Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2941 al 2970 
AsuntoAutor
LO IMAGINARIO EN E Laura Pe
Éste es el mes Guillerm
Faros Luz Julio 20 Graciela
Actividades de Aib Alejandr
Liberando los role Ricardo
Master Matuk en Cu Ricardo
Lucha final Guillerm
Cuestión de días Guillerm
Julio Garduño en L Ricardo
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Transformación Guillerm
Debate Guillerm
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Petición a la ONU Graciela
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
El 8 y el 9 de Ago Graciela
Hoy es el principi Guillerm
Unas breves reflex Red Iber
Re: Unas breves re Maurice
Prepárense Guillerm
Final de ciclo Guillerm
FESTIVAL MUNDIAL D Wadalupe
En manos del Cielo Guillerm
UNIPAZ ARGENTINA-F Fundació
TOBÍAS - Serie del Graciela
Enlace Mundial de Juan Ang
RE: Enlace Mundial Lydia Hu
¿Pueblo autoelegid Guillerm
Compasión Global: Graciela
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2993     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] LO IMAGINARIO EN EL CONTACTO OVNI/Miguel Paz Bonells
Fecha:Martes, 1 de Agosto, 2006  10:43:58 (-0500)
Autor:Laura Perez Melo <raicesyalas @.........mx>

  "LO IMAGINARIO EN EL CONTACTO OVNI"

   
  Miguel Paz Bonells
   
  Bajo  este atrayente título fue traducido al Castellano en  1990, por  la
editorial española Heptada, la colección de  13  ensayos, escritos por
reconocidos estudiosos, que enfocan aspectos  psicológicos muy interesantes en
relación con el fenómeno OVNI (1)
   
  El  lector  debe  saber que, a pesar de la  desinformación  y  el
desconocimiento  imperantes sobre este tema por  demás  polémico, existen grupos
de reconocida seriedad, internacionalmente dedicados a estudiarlo desde un punto
de vista multidisciplinario.
   
  En  el  mundo de las editoriales ocurre con  frecuencia   que  la traducción
de un título no refleja la intención de los  diseñadores  originales;  en  este
caso, tal vez tratando  de evitar  la complejidad  aparente  de la versión  en 
Inglés  (“Ciberbilogical Studies of the Imaginal component in the UFO Contact
Experience”), la editorial refiere indirectamente el enfoque de la problemática 
al reino de lo imaginario, cuando en realidad estamos en presencia de trabajos
disímiles, que sólo podrían tener como denomina­dor  común la prevalencia de
características  psicológicas,  como veremos  muy especiales, en lo que respecta
al fenómeno  conocido como abducción, es decir, el presunto secuestro de seres
humanos por entidades alienígenas.
   
  Una  traducción aceptable habría podido, al menos sub-titular  la obra,  por
ejemplo, "Estudios del componente imaginal (2)  en  la experiencia  del  contacto
OVNI, desde el punto de  vista  de  la Biología  Cibernética",  pero  pareciera 
que  existen  actitudes tendenciosas  en  lo que respecta a la versión  española 
de  los títulos  dentro de cierta clase de literatura, como  ocurrió  con "El 
Retorno  de los Brujos", importante obra de Luis  Powels  y Jaque  Bergier que no
tiene nada que ver con brujos, nombrada  en francés "El Amanecer de los Magos",
alusión al resurgimiento,  en los tiempos modernos, de una visión científica  de
lo mágico y lo espiritual, seguramente inconveniente para determinados  sectores
reaccionarios,
   
  El compilador de estos ensayos, Dennis Stillings, comienza expli­cando que la
Cyberbiología, o Biología Cibernética, es un término creado  por el ingeniero
electrónico Earl Bakken, para  denominar los  procesos de autorregulación y la
interacción  del consciente con  otros sistemas. Se hace cada vez más evidente 
-afirma  Sti­llings- que los efectos de autorregulación dirigidos por la mente,
ya  sea  que el agente sea el consciente o el  inconsciente,  no están
circunscritos a una sola esfera, sino que pueden exteriori­zarse hacia  otros 
sistemas.  Tampoco es  necesario  que  estos efectos surjan de una mente única,
ya que se contempla la  probabilidad de que sean producto de una "psiquis de
grupo".
   
