Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1081 al 1110 
AsuntoAutor
Centro America / C Ricardo
Dinero y Ascension Ricardo
Meditacion Global Ricardo
II ENCUENTRO DE LA Ricardo
De lo Negativo a l Ricardo
Novena de la Madre Ricardo
La Ascension en un Ricardo
El Pequeño Labrieg Ricardo
La Nueva Sociedad Ricardo
Meditacion para el Ricardo
El Gobierno Secret Ricardo
Los Sembradores / Ricardo
La Oscuridad Inter Ricardo
Lluvia de Estrella Ricardo
Las Expansiones de Ricardo
Meditacion Focal Ricardo
Contacta con tus A Ricardo
Psicoastrologia #1 Ricardo
WEBISLAM 148 /16 d Ricardo
Es Tiempo Ya De Se Ricardo
Sistema Evolutivo Ricardo
Comunicados del Co Ricardo
Mensajes de los He Ricardo
Cronica del Segund Ricardo
Sociedad Organizad Ricardo
Meditacion Mundial Ricardo
Gracias Costa Rica Ricardo
El Mensaje de El D Ricardo
Dia de la Tierra 2 Ricardo
Invitacion a Amar Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1147     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Cronica del Segundo Encuentro de la Red Iberoamericana de Luz / Manifiesto Final al Mundo
Fecha:Viernes, 23 de Noviembre, 2001  21:13:48 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <anahuak @.............mx>

 
 
San José de Costa Rica, a 13 de noviembre de 2001 
Crónica del Segundo Encuentro de la Red Iberoamericana de Luz 
 
Una  mágica niebla envolvió el encuentro concitado allá arriba, fuera del 
tiempo. La montaña de Iztarú, a media hora de San José, nos brindó su húmeda 
acogida. Los brazos se abrían de par en par a medida que iban llegando las 
escaladoras 'busetas' (furgonetas, vans) que  descargaban a los hermanos 
provenientes de los más diferentes orígenes de habla hispana.  Más allá de 
las frías pantallas del ordenador, de los 'portales' personales en cada 
computadora, la alianza se consumaba en medio de la selva exhuberante. 
Regada por una incesante lluvia se consagró la unión de los  corazones 
decididos a emprender un mismo camino de servicio. 
 
Atrás quedaba un año de intensos preparativos en varios niveles. El equipo 
de Costa Rica había apurado hasta el más mínimo detalle para que todos nos 
sintiéramos en un ambiente de paz y de íntimo contacto con una naturaleza 
desbordante. Unas austeras pero rústicas instalaciones nos brindaban refugio 
para reuniones y comida. Quienes lo desearon disfrutaron de cómodos hoteles. 
Los árboles tropicales llamaban con sus ramas a las puertas de las cabañas 
donde nos encontrábamos alojados. Los guardianes del lugar, un campamento 
scout, nos dieron todo tipo de facilidades y contribuyeron a que todo 
discurriera en un ambiente cálido y familiar. 
 
Más de 165 gentes provenientes de un total de 17 países, representando a más 
de 35 organizaciones y grupos, nos dimos cita en el círculo de la gran 
comunión: Canada, EEUU, México, Nicaragua, Colombia, Brasil, Ecuador, Cuba, 
Argentina, Chile, Venezuela, El Salvador, España, Uruguay, Guatemala y Costa 
Rica estaban presentes en el campamento de Iztarú. Como hecho inusitado y a 
pesar de que no se les convocó especialmente, los medios de comunicación 
mostraron interés grande en el encuentro y se hicieron presentes diversas 
cadenas de televisión locales. 
 
Trabajo y ceremonia 
 
El  primero de estos círculos se formó al mediodía del viernes, día 9. 
Meditación y danza en honor a la Madre Tierra arrancaron con un intenso 
programa de tres días. Tras los frijolitos con arroz, 'Gallo  pinto' le 
llaman los  lugareños, el típico 'rice & beans' caribeño y algunas cálidas 
palabras de miembros de comité local de organización, iniciamos los talleres 
de trabajo. Cristales, Merkaba, Danza, Calendario Galáctico, Regresión a 
vidas pasadas, Angeles, Campo electromagnético... fueron algunas de los 
temas que se ofrecieron a los asistentes. El arranque oficial se celebró al 
anochecer. La velada comenzó con al presentación de la canción de los 
encuentros, 'Navegantes de la Luz', a cargo de su creador, el cantautor 
Johnny Schroeder. Este tema  había  ganado el concurso convocado al efecto. 
Tras la música vinieron palabras de bienvenida por parte del Comité 
Internacional (Sonia, Juan, Ricardo y Koldo). Fueron en síntesis discursos 
de agradecimiento al Cielo por la  dicha de vernos reunidos en torno a un 
sencillo  altar, así como palabras de salutación a los asistentes. 
 
