada en el partido-estado PRI fuera relevado, abandonando un poder que 
controlaba desde hace 75 años. Muchos seres habrían suspirado por estos 
momentos, habrían trabajado para apuntalar la gran esperanza para la 
humanidad que hoy representa México. 
Recobrada una dignidad durante varios decenios usurpada, México estaría en 
condiciones de comenzar a brillar en medio del mundo, tal como estaba 
profetizado por las tradiciones indígenas. Las condiciones externas 
apropiadas estarían ya dadas para posibilitar el despertar externo e interno 
de la nación. Lo que acontece en un plano se reflejaría en el otro y 
viceversa. 
El escenario de libertades habría quedado ya abierto, restaría representar 
la obra. El México de Fox habría alcanzado en nuestros días la mayoría de 
edad y creado las condiciones externas necesarias para tomar el relevo al 
Tibet como foco espiritual de la humanidad. En estos momentos se estaría 
efectuando un transvase cuya muestra más evidente sería el afloramiento de 
muy diversos grupos y guías espirituales con conciencia planetaria. 
Ocurre en contadas ocasiones que se conciten un auge de la conciencia de 
nación con un despertar de la conciencia espiritual, menos aún que ambas 
conciencias se vean proyectadas hacia un servicio planetario. A lo largo de 
la historia podemos observar diferentes ejemplos de mandatarios con 
auténtica vocación de entrega que han aupado a sus pueblos a importantes 
cotas de realización. Cuando estos políticos están movidos por altos y 
generosos ideales, cuando reúnen a su alrededor el apoyo necesario, cuando 
alcanzan, a su vez, una lectura más profunda de los ritmos y realidades 
cósmicas, cuando son sabedores de las alianzas que cuentan en otros planos, 
se concitan las oportunidades para un salto cuántico. 
Algo de todo esto acontece en el México de nuestros días. Sólo en un momento 
de gran trascendencia como en el presente se podrían reunir dos gigantes 
como Fox y Marcos, cada uno de los cuales, con un cometido muy concreto y a 
la vez complementario. Sólo dos personas con semejante carisma se podrían 
concitar para atender a un mismo y titánico esfuerzo: devolver a México su 
antiguo esplendor y convertirlo en foco de irradiación planetaria. Con una 
mirada limitada, superficial observaríamos que estas dos grandes y 
prometedoras líneas de fuerza se manifiestan de forma divergente, incluso 
contradictoria. Sólo ocurre en apariencia. En realidad ambas fuerzas 
liberadoras formarían parte de un mismo e inteligente empeño. Esta es el 
argumento que, a la luz de diversos datos, pretendemos refrendar en las 
siguientes líneas. 
 
