Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 199 al 228 
AsuntoAutor
Odio, Dolor, Celos Ricardo
Presencia y Percep Ricardo
Nuevos canalizador Ricardo
Taller La Flor de Ricardo
Tu Eres Un Canal / Ricardo
El Calendario Greg Ricardo
La Religion de los Ricardo
Nuestro Corazon Ricardo
Doble trabajo unid Ricardo
Nace en Mexico un Ricardo
Charla sobre el Es Ricardo
FW: RV: listos una Ricardo
El despertar de un Ricardo
MEDITACION FOCAL # Ricardo
Orar por Venezuela Ricardo
Convergencia Armon Ricardo
Noticias de Clave Ricardo
ECOLOGIA DE LA MEN Ricardo
AMOR. Cuando piens Ricardo
Lideres Espiritual Ricardo
Conexion Cosmica / Ricardo
Informe Encuentro Ricardo
Un mensaje para la Ricardo
Como buscamos la p Ricardo
Consciencia de Rec Ricardo
Bailando con Delfi Ricardo
El Arte de Canaliz Ricardo
FW: DESDE CUSCO PE Ricardo
Sexualidad Galácti Ricardo
ojo- Taller de Lec Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 224     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Consciencia de Reconocimiento / Marisa Iglesias y Sergio Hache
Fecha:Miercoles, 2 de Agosto, 2000  17:51:53 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

Herman@s: 
Desde la Patagonia, en los Bariloches, Argentina, en los reconditos confines 
del cono sur, ahi les va esta bella iniciativa para nuestra red 
iberoamericana de luz... 
Ricardo 
 
---------- 
From: "Sergio Hache" <wendeunk@...> 
Date: Sat, 29 Jul 2000 22:29:17 ART 
To: anahuak@... 
Subject: Consciencia de Reconocimiento 
 
¡ HOLA RICARDO ! 
Soy Sergio Hache saludándote desde el "fin del mundo"... ¡qué lejos! 
A partir de una experiencia lindísima que estoy teniendo con la consciencia 
de Reconocimiento, te mando este correo para que lo sientas y si cabe dentro 
de la línea de Anahuak, te pido que por favor lo mandes por la red. 
Cualquier duda mandame un correo y lo vemos. 
Un abrazo grande 
Sergio. 
________________________________________________________________________ 
 
CONSCIENCIA DE RECONOCIMIENTO 
Por Marisa Iglesias y Sergio Hache 
Viento Blanco Espectral ­ 29 de julio de 2000 
 
Hoy, la Tierra mueve la energía de la comunicación del espíritu; el aliento 
divino integrador de polaridades. A su vez, manifiesta el fluir, la 
liberación. Qué mejor ocasión para compartir con ustedes lo que estamos 
viviendo con la gracia de la consciencia de RECONOCIMIENTO. 
Creer de corazón es aceptar la propia autoridad, es hacerse cargo del propio 
poder. Darnos cuenta de ello nos permite recuperar más quienes somos. ¿Quién 
ayuda en esto?: la consciencia de Reconocimiento. 
 
Por un lado está el Ser, belleza cósmica que es el UNO. Por el otro, Su 
manifestación en la dimensión del reino de la forma. Cielo y Tierra, de cuya 
unión surge cada uno de nosotros como logos humano. Somos cada aspecto 
divino con una única y particular manera de manifestación. 
 
Hasta ahora hemos pendulado de lo concreto ­la tierra- a lo sutil ­el 
cósmos- sin darnos cuenta que en esta realidad de tercera dimensión somos 
sencilla y complejamente Humanos. 
 
La energía de Dios/Diosa/Todo lo que Es se sintetiza en el quinto elemento; 
impregna cada ŒŒgota" ­el ser humano-. Dependiendo del reconocimiento que 
hagamos de ello, -como en un arco iris- es el espectro que irradiamos desde 
el corazón. La confianza lleva a ese reconocimiento. La intrepidez 
trasciende el miedo a ese reconocimiento. 
 
De una u otra manera, en mayor o menor medida, cada uno de nosotros tememos 
reconocernos y hacernos cargo plenamente de quienes somos. Necesitamos 
aceptarlo para trascenderlo. Debemos ser intrépidos. 
 
