Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1861 al 1890 
AsuntoAutor
SIGUE AL CONEJO BL RedLUZ/L
Uniendo Fuerzas co RedLUZ/L
Como meditar / Cad RedLUZ/L
Sociedad Civil / C RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Cuidemos nuestra d RedLUZ/L
Guadalupana en la RedLUZ/L
11-11-03 / Nacimie RedLUZ/L
Que haria el Dr Ki RedLUZ/L
El Evangelio Eseni RedLUZ/L
Grupo Metatron / 5 RedLUZ/L
El Peligroso Arcoi RedLUZ/L
Nosotros Somos Ell RedLUZ/L
Conversaciones Int RedLUZ/L
Septiembre 10 / Di RedLUZ/L
Celebraciones Mund RedLUZ/L
Se negocia la priv RedLUZ/L
La Nueva Era / Kal RedLUZ/L
Extraterrestres: m RedLUZ/L
Los cuatro princip RedLUZ/L
1968 / 35 Aniversa RedLUZ/L
Mensaje del campes RedLUZ/L
El engaño del libr RedLUZ/L
Las Relaciones No RedLUZ/L
El Kybalion / Filo RedLUZ/L
Las Claves de Enoc RedLUZ/L
Comunicacion con l RedLUZ/L
La Leyenda de la V RedLUZ/L
Estudio sobre las RedLUZ/L
Estupidos hombres RedLUZ/L
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1916     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Cuenta Tolteca del Tiempo / Agosto 27-Septiembre 2, 2003
Fecha:Martes, 26 de Agosto, 2003  23:10:01 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

 
@@@... 
 
 
foro 
SER TIERRA 
 
http://groups.msn.com/SERTIERRA 
 
Tradiciones ancestrales amerindias... 
 
 
Cuenta Tolteca del Tiempo 
 
Año cuatro cañavera 
 
Tlacatzin Stivalet Corral 
www.anahuac2000ac.org 
 
  
 
miércoles 27 de agosto, 12:43 horas 
 
  
 
axcan ticateh ze atl ilhuitl ipan nexöchimaco metztli ipan nahui acatl 
xihuitl  
 
'hoy somos uno agua (retorno) en ofrendamiento de flor (mes) en cuatro 
cañavera (año)'  
 
  
 
El numeral ze 'uno' llega con la identidad diurna de Xiuhtecuihtli Tletl 
'fuego protector de hierba', protector del tiempo, y con la identidad 
nocturna de Huehueteötl 'pupila antigua', nombre alterno para el fuego. Esto 
simboliza el comienzo. En el principio del tiempo ocurrió el zencah huei 
cueponcayotl 'muy grande tronido', el gran estruendo que dio origen al 
universo hace 9,000 millones de años. El ave que acompaña al ze 'uno' es el 
nexhuitzilin 'colibrí cenizo' 
 
  
 
El retorno atl 'agua' pertenece al tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, 
rumbo del cozauhqui 'amarillo oro', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo 
precioso', nuestro instinto de pervivencia, mismo que al madurar se 
manifiesta en nosotros como sentimiento de pertenencia colectiva. Es un 
rumbo femenino, por lo cual nos mostramos acogedores de las propuestas de 
otros. Por ser atl 'agua' somos muy adaptables, muy necesarios para los 
demás, como el agua lo es para nosotros, ya que tenemos que reponer dos 
litros del contenido de nuestro cuerpo: 73 por ciento del total de nuestro 
cuerpo es agua. También somos Xiuhtecuihtli Tletl 'fuego protector de 
hierba', lo cual nos da mayor fuerza para iniciar asuntos. 
 
  
 
La dualidad ze atl 'uno agua' nos hace ser adaptables pero también 
iniciantes, el difrasismo atl-tlachinolli 'agua-quemazón' representa la 
vida, también se dice que simboliza la guerra, es decir, energía en 
movimiento. Es la primera «casa» del decimoséptimo trecenario, ze atl 'uno 
agua', que tiene como acompañante a Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', 
nuestra identidad ética, el conjunto de nuestras convicciones de 
comportamiento: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, 
respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. También está presente 
Chalchiuhtotolin 'guajalote de jade', advocación de Tezcatl ipoca 'espejo su 
esplender', lo cual significa que se requiere de autosacrificio, necesitamos 
hacer merecimiento para lograr aquello que desea nuestro corazón. Esta 
primera «casa» tiene como presencia nocturna a Itztli 'obsidiana', otra 
advocación de Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', lo cual refuerza la 
exigencia de un comportamiento ético.. 
 