  Este  enfoque particular -continua Stillings- constituye el  tema central de
la mayoría de los trabajos que presenta el  volumen...  en el suyo, Carl Raschke
denomina los OVNIs "agentes ultraterrestres de  descons­trucción  cultural"  (una
especie de reingeniería, ahora  que  el término está de moda) al hacer referencia
a la visión incisiva de Jacques Vallee, en la cual el OVNI representa un 
"servomecanismo para el desarrollo de la inteligencia humana". Según Vallee,
los OVNIs  son parte del sistema de control de la  evolución humana, como podrían
serlo los cambios a largo plazo en el clima  terres­tre,  pero  sus efectos, en
lugar de ser  sólo  físicos,  también repercuten  en nuestro sistema de
creencias.  Influyen en  lo  que llamamos nuestra vida espiritual.  Afectan
nuestras instituciones políticas, nuestra historia y nuestra cultura.  Raschke
diferencia entre “desconstrucción” y “destrucción”, señalando que la
desconstrucción, en lugar de destruir procede 
 a sustituir  gradualmente  cada elemento de la estructura que representa la
construcción misma, en este caso la cultura humana.
   
  Esta noción particular nos parece extraordinariamente acertada, porque enfoca
una de las implicaciones más impactantes de la percepción atenta del fenómeno: 
la concienciación de la posibilidad de que seamos una especie intervenida; su
autor, sin embargo, anunciado como miembro facultativo del  Departamento de
Estudios Religiosos de la Universidad de Denver, le hace honor al dogmatismo que
suele caracterizar estas posiciones, sugiriendo que la “desconstrucción” a que él
se refiere podría actuar en la dirección de un sabotaje contra esa gran
“necesidad humana que es la fe”, de lo cual parece desprenderse que el verdadero
título del trabajo debería haber sido algo así como “Agentes Diabólicos de
Desconstrucción Cultural”.
   
  Hay algo que no queda lo suficientemente claro a lo largo de los trece ensayos
que componen la obra, referidos prácticamente todos a la creencia como factor 
determinante del fenómeno OVNI, dando la impresión de que el recopilador
estuviese definitivamente inclinado a situarlo en el reino de la subjetividad.  
Dicho de otra manera, a pesar de que Stilling separa, aparentemente con fines
metodológicos, el fenómeno OVNI en sí mismo de la creencia y de los mitos que el
fenómeno ha generado a través de la historia, propone de hecho que nos
concentremos en la realidad psíquica contenida en la experiencia con los OVNI’s,
de manera que sea algo tan inmediato como el comportamiento humano lo que nos
facilite la aproximación, eludiendo así lo que él mismo denomina “problemas
imposibles de resolver”, como sería -por ejemplo- el de su existencia o
no-existencia, razón seguramente por la cual escogió la Biología Cibernética como
elemento común de las diferentes proposiciones.
   
  Conviene, entonces, analizar un poco la  palabra creencia, sin duda muy  cara 
a  la humanidad, que   desde los orígenes ha jugado un papel junto  a  sus
tradiciones, mitos y búsqueda espiritual. El vocablo está fuerte­mente cargado de
afectividad y  controversia,  por haberse  iden­tificado  históricamente,  unas
veces con la fe y otras  con  una posición contraria al saber.  Lo cierto es que
eso  que  solemos llamar  la  verdad no debería depender de lo que alguien  crea 
o deje de creer, sino de lo estrictamente verificable (evidencias, hechos,
experimentos, investigaciones, etc.), pero no ocurre así: la creencia,
generalmente, marca pauta y tiende a imponerse sobre las verdades científicas.
   
