Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2161 al 2190 
AsuntoAutor
Merkabah Concienci Red Anah
el poema seminal N Interred
Revolucion Silenci Red Anáh
Jeshua - Del Ego a Graciela
Las Energías de Se Graciela
Jeshua - Del Ego a Graciela
144,000 firmas par Karina M
Cómo ayudar Guillerm
Se había profetiza Guillerm
Severa tormenta ge Guillerm
La perdida del mun Red Anah
Invitacion Especia Red Anah
New Earth Circle / Red Anah
La Cuarta Ola de l Graciela
La Nueva Tierra I Red Anah
Huracán de pobreza Guillerm
Katrina Red Anah
Gloriosa transform Guillerm
Fusion de lo Mascu Red Anah
MENSAJE URGENTE DE Graciela
Movimiento mundial Red Anah
Enorme explosión s Guillerm
Carta de Michael M Guillerm
El retorno del Cri Red Anah
(omnimedia) www.te Red Anah
Katrina a la luz d Red Anah
Invitación de Masa Graciela
Reencarnacion, kar Red Anah
HURACAN KATRINA po Graciela
TORMENTAS TROPICAL Graciela
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2238     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Katrina a la luz del alma / Isabella Di Carlo Surraco / www.davida-red.org
Fecha:Jueves, 8 de Septiembre, 2005  21:54:52 (-0500)
Autor:Red Anahuaka <redanahuak @...............mx>

KATRINA A LA LUZ DEL ALMA 
 
Lo esencial es invisible a los ojos. 
Sólo se ve con el corazón. 
Antoine de Saint-Exupèry. 
 
 
Isabella Di Carlo Surraco 
Ciberespacio 8 de Septiembre de 2005 
http://www.davida-red.org 
 
 
El sur del norte se inunda. Katrina asola Nueva Orleáns. Dos diques se 
rompen, el 80% de la ciudad queda bajo las aguas. El alcalde cifra en 
cientos quizás miles los muertos. La lentitud angustiosa en la llegada de 
las ayudas ocasiona fuerte cuestionamiento a la gestión de Bush. La 
recomendación del presidente, así como de la gobernadora de Luisiana es 
orar.  
 
Podemos ver la realidad y no percibir en ella más que hechos inconexos. 
Podemos mirar con los ojos del corazón y ver. Es percibiendo lo que está más 
allá de las formas, llegando al orden implícito, descorriendo el telón que 
separa el escenario visible del mundo de las causas, como aprendemos, es 
aprendiendo como nos humanizamos, es humanizándonos como accedemos a la paz, 
la armonía y la justicia. Fue observando creativamente como nuestros 
antepasados lograron hace miles de año crear calendarios de precisión 
admirable y entablaron un diálogo constructivo con la naturaleza. Fue viendo 
detrás de las pautas repetitivas del deseo en su condicionamiento de la 
conducta humana como Buda comprendió las leyes para la liberación. Fue 
mirando más allá de las leyes de la naturaleza ya descritas, como Einstein 
comprende la unidad entre energía y materia y reformula la vida toda. En 
como miramos nos lo jugamos todo. ¿Qué nos muestra Katrina? 
 
Comencemos por el donde. Nueva Orleáns no es un lugar cualquiera. Es la 
antípoda de la América profunda, puritana y furibundamente conservadora que 
vive justo al otro lado de la autopista número 10. Es la ciudad de los bares 
abiertos 24 horas, donde la tentación acecha en cada esquina. Su fama de 
corrupta y violenta, es merecida pues reinan en ella la prostitución, la 
droga y la marginación. Con una de las rentas per cápita más baja de Estados 
Unidos su índice de criminalidad es de los más altos del país. 
Veamos el cómo. Al día siguiente del paso de Katrina se rompen dos diques. 
La inundación es de tales dimensiones que según el alcalde la ciudad no 
podrá volver a ser habitada antes de dos o tres meses, la evacuación 
ordenada es completa. 
 
