Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2401 al 2430 
AsuntoAutor
Se impecable con t Ricardo
AÑO 2006 - PREDICC Ricardo
La Luz está en alz Guillerm
La Reencarnacion / Ricardo
Cumbre Mundial de Fundació
El Portal Estelar Graciela
Un Nobel valiente Guillerm
Hace 60 años Guillerm
Polo a la deriva Guillerm
Otra cronica del L Ricardo
Está amaneciendo Guillerm
Misericordia / Rog Ricardo
Cuenta final guillerm
Cumbre Mundial Ricardo
El Espiritu de la Ricardo
Meditacion Planeta Ricardo
Sexto Numero del M Ricardo
Invitacion al VII Ricardo
Boletin del Pequeñ Ricardo
Santa Maria de Gua Ricardo
Que Te Alimenta? / Ricardo
Bioenergia para el Ricardo
LIBRO DE EJERCICIO Ricardo
Buenas Noticias - Ricardo
El Androgino / La Ricardo
De la esperanza, l Ricardo
El mundo peligra: Ricardo
La complicidad del Ricardo
Viva el movimiento Ricardo
Numero de Oro o Pr Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2472     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Santa Maria de Guadalupe / Fray Alejandro Martin / www.materunitatis.org
Fecha:Jueves, 15 de Diciembre, 2005  12:26:37 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <redanahuak @...............mx>

Santa María de Guadalupe 
Fray Alejandro Martín 
     
 
Una de las advocaciones marianas más entrañables y veneradas es la de 
Guadalupe. Sabemos a grandes rasgos sobre la aparición de Nuestra Madre 
Santísima en el Cerro del Tepeyac, pero ¿sabemos su mensaje de amor, unidad, 
esperanza y alegría? 
 
La Virgen se apareció en México, en el Nuevo Mundo, en 1521. Menos de 20 
años mas tarde 9 millones de los habitantes, que profesaron por siglos una 
religión politeísta con crueles sacrificios humanos, habían sido convertidos 
al cristianismo.  
 
La Virgen se aparece con un nombre que era conocido tanto por los indios 
como por los españoles: LA VIRGEN DE GUADALUPE, que es la patrona de México 
y de toda América. Para los españoles porque es un nombre español de la 
querida Virgen que se venera en Cáceres. ¿Pero, por qué era Guadalupe un 
nombre familiar para los indios aun en aquella época? 
 
En la aparición a Juan Bernardino, el tío enfermo de Juan Diego, Nuestra 
Señora usó el término azteca (nahuatl) de "coatlaxopeuh", el cual es 
pronunciado ³quatlasupe² y suena extremadamente parecido a la palabra en 
español Guadalupe. €Coa€ significando serpiente, €tla€ el artículo "la", 
mientras €xopeuh€ significa aplastar. Así Nuestra Señora se debió haber 
referido a ella misma como ³la que aplasta la serpiente.² 
 
Durante cuatro días la Virgen se había comunicado con Juan Diego hablándole 
en su propia lengua, el náhualtl. Al identificarse, María usó la palabra 
"coatlallope"; un sustantivo compuesto formado por "coatl" o sea, serpiente, 
la preposición "a" y "llope", aplastar; es decir, se definió como "la que 
aplasta la serpiente". Otros reconstruyen el nombre como 
"Tlecuauhtlapcupeuh" que significa: "La que precede de la región de la luz 
como el Aguila de fuego". De todas formas el vocablo náhualtl sonó a los 
oídos de los frailes españoles como el extremeño "Guadalupe", relacionando 
el prodigio del Tepeyac con la muy querida advocación que los conquistadores 
conocían y veneraban en la Basílica construida por Alfonso XI en 1340. La 
Virgen se comunicó de manera que la entendiesen tanto los indios como los 
españoles.  
 
La Virgen de Guadalupe dio al indio Juan Diego un delicado trato de nobleza 
elevando proféticamente la condición de todo su pueblo. El Señor "derriba 
del trono a los poderosos y enaltece a los humildes". Al mismo tiempo, La 
Virgen trajo reconciliación y no división entre los nativos y los españoles. 
Les ayudó a ambos a comprender que la fe cristiana no es propiedad de nadie 
sino un don de amor para todos. 
 
Cuatrocientos años debieron pasar para que la cultura occidental reconociera 
admirada que la imagen impresa sobre el ayate indígena era un verdadero 
códice mexicano, un mensaje del cielo cargado de símbolos. Helen Behrens, 
una antropóloga norteamericana descubrió en 1945 lo que los ojos de los 
indios habían "leído" en la pintura de la "Madre del verdadero Dios por 
quien se vive" aquel diciembre de 1531. 
 
