Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 301 al 330 
AsuntoAutor
Aumenta la Conexio Ricardo
Dia de la Tierra 2 Ricardo
Sai Baba / Un Avat Ricardo
Consciencia de Fus Ricardo
ojo-Pedir es Afirm Ricardo
SOBRE REDLUZ / COM Ricardo
SOBRE REDLUZ / COM Ricardo
ojo-volante-Sistem Ricardo
Intraterrestres / Ricardo
Meditacion Focal # Ricardo
El afecto, las her Ricardo
Mexico: el despert Ricardo
El Camino Hacia la Ricardo
La Mujer Perfecta Ricardo
Credo Universal / Ricardo
Conversaciones con Ricardo
Iniciacion Ameriku Ricardo
Grupos Guardianes Ricardo
Instituto de lo Sa Ricardo
ojo-Dios Habita en Ricardo
El miedo no es rea Ricardo
Un Manual para la Ricardo
Mamas Koguis / Men Ricardo
Reskarendaya / Nue Ricardo
Lourdes Miranda / Ricardo
Re: RedLuz-Primer Ricardo
Secreto del Parais Ricardo
El Pequeño Labrieg Ricardo
Tu Linaje Espiritu Ricardo
La Gran Madre Tier Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 313     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Mexico: el despertar de una nacion / Koldo Aldai / Version Definitiva
Fecha:Sabado, 2 de Septiembre, 2000  13:21:59 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

 
Date: Thu, 31 Aug 2000 01:01:26 +0200 
From: Planeta Gaia <planetagaia@...> 
Subject: "México: el despertar de una  naciómEgIG5hY2nz n" 
 (Vers. definitiva) 
To: redibericadeluz@..., chicanos@... 
 
Zubielki 30 de Agosto de 2000 
 
Muy queridas alianzas: 
Nuevo  producto de  nuestra  cooperación transoceánica. Adjunto tenéis  la 
versión definitiva del artículo "México: el despertar de una  nación", que 
Dios mediante, será  publicado en el  número de Octubre de la revista  Año 
Cero. Desde estas líneas  mi más  sincero agradecimiento  por sus 
aportaciones a Alex Pérez, Miyo, Enrique Ortiz  Dávila, Francisco 
Gutiérrez, Mario Cervantes... y a cuantos/as han escrito en relación al 
tema. Gracias  de corazón a todos/as. 
¡Que México  alumbre la nueva alborada planetaria! 
¡Que nuestros pueblos  permanezcan por siempre unidos!  
¡Que la paz prevalezca en la Tierra! 
Fraternalmente: Koldo 
 
---------- 
 
 
México: el despertar de una nación 
 
 
Cuando aún era de noche 
cuando aún no había día, 
se citaron los Dioses 
allá en Teotihuacan 
 
Códice matrinense 
 
 
 
Tradición oculta y sentencias proféticas hablan de que cada dos mil años 
alterna el polo de espiritualidad de la tierra. Las dos más grandes 
cordilleras de nuestro planeta, la de los Himalayas y la de los Andes, 
simbolizarían esa bipolaridad energética. Esta última cadena montañosa se 
entiende como la columna vertebral del América, desde Alaska hasta la 
Patagonia.  
 
En la era de Piscis, que ahora concluye, el Tíbet habría sido el centro 
espiritual al cual acudían gentes de todas partes del mundo en busca de 
conocimiento. Hoy en día América, y más concretamente México, estarían 
llamados a ser ese centro de una nueva conciencia, ese foco de gestación de 
una humanidad más adulta. No faltan pruebas que den constancia de esa 
silenciosa conspiración, de ese sutil, pero imparable, empeño liberador. En 
las siguientes líneas nos proponemos dar constancia de ello.  
 
Según señalan diferentes líneas del pensamiento esotérico, el planeta es un 
ser vivo, quien "respira el prana cósmico" o energía sutil a través de las 
mencionadas cordilleras. En 1950, sería la última vez que el planeta tomó 
el "prana" desde el Tíbet, para cambiar seguidamente a la cordillera 
andina. La ceremonia espiritual del Kumbhamela, un ritual multitudinario de 
carácter ecuménico que tiene lugar cada doce años en un escenario montañoso 
de gran altura, ha dado prueba de este relevo. Su última edición en Tíbet 
tuvo lugar el 21 de marzo de 1950. Desde entonces el escenario principal de 
esta ceremonia son las elevadas cumbres del continente americano. 
 