  
 
El mes nexöchimaco 'ofrendamiento mutuo de flor', es el noveno metztli 'mes' 
de nuestra cuenta tolteca del tiempo. En este metztli 'mes' empiezan a 
florecer en los campos los girasoles amarillos y las amapolas moradas. En la 
Anáhuac del «quinto sol», durante este mes se hacía ofrenda al difunto 
Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', en la huei teocalli 'gran casa de 
difunto', durante el mes se recolectaba todo tipo de flores y se hacían 
sartales con los cuales se adornaba la huei teocalli 'gran casa del 
difunto'. La fiesta empezaba al amanercer, con una ceremonia en dicho lugar, 
al concluir la cual se iniciaba un gran convivio en el cual abundaba la 
comida. El compañero nocturno es Tepeyollohtli 'corazón de montaña'. 
 
  
 
El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', 
el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 
'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de 
todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace 
nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante 
unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 
'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', 
nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro 
cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana'. Por todo 
esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno 
investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: 
cortándolo.  
 
  
 
  
 
síntesis: El ilhuitl 'ciclo día noche' ze atl 'uno agua' nos trae fuerza 
iniciante y adaptabilidad, es muy propicio para trabajar en asuntos que 
tienen que ver con nuestras convicciones éticas. 
 
  
 
jueves 28 de agosto, 12:43 horas 
 
  
 
axcan ticateh ome itzcuintli ilhuitl ipan nexöchimaco metztli ipan nahui 
acatl xihuitl  
 
'hoy somos dos perro (retorno) en ofrendamiento de flor (mes) en cuatro 
cañavera (año)'  
 
  
 
El numeral ome 'dos' nos trae como identidad a Tlaltecuihtli 'protector 
terreno', que es la fuerza del universo en la Tierra, ya que tlalli 'tierra' 
es lo mismo que zitlalli 'estrella', solo que ésta está lejana. Cuando 
alguien desea asegurar a los demás la verdad de lo que dice: come tierra. 
Esto afirma que la palabra que se dice es cósmica, por lo tanto, es cierta. 
También está presente Itztli 'obsidiana', una advocación de Tezcatl ipoca 
'espejo su esplender', quien significa nuestras convicciones éticas, lo cual 
refuerza nuestra acción certera, cósmica. El ave presente es 
quetzalhuitzilin 'colibrí precioso'. 
 
  
 
El retorno itzcuintli 'perro' pertenece al mictlanpa 'hacia entre difunto', 
el norte, rumbo del iztac 'blanco', rumbo del yayauhqui 'negruzco', rumbo de 
Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra conciencia ética, manifestación 
de nuestro instinto de espacio, de nuestra identidad «yo cuerpo». Es un 
rumbo masculino, por lo cual nos mostramos impetuosos, iniciantes. Por ser 
itzcuintli 'perro', en este ciclo día noche somos muy amigables, muy 
dispuestos a hacer amigos, pero también muy sensibles a los malos tratos, lo 
cual nos hace ser agresivos. También somos Mictantecuihtli 'protector de 
entre difunto' y Mictlanzihuatl 'mujer de entre difunto', lo cual nos hace 
ser muy considerados con nuestros difuntos, quizás recordándolos en sueños, 
quizás trabajando en nuestras tradciones ancestrales. 
 
  
 
La dualidad ome itzcuintli 'dos perro' nos imbuye de un espíritu protector, 
siempre centrado en lo correcto, en lo vertical, en lo que se apega a 
nuestras convicciones éticas más sentidas. Es la segunda «casa» del 
decimoséptimo trecenario, ze atl 'uno agua', que tiene como acompañante a 
Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra identidad ética, el conjunto de 
nuestras convicciones de comportamiento: respeto a lo vivo, respeto a lo 
cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. 
También está presente Chalchiuhtotolin 'guajalote de jade', advocación de 
Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', lo cual significa que se requiere de 
autosacrificio, necesitamos hacer merecimiento para lograr aquello que desea 
nuestro corazón. En esta segunda «casa» nos llega la identidad nocturna a 
Piltzinteötl 'pupila niño precioso', el sol naciente, lo cual nos permite 
inspirar a otros para descubrir el colorido de nuestro entorno. 
 