  Por su parte los creyentes, que proliferan tanto como los  escépticos,
representan  un problema que Vallee  califica  como  "el fenómeno social" y el
sólo hecho de que existan, nos referimos  a los  creyentes, justificaría por sí
mismo cualquier esfuerzo  por comprender la verdadera situación. Se ha dicho que
si el fenómeno OVNI  careciese totalmente de realidad física,  lo  cual parece
estar  negado, las implicaciones psicosociales de  este  supuesto ameritarían, 
no  ya una investigación global  y profunda, sino cualquier nivel de preocupación
por la salud mental de la humani­dad,  dada la enorme cantidad de avistamentos y
-sobre  todo-  de contactos, algunos traducidos ya en verdaderos cultos. 
Pensamos que la ingenuidad que caracteriza a esta categoría de seguidores, no
tanto de los “objetos” voladores como de sus presuntos ocupantes, no hace sino
complicar aún más el universo del problema.
   
  Esperamos que la referencia ubique al lector con respecto a  este tratamiento,
no tan nuevo pero muy original, de un fenómeno  que, según  autores  como  el
ex-jesuita Salvador  Freixedo,  tal  vez marque  toda  la  evolución humana,
influyendo especialmente  a través de las religiones.  Ante el carácter
multiforme y  aparen­temente ilógico de los OVNIs y sus implicaciones a través de
los denominados CONTACTOS, es viable la elaboración de una  hipótesis de  trabajo
sumamente amplia, que permita, por análisis, ir  des­cartando factores y
explicaciones, hasta poder dar algunas  res­puestas satisfactorias a los
innumerables interrogantes  que  se plantean los investigadores de vanguardia. De
hecho el  contenido de esta obra, representa sólo una cara de la moneda.
   
  De  todos los trabajos presentados nos llama  particularmente  la atención el
titulado: "Señal de trascendencia: la ecuación  seres humanos-OVNIs", escrito por
Peter M. Rojcewicz, quien insiste  de entrada  en  que no existe un sistema de 
conocimiento capaz de comprender  totalmente el fenómeno en lo que respecta  al 
rapto, debido a que la experiencia incluye factores mentales sujetos  a la 
influencia personal y cultural. Transcribiremos  literalmente algunos párrafos: 
"Se requiere un enfoque -afirma- con una meto­dología que comprenda los hallazgos
de las ciencias conductistas, físicas  y sociales para entender la naturaleza
paradójica de  la experiencia con un OVNI, que de paso no es totalmente objetiva
ni totalmente  subjetiva.  Estos raptos (llamados también abduccio­nes), exhiben
una naturaleza múltiple que quizás pueda examinarse mejor en el contexto del
conocimiento y de lo cognoscible".
   
  Seguidamente  Rojcewicz, quien es Profesor de Humanidades  en  el Juilliard 
School de la ciudad de Nueva York, inicia una  crítica sumamente  interesante de
nuestra noción de realidad. "Existe  la idea generalizada -expresa- de que todo
conocimiento comienza por los  sentidos.   Es posible que el conocimiento
comience  en  los sentidos,  pero  no deriva de ellos: es  necesario  realizar 
una clasificación  de  los datos sensoriales.   Heredamos mapas  de cultura  que 
nos proveen de imágenes de lo que es  real  en  el mundo.   Por lo general
comprendemos la realidad a través  de  un mapa sensorial, lo cual significa que
consideramos real sólo lo que percibimos a través de los sentidos. La manera como
percibi­mos al mundo es fruto de una colaboración creativa entre nosotros y él".
   