 
Regina 
 
La historia de Regina recogida por el escritor Antonio Velasco Piña en un 
libro que lleva el nombre de esta líder social y espiritual, es básico para 
entender lo que está sucediendo actualmente en México. Según apunta el 
también escritor Marc Augé "El mito de esta heroína se suma al elenco de 
figuras femeninas ambivalentes que desde Nuestra Señora de Guadalupe a la 
venezolana María Lionza pueblan los sueños de los oprimidos de 
Latinoamerica". Regina representaría ese genuino anhelo del despertar, 
catalizaría las esperanzas de un nuevo paradigma con predominio de los 
valores femeninos.  
El 21 de marzo de 1948 nació en Los Reyes (México) esta emblemática mujer, 
justamente cuando entraba la era de acuario. Una chamana del lugar, dijo 
que debería llamarse Regina, que significa Reina. Al año siguiente sus 
padres la llevaron al Tíbet, donde la recibieron como una "Dakini", 
emanación de una diosa tibetana. Ella supo enseguida reconocer objetos de 
sus vidas anteriores.  
El gran lama Tagdra Rimpoche llegó de su retiro para cumplir con lo que 
consideraban el último cometido espiritual del pueblo tibetano: entrenar a 
Regina para que cumpliera su misión redentora. Prepararon a la niña 
mexicana conscientes de que ella sería más tarde la elegida para llevar a 
México hacia un despertar espiritual que incidiría decisivamente en el 
nacimiento de una nueva etapa cósmica: la era de Acuario. El lama Rimpoche 
explicó a la niña Regina que "la luna" mantenía dormidos a los hombres y 
que había una gran "máquina" que hacía que se anulara ese efecto. Una de 
sus labores sería activar ese mecanismo cuando ella tuviera 20 años. 
Una vez desembarca en tierras aztecas, se emplea a fondo en una tarea de la 
que es plenamente consciente desde su adolescencia. No tarda en descubrir 
que la "máquina" despertadora era la pirámide de la Luna en Teotihuacan. 
Cuando remontó la gran escalinata del templo en el día señalado, sintió 
desfallecer por la intensa energía que emanaba del lugar y entonces tomó 
conciencia de que muchos guerreros del pasado la acompañaban en espíritu y 
la ayudaban a continuar hasta la cima de la pirámide. Arriba estaban los 
emisarios de las cuatro tradiciones mexicanas esenciales que tocaban 
instrumentos sagrados en espera de su maestro de ceremonias. Se 
sorprendieron al ver que se trataba de una mujer.  
Viajes, conferencias y ceremoniales en los templos y pirámides se suceden 
hasta el 2 de Octubre de 1968. En la víspera de la inauguración de los 
"Juegos Olímpicos", la Plaza de Tlatelolco fue el escenario de la brutal 
represión del movimiento estudiantil que concluyó en una masacre. En aquel 
lugar de hondas reminiscencias mágicas y simbólicas, sobre un antiguo altar 
prehispano, Regina fue abatida a tiros junto a los cuatro representantes de 
las tradiciones Olmeca, Zapoteca, Maya y Nahuatl y el resto de personas que 
la acompañaban.  
"La Reina de México" culminaba, con un sacrificio ritual conscientemente 
asumido, su tarea liberadora: "Antes de que hubiese transcurrido un siglo, 
señala Velasco en su obra épica, el país estaría poblado de seres que 
sabrían retomar el camino seguido por quienes habían edificado las 
prodigiosas civilizaciones de las antiguas y olvidadas edades de oro. La 
luz surgida de la noche de Tlatelolco alumbraría el camino de México a lo 
largo de milenios". 
Todavía no han pasado los cien años anunciados y esos seres con vocación de 
fomentar la profetizada época sagrada pueblan la nación hermana. El fulgor 
redentor que asomó en esa plaza donde se reúnen las tres culturas: 
indígena, española y moderna, alumbra ya la senda de un nuevo y fecundo 
mestizaje.  
 
