Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1861 al 1890 
AsuntoAutor
SIGUE AL CONEJO BL RedLUZ/L
Uniendo Fuerzas co RedLUZ/L
Como meditar / Cad RedLUZ/L
Sociedad Civil / C RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Cuidemos nuestra d RedLUZ/L
Guadalupana en la RedLUZ/L
11-11-03 / Nacimie RedLUZ/L
Que haria el Dr Ki RedLUZ/L
El Evangelio Eseni RedLUZ/L
Grupo Metatron / 5 RedLUZ/L
El Peligroso Arcoi RedLUZ/L
Nosotros Somos Ell RedLUZ/L
Conversaciones Int RedLUZ/L
Septiembre 10 / Di RedLUZ/L
Celebraciones Mund RedLUZ/L
Se negocia la priv RedLUZ/L
La Nueva Era / Kal RedLUZ/L
Extraterrestres: m RedLUZ/L
Los cuatro princip RedLUZ/L
1968 / 35 Aniversa RedLUZ/L
Mensaje del campes RedLUZ/L
El engaño del libr RedLUZ/L
Las Relaciones No RedLUZ/L
El Kybalion / Filo RedLUZ/L
Las Claves de Enoc RedLUZ/L
Comunicacion con l RedLUZ/L
La Leyenda de la V RedLUZ/L
Estudio sobre las RedLUZ/L
Estupidos hombres RedLUZ/L
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1933     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Mensaje del campesino coreano / Cancun OMC
Fecha:Jueves, 11 de Septiembre, 2003  18:21:08 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

 
---------- 
From: Areli Carreón <areli@...> 
Date: Thu, 11 Sep 2003 10:57:13 -0500 
Subject: [Redmorelos] Mensaje del campesino coreano 
 
Publicado hoy en La Jornada 11 de septiembre, 2003 
www.jornada.unam.mx 
Mas abajo crónica de la marcha 
 
El activista coreano peleaba por excluir a la agricultura de la OMC 
 
LEE: HE FRACASADO, COMO HA FRACASADO LA MAYORÍA DE CAMPESINOS DE OTRAS 
PARTES  
 
HORAS ANTES DE INMOLARSE, EL GRANJERO ENTREGÓ A ENVIADO DE LA JORNADA LA 
HISTORIA DE SU LUCHA 
 
JESUS VILLASECA ENVIADO 
 
Cancun, QR, 10 de septiembre. Eran las once de la mañana del miércoles. Luis 
Jorge Gallegos, Jorge Ríos y yo teníamos mucha sed. Nos fuimos a tomar una 
Coca-Cola en el Wal Mart que está frente a la casa de la Cultura. Fue 
entonces cuando lo vi con una pancarta colgada al cuerpo que decía WTO Kills 
Farmers.  
Decidí hablarle. Le hice señas para que se acercara. Comencé a tomarle 
fotos. Me entregó un documento. Allí estaba su foto. Me la enseñó y se 
señaló. No le entendía ni madres, sólo inclinaba la cabeza como lo hacen los 
orientales. El se reía, me devolvía el saludo, inclinando la cabeza. Se veía 
lleno de vida. Volvió a sonreír. Se dio la vuelta y siguió repartiendo su 
folleto. La gente se asombraba. Yo lo noté como bailoteando. Les enseñaba la 
foto igual que a mí. Como le avisaron al vigilante ya no me quise levantar a 
seguir haciendo fotos. 
Terminamos la Coca-Cola. Jorge y Luis Jorge me botaneaban. Yo les decía: es 
muy fácil entenderles, y movía la cabeza de arriba abajo. Nos reímos todos. 
Después me lo encontré cuando se iniciaba la marcha. Me encontré con los 
coreanos. Iban con tambores, bailando, él iba entre ellos. Cuando se subió a 
la alambrada lo ubiqué por los letreros que traía en la espalda. Lo vi como 
a seis metros de distancia. Las mujeres coreanas empezaron a gritar. Su 
expresión corporal era como de desesperación. Cuando vi que se acercaban dos 
de sus compañeros y le comenzaron a jalar del pie, me acerqué como a tres 
metros. Nunca imaginé lo que podía pasar. En dos ocasiones pateó a sus 
compañeros para que no lo bajaran. 
Desde ese momento enfoqué la cámara y empecé a disparar la secuencia. En uno 
de los disparos me percaté que traía una navaja tipo suiza clavada en el 
corazón. Tiré 12 fotografías. Sus compañeros lo pararon sin darse cuenta de 
lo que había hecho. El cayó y comenzó a sangrar. Lo empezaron a auxiliar. 
Fue certero el putazo. Al corazón. Minutos después me enteré que estaba 
muerto.  
Este es el texto que me entregó... 
Descanse en paz.  
 
