Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 139 al 168 
AsuntoAutor
Convergencias plan Ricardo
Luna Llena 16 de J Ricardo
El Triple Proyecto Ricardo
Meditacion Focal # Ricardo
Alteraciones Galac Ricardo
Mision Rahma / Nue Ricardo
Vision Cosmica de Ricardo
La Dignidad Humana Ricardo
Saint Germain / El Ricardo
SOBRE REDLUZ / OJO Ricardo
1er Encuentro de l Ricardo
Ojo-Luna Llena de Ricardo
Iniciacion Oro*Mu Ricardo
Tu Equipo Divino y Ricardo
Que son los GAPS? Ricardo
Teotenango2000 / F Ricardo
ojo-Que es el Jubi Ricardo
El Reporte Mensual Claudia
Bibliografia Minim Ricardo
Meditacion por Mex Ricardo
Meditacion Focal # Ricardo
Druidas y curiosos Ricardo
Alerta Planetaria Ricardo
Plan de Instruccio Ricardo
direcciones REDLUZ Ricardo
Meditaciones Mundi Ricardo
Efectividad en Med Ricardo
Las Falsas Percepc Ricardo
Primer Encuentro C Ricardo
Fuera de Linea Una Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 147     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:La Dignidad Humana / Kwan Yin
Fecha:Martes, 13 de Junio, 2000  00:12:02 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

From: "Mauricio B." <mauricio@...> 
To: "Foro Nueva Consciencia" <consciencia@...> 
Subject: LA DIGNIDAD HUMANA 
Date: Sun, 4 Jun 2000 19:12:48 -0500 
 
................................................... 
 