La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe quedó impresa en un tosco tejido 
hecho con fibras de maguey. Se trata del ayate, usado por los indios para 
acarrear cosas y no de una tilma, que usualmente era de tejido más fino de 
algodón. La trama del ayate es tan burda y sencilla, que se puede ver 
claramente a través de ella, y la fibra del maguey es un material tan 
inadecuado que ningún pintor lo hubiera escogido para pintar sobre el. 
 
La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe es una maravillosa síntesis 
cultural, una obra maestra que presentó la nueva fe de manera tal que pudo 
ser entendida y aceptada inmediatamente por los indios mexicanos. Es 
imposible de describir aquí la rica y complicada simbología que contiene 
este cuadro-códice porque cada detalle de color y de forma es portador de un 
mensaje teológico.  
 
El rostro impreso en el ayate es el de una joven mestiza; una anticipación, 
pues en aquel momento todavía no habían mestizos de esa edad en México. 
 
María asume así el dolor de miles de niños, los primeros de una nueva raza, 
rechazados entonces tanto por los indios como por los conquistadores. El 
cuadro que se conserva en la moderna Basílica del Tepeyac mide 
aproximadamente 66 x 41 pulgadas y la imagen de la Virgen ocupa unas 56 
pulgadas del mismo. La Virgen está de pié y su rostro se inclina 
delicadamente recordando un poco las tradicionales "Inmaculadas". Esta 
oportuna inclinación evita que el empate que une las dos piezas del tejido 
caiga dentro de la faz de la Virgen. El manto azul salpicado de estrellas es 
la "Tilma de Turquesa" con que se revestían los grandes señores, e indica la 
nobleza y la importancia del portador. Los rayos del sol circundan 
totalmente a la Guadalupana como para indicar que ella es su aurora. Esta 
joven doncella mexicana está embarazada de pocos meses, así lo indican el 
lazo negro que ajusta su cintura, el ligero abultamiento debajo de este y la 
intensidad de los resplandores solares que aumenta a la altura del vientre. 
Su pie esta apoyado sobre una luna negra, (símbolo del mal para los 
mexicanos) y el ángel que la sostiene con gesto severo, lleva abiertas sus 
alas de águila.  
 
La Virgen de Guadalupe se presentó ante sus hijos como la Madre del Creador 
y conservador de todo el universo; que viene a su pueblo porque quiere 
acogerlos a todos, indios y españoles, con un mismo amor de Madre. Con la 
prodigiosa impresión en el ayate comenzaba un nuevo mundo, la aurora del 
sexto sol que esperaban los mexicanos. 
 
El Tepeyac es el santuario mariano mas visitado del mundo, superando en 
visitas a Lourdes y Fátima. Cada año, más de 20 millones de fieles se 
acercan al venerado cuadro para expresar a la Madre del Cielo el testimonio 
de su cariño y veneración. El día de la fiesta, el doce de diciembre, se 
calcula que casi tres millones de personas acuden al santuario. 
 
Pero sobre todo hemos de hacer nuestras las palabras que la Bendita Virgen 
dirigió a San Juan Diego, como las recoge el Nican Mopohua: ³¿Por qué tienes 
miedo? ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre?². Ella es nuestra Madre, nuestro 
refugio de ternura y cariño, nuestra principal intercesora ante su Hijo, 
nuestro Señor. Con toda razón el Santo Padre Pío XII recogió, para referirse 
a Ella, las palabras del Salmo: ³Non fecit talliter aliqua natione², ³no 
hizo cosa igual con ninguna otra nación². Es un orgullo para nosotros, pero 
un orgullo que porta unmensaje de ser fieles hijos de tan excelsa Madre. 
Dirijámonos a Ella con el amor entrañable, e invoquémosle con las palabras 
que quiso plasmar el Santo Padre Juan Pablo II Magno en una de sus visitas 
al Tepeyac:  
 
Oración a Nuestra Señora de Guadalupe 
Patrona de México y Emperatriz de las Américas 
"Madre Santísima de Guadalupe. Madre de Jesús, 
condúcenos hacia tu Divino Hijo por el camino del Evangelio, 
para que nuestra vida sea el cumplimiento generoso 
de la voluntad de Dios. 
Condúcenos a Jesús, 
que se nos manifiesta y se nos da en la Palabra revelada 
y en el Pan de la Eucaristía. 
Danos una fe firme, 
una esperanza sobrenatural, 
una caridad ardiente 
y una fidelidad viva 
a nuestra vocación de bautizados. 
Ayúdanos a ser agradecidos a Dios, 
exigentes con nosotros mismos y llenos de amor 
para con nuestros hermanos. 
Amén"  
 
    
 
 
Fecha de publicación: 02/12/2005 12:01 
Encontrado en: http://materunitatis.org/article/articleprint/487/-1/213/ 
materunitatisapfmexico@... 
www.materunitatis.org <http://www.materunitatis.org/>; 
   
  
 
-------------------- 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net