  Ilustraremos  sus palabras con un ejemplo: si tenemos  en  cuenta que, 
estrictamente hablando, un fenómeno es -por definición-  la puesta  en  acción de
nuestro aparato perceptor  por cualquier estímulo externo, digamos un relámpago
acompañado del  respectivo trueno, podemos preguntar qué ocurriría sin la
presencia  humana, sin alguien que defina esos estímulos y confirme simplemente 
que se  trata de un relámpago, etc. Pongamos en el sitio  tres  seres vivientes, 
un ratón, un hombre de ciencia y alguien  que  ignora completamente  la 
verdadera naturaleza de lo que  está  pasando.  Tendremos tres reacciones
diferentes, dependiendo de la interpre­tación de cada uno de los  tres seres,
según su grado de  percep­ción  y  conocimiento.  Antes de la física moderna 
existía,  por supuesto, la radiación electromagnética, pero para nosotros no se
trataba  de una "realidad", sencillamente porque  no  percibíamos ningún efecto. 
Esta es la noción que Archibal Wheeler 
 denominó "Universo  Participatorio":  para que exista un  fenómeno, debe
existir  también un  sujeto perceptor, y  su  percepción debería  estar
irremediablemente condicionada  por los medios de que  se  sirva para  percibir,
en nuestro caso los sentidos, lo cual  es  válido para cualquier entidad
viviente.
   
  "La  idea  sobre raptos humanos por seres de otros mundos  no  se originó en
la época moderna con los `platillos volantes'.   Todas las  culturas poseen
leyendas y creencias al respecto...  (pero) así  como  las creencias
tradicionales pueden influir  sobre  las descripciones y las interpretaciones de
las experiencias, también los  encuentros  anormales recurrentes  pueden 
modificar  estas mismas  creencias.  La gente cree en los  raptos extraterrestres
porque  en realidad está sucediendo algo misterioso y no simple­mente  porque 
hay  un sistema de creencias  tradicional  que  lo permite y estimula" (subrayado
nuestro).
   
  "Durante los años 60, los investigadores se dieron cuenta de  que las 
experiencias con los OVNIs, en particular los casos  de  En­cuentros Cercanos, a
menudo llevaban implícito un aspecto aparen­temente paranormal.  Algunos testigos
informaron de avistamentos después de haber recibido instrucciones
extrasensoriales que  les indicaban dónde encontrarlos; otros afirmaron haber
experimentado  curas milagrosas para sus enfermedades. Ante el  aumento de  este
tipo  de casos, se comenzó a pensar que la hipótesis que  postula que los OVNIs
son objetos concretos era insuficiente y se pregun­taron si el fenómeno podría
estar asociado con lo psíquico".
   
  Igualmente, tal vez  durante los 70, los investigadores empezaron a 
considerar variables explicativas distintas a  la  denominada Hipótesis
Extraterrestre, proponiéndose, como término sustitutivo el de ULTRATERRESTRES,
que da cabida a la posibilidad de  "reali­dades alternas" y a la existencia de
otros universos  dimensiona­les.  Algunos físicos de vanguardia, como lo afirma
Carl Raschke, proponen que nuestro marco referencial de tiempo y espacio, 
com­puesto  básicamente  por  intercambio de materia  y  energía,  no abarca  el
universo en su totalidad.  De hecho existen  numerosos "mundos"  que  se pueden
considerar simplemente  como  diferentes modelos de fluctuación de lo que Wheeler
denomina "espuma cuánti­ca"; en algunos "sitios" o en ocasiones especiales que
los  físi­cos  llaman  "rarezas", estos conceptos, que por lo  general  van
separados, se compenetran o se "comunican" entre sí...
   
  Estamos, pues, ante la presencia de  un fenómeno que posee histo­ricidad, que
conlleva efectos de orden físico, psíquico y social, con implicaciones culturales
innegables.  Paradójicamente  cierto porcentaje,  importante  por su profundidad,
de  la  información existente sobre esta fenomenología, proviene de las
inteligencias que,  aparentemente, están detrás de los contactos, con el
agravante de que, si prescindimos de ella, estaremos de hecho descartando
preciosos datos que amplían el sentido de las piezas del rompecabezas que hemos
podido armar hasta ahora..   Se  trata, además,  de algo que, no solamente se
niega a sí mismo, sino  que presenta una doble desinformación: la implícita, dada
su elusivi­dad  característica,  y aquella que -según  algunos autores-  es
interpuesta por ciertas agencias oficiales que compiten  con  la investigación
civil... ¿cómo se puede hablar, entonces, de componentes imaginarios?
   
