Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 199 al 228 
AsuntoAutor
Odio, Dolor, Celos Ricardo
Presencia y Percep Ricardo
Nuevos canalizador Ricardo
Taller La Flor de Ricardo
Tu Eres Un Canal / Ricardo
El Calendario Greg Ricardo
La Religion de los Ricardo
Nuestro Corazon Ricardo
Doble trabajo unid Ricardo
Nace en Mexico un Ricardo
Charla sobre el Es Ricardo
FW: RV: listos una Ricardo
El despertar de un Ricardo
MEDITACION FOCAL # Ricardo
Orar por Venezuela Ricardo
Convergencia Armon Ricardo
Noticias de Clave Ricardo
ECOLOGIA DE LA MEN Ricardo
AMOR. Cuando piens Ricardo
Lideres Espiritual Ricardo
Conexion Cosmica / Ricardo
Informe Encuentro Ricardo
Un mensaje para la Ricardo
Como buscamos la p Ricardo
Consciencia de Rec Ricardo
Bailando con Delfi Ricardo
El Arte de Canaliz Ricardo
FW: DESDE CUSCO PE Ricardo
Sexualidad Galácti Ricardo
ojo- Taller de Lec Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 200     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Odio, Dolor, Celos, Ira y Amor Propio / Sobre las Bajas Emociones / Mision de Amor / Argentina
Fecha:Martes, 25 de Julio, 2000  20:46:19 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

Odio, Dolor, Celos, Ira y Amor Propio / Sobre las Bajas Emociones / Mision de Amor / Argentina


----------
From: "ana maria rojas" <arkeola@ciudad.com.ar>
Reply-To: <arkeola@ciudad.com.ar>
Date: Tue, 25 Jul 2000 21:15:31 -0300
To: "Ricardo Ocampo" <anahuak@webtelmex.net.mx>
Subject: Sobre las emociones.


Queridos amigos, comparto con ustedes  un material que ha llegado a mis manos.
amr.





El amor del Padre se manifiesta bajo muy diversas formas para ayudar a sus hijos en sus horas de dolor. Una de esas formas es la Luz del Conocimiento Espiritual.
Por ello hemos elegido, de las Enseñanzas que se imparten en nuestra Escuela, algunos párrafos que arrojan Luz sobre los aspectos más frecuentes del sufrimiento humano, para que, conociendo las causas de ese sufrimiento, éstas puedan ser subsanadas y evitadas en el futuro.


SOBRE EL DOLOR

El porqué del dolor. Cómo atenuarlo y cómo evitarlo en el futuro.

              "En vuestro mundo físico, debido a la falta del tan necesario conocimiento espiritual verdadero, los hombres atraen constantemente fuerzas negativas, con sus pensamientos y deseos de mal - odios, rencores, celos, envidias, egoísmos, dudas, temores, ambiciones -. Estas fuerzas o vibraciones negativas presionan y penetran en vuestro ser, perjudicándonos espiritual y materialmente, pudiendo llegar a conformar estados de verdadera enfermedad físico-espiritual, que no es fácil remediar sólo por medios físicos, ni tampoco por medios espirituales únicamente cuando  la materia está ya tan perjudicada que necesita, también, elementos físicos para su restablecimiento. Si  la atención y la mejoría solamente son físicas y no se remedia el aspecto espiritual, o sea la causa, la materia será perjudicada nuevamente.


               "Muchos son los obstáculos que, como humanos, habéis debido y deberéis aún superar, pero el conocimiento de la realidad espiritual de vuestra vida os ayudará a comprender el porqué de todos esos inconvenientes y la causa de todos esos tropiezos u obstáculos.

               No supongáis que estáis abandonados por el Amor de los –Seres Superiores; no supongáis que son sordos a vuestros clamores y a vuestros pedidos de ayuda. Muy por el contrario, vuestros clamores, vuestros pedidos, llegan hasta Ellos. Su Amor y Su Poder os Responden,




SOBRE EL ODIO



              "Así como mediante la conexión que podéis establecer con planos superiores, a través de vuestros pensamientos y sentimientos de Bien, os llega desde esos planos el Amor, también mediante vuestros pensamientos y sentimiento negativos os conectáis con planos inferiores. La conexión positiva os llena de paz y de satisfacción; en cambio, la conexión con los planos negativos os acosa de inquietudes, ansiedades y desequilibrio, lo cual perjudica vuestro espíritu y vuestra materia.

               Cuanto más améis, más felices os sentiréis, pues de acuerdo con las Leyes, todo lo que de vosotros sale en pensamientos, en sentimientos o en hechos, a vosotros habrá de volver, y como bajo la acción de esas mismas Leyes están también vuestros sentimientos negativos, el odio que vuestra alma proyecte, indefectiblemente volverá a vosotros, con la misma intensidad con que de vosotros haya emanado, transformado en males de toda índole que os alcanzarán en esta presente vida y en otras vidas futuras, hasta agotar la deuda contraída con la Ley mediante los hechos que habéis producido con la vibración intensamente negativa y destructora del odio.


                                                SOBRE LOS CELOS

                 "Los celos son nada más que una expresión del amor propio. Íntimamente sentís que todo aquello que os agrada o deseáis debe ser vuestro. Suponéis que el amor que profesáis a otro ser obliga  a ese ser a la reciprocidad; os sentís con derechos sobre ese ser, a quien consideráis posesión vuestra. Debéis tener en cuenta que no hay lazo alguno que pueda daros la posesión de otro ser. Espiritualmente sois entes libres, y cada uno de vosotros es dueño absoluto de sus pensamientos y de sus sentimientos. Por consiguiente, ninguno, absolutamente ninguno, debe considerarse con derecho a la posesión del pensamiento o del sentimiento de otro ser.