El 23 de febrero de 2003 Lee Kyung Hae, ex presidente de la Federación 
Coreana de Granjeros Avanzados, se instaló en un campamento frente a la sede 
de la Organización Mundial de Comercio en Ginebra, Suiza, y empezó una 
protesta contra el primer borrador de modalidades elaborado por Stuart 
Harbinson, presidente del Comité sobre Agricultura de la OMC. 
Desde el 20 de marzo, Lee empezó una huelga de hambre y dio a conocer sus 
demandas a través de unas pancartas colocadas en su cuerpo que decían: "La 
OMC mata granjeros", "Alto a las negociaciones agrícolas" y "Sacar a la 
agricultura de la OMC". 
 
Tengo 56 años. Soy un granjero de Corea del Sur y hemos intentado resolver 
nuestros problemas nosotros mismos, con una gran esperanza en las uniones 
campesinas. Sin embargo, por lo general he fracasado, como han fracasado la 
mayoría de dirigentes campesinos en otras partes. 
Poco después de que se firmó el acuerdo de la Ronda de Uruguay, nosotros, 
los campesinos coreanos y yo, nos dimos cuenta de que nuestros destinos ya 
no están en nuestras manos. Además, impotentes, no pudimos hacer nada más 
que ver las olas que destrozaron nuestras comunidades rurales, asentadas 
desde hace cientos de años. Para armarme de valor he intentado buscar las 
razones verdaderas que explican la gran fuerza de estas olas. He llegado a 
la conclusión, aquí en Ginebra, en la puerta de la OMC, y estoy gritándoles 
a ustedes las palabras que han hervido en mi cuerpo por mucho tiempo. 
¿Para quiénes están negociando ahora? ¿Para el pueblo o para ustedes mismos? 
Dejen de hacer sus negociaciones en la OMC, llenas de lógica falsa y de 
palabras que son meros gestos diplomáticos. 
Saquen la agricultura de la OMC. 
Es cierto que los programas coreanos de reforma agrícola incrementaron la 
productividad de algunas granjas individuales. Sin embargo, también es un 
hecho que el incremento en la productividad simplemente añadió más volumen a 
un mercado de sobreoferta en el cual los bienes importados ocuparon la 
porción de menor precio. Desde entonces, jamás hemos recibido nada que 
supere los costos de producción. En ocasiones se han registrado caídas en 
los precios cuatro veces superiores que la tendencia normal. ¿Cuál sería tu 
reacción emocional si tu salario de repente cayera a la mitad sin entender 
claramente la razón? 
Una parte de los campesinos abandonaron sus granjas y migraron a los barrios 
urbanos. Los demás, que intentaron escapar del círculo vicioso, enfrentaron 
la bancarrota con deudas acumuladas. Por supuesto, algunas personas 
afortunadas han podido seguir adelante; sin embargo, sospecho que no todos 
podrán hacerlo. Yo no he visto nada más que casas vacías y maltratadas. Lo 
único que pude hacer fue revisar las casas y esperar a que regresaran. Una 
vez corrí a una casa donde un campesino abandonó su vida tomando un químico 
tóxico debido a sus deudas impagables. No pude hacer nada sino escuchar los 
aullidos de su mujer. ¿Qué sentirías en mi lugar? 
Si caminas en los pueblos rurales de Corea, lo primero que ves son muchas 
estructuras arruinadas, la mayoría techos para el ganado e invernaderos de 
vidrio, que tragaron enormes cantidades de dinero. Si entras a algunas 
casas, te encuentras con ancianos que sufren en su mayoría de alguna 
enfermedad. La comodidad de la vida rural sólo se siente viajando en coche. 
De hecho, los caminos pavimentados sirven sólo para los grandes apartamentos 
en los que viven a menudo más de mil personas, a los edificios y a las 
fábricas en Corea. Las tierras ahora pavimentadas eran arrozales que por 