  
 
síntesis: en el retorno ome itzcuintli 'dos perro' nos manifestamos muy 
apegados a nuestros principios éticos, muy deseosos de proteger a nuestros 
amigos: fortaleciendo su ética. 
 
  
 
viernes 29 de agosto, 12:43 horas 
 
  
 
axcan ticateh yei ozomahtli ilhuitl ipan nexöchimaco metztli ipan nahui 
acatl xihuitl  
 
'hoy somos tres mona (retorno) en ofrendamiento de flor (mes) en cuatro 
cañavera (año)'  
 
  
 
El numeral yei 'tres' nos induce la identidad diurna de Chalchiuhtlicue 
'esmeralda su falda', el agua que nace pura en la caverna de la montaña y 
que corre por los ríos autopurificándose, haciendo que en nosotros ocurra 
otro tanto, como identidad nocturna asumimos la identidad de Piltzinteötl 
'pupila hijo precioso', nombre del sol naciente, lo cual nos hace iluminar 
el entorno para que los demás descubran su esplendoroso colorido. Como ave 
está presente cuixin 'milano'. 
 
  
 
El retorno ozomahtli 'mona' es del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el 
poniente, el rumbo del tlatlauhqui 'rojo', rumbo de Xipeh Totec 'dueño de 
sexo, nuestro protector', también llamado Tlatlauhqui Tezcatl ipoca 'rojo 
del espejo su esplender', nuestro instinto de placer que, cuando ya maduró, 
se manifiesta como nuestra «nupcialidad», lo que nos hace potentes para 
contraer nupcias. Es rumbo femenino, por lo cual nos mostramos acogedores de 
lo que proponen otros. Por se ozomahtli 'mona' somos muy bromistas, muy 
dados a jugar con los demás. Al también ser Xochipilli 'hijo florido' y 
Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', nuestro comportamiento inspira a 
unirse en torno a lo bello. 
 
  
 
La dualidad yei ozomahtli 'tres mona' nos inspira para ser alegres, 
juguetones, pero propiciando que los demás descubran la belleza de nuestro 
entorno, para que actúen éticamente y, de esa manera, se popicie la 
unificación. Es la tercera «casa» del decimoséptimo trecenario, ze atl 'uno 
agua', que tiene como acompañante a Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', 
nuestra identidad ética, el conjunto de nuestras convicciones de 
comportamiento: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, 
respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. También está presente 
Chalchiuhtotolin 'guajalote de jade', advocación de Tezcatl ipoca 'espejo su 
esplender', lo cual significa que se requiere de autosacrificio, necesitamos 
hacer merecimiento para lograr aquello que desea nuestro corazón. Esta 
tercera «casa» asumimos la identidad nocturna de Zenteötl 'fuerza 
armonizante que unifica', con lo cual se incrementa nuestra fuerza para 
inspirar unidad en nuestro entorno. 
 
  
 
síntesis: En este ciclo día noche yei ozomahtli 'tres mona' asumimos una 
personalidad despreocupada y alegre, que propicia la unión con nuestros 
semejantes a través de la rectitud ética. 
 
  
* * * * * * * * * * 
Red Iberoamericana de Luz 
Si recibiste este material de un amigo o conocido y deseas suscribirte 
gratuita y directamente al servicio informativo RedLuz para recibir y 
compartir documentos similares, sólo tienes que mandar un email a 
<redluz-digest-alta@...> o nisitar nuestras páginas en 
<http://www.laneta.apc.org/redanahuak>; y 
<http://www.elistas.net/lista/redluz>;. 
Gracias por pasar esta información a otros! 
 