Selva 
 
El árbol floreciente de la nueva mexicanidad necesitaba de las firmes raíces 
hincadas en un glorioso pasado. El renacer de la conciencia indígena, el 
establecimiento de contacto con las poderosas reservas espirituales 
acumuladas por el país a lo largo de milenios, era indispensable para la 
proyección de México hacia el futuro. Según apunta Patricia Zarcos en su 
libro ³Cambio de Cuadrante. La secreta historia de cómo fue posible la 
derrota del PRI y el triunfo de Vicente Fox²: ³La fuerza proveniente del 
pasado otorgaba un poderío más que suficiente para confrontar la amenaza 
presente². Para la autora de este libro, recién editado, a comienzos de la 
década de los noventa existía un complot que tenía por objeto la total 
destrucción de México, no sólo de su organización socioeconómica sino de su 
soberanía e identidad. La escritora en su obra mitad novela, mitad ensayo, 
se permite la licencia de dar vida y poner palabra a los supremos Guardianes 
de la Tradición y a otros espíritus defensores del ³alma mexicana².. A 
propósito de la contienda que se avecinaba, el espíritu de Iztaccíhuatl 
señala: ³Toca ahora a nuestro país por razones de tiempo cósmico enfrentar 
una disyuntiva de vida o muerte. Si la nación logra pasar esta prueba y 
continúa existiendo, el amor subsistirá sobre la Tierra, si México perece el 
odio dominará el planetaŠ² 
Aceptando esta crucial disyuntiva, resultaba imprescindible remover 
estructuras negativas provenientes del pasado que obstaculizaban el 
desarrollo de nuevas y más liberadoras formas de organización político y 
social acordes con los postulados de una nueva era. A esa cita para elevar 
el nivel de conciencia de la nación y salvar a México de su hundimiento 
habrían acudido numerosas fuerzas. Ahí es donde aparece Marcos y su guerra 
florida de escopetas de madera, batalla de cuentos y poesía lanzados a los 
cuatro vientos, profundos conocimientos que buscan trasmitir un nuevo 
mensaje, una conciencia de alerta a los habitantes del país. En Chiapas se 
jugaba, en buena medida, el porvenir de México. 
El profesor universitario de Tampico se había metido en la selva en los años 
setenta con el objetivo de hacer una revolución de corte clásico, pero poco 
a poco se fue dando cuenta que las verdaderas revoluciones sólo pueden 
empezar por dentro. Así que cursó la carrera de ³indio², se doctoró en 
ancestralidad y cotidianidad maya. Convivió durante años con los pobladores 
de la selva de Lacandona hasta que se convirtió en uno de ellos y pudo 
hablar por ellos. Marcos pudo observar que en la cultura maya se encontraban 
los conocimientos necesarios para formar auténticos guerreros que luchan por 
crear un orden humano acorde con el orden cósmico. El mítico líder rebelde 
se contagió y comenzó a comunicarse en un lenguaje sencillo y alegórico 
comprensible por todos los estratos sociales. Las enseñanzas que extrajo de 
la selva las metió en cuentos y cartas consciente de que era la forma más 
adecuada para divulgar todo ese legado. 
Las armas zapatistas no conquistaron terrenos, pero los cuentos de Marcos 
iban uno a uno conquistando corazones. Para elevar la conciencia de la 
nación el subcomandante se ha valido de dos personajes fundamentales: el 
Viejo Antonio, un campesino a caballo entre la fantasía y la realidad, 
poseedor de la sabiduría de los antiguos sacerdotes mayas y Don Durito de 
Lacandona que representaría el arquetipo de un moderno guerrero olmeca. 
Alberto Ruz, legendario líder de los movimientos de nueva conciencia en 
México y América Latina, nos proporciona un vivo y original retrato del 
líder zapatista:  
³El Subcomandante Marcos ha sintetizado características del carismático 
líder campesino morelense Emiliano Zapata, (quien da nombre a su ejército 
indígena); del espíritu mágico de Votán, personaje mitológico de la Cultura 
Maya chiapaneca; de la valentía del Quijote de la Mancha, paladín eterno de 
las causas perdidas y del irreducible Ché Guevara; inspirándose del gran 
estratega militar que fue Pancho Villa y del gran estratega espiritual que 
fue Mahatma Ghandi. Su principal tutor en la selva, fue un hombre sencillo, 
un indio Maya con un profundo conocimiento de la vida y del cosmos, llamado 
El Viejo Antonio, con el que trabó una larga relación de aprendizaje similar 
a la que el antropólogo Carlos Castaneda tuvo con el legendario chaman 
yaqui, Don Juan Matus. 
El inconfundible Sub Marcos, sin seguir el síndrome de héroe mártir como el 
Ché, en pocos años se ha convertido en un galán admirado por las mujeres de 
todas las edades, el héroe de innumerables corridos y canciones; la envidia 
de muchos intelectuales de izquierda y de derecha, y el sujeto-objeto de un 
verdadero fenómeno mediático que ha generado un alucinante y amplísimo 
mercado de productos y mercancías que venden su imagen carismática. Un 
personaje legendario-humano, mítico-real, surrealista y mágico, una síntesis 
enmascarada y enigmática que los mejores directores de cine, teatro y 
actores contemporáneos admiran, respetan y reconocen como uno de los mejores 
¨metteurs en scene¨, actores y poetas de nuestros tiempos². 
Para Alberto Ruz la guerra florida Maya de Chiapas se ajustaría a los ciclos 
cosmogónicos y surgió en un momento justo de los antiguos calendarios 
cósmicos, cuando los profetas (Balams) y sabios interpretaron las señales de 
que la hora del ¨Sendero de Lágrimas¨ o de ¨Los Nueve Infiernos¨, un largo 
ciclo de infortunios para los pueblos indígenas, iniciada con la Conquista 
de México, había llegado a su término. Cuando los ¨cargadores del tiempo¨ 
hicieron saber a las comunidades mayas que estaba iniciando una nueva vuelta 
de la Banda de los Cielos, un nuevo ciclo de ¨Trece Cielos,¨ y que era 
tiempo de decir: ¡Basta! 
Un conocimiento profundo de estos ciclos habría sido guardado por algunos 
sabios y guías Mayas, Halach Uinics u Œhombres verdaderos¹, que lo pasaron 
de generación en generación hasta llegar el momento apropiado para iniciar 
la mencionada gesta histórica². La guerra florida Maya sería uno de los más 
evidentes signos de que la irradiación de nueva conciencia que México está 
ejerciendo sobre el mundo. Los zapatistas entendieron enseguida las 
preciosas oportunidades para promocionar la causa indígena que 
proporcionaban las nuevas tecnologías de la información. En este sentido el 
antiguo profesor universitario de Tampico ha sido todo un visionario.. 
Comprendió que los bytes cargados de poéticas proclamas eran infinitamente 
más eficaces que las balas cargadas de odio. Su liderazgo es de alcance 
planetario. Su influencia en los movimientos radicales y alternativos de 
Europa y América no tiene par. Marcos es el símbolo de una nueva y 
recautuchada forma de hacer la revolución. Muchos ojos están clavados en 
este personaje y la cultura que representa. La imagen que proyectan en el 
mundo simboliza uno de los fuertes referentes de esperanza. 
 