miles de años proporcionaron los alimentos y materiales para la vida 
cotidiana. Ahora, en la sociedad contemporánea las funciones ambientales de 
los arrozales son aún más necesarias desde el punto de vista ecológico e 
hidrológico. ¿Quién guardará la vitalidad rural, las tradiciones 
comunitarias, el medio ambiente? 
Con la ayuda de la Unión Campesina tuve la oportunidad de viajar a otros 
países y ver qué hacen otros granjeros para competir y, por lo menos, 
sobrevivir. Fue bueno ver que en la Unión Europea los granjeros mantienen su 
orgullo en la conservación de sus comunidades, sus alimentos, su patrimonio 
tradicional y sus culturas. Al ver sus fuertes sentimientos de 
responsabilidad social, organización y los altos apoyos del gobierno me di 
cuenta que no abandonarán el trabajo en sus tierras. 
Fueron lo suficientemente eficientes para manejar grandes extensiones de 
tierra con un mínimo de trabajo familiar. Sin embargo, sin esos apoyos no 
podrán seguir cultivando y tendrán que abrir negocios turísticos. Las 
dificultades de los pequeños productores fueron parecidas a las nuestras. 
Las granjas en Estados Unidos parecen grandes y bien planeadas pero tienen 
más riesgos. Querían exportar más pero vivían preocupadas por la bancarrota. 
Me preguntaba por qué no eran felices con estas grandes granjas y buenas 
máquinas. Varios de ellos me dijeron que con la permanente caída de los 
precios apenas obtienen ganancias para sobrevivir, a pesar del incremento en 
las exportaciones. Más bien, dijeron que los estómagos de sus socios 
empresariales (los comerciantes de granos, agroindustriales, procesadores) 
crecieron cada vez más. En conclusión me contaron que muchos granjeros en 
Estados Unidos pronto se quedarán en la bancarrota, si no hay subsidios 
adicionales debido a la dificultad de pagar el interés de los préstamos 
adquiridos para pagar el incremento de sus tierras y sus insumos. 
Creo que la situación de los granjeros de muchos países en vías de 
desarrollo es parecida, aunque los problemas internos son diferentes. Sin 
embargo usualmente los problemas de dumping, importaciones masivas, falta de 
presupuesto gubernamental, y densidad de población son comunes. Para ellos 
las protecciones arancelarias sería la solución más práctica. 
Me da pena ver la televisión y escuchar las noticias que dicen que el hambre 
prevalece en muchos países menos desarrollados, a pesar de que el precio 
internacional de granos está muy bajo. Ganar dinero a través del comercio no 
debe ser su manera de conseguir alimentos. Sin embargo deben tener acceso a 
la tierra y al agua. Cuando veo este desastre para los seres humanos, pienso 
en las personas gordas que viven en las ciudades del norte. ¿Caridad? ¡No, 
déjennos volver a trabajar! 
Mi mensaje va a todos los ciudadanos para decirles que los seres humanos 
están en una situación de peligro debido a la falta de control sobre las 
corporaciones multinacionales y un pequeño número de miembros de la OMC que 
nos llevan a una globalización inhumana, antiambiental, asesina y no 
democrática. Debe pararse de inmediato, porque si no la lógica falsa del 
neoliberalismo matará la diversidad global en la agricultura y sería un 
desastre para todos los seres humanos. 
 
*** 
 
Los Delegados coreanos están desde anoche acampando enfrente de la barrera, 
en el lugar en donde murió su compañero. Estan pidiendo apoyo de la Via 
Campesina, los internacionales, los anarquistas y estudiantes. La policia 
han dicho que estan en riesgo de ser deportados, pero han decidido quedarse 
ahí hasta que los deporten y están solicitando apoyo para que esto no 
suceda. 
 