* * * * * * * * * * 
 
sábado 30 de agosto, 12:43 horas 
 
  
 
axcan ticateh nahui malinalli ilhuitl ipan nexöchimaco metztli ipan nahui 
acatl xihuitl  
 
'hoy somos cuatro esparto (retorno) en ofrendamiento de flor (mes) en cuatro 
cañavera (año)'  
 
  
 
El numeral nahui 'cuatro' posee como identidad diurna a Tonatiuh 'va 
irradiando', el sol, también conocido como Ipalnemohuani 'por quien se 
vive', que nos hace ser protectores de la permanencia de lo que vive, como 
identidad nocturna está Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', lo cual 
nos hace imbuir en los demás una fuerza armonizante que los hace buscar la 
unidad, esto se manifiesta como la necesidad de comportamiento ético. Como 
ave está presente zolin 'codorniz'. 
 
  
 
El retorno malinalli 'esparto' trae al rumbo huitztlanpa 'hacia entre 
espina', el sur, del color xoxouhqui 'azul', rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo 
colibrizado', nuestra «voluntad logradora», nuestra «vocación profesional», 
manifestación madura de nuestro instinto de tiempo. Es rumbo masculino, lo 
cual nos da empuje para iniciar acciones. Por ser malinalli 'esparto', somos 
dados al cambio, a la renovación, al cambio de opinión, esto como 
consecuencia de la reflexión. Como también somos Pahtecatl 'de entre hierba 
sanadora', imbuimos en los demás fuerza vital, lo cual les hace restaurar su 
«vitalidad».  
 
  
 
La dualidad nahui malinalli 'cuatro esparto' nos hace activos, como el sol, 
que cada día se mantiene en su lugar para que la Tierra cumpla con su 
trabajo y así prospere todo lo vivo, a través de la fotosíntesis. Esta 
firmeza de carácter es la que propicia la unidad. Es la cuarta «casa» del 
decimoséptimo trecenario, ze atl 'uno agua', que tiene como acompañante a 
Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra identidad ética, el conjunto de 
nuestras convicciones de comportamiento: respeto a lo vivo, respeto a lo 
cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. 
También está presente Chalchiuhtotolin 'guajalote de jade', advocación de 
Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', lo cual significa que se requiere de 
autosacrificio, necesitamos hacer merecimiento para lograr aquello que desea 
nuestro corazón. En esta cuarta «casa» nos trae como identidad nocturna a 
Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', que es el sol cuando está 
iluminando la otra parte de la tierra, esto nos hace sentir deseo de 
proteger el patrimonio que nos fue legado por nuestros ancestros, familiares 
o anahuacas.  
 
  
 
síntesis: Este ilhuitl 'ciclo día noche' nahui malinalli 'cuatro esparto' 
nos hace irradiar vitalidad, lo cual propicia la unidad de quienes conviven 
con nosotros con nuestros difuntos. 
 
  
 
domingo 31 de agosto, 12:43 horas 
 
  
 
axcan ticateh macuilli acatl ilhuitl ipan nexöchimaco metztli ipan nahui 
acatl xihuitl  
 
'hoy somos cinco cañavera (retorno) en ofrendamiento de flor (mes) en cuatro 
cañavera (año)'  
 
  
 
El numeral macuilli 'cinco' nos trae la identidad diurna de Tlazolteötl 
'fuerza armonizante de la basura', que nos imbuye el deseo de renovar 
aquello que ya fue usado, de lo que perdió su fuerza vital, como identidad 
nocturna nos llega Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', lo cual 
nos inspira el deseo de proteger el legado de nuestros difuntos, nuestro 
patrimonio patrio. Como ave está cacalotl 'cuervo' 
 
  
 
El retorno acatl 'cañavera' es del tlahuilcopa 'hacia entre la luz', el 
oriente, rumbo del cozauhqui 'amarillo dorado', rumbo de Quetzalcohuatl 
'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia, que se manifiesta como 
nuestra «amicidad», que nos genera un sentimiento de pertenencia colectiva 
con nuestros congéneres. Es rumbo femenino, por lo cual nos mostramos 
serviciales con quienes nos rodean en este ciclo día noche. Por ser acatl 
'cañavera' somos muy ávidos de absorber conocimientos, se nos agudiza 
nuestra inteligencia, nos mostramos muy analíticos, muy cuidadosos al 
evaluar nuestros objetivos personales. Al también ser Tezcatl ipoca 'espejo 
su esplender', asumimos una visión muy estricta en cuanto al apego a 
nuestros principios éticos más sentidos, más profundos. 
 