  Si hemos mencionado, a manera de hipótesis, la posible existencia de  una
inteligencia, o tal vez grupos de ellas, actuando  detrás de  los contactos,
responsable, aparentemente, de  la  elusividad que permite atribuirle al fenómeno
un primer orden de  auto-nega­ción,  no debemos olvidar que los perceptores son
seres  humanos, por lo cual:
   
   
  1.  Existe la susceptibilidad de una manipulación  del  medio psíquico, dadas
las limitaciones de nuestro aparato perceptor.
   
  2. La psicología humana contiene espacios que posibilitan el fraude  por 
intereses egoicos, sin contar  las  psicopatías,  el condicionamiento cultural
(creencias, mitos, ideologías), etc.
   
  Lo anteriormente expuesto permite la consideración de variables a nivel 
consciente, subconsciente e infraconsciente, dentro de las cuales podrían
justificarse hipótesis que contemplen la  creencia y  lo imaginario a manera de
factores explicativos, no  en  todos los  casos -por supuesto-, de los raptos o
abducciones. Lo  peli­groso sería quedarse sólo en esta clase de explicaciones,
preten­diendo generalizarlas, lo cual parece ser la tendencia abierta de dos  de
los trabajos presentados: "La ovnilogía como  un  sistema desarrollado  de la
paranoia" y "Una teoría comprobable para  los informes  sobre raptos efectuados
por OVNIs: la hipótesis de  los recuerdos perinatales".
   
  Nunca  se repetirá demasiado que la ciencia es tan sólo una  gran hipótesis 
de trabajo.  Por su parte cualquier  hipótesis  podría considerarse  como una
explicación propuesta de fenómenos  dados, mientras la ciencia, dentro de este
orden de ideas, vendría a ser una explicación ya confirmada, previa aplicación
del método expe­rimental, de esos mismos fenómenos.  Dicho de otra manera, si una
hipótesis funciona como explicación para cierto fenómeno, deja de ser hipótesis
para convertirse en una verdad científica.
   
  Ahora bien, el que tal explicación funcione, es decir, que expli­que 
satisfactoriamente  los  hechos en  cuestión,  no  significa necesariamente  que
estamos ante una verdad absoluta,  en  primer lugar  porque no existen verdades
absolutas y en  segundo  porque hay   ejemplos  históricos  de verdades
científicas   revaluadas   por    nuevas hipótesis que  -sin llegar a 
descalificarlas-  les  han otorgado una funcionalidad más amplia, como es el caso
de la  Ley de la Gravitación de Newton, en relación con ciertos   postulados de
la Relatividad General formulados por Einstein. 
                                                                                
              
  La  ciencia  por sí misma no puede ser dogmática, es  decir,  que progresa 
ciñéndose  a un método, que debe ser dialéctico  en  el sentido  de renunciar a
cualquier toma de posición previa  en  lo que respecta a sus conclusiones... pero
igualmente tampoco  puede ser objetiva, porque la objetividad es o debe ser una
cualidad del científico,  del hombre que hace ciencia.  La misma no es,  pues,
algo  terminado: se construye cada día y sus logros van  haciendo que  coincidan 
las  partes de ese gran rompecabezas  que  es  la verdad.
   
   
  "Yo  no creo en los OVNIs" es una frase esgrimida  corrientemente por toda
clase de personajes para zanjar discusiones que  podrían ser  muy productivas; el
"yo creo", por su parte,  es  igualmente nocivo y denota una gran pereza
mental y carencia de pensamiento crítico.   En  este sentido podemos afirmar  que
todo  auténtico buscador  de la verdad, debe comenzar por renunciar a ña
creencia, si está verdaderamente interesado en develar la verdad de una manera
concreta.
   
