Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2281 al 2310 
AsuntoAutor
(Cumbre de Tunez) Programa
Entrad Programa
Solitari@ en el ca Programa
El pecado no es mo Programa
Guerra por el agua Programa
El Espacio y el Ti Programa
el panal / Orden S Programa
El Amor, La Sexual Programa
El Evangelio del B Programa
La Antigua y Misti Programa
La via de la reali Programa
sincronarios mexic Programa
Observar Sin Juzga Programa
El terremoto en Ca Programa
La Belleza Unica / Programa
Meditacion Planeta Programa
Herencia Floral Me Programa
Espiritualidad y S Programa
Eclipse of the Hun Programa
Akshmil: el enfoqu Programa
Mensaje del Arcáng Programa
El Grupo de Kryon: Programa
Hoy, eclipse de lu Programa
Valores que curan: Programa
Gripe aviar, fabri Programa
Universidad de la Programa
Confianza espiritu Programa
Cuarto Encuentro d Programa
Federacion Galacti Programa
Por que os falta c Programa
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2356     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Valores que curan: La Justicia / Isabella Di Carlo / davida-red.org
Fecha:Lunes, 17 de Octubre, 2005  15:39:21 (-0500)
Autor:Programa Interredes <redanahuak @...............mx>

From: Isabella Di Carlo <issa@...> 
Date: Sun, 16 Oct 2005 16:00:24 +0200 
Subject: Texto significativo en estos días 
 
 
Os envío una serie de reflexiones sobre la Justicia. En estos días, cerca de 
la luna Llena de Libra es esencial meditar al respecto. La siembra que en la 
consciencia haréis si dedicáis tiempo a esto en estos días señalados será 
visible en la vida. Con afecto a todos y cada uno, Isa. 
  
 
VALORES QUE CURAN: LA JUSTICIA 
 
La Justicia es demasiado esencial para reducirla al ámbito de la Ley. No 
deben ser sólo los abogados y los jueces los expertos en justicia. 
Economistas, psicólogos, maestros, líderes políticos, padres y madres del 
mundo, periodistas, ciudadanos conscientes, todos debemos vivir consagrados 
a ella. Debemos diferenciar entre ³legal² y justo, entre ³tradicional² y 
justo, entre ³socialmente aceptado² y justo. Aún más, debemos llegar a 
discernir entre ³recomendado por la iglesia² y justo. Si elegimos una vida 
al servicio de la justicia deberemos tener discernimiento y valor. 
 
Meditemos primero en los términos y los símbolos, veamos luego como adaptar 
a la vida cotidiana la verdadera naturaleza de la justicia para transformar 
nuestras vidas y nuestra cultura. ³Justo² viene de justicia pero significa 
preciso. Lo preciso es lo equilibrado - ni más, ni menos -, lo exacto, lo 
adecuado. Lo preciso es por tanto precioso, es lo de más valor, lo que 
completa una situación llevándola a su máximo grado de armonía. Armonía es 
sinónimo de equilibrio, equilibrio es el símbolo más universal para  la 
justicia, y no cualquier equilibrio sino el de una balanza sostenida por una 
dama ciega a la visión externa, es decir que el equilibrio sólo se logra con 
discernimiento. Equilibrio es a su vez la más bella de las palabras viene de 
equidad y libertad. 
 
La equidad es la verdadera justicia. Es igualdad con discernimiento, es 
decir no la igualdad de dar a todos lo mismo, sino la de dar a cada quien 
justo lo que necesita. Percibe la necesidad quien ya no mira con los ojos 
del intelecto, quien ve lo esencial. 
 
Equilibrio es sinónimo de alineación. Alineación supone estar en el centro, 
el centro es el ser. Desde el ser surge una bella cualidad del alma: el 
discernimiento y comienza a ser accesible un nivel  profundo de verdad. 
Cuando la verdad deja de ser la opinión personal del individuo que vive en 
el plano de sus emociones, cuando deja de ser algo que se impone a otros 
para adquirir poder, cuando ya no es la afiliación a la moda intelectual de 
un determinado período, - no nos engañemos, en el ámbito de las creencias 
también hay modas ­ se accede a un nivel profundo y eterno. Los principios 
con los que se entra en contacto y que modelan la vida no sólo confieren 
real fortaleza y dignidad sino que liberan. Son los valores que curan. (1) 
Lo justo entendido en su esencia es por tanto inseparable del equilibrio, 
la verdad y la libertad. 
 
¿Qué pares de opuestos deben ser equilibrados para que la naturaleza humana 
evolucione hasta la expresión de su potencial espiritual? (2) Según el grado 
de desarrollo de su consciencia, cada individuo tiene por delante un 
diferente desafío, comprenderlos y dar a conocer la relación entre ellos es 
la tarea que la  nueva psicología tiene por delante, nombremos algunos. 
 
Es necesario equilibrar lo dinámico con lo consolidante. Lo dinámico inicia, 
tiende a la acción, avanza. Lo consolidante estructura, estabiliza. Exceso 
de dinamismo produce una acción inconsecuente, las cosas quedan empezadas 
pero no tienen continuidad. Exceso de fijeza produce rigidez, la vida, los 
proyectos, las ideas no se renuevan. 
 