  
 
La dualidad macuilli acatl 'cinco cañavera' nos hace muy perceptivos de 
aquello que ya no sirve, de lo que perdió su fuerza vital, de lo que se 
alejó de nuestros principios éticos, de lo que se apartó de nuestro 
patrimonio ancestral, se nos agudiza la percepción de las fallas éticas con 
espírito de renovación, lo cual nos hace analíticos de nuestras acciones, 
para reintegrarlas a lo ético. Es la quinta «casa» del decimoséptimo 
trecenario, ze atl 'uno agua', que tiene como acompañante a Tezcatl ipoca 
'espejo su esplender', nuestra identidad ética, el conjunto de nuestras 
convicciones de comportamiento: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, 
respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. También 
está presente Chalchiuhtotolin 'guajalote de jade', advocación de Tezcatl 
ipoca 'espejo su esplender', lo cual significa que se requiere de 
autosacrificio, necesitamos hacer merecimiento para lograr aquello que desea 
nuestro corazón. Esta quinta «casa» nos genera la identidad de 
Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', el agua que se purifica en las 
cavernas de las montañas y que, al correr en los ríos, se va purificando 
continuamente, lo cual nos induce a renovarnos éticamente. 
 
  
 
síntesis: El ilhuitl 'retorno' macuilli acatl 'cinco cañavera', nos imbuye 
un fuerte deseo de trabajar en el sentido ético de lo que nos ocupa, lo cual 
nos hace renovarnos éticamente. 
 
  
 
lunes 1 de septiembre, 12:43 horas 
 
  
 
axcan ticateh chicoaze ozelotl ilhuitl ipan nexöchimaco metztli ipan nahui 
acatl xihuitl  
 
'hoy somos seis ocelote (retorno) en ofrendamiento de flor (mes) en cuatro 
cañavera (año)'  
 
  
 
El numeral chicoaze 'seis' nos infunde la identidad diurna de 
Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', que es el sol cuando 
permanece oculto a nuestra vista, cuando está 'entre nuestros difuntos', 
protegiéndolos; así nos comportamos nosotros en este ciclo día noche: 
protegiendo el legado de nuestros difuntos. Como identidad nocturna nos 
asumimos como Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', que es el agua que corre 
horizontalmente autopurificándose de manera continua mientras avanza en su 
recorrido hacia el mar. El ave presente con este numeral es itzchicuahtli 
'lechuza obsidiana'. 
 
  
 
El retorno ozelotl 'ocelote' pertenece al mictlanpa 'hacia entre difunto', 
el norte, rumbo del color yayauhqui 'negruzco', rumbo al que pertenece 
Yayauhqui Tezcatl ipoca 'negruzco del espejo su esplender', nuestro instinto 
de espacio, nuestra identidad «yo cuerpo», donde se aloja nuestra 
«vitalidad», eso que nos hace sentir necesidad de un comportamiento apegado 
a la ética: el respeto a lo vivo, el respeto a lo cierto, el respeto a lo 
ajeno, el respeto a lo débil y el respeto a lo armonioso. Es un retorno de 
rumbo masculino, por lo que mostramos gran iniciativa, gran ímpetu para 
actuar de manera independiente, siempre con apego a lo ético. Por ser 
ozelotl 'ocelote', somos muy cautelosos para lograr nuestros objetivos, 
también somos dados a actuar durante la noche. También somos Tlazolteötl 
'fuerza armonizante de la basura', lo cuan nos impele a renovarnos, se 
entiende que éticamente. 
 
  
 
La dualidad  chicoaze ozelotl 'seis ocelote' nos imbuye el deseo de trabajar 
para conservar el patrimonio que recibimos de nuestros ancestros, eso que en 
lengua nahua se llama totlatqui, topiyaliz 'nuestro patrimonio, nuestro 
resguardo', al hacerlo estamos garantizando nuestra propia continuidad. La 
protección es renovándonos éticamente, cuidando el comportamiento ético 
cuando esta acción incluy a otros. Es la sexta «casa» del decimoséptimo 
trecenario, ze atl 'uno agua', que tiene como acompañante a Tezcatl ipoca 
'espejo su esplender', nuestra identidad ética, el conjunto de nuestras 
convicciones de comportamiento: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, 
respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. También 
está presente Chalchiuhtotolin 'guajalote de jade', advocación de Tezcatl 
ipoca 'espejo su esplender', lo cual significa que se requiere de 
autosacrificio, necesitamos hacer merecimiento para lograr aquello que desea 
nuestro corazón. En esta sexta «casa» asumimos la identidad nocturna de 
Tlazolteötl 'fuerza renovadora de la basura', lo cual nos inspira para 
regenerar aquellos principios éticos con los cuales ya no estamos de 
acuerdo: por haber avanzado en nuestro crecimiento ético. 
 