 
Campesino coreano se inmola en protesta por las políticas de la OMC 
LUIS HERNANDEZ NAVARRO Y FABIOLA MARTINEZ ENVIADOS 
Lee Kyung Hae trepó el enrejado de metal que separaba la manifestación de la 
valla de la Policía Federal Preventiva. Sacó una navaja suiza, levantó los 
brazos al cielo y en un solo movimiento se perforó el pecho, entre el 
corazón y el pulmón izquierdo. Tenía consigo un cartel con la frase: ''OMC 
asesina campesinos''. Quería ofrendar su vida para salvar a los agricultores 
y a la agricultura. Poco más de tres horas después falleció. 
Kyung Hae era pequeño productor. Tenía cerca de 56 años y una familia a la 
cual sostener. Participaba con la Liga de Campesinos de Corea (LCA) y 
formaba parte de la delegación de 160 pequeños agricultores y 50 
sindicalistas coreanos que viajaron a Cancún a protestar contra la 
Organización Mundial de Comercio (OMC). 
La noche anterior su grupo pidió a Vía Campesina encabezar la marcha de 
protesta contra la OMC. 
En Corea del Sur se celebra el Día de Muertos el 10 de septiembre. Y, como 
sucede en todas las sociedades de fuerte raíz agraria, la celebración de los 
difuntos es una cuestión sagrada. Venir a Cancún en esta fecha era, de por 
sí, un enorme sacrificio. 
Y ese esfuerzo quería ser subsanado, se dijo en la reunión de dirigentes, 
con una ceremonia de entierro en la OMC. Tenían para ello un ataúd envuelto 
en tiras de papel de china de colores. La propuesta fue aceptada. Sólo los 
coreanos sabían que el rito incluía la inmolación de su compañero. 
Tomar las calles  
La manifestación comenzó en punto del medio día. Cerca de 15 mil personas, 
la mayoría campesinos, fueron encontrando en ella su lugar. En la 
descubierta participaba un grupo de hombres de edad, entre ellos Clemente 
Kiuil y Rafael Pool, principales mayas, seguidos de la directiva de Vía 
Campesina. Apenas unos metros atrás se instalaron cerca de 300 campesinos 
asiáticos, productores de arroz en su mayoría, y trabajadores -según su 
decir- de más de diez horas por día. Ordenados y marciales, se esforzaban en 
explicar, en un precario inglés, que cada día producen más pero cerca de 60 
por ciento de los alimentos que consumen son de importación. ''Algo anda 
mal, estamos enojados y queremos que pare el WTO'', señaló una joven 
japonesa.  
A un lado, con bermudas color caqui, chaleco y camisetas blancas avanzaban 
dos centenares de sudcoreanos. Enarbolaban el lema ¡Excluir a la agricultura 
de la OMC! y exigían ''alimentos seguros''. Varios de ellos vestían una bata 
beige y sombreros de papel altos, atuendo especial para ensalzar la 
ceremonia del pung mul. Marcaban el ritmo con instrumentos de percusión que, 
media hora más tarde, se transformarían en tambores de guerra. 
En algún momento se colocó al frente de la marcha el grupo de Vía Campesina 
encargado de la mística. Cargaban un enorme tablero lleno de rosas rojas, 
mazorcas, veladoras y tierra. En el resto de los contingentes el ambiente 
era de fiesta. Los sonidos de la banda Tlayacapan se mezclaban con los 
tambores juveniles y con los acordes de un grupo musical ecologista. Jóvenes 
disfrazados de pájaros caminaban al lado de muchachos vestidos de delfín y 
de un wixárrica ataviado con su traje autóctono. Los desobedientes italianos 
llevaban una gran manta con el mensaje ''Somos un chingo y haremos 
desmadres''. La marcha sellaba la naciente convergencia de Vía Campesina, el 
Congreso Nacional Indígena (CNI), sectores de la juventud y grupos 
ecologistas.  
''Bienvenidos todos a Cancún'' 
A las 12:30 el grueso de la manifestación llegó al cruce de las avenidas 
Tulúm y Coba, el llamado ''punto cero''. Un comandante informó a los 
reporteros que metros más adelante terminaría el encargo de la policía local 
y que, un poco más adelante, lo que ocurriera era responsabilidad de las 
autoridades federales. 
Quince minutos después la descubierta había llegado al retén. Una hilera de 