En estas pláticas inaugurales se esbozaron también los retos a abordar en el 
transcurso de los encuentros: consolidación y ampliación de la Red 
Iberoamericana de Luz, vinculación con las redes lusas y brasileiras, 
anglosajonas y la incipiente red francesa; diseño de un logo identificatorio 
común para cuantas gentes, grupos, movimientos, sitios web, portales y 
listas de correo virtuales conformen la Red, exploración de nuevos medios y 
técnicas de difusión, esbozo de un calendario común de celebraciones 
espirituales y elaboración de un directorio global de recursos de nuevo 
pensamiento en nuestra lengua... Una vez concluimos el plenario en el salón 
comedor, salimos al porche cubierto adjunto donde los hermanos indígenas 
guaimíes de Talamanca nos ofertaron sus  cantos y danzas. 
 
El amanecer del sábado nos deparó uno de los momentos más vívidos de todo el 
Encuentro. Por entre el barro del camino nos adentramos en la espesura de 
una bellísima selva recién nacida al nuevo día. Al abrigo de enormes 
árboles tropicales nos unimos en meditación, canto y ceremonia.  Agujereando 
la espesa niebla, en medio del suave  sonido  del tambor de luz de Alvaro y 
de la meditación conducida por Sonia, llegaban las primeras misivas 
celestes: 'El  Cielo y la Tierra están hoy de fiesta porque vuestra Alianza 
está confirmada'. Acto seguido, en breve pero emotiva ceremonia, el 
simbólico bastón de mando ahí diseñado colectivamente quedaba en manos del 
equipo organizativo costarricense, de manos del mexicano regiomontano. Había 
sido consagrado el día anterior con un pensamiento por cada uno de los 
asistentes. El acto se cerró con un pequeño ritual. La propia Sonia bendijo 
y sostuvo una gran copa de la que solemnemente fuimos extrayendo pequeñas 
piedras de río que nos ofrendaba la Madre Tierra por tan especial reunión. 
La mañana y la tarde del sábado transcurrió en animado debate en el marco de 
las mesas de trabajo que se formaron, a la sazón: 'Red Iberoamericana de 
Luz, vínculos y nuevas estrategias de comunicación y divulgación', 'Amor y 
Abundancia', 'Culturas indígenas y ancestralidad', 'Ecoaldeas y 
ambientalismo' y 'Organización y el marco de acción internacional' (los 
ricos y reveladores resultados, que nos guiaran por las futuras sendas del 
trabajo orgánico colectivo, se encuentran detallados como relatorías de cada 
mesa en los anexos que publicaremos pronto). 
 
A la noche, la lluvia nos hizo un paréntesis para que una enorme hoguera 
alumbrara en medio de un anfiteatro natural saturado de agua y creado por la 
propia montaña. Al pie del mágico cerro 'Copete Pepe' y en la intimidad que 
nos brindaban las llamas, arrancaron entonces canto y danza espontáneos, 
festejando con voces y cuerpos el gozo de tan grande reunión internacional. 
Tras la catarsis provocada por nuestro hermano fuego, un silencio meditativo 
envolvió de nuevo al entorno de profunda paz. 
 
Convergencia 11:11 
 
El domingo a la mañana se celebró, en el mismo rincón selvático de la 
víspera, una entrañable boda de una pareja española que quiso consumar su 
unión en el marco del Encuentro con ritual indígena. La delegación española 
se distinguió por su nutrida delegación: 17 personas. Por fin se consolidaba 
la unión entre la red ibérica y la latinoamericana. Acto seguido comenzamos 
la subida al 'Copete Pepe', el cerro custodio del campamento, donde se 
celebraría la meditación planetaria de conexión sincrónica del 11:11. 
 
Aún no han nacido palabras para describir esos elevados momentos de tan 
íntima comunión. Una sola alma latía en la media ladera de la montaña, una 
sola alma con alas multicolores en el rellano donde hicimos círculo 
ceremonial. Desde el cerro retumbaron primero silencio y después tambor de 
luz, concitando a las alianzas celestes, solicitando  apertura de la puerta 
dimensional, en reclamo de energía crística para su anclaje en la Tierra. 
Canto, mantrams, mudras y puro éxtasis compartido continuaron elevando el 
momento de unidad hacia unas cimas indescriptibles. Ya no había Cielo y 
Tierra, en las faldas del 'Copete' se fundieron elevadas dimensiones y 
geografías terrenas, puntos iluminados de París, Jerusalen, Erks y demás 
nodos activados del mundo entero. En esa ceremonia planetaria se  consumó la 
leyenda de la re-unión americana del Aguila del Norte y el Condor del Sur. 
En el centro de Costa Rica, en  mitad de las Américas, planearon en nuestro 
cielo interno juntas las dos aves, haciendo realidad el sueño de un 
continente y una humanidad por fin unidas. 
 