  
 
síntesis: el ilhuitl 'retorno' chicoaze ozelotl 'seis ocelote' nos infunde 
deseos de autoconocimiento, lo cual nos hace renovarnos éticamente, dejando 
atras aquello que nos ha dejado de convencer. 
 
  
 
martes 2 de septiembre, 12:43 horas 
 
  
 
axcan ticateh chicome cuauhtli ilhuitl ipan nexochimaco metztli ipan nahui 
acatl xihuitl  
 
'hoy somos siete águila (retorno) en ofrendamiento de flor (mes) en cuatro 
cañavera (año)'  
 
  
 
El numeral chicome 'siete' llega acompañado externamente de Zenteötl 'fuerza 
armonizante que unifica', lo cual nos da fuerza interior para inspirar 
sentimiento de pertenencia en quienes conviven con nosotros, propiciando la 
unificación colectiva. Como acompañante interno nos llega Tlazolteötl 
'fuerza armonizante de basura', la fuerza que convierte los desechos 
orgánicos en composta, así nos comportamos nosotros en este ciclo día noche: 
nos renovamos éticamente. El ave que está presente es tizapapalotl 'mariposa 
blanca'.  
 
  
 
El retorno cuauhtli 'águila' es del zihuahtlanpa 'hacia entre mujeres', el 
poniente, rumbo del tlatlauhqui 'rojo', rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, 
nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestro «yo eros», donde se 
aloja nuestra «nupcialidad» que al estar madura, a los 30 años de edad, nos 
hace sentir la necesidad permanente de pertenencia a una persona de sexo 
complementario. Es rumbo femenino, lo cual nos hace ser complacientes con 
los demás. Por ser cuauhtli 'águila' sentimos necesidad de volar alto, de 
ver las cosas desde una perspectiva elevada, se nos agudiza el sentido de la 
vista, lo cual nos hace descubrir aquello que, siendo muy importante, había 
permanecido oculto a nuestros ojos. También somos Xipeh Totec 'dueño de 
sexo, nuestro protector', lo cual nos imbuye el deseo de disfrutar 
sensorialmente: con la vista, con el oído, con el olfato, con el tacto y con 
el gusto.  
 
  
 
La dualidad chicome cuauhtli 'siete águila' nos inspira "altos vuelos", con 
lo cual descubrimos la manera de lograr la unificación con quienes nos 
rodean, desechando aquellos comportamientos que no se apegan a nuestras 
convicciones éticas más profundas, siempre disfrutando, siempre como 
descubrimiento de nuestro ser interno, de nuestro sentir más genuino, más 
sincero. Es la séptima «casa» del decimoséptimo trecenario, ze atl 'uno 
agua', que tiene como acompañante a Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', 
nuestra identidad ética, el conjunto de nuestras convicciones de 
comportamiento: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, 
respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. También está presente 
Chalchiuhtotolin 'guajalote de jade', advocación de Tezcatl ipoca 'espejo su 
esplender', lo cual significa que se requiere de autosacrificio, necesitamos 
hacer merecimiento para lograr aquello que desea nuestro corazón. En esta 
séptima «casa» nos identificamos internamente con Tepeyollohtli 'corazón de 
montaña', lo cual nos impele a descubrir nuestro sentir más genuino. 
 
   
 
síntesis: el ilhuitl 'retorno' chicome cuauhtli 'siete águila' nos genera 
una gran fuerza interna que proviene del descubrimiento de nuestro «yo», lo 
cual nos unifica con nuestro entorno. 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
                 !!Tu correo gratuito para siempre!!  
            10 megabytes de espacio, agenda de direcciones, 
            garantizado de funcionar siempre con eListas.net 
               y por supuesto con el resto de Internet... 
                          !!En GeoMundos!! 
Haz clic aquí ¡YA! -> http://elistas.net/ml/119/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~