Es necesario equilibrar el pensar con el sentir. El pensamiento sin emoción 
se vuelve gris, falto de fuerza, carente de belleza. La emoción sin 
pensamiento es como un caballo sin jinete. De la unión entre la cabeza y el 
corazón emerge lo más armónico de la creación. 
 
Es preciso equilibrar el dar y el recibir. Una vida polarizada en recibir es 
una vida con dependencia, desde esta actitud no se accede a la autonomía y 
la persona queda anclada en un estadio primario del desarrollo de la 
consciencia. La decepción es inevitable, el victimismo la más grande 
probabilidad. Cuando se vive dando pero subyace en un plano no del todo 
consciente  el temor al abandono, aún la entrega puede conducir al 
debilitamiento y la decepción.  Hace dos mil años Él nos dijo ³ama al 
prójimo como a ti mismo², en sus palabras está la clave del equilibrio. 
 
En un plano algo más avanzado la tarea es equilibrar la inspiración que se 
recibe con la creatividad que se expresa,  la meditación con el servicio, el 
pensamiento abstracto con el pensamiento científico, el idealismo con la 
practicidad, el aprendizaje y con la enseñanza. 
 
En un plano superior espíritu y materia, bien y mal, luz y sombra pueden ser 
integrados, emerge un mundo sin dualidad, donde tesis y antítesis han 
llegado a la síntesis, donde cada causa es comprendida a la luz de su 
finalidad, donde vida y muerte no son opuestos sino movimientos de una misma 
danza, donde se ha accedido a la verdad y cada pensamiento, toda acción, 
cada sentimiento, sirve a la justicia sanando, humanizando, liberando. 
Siempre. 
 
Si definimos lo verdadero como aquello que es eterno y permanente, si 
acceder a grados cada vez más amplios de verdad implica acceder a los 
valores que abren el portal de la autenticidad transformando la vida, si 
verdad y justicia son inseparables pues como dice la abogada Cristina Maeso 
³la verdad sin justicia es estéril y la justicia sin verdad es falsa², la 
transformación individual que se opera en nosotros al trabajar sobre lo 
justo de forma permanente, tendrá como irrefrenable consecuencia la sanación 
de nuestra cultura. 
 
Cuando se ha avanzado en el trabajo sobre el equilibrio personal implícito 
en todo lo que pueda ser calificado de ³justo², se ha adquirido alineación y 
la vida deja de ser solamente un aprendizaje personal para convertirse en un 
maravilloso desafío: servir al bien común. Respaldar a quienes han asumido 
en estos tiempos críticos la hercúlea tarea de acercar la justicia a la vida 
es el más bello servicio que podemos realizar. No hay justicia en la pobreza 
aunque la pobreza sea legal, no hay justicia en la desorbitante riqueza 
aunque ella sea también legal. No existe justicia en la enseñanza religiosa 
de muchas de las iglesias del mundo, reformarlas y recuperar la verdad que 
sus fundadores legaron es una tarea esencial. La justicia está ausente de 
todas las cortes, parlamentos y senados que se resisten a legislar contra 
las maniobras del capital. Continuamos sufriendo por las mafias y el 
narcotráfico porque seguimos resistiéndonos a permitir que más allá de los 
intereses separatistas nacionales exista una legislación internacional 
coherente y se controle debidamente el flujo del dinero, su procedencia y su 
transparencia. La justicia está ausente de todas las aulas donde la 
educación continúa siendo fiel a lo tradicional, en tanto enseñemos la 
historia desde el ángulo del nacionalismo y nos sigamos resistiendo a educar 
ciudadanos cuya identidad sea ser humanidad, estaremos incubando el 
conflicto. Trabajemos por la justicia aunque suponga enfrentarnos a lo 
legal, la tradición, el gobierno, el capital, la propaganda y la religión. 
Comprendamos que todo paso dado en la dirección de encarnar en la vida los 
valores trascendentes es un paso para el bien de la humanidad. Caminemos. El 
mundo de mañana será un mundo justo, o no será. 
 
NOTAS DEL AUTOR 
 
(1) Este texto es el cuarto de una serie. La curación y más allá de ella el 
crecimiento espiritual a través del cultivo de valores esenciales, tiene 
etapas sucesivas. La Aceptación ­ el primer texto ­ refiere a los cimientos, 
la Honestidad y la Gratitud ­ segundo y tercer texto - son columnas, la 
Justicia es un piso superior. Así pues resulta recomendable leer los textos 
previos ya que en este se sobreentienden una serie de conceptos. 
 
(2) Definimos el potencial espiritual como ese nivel de alineación que se 
alcanza a través del trabajo con el carácter, que permite expresar el amor, 
la bondad, la creatividad,  la compasión y la genialidad. 
 
 
 
Isabella Di Carlo Surraco 
Sintergética: Libra ­ 16 de Octubre de 2005 
http://www.davida-red.org 
 
 
 
---------------------- 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net