rejas de metal pintadas de rojo, de 50 metros de largo, fijadas al suelo con 
amplias láminas de metal, bloqueaba el paso de los manifestantes. Detrás de 
ellos un agrupamiento de unos 200 policías de la Policía Federal Preventiva, 
equipados con escudos de plástico, toletes y máscaras antigás colgadas al 
pecho, formaba un nuevo muro que se interponía entre los ministros y 
funcionarios reunidos en el Centro de Convenciones de Cancún y los 
ciudadanos de a pie. Sobre las dos barreras una pancarta del gobierno 
municipal decía: ''Bienvenidos todos a Cancún''. 
Frente a la policía, a ocho kilómetros de distancia de los ministros de 
economía y comercio, Vía Campesina realizó un ritual al que llamó ''mística 
de la defensa del maíz maya''. ''Somos más de 15 mil personas'', expresó 
jubiloso Rafael Alegría, mientras un hombre con el torso descubierto abría 
paso cargando su mecapal con semillas criollas. ''Maíz, somos tus hijos, 
madre tierra fuera de la OMC!'', coreó una parte del contingente, mientras 
los campesinos que se habían colocado frente a la fuerza pública empezaron a 
gritar: ''¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza'', al tiempo que 
los coreanos avanzaban al frente con el puño en alto. 
Del otro lado de la valla, más atrás de los policías, dos camiones 
antimotines de la policía federal y elementos del Estado Mayor Presidencial 
levantaban un nuevo muro humano. Un par de enviados del gobierno pedían que 
se formara una comisión para ''entregar el documento'' que las 
organizaciones campesinas nunca pensaron presentar. 
Ahí estaba también Melba Pría, encargada del enlace entre las organizaciones 
civiles y la cancillería mexicana. Con ella, según versión de los dirigentes 
de Vía Campesina, había un acuerdo de avanzar más allá del ''punto cero''. 
Pría se había convertido entonces en una funcionaria seria, de gesto adusto, 
protegida por una interminable hilera de uniformados, mientras desafiante 
repetía: ''el acuerdo es que no iban a pasar, es un acuerdo de ellos 
mismos... No van a pasar''. 
Otros funcionarios explicaban que el enrejado, justo en el comienzo de la 
zona hotelera de Cancún, ''correspondía a las medidas de seguridad del 
evento'' e insistían: ''formen una comisión... estamos abiertos a 
dialogar''. No quedaba claro sobre qué iba a platicar el gobierno con los 
campesinos cuando lo que ellos exigen es que la agricultura salga de la OMC 
y no tienen esperanza en la posibilidad de reformar la institución. 
Ese fue el momento en el que dos integrantes de Vía Campesina brincaron el 
enrejado. Lee y varios de sus compañeros, algunos vestidos con una especie 
de túnicas, los siguieron, al tiempo que arengaban a la multitud en su 
idioma con el auxilio de un micrófono. El ataúd de colores con los restos 
simbólicos de la OMC se transformó entonces en un ariete para empujar la 
valla, mientras la primera línea de altermundistas trataba de derribar el 
enrejado empujando con el cuerpo. No tuvieron éxito y los coreanos abrieron 
entonces un pequeño camino para tomar vuelo y estrellar nuevamente el 
féretro. La valla resistió el impacto. Un nuevo intento, digno de una nueva 
pugna de la gleba contra los señores medievales, fue hecho prendiendo fuego 
al ataúd e impactándolo contra el muro. Fue entonces cuando Lee, en lo alto 
de la reja, sacó la navaja de su ropa y se sacrificó. 
El fin de la fiesta 
Ensangrentado, herido de muerte, Lee fue trasladado al hospital Jesús Kumate 
por la Cruz Roja. Pocos se dieron cuenta en ese momento de la inmolación. 
Los tambores coreanos y de una banda musical llamaban al combate. La presión 
sobre la malla se extendió cuando grupos de jóvenes entraron en acción. Los 
campesinos exigían que no se lanzaran objetos. Querían usar solamente el 
cuerpo como arma. Fue entonces cuando del lado izquierdo de la malla se 
abrió un boquete. La multitud celebró el triunfo con un futbolero: ''Sí se 