Asfalto 
 
El presidente, Vicente Fox, su supuesto adversario hizo otro itinerario.. No 
pateó el escenario húmero y exhuberante de la selva, ³no se echó al monte², 
todo lo contrario se metió hasta la propia médula del sistema capitalista 
imperante. Hizo también su propio peregrinaje entre moquetas, de uno a otro 
despacho hasta llegar a ser el presidente de la compañía ³Coca-Cola² para 
México y América Latina, convirtiéndose en el gerente más joven de la 
multinacional. Es un buen gestor de empresa, conoce los entresijos del 
sistema, sin embargo su carrera pública da constancia de que su trabajo ha 
estado orientado a favorecer a los más humildes. Su itinerario personal da 
sobradas pruebas de haberse guiado, tanto en su etapa empresarial, como 
política, por el bien común. 
Dicen que sintoniza con los movimientos de nueva espiritualidad, que es 
consciente de que ha llegado donde está gracias al trabajo interno realizado 
por muchos grupos de meditadores que han trabajado por el fin de la 
maquiavélica hegemonía del PRI, por su victoria electoral en las del pasado 
2 de Julio. A estos grupos ha hecho saber también su invitación a no cejar 
en ese necesario apoyo interno para poder continuar con su labor renovadora, 
con su cruzada de devolver la dignidad, las justicia y la libertad a la 
nación.  
No tenía, sin embargo, ni mucho menos todas consigo para llegar a la 
Residencia de los Pinos, sede de la presidencia de la nación. A comienzos 
del verano del pasado año, la duda se cernía sobre un gran espectro de la 
población que en los días anteriores a las elecciones aún no concebía, bien 
por temor, inercia o desconfianza que se pudiera dar un cambio real en la 
orientación de México. Millones de personas vacilaban aún sobre su voto en 
el momento de dirigirse a las urnas. Sin embargo una ola de espíritu 
liberador recorría la geografía del país. El egregor, forma-pensamiento, del 
cambio alentaba a los votantes en favor de una opción política diferente. El 
pasado 2 de Julio México rompió el síndrome de continuidad, la barrera del 
miedo que en cada cita electoral le hacían repetirse a sí mismo: "Más vale 
lo malo conocido que lo bueno por conocer". Se regaló a sí mismo la 
posibilidad de un futuro definitivamente diferente. 
 