                    El amor solamente es real cuando se obtiene libremente, cuando se siente sin esperar reciprocidad, sin sentirse con derechos adquiridos, sin exigir absolutamente nada en pago del amor que se da. Ése, solamente es, es el amor verdadero, sea amor de esposo, de hermano, de amigo, de madre o de hijo. Todo amor que exija o desee recibir algo en pago no es amor verdadero sino solamente una proyección del amor propio, del amor que sentís por vosotros mismos y que proyectáis sobre otro ser al cual exigís la entrega de sus pensamientos y de sus sentimientos, en pago de lo que vosotros no le estáis dando, porque solamente os estáis amando a vosotros mismos cuando amáis así a otro ser."




SOBRE EL AMOR PROPIO


              "Vosotros, como todo en la Creación, recibís el Amor Universal para, a vuestra vez, Irradiarlo; pero, en vez de irradiarlo hacia los demás lo concentráis en vosotros mismos, es decir que lo invertís, impidiendo la Acción a que está destinado e invirtiendo también todas las consecuencias de esa vibración. Si el Amor verdadero expresado en hechos y en sentimientos es capaz de las realizaciones más maravillosas, el Amor invertido en vosotros y transformado en amor propio es capaz de las realizaciones más terribles, más crueles y más negativas.

              Tratad de eliminar el amor propio de vuestra alma, analizándoos en vuestros pensamientos, reacciones y sentimientos. Esa vibración de amor que habéis concentrado en vosotros mismos proyectadla sobre vuestros hermanos. Amad a los demás tanto como os amáis a vosotros mismos, y así como os deseáis el mayor bien y la mayor felicidad, deseadla y procuradla a los demás. Así como os creéis merecedores y dignos de todos los bienes y ventajas, en vuestra vida humana, considerad también a los demás dignos y merecedores de todos esos bienes y ventajas.

             Pensad en vuestro hermano antes que en vosotros, y obrando en esa forma pronto llegaréis a eliminar completamente el amor propio, base sobre la cual las fuerzas negativas se apoyan para producir en vuestra vida confusión y estados caóticos".-           




SOBRE LA IRA


              La ira, además de ser un enorme perjuicio para vuestra Vida Espiritual es, también origen de graves daños para vuestra vida física. El desequilibrio que origine en nuestro sistema nervioso puede traducirse en trastornos de toda índole en el funcionamiento de vuestro organismo, produciendo alteraciones que, antes o después, os darán sorpresas sumamente desagradables.

              Así como la conexión espiritual con las Esferas Positivas atrae a vosotros vibraciones positivas, que fortalecen vuestra materia y os ayudan a restablecer el equilibrio necesario para vuestra salud, también la conexión con los planos negativos os hace receptores de vibraciones negativas, que van en detrimento de vuestra materia y, por lo tanto, de vuestra salud.

              No debéis restar importancia a vuestros estados anímicos, positivos o negativos, pues vuestra persona, en sus tres elementos: mente, alma y materia, está sujeta a desequilibrios que, proviniendo de cualquiera de ellos, incide intensamente en los otros dos.  Así, una mente debilitada puede llevar a la persona a estados de melancolía o de postración física que, aparentemente, no tienen explicación. Lo mismo ocurre con los estados negativos de vuestra Alma. Cuando el hombre, por el goce de placeres bajos, por sus pasiones o vicios, "desciende" en la vibración de su alma, perjudica con ello a su mente, que va perdiendo fuerza e incapacitándose para discernir, alcanzando el desequilibrio también a su materia e incidiendo desfavorablemente sobre su salud.

               Es menester que cuidéis minuciosamente vuestros pensamientos, vuestros sentimientos y vuestra materia si queréis gozar del preciado don de la salud, pues la salud significa y requiere equilibrio perfecto entre los tres elementos de vuestra persona, equilibrio que marca una acción mentora de la mente sobre el alma y la materia, debiendo el alma primar, a su vez, sobre la materia, dentro de una tónica vibratoria absolutamente positiva. Cualquier interferencia o desviación negativa os perjudica, no sólo Espiritualmente, sino también físicamente.

             La ciencia médica ya ha comprobado que el origen de muchas enfermedades es mental, no dejando por eso de ser enfermedades reales. Lo mismo ocurre con vuestra alma; vuestros sentimientos negativos proyectan su vibración negativa sobre vuestro cuerpo y también llegan a dominar con su vibración vuestra mente, produciendo así un doble daño en vuestro ser. Con vuestros sentimientos negativos os envenenáis el alma y también el cuerpo.

            El origen verdadero de muchas enfermedades –eczemas, llagas, úlceras, tumores- no siempre radica en lo material.  Suelen ser virus que han penetrado en vuestra alma y vuestra alma los ha llevado a vuestro cuerpo; así, vuestras células físicas han enfermado porque antes enfermaron vuestras células espirituales.

            Preocupados por analizar diariamente vuestros pensamientos y vuestros sentimientos; preocupados por guiar con vuestra mente, por el sendero positivo, la emoción y la sensación de vuestra alma, y en esa forma iréis adquiriendo el equilibrio necesario y permitiréis a vuestra mente guiar vuestra propia vida por el Verdadero Camino. Seréis, así, hombres mucho más felices y mejor capacitados para ayudar a la felicidad de los demás."

                                                                         MISION DE AMOR
                                                                 Enseñanza Moral y Filosófica
                                                                 Personería Jurídica Nro. 164/57
                                                                 Buenos Aires - Argentina