Allí mismo se realizó también la entrega de la vara de poder. El bastón pasó 
de nuevo de mano en medio del círculo sagrado. Thammy, Gabriela, Leonardo, 
Esperanza y Abjini de Venezuela asumieron ante todos los asistentes grande 
compromiso: tomaron el relevo de organizar en su país los encuentros del 
2002. 
 
Acuerdos 
 
Bajamos de la montaña prendidos de gloria. Entramos en el último de los 
plenarios para  proceder al relatorio de las conclusiones de las mesas y 
tomar las últimas decisiones. 
 
En esa última reunión general adoptamos diferentes decisiones: 
 
-         Asumir un logo, símbolo de la unidad que entre todos hemos gestado 
y que estamos decididos a ampliar. Este anagrama, cuya idea fundamental se 
expuso en el plenario, será difundido por Internet, a efectos de que se 
desarrollen diferentes propuestas estéticas sobre la misma idea. El objetivo 
es que este nuevo logo de la Red Iberoamericana de Luz aparezca en los 
sitios web, portales, listas de correo, así como en la propaganda de papel 
de las diferentes personas, grupos y movimientos que conforman la  Red. 
 
-         Hacer mención honorífica en reconocimiento de la primera lista 
espiritual de correo electrónico en castellano, 'Amor sin límites', 
albergada en SpiritWeb.Org, que a mediados de los noventa abrió la brecha 
para el trabajo que todos estamos realizando. 
 
-         Difundir un manifiesto al mundo y una declaración en comunión con 
los hermanos reunidos en Jerusalen, a efectos de que el planeta tome 
conciencia de nuestra decisión de avanzar como un solo cuerpo de servidores 
día con día más unidos. 
 
-                   Difundir un código ético de funcionamiento. Se trata de 
unas mínimas pautas de coordinación y actuación a asumir por cuantos 
integramos la Red y por cuantos se vayan sumando a la misma y que iremos 
enriqueciendo y desarrollando juntos. 
 
-             Difundir una declaración dirigida a otros movimientos civiles 
de progreso que están también coordinados en redes (movimientos de paz, 
ecoaldeas, ambientalistas, derechos humanos, economía alternativa, minorías, 
mujer, ufólogos, libre comercio, consejos indígenas, ancestralidad...) para 
estrechar mutuos lazos y explorar líneas de  trabajo común. 
 
-         Incrementar contactos y establecer programas de colaboración con 
las redes espirituales lusitanas, francesas, anglófonas, italianas...que 
tenemos constancia de que ya están funcionando. Explorar la existencia de 
redes hermanas que estén operando en Africa y Asia, para seguir con la tarea 
de conformación de una gran Red Planetaria confederada. Quedó descartada la 
idea de crear una organización formal internacional, en el espíritu de la 
convocatoria de fortalecer una infraestructura sin centros ni líderes, 
horizontal, universal, ecuménica, abierta, incluyente, cooperativa y con 
plena autonomía, autosustentabilidad y autogestión -guiada por lo interno- 
de todos sus nodos. 
 
-          Promover la creacion de ciudades de luz en cada región, país y 
continente para establecer a partir de los nuevos recursos tecnológicos 
cibernéticos una cooperación orgánica multilateral más amplia entre todos 
los nodos de la red, ya sean estos individuos, grupos, organizaciones, 
sitios web o portales, mediante el intercambio de productos, facilitadores, 
capacitadores y servicios. Para la creación de un gran directorio de 
recursos se convocó a todas las agrupaciones y los individuos que pertenecen 
a la red, ya que se trata de una complicada y descomunal tarea, para que 
desarrollen en sus localidades estos listados con todos las perspectivas, 
tradiciones, escuelas, filosofías, religiones, grupos, organizaciones y 
movimientos de la sociedad civil a la vista. 
 
-           Establecer un consejo editorial para la Red Iberoamericana de 
Luz, en especial para sus servicios informativos *RedLuz*, con la finalidad 
de tener un mecanismo de consulta multilateral más expedito para el análisis 
y la discusión de diferentes temas relevantes y la creación de consensos 
para diseñar un marco general de políticas editoriales colectivas más 
concisas, profesionales y efectivas, respetando la independencia de todos 
los medios confederados e invitándolos a seguir una línea común plural, 
incluyente, universalista, libre, ecuménica, no dogmática ni sectaria, no 
violenta y democrática. 
 
