Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 169 al 198 
AsuntoAutor
Meditacion Focal # Claudia
Los Escenarios Cam Claudia
Seminario Intercul Ricardo
Ma Amrita desde Al Ricardo
Ecologia de la Men Ricardo
Las deficiencias e Ricardo
Celebracion de Lun Ricardo
Viva Mexico / Adio Ricardo
Espejismo Real y V Ricardo
Meditacion Focal # Ricardo
Sabiduria Arcana Ricardo
Espacio Metatron / Ricardo
Doble mensaje // C Ricardo
Descubrir la Ternu Ricardo
Holograma del Amor Ricardo
Lanzamiento del Ar Ricardo
Un angel regresa a Ricardo
Amor y Paciencia / Ricardo
Septimo Congreso I Ricardo
A una mochila pega Ricardo
31 day Fasting / T Ricardo
La Gran Comunion / Ricardo
Sociedad Espaniola Ricardo
Meditacion Focal # Ricardo
Encuentro mundial Ricardo
FW: a g r a d e c Ricardo
Las 12 nuevas regl Ricardo
Modernidades paral Ricardo
ICQ RedLuz*LuxWeb Ricardo
Anio Nuevo Galacti Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 191     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:La Gran Comunion / Mensaje de Amajur
Fecha:Sabado, 22 de Julio, 2000  00:41:33 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

 
---------- 
From: ma_antonieta_lopez@... 
Date: Fri, 21 Jul 2000 03:29:43 -0000 
Subject: [RedLux] Mensaje de Amajur 
 
     Este es el mensaje completo de Amajur publicado en el No. 13 de 
nuestro newsletter 
 
     Por favor disculpen las molestias. 
 
 
 
 
_/_/_/_/_/_/_/_/_/ 
 
La Gran Comunión   Mayo 29 del 2000 
Por: Amajur 
 
 
Hermanos, les habla Amajur, les hablo desde el fondo de las ideas, 
mas allá de los vestidos que las palabras imponen a las ideas 
que les mando; les hablo desde un espacio que es inaccesible 
a la mente encuadrada por el lenguaje, les hablo desde un 
tiempo que dejó de existir hace mucho, pero que por alguna 
extraña razón del destino se repetirá eternamente en una 
misteriosa espiral en la que los humanos jugamos a llegar hasta Dios. 
 
Hablar de libertad es como querer explicar la teoría de la 
relatividad  
general a un niño de 5 años, utilizando únicamente un 
ábaco.    
Hablar de libertad es como querer explicarle el maravilloso azul 
del cielo a una persona que ha nacido ciega; hablar de libertad 
es como querer saborear un pastel sin tocarlo.   Por eso cuando 
los seres humanos se enlazan a las conciencias espirituales 
formando esa misteriosa estrella de David; y todo lo que piden 
es una comunicación, una serie de conceptos o buscan captar 
un par de imágenes para después regresar y maravillarse de lo 
que recibieron; es tanto como el niño que disfruta de una playa 
viendo las fotografías en una revista. 
 
Hablar de la libertad es paradójico, porque el lenguaje es en 
sí  
mismo la cárcel de las ideas y yo que pretendo describir lo que 
representa la Gran Comunión, me veo en la cómica necesidad de 
decirles que la Comunión se dará entre hombres libres. 
 
La montaña y la nube son ambas creaciones de Dios, la una yace 
permanentemente aferrada al suelo de la madre que le dio vida; 
la otra viaja, vuela ligera tomando diferentes formas alrededor del 
planeta; la primera tiene la fuerza de la solidez, la segunda la 
gracia  
de la fluidez; la primera persistirá por los siglos de los siglos, 
la segunda  
tendrá una efímera existencia.   Y sin embargo tanto la 
montaña como  
la nube están formadas por los mismos átomos, los mismos 
átomos con  
los que está formado el hombre y el espíritu del hombre. 
 
La Comunión es un estado mental que busca unir al hombre con el 
Universo macro y micro cósmico; que rechaza la separatividad y sin 
embargo la acepta como la manifestación común del plano en que 
se desenvuelve. 
 
Y seguimos intentando explicar como una mente puede liberarse de las 
cárceles del lenguaje si cada vez que desarrolla ideas no hace 
sino  
fortalecer los barrotes detrás de los cuales se alcanza la 
libertad. 
 
Pero no es la mente la única que mantiene el vínculo del hombre 
con  
el espíritu, también el corazón siente y se engancha a las 
maravillosas  
olas del mar de la eternidad.   Pero el corazón no explica, el 
corazón sólo  
siente, el corazón no razona, el corazón sólo experimenta. 
Al corazón no  
se le convence ni se le discute, tan sólo se le escucha y se le 
siente.    
Y aprende el hombre que existe un nuevo lenguaje a través del cual 
puede  
conectarse con el espíritu y entiende el hombre que si el cerebro 
es el pasillo  
que conduce a lo interno, el corazón es la ventana que lo traslada 
de manera  
instantánea a una realidad sin formas ni cárceles. 
 
Y más allá de la mente y del corazón, el hombre 
encontrará un nuevo 
vínculo con el espíritu: el aliento.   En el aliento el ser 
humano imparte su  
vida y toma del universo otra poca, a través del aliento el ser 
humano  
impregna toda su esencia a su alrededor y las cosas toman el color de 
aquel que las posee; todo esto gracias a su aliento.   Y a veces el 
ser  
humano toma del universo el aliento de la madre tierra,  y si su 
capacidad  
le permite alcanzar esferas mayores de conciencia , el aliento que 
tomará  
pertenecerá a las grandes alturas cósmicas y será en el 
aliento donde  
el ser humano por fin haga la armonía entre las dos eternas 
polaridades  
del cerebro y el corazón. 
 
Cuando esto ocurra, el ser humano despertará y la Gran Comunión 
dejará  
de ser una palabra para convertirse en la única realidad. 
 
Reciban todo mi amor eternamente, su hermano: 
Amajur