¿Qué nos dicen el dónde y el cómo? Podemos hacer una lectura política y 
económica e indignarnos al saber que Bush redujo el presupuesto del Cuerpo 
de Ingenieros del Ejército para New Orleáns por tercer año consecutivo, 
impidiendo así el trabajo de mantenimiento que hubiera permitido que los 
diques resistieran a Katrina. Leyendo en este nivel podemos cuestionar la 
política del presidente, su desviación de fondos para la lucha contra el 
terrorismo, su obsesión con el terrorismo, su concepción fundamentalista y 
miope del concepto, y su responsabilidad para con la humanidad por causar un 
conflicto que él dice corregir. Si ampliamos la visión veremos los símbolos 
y los arquetipos en juego y comprenderemos que el problema que Katrina 
señala, es más extenso profundo y generalizado, veremos que nos concierne a 
todos y buscaremos en el silencio responsable del corazón una respuesta 
real.  
 
Pocos símbolos más literales que un dique para expresar la función de 
canalizar. Canalizar es dar dirección, dar sentido, encauzar, dirigir. A 
nivel de un país dirige el gobierno, a nivel individual es el alma, - ese 
núcleo eterno de amor y sabiduría al interior de todos - quien está 
destinado a dirigir a la personalidad. ¿Qué dirigimos, a que debemos dar 
sentido? A nuestras emociones, ellas son el motor de la vida, y curiosamente 
en todas las tradiciones vienen simbolizadas justamente por el agua. Cuando 
la luz del alma canaliza adecuadamente las emociones el deseo deja de ser 
egoísta se torna en ardiente aspiración y nace la consciencia humana, esa 
que se ancla en el corazón. El hombre animal deja paso al hombre real, el 
egoísmo, el consumo desenfrenado, la avaricia, la beligerancia y la 
competitividad se han transmutado y el hombre deja de vivir pidiendo a la 
vida y comienza a dar, nace a su verdadera identidad, conquista la paz al 
interior y sus valores son los de la solidaridad, la justicia, y la 
solidaridad. Ha nacido a la responsabilidad, el alma ha comenzado a dirigir 
la vida. 
 
Desde esta óptica no es tan distinto el mensaje de Katrina de el que nos 
trajo el maremoto del sud este asiático, ambas inundaciones nos hablan de 
que canalizamos mal el deseo. ¿Qué elementos adicionales nos ofrece el 
dónde? Retomando las características de la ciudad de Nueva Orleáns y su 
extremado contraste con la moral conservadora: podríamos ver que Katrina nos 
recuerda que los extremos son siempre señal clara de patología emocional. Ni 
la represión ( puritanismo rígido), ni el libertinaje (juego, alcohol, 
promiscuidad, etc) son formas sanas de manejar el deseo. Si por donde 
pensamos en Estados Unidos y recordamos la negativa de Bush a firmar el 
Tratado de Kyoto, es decir su decisión de seguir contaminando y causando 
calentamiento global a riesgo de desestabilizar el clima, quizás Katrina nos 
esté diciendo alto y claro que si sembramos vientos cosecharemos 
tempestades.  
 
Aguas desbordadas, inundaciones, maremotos y su contraparte sequías, 
desertización creciente, incendios devastadores, excesos y defectos, 
ausencia de equilibrio que nos impele a la reflexión. Lluvias ácidas, 
océanos contaminados por innombrables toneladas de petróleo, rastros de DDT 
incluso en los animales del ártico, ríos sin vida por los que sólo corren 
desechos químicos. ¿Qué hemos hecho de nuestras aguas? ¿Qué canalización 
hemos sabido dar a nuestras emociones? 
 