El carisma personal del presidente capaz de sintonizar con las capas 
populares del país, su denodada voluntad de abrir una nueva etapa de 
libertad y justicia, su expresa decisión de combatir la corrupción con todos 
los medios a su alcance, la incorporación de una serie de músicas y símbolos 
con un enorme poder liberadorŠ, fueron factores externos que posibilitaron 
su triunfo.  
A nivel interno Fox había arrancado la campaña enarbolando el pendón de la 
Virgen de Guadalupe. La patrona de México recuperaba de nuevo, como 
ocurriera cuando la guerra de la independencia, su enorme potencial 
liberador y cohesionador de los diferentes sectores y estratos de la nación. 
Por otro lado toda una enorme y silenciosa conspiración se volcó de su lado. 
Muchas fuerzas espirituales del país encuadradas en el ámbito de la 
denominada ³nueva era² o ³nueva conciencia², trabajaron de forma muy intensa 
las semanas previas a las elecciones. Todas estas fuerzas eran conscientes 
de la existencia de un supremo plan divino en el que México juega un papel 
de vital importancia. Este plan (supuestamente promovido por la Jerarquía 
Planetaria de Luz) contempla el advenimiento próximo de una nueva tierra 
instaurada en los valores de paz y fraternidad planetarias. 
Sólo un México consciente de su gran potencial espiritual acumulado desde 
los tiempos de la Atlántida, un México mestizo como ejemplo de diversidad y 
hermandad racial y a la vez un México moderno plenamente insertado en las 
coordenadas y posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologíasŠ, podría 
fungir como líder en el despertar de una nueva conciencia fraterna mundial y 
así cumplir con el elevado destino contemplado dentro de ese grandioso plan 
celeste. Una nación sumida aún en una cultura del clientelismo y la 
corrupción, amordazada por el gansterismo oficial del PRI no estaría 
facultada para irradiar la luz que el mundo aguardaría de México. De ahí que 
tantos seres pusieran sus mentes y espíritus a la obra liberadora. 
En el referido libro de Patricia Zarco se menciona también el concurso en 
esta conspiración silenciosa por el relevo político de la nación, de 
innumerables seres evolucionados de otras dimensiones. Concretamente hace 
mención de los espíritus de las personas que a lo largo del siglo el PRI 
encarceló, torturó y asesinó para poder conservar el poder; de las 
personalidades que habían trabajado con mayor denuedo por la instauración de 
la democracia; de seres de muy elevados planos identificados con la esencia 
de México como Regina y los espíritus de los volcanes Iztaccíhuatl y el 
Popocatépelt. La participación de estos seres puede evidentemente ser 
cuestionada por el lector, lo que no parece sin embargo dar lugar a duda es 
que en todo el proceso de ascenso de la figura de Fox a la presidencia de la 
nación, concurren una serie de elementos y factores que desbordan el plano 
estrictamente físico. 
 
Escenificación de un combate 
 
¿Hasta qué punto ambos personajes no escenifican un combate mediático aún 
siendo conscientes de que están llamados a una imprescindible colaboración? 
Marcos le dice a Fox que es como los demás presidentes, que no hay signos 
visibles de auténticos cambios, sin embargo Fox le va abriendo camino, 
escolta su comitiva, despeja las carreteras para su caravana en su 
peregrinaje a la capital y le abre, pese a los mil y un obstáculos de su 
propio partido, las puertas del propio Congreso de los diputados. Marcos 
arremete contra el presidente y éste le extiende la mano, le espeta que la 
causa zapatista es su propia causaŠ 
Marcos atiza a Fox pero sin embargo no podría prescindir del complemento de 
modernidad que su aparente contrincante simboliza. Ambos representan a dos 
culturas llamadas a citarse en nuestros días. Marcos es la selva, la 
ancestralidad, Fox el asfalto y la modernidad. El primero la tradición 
indígena, la voz reactualizada de los antepasados, el segundo la modernidad, 
el futuro. Fox parece haber asumido la consigna zapatista de que todos somos 
indígenas de alguna parte de la Tierra, parece ser consciente de que el 
futuro de México sólo se puede levantar sobre el orgullo devuelto también a 
los millones de indígenas, con los oídos abiertos al susurro de su sabiduría 
ancestral.  
Ambos se necesitan, ambos se urgen. Marcos habla aún en clave de distancia, 
incluso de enfrentamiento, sin embargo ambos representan dos Méxicos que 
están llamados a entenderse. El resto de los grupos políticos serían actores 
de comparsa que actúan sin plena conciencia de lo que está ocurriendo. La 
izquierda representada por el PRD jugaría un papel de denuncia social, pero 
aún se mantendría enmarcada en obsoletos esquemas de confrontación a 
ultranza. Los grupos de interés acorazados en un PRI a la deriva, seguirían 
apostando por la conservación y defensa de los privilegios adquiridos tras 
decenios de bandidaje. 
 