LA DIGNIDAD HUMANA 
 
Fuente: Comunicación Cósmica 
 
YO SOY la DIGNIDAD HUMANA. 
Aquella que dice que ser digno como ser humano significa tener derecho a 
vivir, a expresar su opinión, a pensar por si mismo, a tener opciones y 
decidir la más conveniente. 
Aquella que dice que ser digno es tener derecho a ser feliz en la tierra. 
YO SOY la dignidad que nace cuando el ser hermano sabe que sus pasos los 
esta dirigiendo por la ruta que su mente le indica. 
Esa dignidad que es posible observar en la mirada de los niños cuando 
reclaman inocentemente a sus padres ¿por qué me castigas? 
Aquella que sale de los labios de un jovencito que le pide también a su 
padre explicación diciéndole: ¿porque me exiges que no diga malas palabras 
cuando tú las repites a cada momento? 
Esa dignidad que los niños manifiestan cuando a una voz gritan: ¿porqué se 
enfadan con nosotros si tan sólo hacemos lo mismo que ustedes nos han 
enseñado? 
Esa dignidad que se va perdiendo cuando el ser humano empieza a entender que 
una vida, es la que él cree correcta; pero otra muy diferente es la que esta 
viviendo. 
Esa dignidad que se va acabando cuando su mente le dice: "No tomes". Y 
prefiere escuchar la voz de sus amigos induciéndolo al vicio. 
YO SOY la dignidad que habla en lo mas interno del alma humana y dice desde 
lo más profundo a todos los habitantes de este mundo: 
¡ Alto ! A esa actividad deshumanizada con que manejan los asuntos de esta 
vida. 
¡ Alto ! A esos actos fríos, crueles, con los que envuelven todas las 
actividades que desarrollan en este mundo. 
¡ Basta Ya de guerras !...¡ Basta ya de injusticias !... ¡ Basta ya de 
crímenes !... ¡ Basta ya de estar bombardeando a las mentes de nuestros 
hijos con esas ideas antihumanas y avergonzantes con que llenan las 
televisiones y los cines de ahora ! 
Basta Ya de estar fabricando conflictos y de estar proporcionando ideas 
sobre como efectuar los más espantosos crímenes que las mentes pueden 
concebir. 
Basta ya de estar llenando nuestras mentes jóvenes con ideas de destrucción 
a través de los programas policiacos, a través de esas películas de boxeo y 
de artes marciales. 
Basta Ya de estar induciendo a nuestros jóvenes a las drogas, por la clara 
incompetencia que manifiestan para legislar correctamente el uso de la 
tierra y los laboratorios químicos. 
Basta Ya de sembrar la duda, la desconfianza y el desamor en cada una de 
nuestras mentes, a través de esas campañas de seguros de vida, de alarmas 
antirrobo, de agresiones políticas. 
Basta Ya de hacernos pensar que nuestros vecinos son nuestros enemigos y que 
nuestros gobernantes son los peores criminales. 
Basta Ya de opinar acerca de lo que deben o no hacer nuestros hermanos de 
otros países. 
Basta Ya de meterse con sus vidas; mil veces mejor sería arreglar los 
propios problemas antes de decidir con dudosa moral, lo que deben hacer 
otros para resolver los suyos. 
Basta Ya de demagogias que impiden llevar a la practica las verdaderas 
reglas que deben regir la convivencia humana. 
Basta Ya a los políticos de perderse entre papeles y tras las secretarias, 
cuando los problemas que tratan de afrontar los están viviendo los niños, 
los pobres, los enfermos. 
Basta Ya de anunciar cifras y cantidades destinadas a la asistencia social, 
cuando no se ve otra cosa por las calles que pordioseros y por los campos 
campesinos muriéndose de hambre al lado de una tierra estéril y desierta. 
Basta Ya de pelear por quien debe controlar a los trabajadores de tal o cual 
empresa, si en realidad lo que cada quien necesita es un trabajo confiable y 
seguro que garantice su subsistencia. ¿Dónde se esconden esas ideas de 
protección al trabajador? ¿Tras las piedras y los palos con que pretenden 
lograr el control de esa fuerza trabajadora? 
Basta Ya a los industriales de pensar que sus trabajadores son negligentes e 
irresponsables, cuando en realidad lo único que reclaman es el derecho al 
trabajo para mantener a sus familias. 
Y Basta Ya también a los trabajadores de seguir sintiéndose explotados, 
cuando en lugar de trabajar sus horas normales, rehuyen sus obligaciones y 
buscan por todos los medios engañar a sus patrones. 
Basta Ya a las religiones de pretender ayudar a los humildes, cuando en 
realidad tras las majestuosas catedrales decoradas con los más grandes 
lujos, llenan las palabras de falsa humildad y de amor hacia sus semejantes. 
Basta Ya de explotar a los humildes que asisten a las iglesias esperando 
encontrar el consuelo divino, y que sacrifican parte de su sustento para 
llenar las canastillas con su escaso dinero; probablemente para utilizarlo 
en cambiar las flores que adornan uno de sus múltiples altares. 
¿Dónde queda la consciencia de esos ministros intermediarios de Dios pero 
que esconden tras de su sotana, la cobardía de no poder enfrentar su 
ministerio de ayudar a los débiles y a los que realmente necesitan? 
Las mismas razones que impulsan a los políticos a adaptarse a su sistema por 
el bienestar del sistema propio, son las mismas razones bajo las cuales se 
esconden los ministros para sustentar el sistema religioso y evadir la 
responsabilidad que tienen ante el resto de la humanidad. 
Basta Ya a las madres de familia de pensar que sus hijos deben aprender a 
defenderse a golpes, a no dejarse estafar en este mundo que más bien parece 
una jungla de pasiones. 
Basta Ya de querer apagar el fuego con el mismo fuego que nos afecta a 
todos. 
Es tiempo de sembrar luz; es tiempo de llenar nuestras vidas con una 
esperanza; es tiempo de que existan gobernantes sinceros que amen a la 
política como el arte de dirigir a los pueblos para el bienestar comunal. 
Es hora de que existan verdaderos líderes religiosos, que con su ejemplo den 
muestras del mismo servicio que dio Cristo cuando pisaron sus pies ésta 
bendita tierra. 
Es tiempo que los jóvenes perciban la responsabilidad que tienen de cambiar 
a este mundo y sentar las bases de una nueva sociedad. 
Es tiempo de que las madres todas nos afanemos en dar una educación especial 
a nuestros hijos, que les permita creer en la posibilidad de un cambio, de 
una nueva vida, de un nuevo mundo en donde todos podamos vivir 
armoniosamente. 
Es tiempo ya de que los gobernantes, presidentes de países, permitan cada 
uno decidir los destinos que los países más pobres desean tomar. ¿Qué 
importan las palabras comunismo, socialismo o capitalismo, si en todas ellas 
encontramos hombres frustrados; drogadicción; conflictos; e incapacidad para 
resolver sus vidas? ...¿Qué importan los sistemas de gobierno, si ninguno de 
ellos ha podido demostrar hasta ahora, que el hombre puede crecer en 
completa libertad para decidir su vida? 
Es tiempo de la unidad, es tiempo de buscar todos juntos un nuevo camino 
hacia la libertad del hombre. 
Por eso quiero hablar de DIGNIDAD, por que para mantenerla viva sólo es 
posible escuchando dentro del alma que dice: 
"Camina por aquí... y sigue adelante." 
"Tu vida es tuya y solo tú debes decidir en ella." 
"Camina adelante y no te detengas, porque aún cuando las piedras estorbaran 
tu camino, siempre habrá una manera de rodearlas." 
"Pon tu vista en los cielos mientras tus pies caminan en la tierra." 
"Cuídate de no ensuciarte por dentro porque tus vestiduras blancas sólo se 
lavan en sufrimientos y por sobre todo, recuerda el tierno mirar de los 
niños, porque tú para ellos eres el camino." 
Sabia dignidad que guías a los hombres por el sendero interior, llenando los 
prados, abrillantando el verdor, despidiendo el aroma de un tibio amor." 
Levanten sus ojos hombres andantes, por que sólo la luz los verá 
triunfantes. 
En los valles y en las cimas, en oscuros laberintos, solo el alma sabe, 
donde está el infinito. 
No importa... si se ven envueltos en pecados. 
No importa... si los vicios los han apedreado. 
No importan sus vestiduras sucias. 
A ustedes Dios, lo ha aceptado. 
Cada hora y segundo. 
Cada minuto de dolor ha dejado en vuestras almas el refugio del amor. 
Junten sus manos en el corazón, llenen su boca de esta oración y LA DIGNIDAD 
hermanos míos, será siempre vuestra canción. 
KWAN YIN 
 
 
............................................................................