Si observamos la circulación y distribución del dinero en el planeta 
tendremos un indicador extremadamente fiable de nuestra salud emocional. 
¿Habla la economía planetaria de equilibrio?, ¿o se caracteriza por la 
avaricia, el derroche y la escandalosa ostentación de unos pocos con la 
contraparte del hambre y la miseria de millones? Otro indicador igualmente 
directo del estado de nuestras emociones son nuestras televisiones y 
videojuegos. ¿Qué valores nos nutren, que imágenes e informaciones 
consumimos? ¿De qué modelos se alimentan nuestros hijos? El tercer espejo en 
el que deberíamos mirarnos como cultura es nuestro consumo de tabaco, 
alcohol, drogas, ansiolíticos y antidepresivos. 
 
Estarán limpias las aguas, cuando nuestras aguas sean puras; cuando la vida 
no se viva desde el egoísmo, el individualismo feroz, la acelerada búsqueda 
de poder y prestigio,  y la ausencia de amor. 
 
Continuemos con Katrina: veamos el cuando. Hay muchas formas de situarlo, 
limitémonos a decir durante el segundo mandato de Bush. Ya que en ambos 
niveles: el político por los cuestionamientos debidos a la demora en enviar 
ayuda y el desvío de  fondos, y el simbólico por la rotura de los diques que 
alude a la canalización, es decir a la dirección, su influencia como líder 
del país más poderoso del mundo ciertamente viene a colación. 
 
Repasemos las estadísticas ¿Quién le votó? Apoyaron a Bush un 91% de quienes 
consideran la fe religiosa como la cualidad principal en un presidente, y un 
86% de quienes pensaban que el terrorismo era el tema más importante. 
Votaron por Kerry un 95% de los que consideraban que lo más importante era 
la capacidad de generar cambios, un 75% de los que querían un candidato al 
que le importara la gente y un 73% de quienes apostaban por la educación. De 
aquellos que pensaban que la cualidad más importante en un presidente era la 
de ser inteligente, apenas un 9% votaron por Bush. 
 
Los expertos asocian el éxito de Bush a un deterioro en la consciencia del 
electorado que a su vez se vincula con el temor generado por el 11 de 
Septiembre y la manipulación del sentimiento de inseguridad generalizado por 
parte de quienes ostentan el poder.  Los mecanismos de representación 
política están cada vez más pervertidos por estrategias publicitarias que 
sustituyen el verdadero debate político por ataques personales y acusaciones 
moralizadoras.  
 
Si en vez de elegir a un candidato inteligente, al que le importe la gente y 
que priorice la educación, elegimos a uno cuya política internacional es 
mesiánica, invasiva y militarista,  y cuya política nacional se centre en 
protegerse del terrorismo que no ve como consecuencia de su propia violencia 
¿Qué podemos esperar? No son sólo los diques de Nueva Orleáns los que 
necesitan ser reparados. 
 
El 11 de Septiembre, así como el 11 de Marzo, el Maremoto Asiático y Katrina 
nos hablan del dolor, la violencia  y la destrucción. El dolor es el agente 
del despertar. ¿Cuánto más dolor necesitaremos? La violencia es en todas sus 
formas el marcador de nuestra falta de humanidad, es violenta toda guerra, 
pero lo es también todo egoísmo, injusticia y cada día sumergido en la 
indiferencia. Si separamos los ³desastres naturales² de los desastres que 
causamos seguiremos teniendo un gran trabajo por delante, pues causamos el 
calentamiento global y los cambios climáticos, causamos la contaminación de 
las aguas y el hambre de millones, elegimos mal nuestros líderes, nos 
dejamos programar por el consumismo y perdidos en la dinámica del tener 
vivimos vidas vacías. Es hora de decir basta. Es hora de aprender. Aprender 
es ascender al corazón y ver lo esencial, en el corazón accedemos a nuestra 
humanidad, humanos seremos solidarios y no existirán ni el hambre, ni el 
terrorismo pues nos sabremos hermanos. ¡Aprendamos! 
 
 
 
------------------- 
 
 
=~==================================================================~= 
                        ~ Aprenda a Invertir ~ 
 ¿Quiere ser un inversor exitoso? Programa de Formación de Inversores 
                                    
                  ->> http://elistas.net/z/e4.f1 <<- 
=~==================================================================~= 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net