  No  podemos dejar de mencionar los negadores a  ultranza,  peores aún que los
creyentes y los no-creyentes, pues se trata de acti­tudes  sistemáticamente
acríticas, que por lo general  defienden intereses de sectores determinados,
especie de modernos obscuran­tistas.
   
  "Independientemente  de  que existan o no  Objetos  Voladores  No
Identificados, dice Stillings, nuestra época asiste al surgimien­to de una
mitología cuasi religiosa en torno a estas apariciones.  Mucha  de la literatura
sensacionalista que alimenta  este  mito, insiste en  la obsesiva idea de estar
bajo la  vigilancia  o  el control  directo de mentes no terrestres, generando un
estado  de ansiedad  y  de paranoia colectiva. Los mensajes de los  que  se
llaman a sí mismos CONTACTADOS, no sólo repiten viejas  intuicio­nes
apocalípticas -legítimas como toda intuición, sino que  sus perceptores asumen el
roll de mediadores entre los hombres y unas entidades semi-divinas que vigilan y
juzgan nuestro comportamien­to"... lo que estas afirmaciones puedan tener de
verdad, no puede desligarse, empero, de la misma actitud un tanto despectiva que
la ciencia instituida muestra ante el fenómeno, a pesar de su extensión y
complejidad; no debemos olvidar que para la gente
 de la calle esta “ciencia instituida” tiene un prestigio análogo al de una
jerarquía religiosa para los feligreses convencidos, de manera que el hecho  de
“ignorar” algo equivale a negarle realidad en el ámbito de la mentalidad
colectiva, que no dispondrá, en el momento necesario,  de las herramientas
mínimas de análisis.
   
  Los ensayos que este libro presenta podrían verse, en fin,  como una respuesta
de  la psicología profunda ante la   proliferación  de ciertas implicaciones  de
la fenomenología en cuestión que, por otra parte -y es saludable subrayar­lo-  no
esta lejos de lo que, al menos a nivel de discurso,  nos proponen insistentemente
la gran mayoría de  las  religiones  y sectas proselitistas que abundan en la
sociedad actual.   
   
  . .. . . .
   
  
   
   
  1.  Es conveniente precisar en alguna medida el significado que el término
“fenómeno”  ha adquirido dentro del discurso relacionado con los OVNI’s: la
palabra designa, en rigor, la captación de cualquier estímulo por parte de
nuestro aparato perceptor, es decir, que presupone una causa externa generadora
de esos mismos estímulos sensoriales.  Popularmente, sin embargo, se ha dado en
llamar fenómeno a estímulos cuya causa generadora no está determinada, al punto
de que la palabra se ha convertido en sinónimo de “cosa extraña” y hasta de
monstruosidad.   De esta manera la expresión “fenómeno OVNI” puede interpretarse
como algo que es percibido pero cuya naturaleza no está determinada en el
contexto de lo conocido.
   
  2. "Imaginary" puede traducirse como imaginario, fantástico,  pero  el
significado de "imaginal" parece estar más cerca de  facto­res de subjetividad,
siendo, además, aceptable en Castellano.‑
   
   
   
   
  *  Analista de lo paranormal. Participó como observador en  el  Congreso   
"Nuevas Fronteras de la Ciencia", celebrado en San José, Costa Rica  (1985),
donde trece reconocidos investigadores  estudiaron, durante cinco días, el
fenómeno en cuanto realidad  físi­ca  y sus implicaciones psicológicas y
sociales.-  Ha dictado conferencias sobre el tema  en  universidades del Estado
Zulia y dirige una Página Web sobre la temática paranormal.
   
   


Me encanta compartir contigo un mundo en el que...
  SÓLO EL AMOR PREVALECE 

 		
---------------------------------
  Do You Yahoo!? La mejor conexión a Internet y 2GB extra a tu correo por $100
al mes. http://net.yahoo.com.mx 

-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-



-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-