México cuna de un nuevo mundo 
 
Dos culturas, dos sistemas, dos maneras de entender el mundo se manifiestan 
dispuestas a entenderse y a fecundarse definitivamente. Indigenismo y 
occidentalidad, revolución y sistema, norte y sur geográfico, izquierda y 
centro político, selva y asfalto, magia y realidadŠ. De la capacidad de las 
partes para confluir, depende el futuro del país y en buena medida del 
mundo.  
Sólo México podía albergar la convergencia de dos vectores de transformación 
tan extraordinarios; sólo en su escenario sorpresivo, multicolor y agitado 
podía acotarse una cita semejante.. El excepcional carisma de sus 
principales actores realza la escena; sus visiones vanguardistas son buen 
botón de muestra de la conciencia alcanzada por el conjunto de sus 
representados.  
Cada uno de los protagonistas ha debido de romper barreras, superar los 
tabúes de su entorno para situarse en la posición que ocupa; cada quien 
cumplió con integridad su periplo hasta llegar a la cita. Ningún 
revolucionario hasta el presente ha sabido inyectar tantas dosis de poesía y 
candor como Marcos a su revolución, ningún mandatario mejicano ha 
manifestado tanto coraje e integridad para luchar contra las lacras que 
hipotecan el futuro de su país: la corrupción y la injusticia social, como 
Fox. Cada quien viene de culturas, de mundos, de espacios diferentes, 
antagónicos, pero al presente parecieran destinados a unirse y sentar las 
bases de un México más cohesionado, libre y próspero para todos. 
Los guerrilleros de America Latina y el mundo entero a la vista de la 
³Guerra Florida zapatista² pueden fácilmente comprender que los disparos 
callados son más efectivos y encomiables que los no refrenados. Los 
movimientos revolucionarios de corte clásico pueden ahora observar que la 
historia es un continuo cambio, que las fuerzas de progreso se reciclan o 
terminan estorbando. 
 
Despertar de la mujer dormida 
 
La guerrilla zapatista pasó ese arriesgado Rubricón y creó un original y 
audaz referente revolucionario a uno y otro lado del Atlántico. Opera como 
vanguardia de un nuevo movimiento de progreso, no sólo mejicano, sino 
mundial, al que aporta coraje, visión de futuro, color, belleza y vida. Al 
callar la violencia, una vez tomó las portadas de los periódicos, el EZLN 
inauguró una dinámica verdaderamente liberadora. Los zapatistas aprendieron 
a tiempo que los fusiles nunca resolvieron los problemas. Para que el 
Gobierno cambiara de política no era preciso combatirlo con las armas. Su 
florida batalla mediática les iba a reportar más apoyos que una guerra sin 
cuartel.  
Al romper unilateralmente con la espiral de la violencia, Marcos y su gente 
daban un salto cuántico, sentaban un precedente histórico. Desde entonces y 
a la vista de este ejemplo, muchos movimientos guerrilleros cuestionan ya la 
validez del fusil "redentor", y van tomando conciencia de que ese mismo 
hierro constituye uno de los mayores problemas. 
En medio de todo este panorama, poderosas leyendas anuncian lo que está 
ocurriendo; en medio de todas estas leyendas, hay una que cobra especial 
significado: ³Regina². Se trata de una niña mexicana a la que los lamas 
preparan en Tíbet, conscientes de que ella es la elegida para llevar a 
México hacia un despertar espiritual que incidiría en el nacimiento de una 
nueva etapa cósmica, conocida como la Era de Acuario. Este ser de naturaleza 
superior que inmortalizara el escritor Antonio Velasco Piña en su novela 
habría desarrollado, pese a su corta edad, una intensa actividad de 
expansión de la conciencia de la ³nueva mexicanidad². Sus acciones habrían 
culminado con su inmolación ritual en Tlatelolco, acompañada de los cuatro 
³Guardianes de la Tradición² y ³los cuatrocientos mexicanos poseedores de 
mayor grado de conciencia². ³La 'Reina de México' habría sido abatida a 
tiros en el marco de lo que se conoció como matanza de la ³Plaza de las tres 
culturas² el 2 de Octubre de 1968. 
La novela de un misterioso autor que atiende al nombre de ³Ayocuan² y que 
lleva por título ³La mujer dormida debe dar a luz² presenta al final de su 
relato una conclusión muy similar: México está llamado a cumplir un alto 
papel en el renacer de una nueva civilización planetaria. La mujer dormida, 
que simbolizaría México, estaría ya desperezándose y recordando que para 
estos días tenía concertado un importante compromiso: nada más ni nada menos 
que guiar a la humanidad hacia el Norte de una nueva civilización de luz y 
de amor.  
 