 
Despedida 
 
Tras la última comida que compartimos juntos, pasamos a la lectura de las 
diferentes adhesiones que llegaron de hermanos de uno y otro lado del 
Atlántico. En ese espacio se plantearon también diversas iniciativas de 
carácter internacional: 'Congreso Internacional por la Vida' (Verano 2002), 
'Peregrinación por la Paz en el País Vasco y en el Mundo' (Verano  2002) y 
otras. 
 
El Encuentro se cerró en un último aro sagrado. Fue un saludo de alma a 
alma: "Mi Divina Presencia saluda a tu Divina Presencia". Millones de veces 
bendito seas..."; fueron corazones  fundidos más allá del tiempo y de la 
geografía; fueron abrazos sellando una unión que traspasaba los virtuales y 
limitados marcos de la Internet, donde se habían gestado; fueron almas 
sellando un compromiso de seguir trabajando unidos con decisión y entusiasmo 
al servicio de la Nueva Tierra. 
 
Ya de noche 'carros' y 'busetas' tomaban dirección montaña abajo, para 
desescalar  la empinada  y tortuosa  pendiente de Iztarú. Allí arriba, 
ofrendado al 'Copete Pepe', enterrado en  una  Madre Tierra blanda y mullida 
por la incesante lluvia caída, quedaba el cristal que guardó la memoria  de 
la alianza sellada, quedaban los frondosos y tropicales hermanos erguidos 
que en medio de su foresta cobijaron con candor mesas de trabajo, círculos, 
ceremonias... Allí arriba, grabada en la espesa, mágica e inolvidable niebla 
quedaba la huella de la gloriosa  misión que todos juntos consumamos, allí 
arriba  nuestro ferviente agradecimiento al equipo de Costa Rica por la 
labor realizada, allí arriba nuestro mudo agradecimiento hacia lo 
Innombrable por habernos empujado a tan inolvidable cita fuera del tiempo. 
 
 
 
* * * * * * * * * * 
 
 
 
Declaración conjunta de las cumbres de Luz de Costa Rica  y Jerusalén 
 
 
Trabajadores de la luz, artesanos de un mundo más fraterno, constructores de 
una nueva humanidad, hemos asistido los días 9,10 y 11 a dos grandes cumbres 
coordinadas: una en Iztarú (Cartago, Costa Rica) correspondiente al Segundo 
Encuentro de la Red Iberoamericana de Luz con asistencia de mas de 165 
personas representativas de 17 países y la segunda en Jerusalén con motivo 
de la Séptima Cumbre Internacional de Luz patrocinada por 52 grupos  y 
organizaciones de 25 países. 
 
La distancia de ambos macroeventos se diluye en la cercanía de nuestros 
corazones. Desde la profundidad de ese corazón unido que late con fuerza en 
esos dos puntos del planeta, queremos expresar al mundo un mensaje de firme 
esperanza. Recientemente hemos abierto las puertas del tercer milenio. Es 
precisamente en estos tiempos de crisis e incertidumbre cuando se hace más 
precisa la palabra de quienes nos afanamos en construir nueva Morada, de 
quienes nunca perdimos la fe en una nueva tierra de amor y fraternidad. Hoy 
se hace más necesaria que nunca la voz de quienes tan solo aspiramos a ser 
su Voz, pronunciada con desbordante gozo en las más variadas formas, tonos y 
lenguajes. 
 
Desde este corazón con dos pujantes latidos en Centroamérica y Oriente Medio 
deseamos compartir a la opinión pública en general y a los hombres y mujeres 
de buena voluntad, tejedores de elevados sueños y custodios de esperanza en 
particular, la siguiente declaración. 
 
-          Estamos persuadidos de la enorme trascendencia del momento en que 
se halla la humanidad. Nunca los elevados valores de paz, justicia y 
hermandad han sido compartidos por tantos millones de seres humanos en todas 
la Tierra, nunca un afán de búsqueda espiritual ha sacudido los corazones de 
tantos hombres y mujeres en todas las latitudes. Nos encontramos en una hora 
fronteriza, nos hallamos ante un panorama anhelado desde tiempo inmemorial 
por los visionarios, soñadores y revolucionarios de buen corazón de todos 
los tiempos. 
 
-          Nos encontramos pues ante la encrucijada anunciada, ante la 
disyuntiva profetizada en la que el ser humano deberá de optar entre 
progresar en amor o detener su evolución atascado en conservadores valores 
de egoísmo y separatividad. Nos hallamos ante la posibilidad, más que real, 
de un enorme salto cuántico que devuelva al hombre su conciencia 
trascendente y multidimensional, su condición intrínseca de unidad con toda 
la creación. 
 