pudo, sí se pudo''. La policía ocupó el hueco y disparó descargas de gases 
lacrimógenos. Una pedrada lanzada por la policía descalabró al fotógrafo de 
La Jornada José Carlo González. Igual suerte tuvo el dirigente campesino 
Paul Nicholson, al que un toletazo le abrió la cabeza. Los manifestantes 
habían obtenido una victoria simbólica. 
Fue Alberto Gómez, coordinador nacional de la UNORCA, quien informó que el 
gobierno había aceptado que la manifestación avanzara más. Poco después se 
rompería un pie. Pero en lugar de que la policía retrocediera, llegaron 
refuerzos y vehículos blindados. Los campesinos comenzaron a replegarse y la 
intensidad del enfrentamiento se incrementó. 
A partir de ese momento entraron en acción pequeños grupos de jóvenes, en su 
mayoría sin coordinación entre sí, pero decididos a enfrentarse, que 
cargaron contra la policía. Vía Campesina insistió en que no se cayera en 
provocaciones. Los llamados fueron inútiles. Para ese momento ya no tenía el 
control de la marcha. 
Uno de los jóvenes que habían saltado la valla fue detenido, golpeado y, 
posteriormente, liberado por los policías. Rápido cobraron venganza. Al 
fragor de la batalla, un uniformado perdió su tolete. Los radicales lo 
arrastraron a su terreno y lo tundieron a patadas. Uno de los manifestantes 
lo rescató, enviándolo de vuelta con los suyos. Ello no impidió que su 
situación fuera delicada. La furia de los que convirtieron la protesta en 
pleito se volcó contra el que había osado defender a un policía. 
Molesto, irritado, uno de sus dirigentes gritaba a su compañero: 
''Repliéguense, vamos a dejar solos a los chavos, ellos son provocadores''. 
Odio de clase, cosecha de la marginación, los jóvenes le gritaban a la 
policía: ''Nos vamos a organizar en Revolución para darles en su madre, 
putos...'' Sólo risas fue lo que los uniformados les dieron en respuesta. 
Pero, a pesar de las risas, 19 policías resultaron lesionados, algunos con 
quemaduras por ácido. La fiesta había dejado de serlo. 
Los sobrevivientes  
La noticia de la muerte de Lee se extendió a partir de ese momento con 
rapidez. Incredulidad, consternación, asombro, tristeza, desánimo se 
apoderaron de la mayoría de los manifestantes. 
Fue Hang Ki Lab, uno de los voceros del contingente coreano, quien dio su 
versión sobre la inmolación de su compañero. ''Fue una manifestación de 
sacrificio de la que nos sentimos orgullosos'', dijo. ''Es una de las pocas 
vías que nos dejan. La OMC está trayendo la muerte a nuestra agricultura 
familiar y a nuestros campesinos. Es casi imposible sobrevivir en el campo. 
Su muerte es un mensaje, un acto simbólico de lo que nuestros compañeros 
viven''.  
Quien se pregunte cómo es posible que una delegación tan grande haya venido 
de tan lejos a protestar, tiene ya una respuesta. Los campesinos coreanos, 
como los de tantas otras partes, han sido colocados en una situación límite. 
Quieren seguir siendo campesinos pero las políticas de la OMC se los 
impiden. Miembro de una clase de sobrevivientes, al fin y al cabo, Lee 
ofreció su vida para que los suyos puedan seguir sobreviviendo. Quizás por 
eso, los integrantes del Congreso Nacional Indígena mexicano, que tanto 
saben de muerte y resurrección, organizaron a las 9 de la noche un velorio 
simbólico de su nuevo hermano. 
 
______________________________________________ 
Redmorelos mailing list 
Redmorelos@... 
http://www.laneta.apc.org/mailman/listinfo/redmorelos 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
                 !!Tu correo gratuito para siempre!!  
            10 megabytes de espacio, agenda de direcciones, 
            garantizado de funcionar siempre con eListas.net 
               y por supuesto con el resto de Internet... 
                          !!En GeoMundos!! 
Haz clic aquí ¡YA! -> http://elistas.net/ml/119/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~