Aliento y vuelo 
 
"No somos la realidad, sino apenas su reflejo, no somos la luz, sino apenas 
un destello", proclamó el subcomandante, en su histórica alocución del 
Zócalo, humildemente consciente de una misión trascendental. 
El mítico Marcos podría por tiempo refugiarse en la selva, agazapado en su 
guarida de soneto y misterio, tomando café con devotos periodistas venidos 
del mundo entero. Nosotros seguiríamos disfrutando ante la cómoda pantalla 
de las sabrosas epístolas cibernéticas del hombre sin rostro. Sin embargo 
parece callar ya el tiempo de los versos que no acaban de encarnar, de las 
leyendas impotentes, de las utopías a medio labrar. Con su salto a la 
capital, con su voluntad de diálogo, Marcos movió ficha y abrió la 
oportunidad de abonar realidades. Ya no había razón para estirar más una 
historia de agravios, dolor y lucha. Llegaba ya el momento de la resolución 
pacífica del conflicto, de atracar por fin la historia mejicana en el muelle 
de la justicia y la dignidad ³globalizadas². 
La selva está herida pero el asfalto parece querer abrirse en sincero y 
enorme regazo. El reto de ambas partes es crucial y revela lo apasionante de 
estos días. Una larga y dolorosa inercia de marginación y enfrentamiento se 
está trocando en el fecundo despertar de toda una nación. México es 
vanguardia de un despertar cuyo alcance se nos escapa. Estamos en el punto 
de inflexión en el que la historia está dando el mayor de sus giros. Cede, 
expira una civilización muy definida por la lucha de las partes 
aparentemente opuestas y emerge un paradigma de mutuo reconocimiento, de 
cooperación externa y creciente sentimiento de hermandad interna. 
Ancestralidad y nueva conciencia, campo y ciudad, tradición y modernidad, 
sueño y cómputoŠ parecen, por fin, dispuestos a entenderse. El emerger de 
las culturas que simbolizan Marcos y Fox nos sitúa a las puertas de un nuevo 
paradigma de civilización. Ellos están en condiciones de progresar en la 
travesía que va desde la confrontación a la integración, del conflicto a la 
cooperación..., una de las aventuras más loables que puede emprender un 
colectivo humano. 
El resultado final de la cita de estos dos grandes hombres en la encrucijada 
actual está aún por ver. ³Con el aliento que el pasado exhala, es hoy 
posible reemprender el vuelo² decían los versos de Sor Juana. Marcos 
simbolizaría el pasado que proporciona el aliento suficiente para que la 
nación, bajo el mando de unos políticos con auténtica vocación de servicio, 
emprenda ya su definitivo vuelo. 
No está resultando fácil el despegar. De hecho el borrador de la remozada 
ley indígena aprobada en el Congreso ha sido rechazado por los zapatistas. 
La reforma económica y fiscal que promueve Fox y con la que pretende hacerse 
con los fondos necesarios para emprender grandes infraestructuras, ha 
encontrado serios rechazos por gran parte de la población. Muchos mexicanos, 
afectados por la sobriedad y miserias del día a día, no lanzan sobre el 
equipo gobernante la misma mirada generosa de hace unos meses. 
Indudablemente el camino no va a ser fácil, tampoco se pueden vencer males 
endémicos en un breve lapso de tiempo. Hay un ritmo insobornable dentro de 
la ley de evolución, que por lento que parezca, va empujando siempre el 
progreso de los pueblos. Habrá que vencer muchos desafíos hasta situar a la 
nación en el verdadero lugar que le corresponde, hasta que irradie a pleno 
voltaje toda la luz que el mundo aguarda desde la tierra azteca. 
 