-           No estamos solos en este sublime cometido. Nuestra labor se 
desenvuelve en el marco de un maravilloso Plan de amor Divino y somos 
asistidos por innumerables seres y Jerarquías que internamente nos asisten 
desde 'el otro lado del velo'. 
 
-          Jamás habrá Nueva Tierra, jamás levantaremos el telón de la Nueva 
Alba, si no progresamos en Unidad, si no avanzamos en una, cada vez más 
sincera, comunión. El reto de la unidad concierne en primera instancia a los 
grupos, entidades y movimientos espirituales. Invitamos a sumarse a todos 
los movimientos de progreso de la sociedad civil organizada. Hoy más que 
nunca se pone de manifiesto que nos corresponde la tarea de liderar el 
tránsito hacia una nueva era sobre la Tierra. 
 
-           La unidad interna espiritual (en el fondo, que no en la forma) 
es condición preliminar e indispensable para poder avanzar hacia la unidad 
en el resto de los campos de la vida humana: político, social, cultural, 
económico... 
 
-          Desde Costa Rica y Jerusalén proclamamos nuestra absoluta 
determinación de seguir caminando unidos. Deseamos, mediante esta 
declaración, animar a engrosar el camino de la unidad a todos los hombres y 
mujeres, que encuadrados en cualquiera que sea su corriente o tradición 
espiritual, sientan este profundo e inaplazable llamado interno. 
 
-          Otros seres y mundos hermanos aguardan la facultación de la Madre 
Tierra como planeta de luz, paz y amor. Nuestro universo permanece 
expectante ante la gestación de una nueva y fraterna Tierra. No 
defraudaremos la esperanza que en nosotros han depositado nuestras alianzas 
estelares. 
 
-           Desde la selva de Costa Rica, desde el desierto de Jerusalén 
proclamamos que no cejaremos en nuestros esfuerzos hasta hacer por fin 
realidad el más viejo y elevado de todos los sueños humanos, el sueño de 
filiación divina y fraternidad humana. Desde aquí llamamos a todas las 
alianzas, venidas y por venir, a las gentes de buena voluntad y de buen 
corazón de todos los credos y colores, a unirse en este descomunal empeño. 
 
-          Llamamos a consolidar nuestra unión a través de una estructura en 
redes, ya incipiente. Un nuevo tiempo reclama un nuevo tipo de organización. 
Caducaron ya las estructuras autoritarias, jerarquizadas y machistas, 
propias de la época que ya abandonamos. Las estructuras horizontales, nacen 
del deseo de vincularse hombres y mujeres libres, conscientes de su gran 
poder de realización y creación y deseosos de unirse a otros hombres y 
mujeres libres, tras elevados empeños. Las nuevas tecnologías se acercan, 
tampoco por casualidad, en el preciso momento en que el hombre acusa la 
necesidad de satisfacer ese deseo de comunicación sin intermediarios, rápida 
y eficazmente. 
 
-          La Red Iberoamericana de Luz y las redes anglosajonas y 
francófonas de Luz, lanzan este llamado mundial a todos los hombres y 
mujeres con vocación de progreso, de construcción de un nuevo mundo, para 
seguir expandiendo y fortaleciendo nuestras incipientes redes de Luz 
internas (Innernet), virtuales (Internet) y físicas, de forma que la Tierra 
entera se vea envuelta en este nuevo tejido luminoso. 
 
Estamos persuadidos de que ha llegado la gran hora para el ser humano, de 
que es preciso el concurso de todos para atender nuestro mayor reto 
evolutivo de todos los tiempos. ¡Que jamás nos arrepintamos de no haber 
atendido a los signos de nuestros días, de haber escatimado esfuerzos por 
convertir nuestro suelo en ese bendito jardín divino en el que todos nos 
crucemos con gozo una mirada de hermanos! ¡La misión continua. Benditos los 
llamados a este sublime esfuerzo! 
 
¡Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan Divino sobre la Tierra! 
¡Que el Amor del Padre-Madre celestial nos mantenga por siempre unidos! 
 
 
 
Planeta Tierra (Cumbres de Costa Rica y Jerusalén) a 11 de noviembre de 2001 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
CEAC, el primer grupo de enseñanza a distancia del país, te lo pone fácil. 
Con nuestro método aprenderás la profesión que prefieras cuando quieras, 
donde quieras y como quieras.  
Haz click aquí e infórmate: http://www.elistas.net/arforce/36/