Reconocer es identificar algo; también, aceptar un nuevo modo de ser, lo que 
lleva a aceptar la propia autoridad. La recuperación del propio poder. 
Nos resulta muy fácil vivir desde el logos cósmico; nos es familiar, 
conocido y sabemos, TODOS, cómo actuar desde ahí. En el otro extremo está la 
vida física, de la que nos hacemos cargo solo en parte, solo tomamos de ella 
lo que nos gusta, el resto no. Pues ha llegado el momento de unir a ambos 
logos: el cósmico y el chamánico y reconocernos como humanos, aceptándonos 
como somos. Se hace imperioso consolidar la consciencia de esta realidad. 
Somos la fuerza de Dios/Diosa/Todo lo que Es; aceptarlo implica 
reconocimiento. Es un gran desafío. Somos sus co-creadores en esta dimensión 
de la forma, de lo físico. 
 
Reconocernos implica dejar el sufrimiento y la escacés, para actuar desde la 
abundancia y las múltiples habilidades que poseemos por derecho natural. 
Unámonos al proceso mundial de reaprender quienes somos realmente y démosle 
impulso desde nuestro interior. 
 
Utilicemos las prácticas espirituales aprendidas para impregnar la forma con 
la consciencia divina, para así poder manifestar Su Presencia y auxiliar a 
la Jerarquía en el desarrollo del Plan Divino. Contamos con Su ayuda para 
lograrlo, ¿qué puede salir errado? 
 
Nuestros maestros, guías y seres de luz nos animan a formar redes orgánicas 
globales; concectémonos por la colaboración. Es necesario elevar la 
consciencia de la Humanidad. De hecho, debemos ayudarnos a reconocernos como 
Humanos, porque eso somos en esta dimensión de la forma. 
 
Tomemos los recursos del cambio global para recuperar nuestra Humanidad; nos 
ofrece sinfín de posibilidades. Ayudémonos a reciclar todo lo que creemos 
ser, así podremos guiar nuestras vidas a través del cambio perpetuo, como lo 
vienen haciendo el agua, el suelo, el aire y la naturaleza toda desde hace 
millones de años. Cada uno de nosotros está en las manos del otro, de la 
hermana y del hermano, ¿no es precioso? 
 
Marisa y yo tomamos estas palabras para contarles lo que sentimos y 
sostenemos al darnos cuento de lo que implica recuperar el humano en cada 
uno. Es gracias a la consciencia de Reconocimiento que nos está pasando 
esto. Permítannos contarles en qué andamos con esta consciencia. 
 
Durante el Uayeb que acaba de finalizar ­del 21 al 25 de julio de 2000- 
participamos de ese reciclaje que decíamos. Día a día nos sintonizamos con 
la consciencia de Reconocimiento. Ella nos ayudó a recuperar al humano en 
nosotros; y con él la alegría y el sentirnos jubilosos y plenos. Esa 
consciencia solo espera que la reconozcamos con total simpleza para así 
reestablecerse en nosotros. ŒŒSu llegada" nos llevó a la acción: llevarla al 
resto de los habitantes de la ciudad donde vivimos. A través de nuestros 
guías y maestros le pedimos al Padre y a la Madre cósmicos que descendiera 
la consciencia de Reconocimiento. Alquimizamos varias botellas de agua 
mineral. Varias fueron ŒŒsembradas" en los rumbos locales. Fue dicha 
consciencia ­puesta en cada botella- quien nos mostró el camino y lugar 
donde sembrarla. No hubo dudas, la certeza y la confianza fueron nuestras 
compañeras al obrar desde la Totalidad. Con la sincronía universal, el día 
verde fuera del tiempo ­25 de julio- activamos la siembra, conformando una 
pirámide de la consciencia de Reconocimiento (que por cierto es femenina) 
sostenida por humanos. Ese día nos unimos al flujo de la energía dominante: 
reflejar la verdad, disolver lo falso, sintonizar con la Tierra y establecer 
todo dentro del orden del Perdón Universal. Nuestro plano cardíaco resonó 
bellamente con la tarea realizada; señal inequívoca de gratitud universal. 
Ahora, la consciencia de Reconocimiento pulsa amorosamente en este lugar tan 
lejano del mundo. 
 
Lo que les proponemos es hacer algo similar en sus lugares de residencia, 
háganlo como sientan que es para ustedes; cada uno lo concreta a su manera. 
Pongamos en práctica la red orgánica global. Sembrar la consciencia de 
Reconocimiento con el propósito humano nos ayudará a recuperar a nuestro 
humano. Recordemos que cuando algo se hace con la intención consciente, se 
convierte en sagrado. 
 
Marisa y yo nos ofrecemos gustosos a acompañarlos en esta amorosa 
experiencia; no duden en contactarnos si lo creen necesario. Por otra parte, 
será hermoso saber de ustedes y cómo les va allí, donde quiera que vivan. 
 
Nuestro correo electrónico es wendeunk@... 
Con todo nuestro reconocimiento. 
Marisa Iglesias y Sergio Hache.