Lago, nopal y Águlia 
 
Las leyendas se van enlazando, tejiendo con sus hilos claroscuros, una 
historia más real que desemboca en un alentador presente. El momento mágico 
y trascendente que vive México se apoya también en otra bella leyenda. 
Según esta narración trasmitida de generación en generación, del continente 
Aztlán, el lugar de las siete cuevas, surgió un pueblo que peregrinó hacia 
el encuentro de su destino. Iban en busca de una tierra prometida, tal como 
lo hicieron también aquéllos otros peregrinos que viajaron por las tierras 
santas del Oriente. De pronto, el espíritu les mostró el camino para 
desembocar en un lago, (esta zona pantanosa, hoy desecada, correspondería al 
actual valle de la Ciudad de México) fuente del conocimiento y 
bienaventuranza. En medio de éste encontraron un islote y construyeron la 
antigua ciudad de Tenochtitlan . 
Sobre el islote crecía un nopal, símbolo de la vida terrestre que entre 
espinas esconde los jugosos frutos que provienen del espíritu y sobre el 
nopal parada estaba un águila, símbolo del poder espiritual sobre la materia 
sufriente plagada de espinas. He ahí que esa águila devoraba una serpiente, 
símbolo de la naturaleza grosera de la dualidad humana. Así en su conjunto, 
lago y nopal, águila y serpiente constituían los cuatro símbolos esperados 
por ese pueblo que se lanzaba a la búsqueda de un destino glorioso. Todo eso 
ocurría bajo la mirada serena de dos imponentes guardianes de cumbres 
nevadas y majestuosa presencia, el Popocatepetl y el Ixtaccíhuatl, que 
enmarcaban el panorama, concediéndole la grandiosidad que correspondía al 
momento.  
Ese pueblo de guerreros y conquistadores creció guiado por su luz interior. 
Mientras unos guerreaban, los otros conscientes de la misión de este pueblo, 
construían monumentos, grababan estelas, componían versos que dejaron 
permanentemente grabados para asegurar que su sabiduría y la conciencia de 
quiénes eran realmente, nunca se vería perdida. 
Ese pueblo creció y se expandió en sus cuatro direcciones. Si 
geográficamente asemejaba a un cuerno de la abundancia, en su conciencia 
humana era mil veces más abundante porque la tierra lo había dotado de todas 
las riquezas que le era posible conceder. Ese pueblo sufrió explotaciones, 
invasiones y hasta intentos de robo de su propia historia. Pero los eternos 
guardianes de lo invisible, aquellos guías que dieron origen a esta raza, 
permanecieron fieles en las horas difíciles, procurando a los mexicanos la 
identidad que hoy poseen. 
Así como en la naturaleza todo transcurre en ciclos: un tiempo es el de 
sembrar y otro el de cosechar, así, este pueblo reclama hoy sus frutos. 
Brazos y voces se alzan en demanda de merecidos dones. Los gigantes 
dormidos, guardianes de la conciencia de la nación mexicana están ya 
despiertos alentando la gloriosa manifestación de un pueblo que encarna la 
voz de las Américas. México se abre como mujer pura pero acogedora y hace 
sentir su presencia en todo el mundo. Resuena su llamado ancestral para no 
acallarse más. 
Leyenda extraída de un mensaje canalizado por el grupo ³Comunicación 
Cósmica² (Monterrey) 
 
* * * 
 
Con el aliento que el pasado exhala 
es hoy posible reemprender el vuelo 
más las infames huestes del averno acechan 
planeando males y entonando engaños 
 
Hay que obrar pronto con los ojos abiertos, 
fijar un centro y regular los vientos 
templar la llama, recobrar el canto 
hasta que México se llené de silencio. 
 
Sor Juana Inés de la Cruz 
Del libro ³Cambio en el cuadrante² de Patricia Zarco 
 
 
Koldo 
<planetagaia@...> 
www.portaldorado.com 
 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.