 
Irradiando desde la libertad 
 
Un foco de irradiación energética y espiritual no se podría encender sin un 
ambiente de libertad ampliamente compartida. Las condiciones están dadas 
tras las últimas elecciones del pasado 2 de Julio. 
Muy diferentes grupos espirituales, que podríamos situar bajo el amplio 
abanico de la nueva conciencia, se unieron internamente para posibilitar 
los recientes cambios. Operación Planeta Amor, Luz Nueva 2000, Red Anahuak, 
Oromu, Grupos de ReginaŠ son algunos de los colectivos que estuvieron 
realizando un intenso trabajo de meditación para promover el cambio 
político y social, para posibilitar una opción más madura y libre por parte 
del electorado.  
A decir por sus protagonistas la labor dio claramente sus resultados. El 
sueño de Regina se estaría convirtiendo en realidad. El temor al cambio y a 
la plena libertad fue derrotado. Un alto porcentaje de personas, en torno 
al 15 por ciento, permanecían indecisas hasta el último instante, debido a 
un cierto miedo por apoyar a las fuerzas emergentes. Sólo en el último 
instante se decantaron por la inauguración de una nueva etapa política.  
Miles de meditantes, conscientes de la trascendencia de los recientes 
comicios, centraron su esfuerzo interno en generar una fuerza espiritual, 
un "campo unificado de conciencia" capaz de elevar las aspiraciones de los 
votantes en el momento de acercarse a las urnas. Ese "egregor", tal como 
ellos lo denominan, formado a partir de los pensamientos positivos de esos 
millares de personas conectadas, habría influenciado de forma determinante 
en cada uno de los electores que se introducían en la cabina y no tenían 
aún conciencia clara de que papeleta escoger. 
Así pues el gran cambio político, que en estos momentos está experimentando 
México, no sería sino la manifestación externa de un gran despertar 
interno. Son muchos los grupos que íntimamente (oración, concentración, 
meditaciónŠ) se han unido para crear el ambiente exterior que posibilite la 
plena consolidación de ese centro de irradiación espiritual para el planeta.  
La voluntad de sellar un largo ciclo políticamente oscuro, el reclamo 
unánime y masivo de cambio, dan buena cuenta del pleno despertar que vive 
actualmente México y que se empezó a fraguar en la década de los sesenta. 
Las conciencias se han unido y la palabra libertad empieza a ser oída sin 
temor en el gobierno, en las escuelas, en las economías, en las empresas. 
México, con sus nuevas generaciones más instruidas y estimuladas por un 
mundo en plena trasformación, se abalanza con plena confianza sobre su futuro. 
Guillermo Sánchez de Luz Nuevo 2000, uno de los grupos que más activamente 
ha trabajado, mediante meditaciones focales, por el cambio político y 
social nos comparte su visión esperanzadora: " Llevamos muchos años 
trabajando por la consecución de una la libertad total e irrestricta en 
nuestra nación, una libertad emanada de la concepción clara de lo que son 
los derechos humanos, una libertad inspirada en las necesidades propias del 
espíritu que busca una manifestación más abierta y franca en las 
actividades de los hombres, una libertad que impulsa y mueve hacia una 
riqueza mayor de creación, hacia la búsqueda de nuevas formas de arte y 
filosofía, hacia la búsqueda de mayores medios para alcanzar la fraternidad 
y la igualdad social entre todos los seres humanos. El sentimiento de que, 
tras la llegada de la alternancia política a nuestro país, hemos 
conquistado también un gran madurez como pueblo es algo ya palpable para la 
inmensa mayoría de los mexicanos". 
 
 
Flor, danza y canto  
 
Pero retomemos de nuevo el hilo de los acontecimientos. En los años que 
siguen al sacrificio de Regina, se constata un gran florecimiento de los 
grupos de mexicanidad a la vez que aumenta ese anhelo de compartir la 
esencia cultural y religiosa de la nación. El "trasvase de poderes" 
Tibet-México tiene también lugar a unos niveles puramente físicos. Cuando a 
finales de los ochenta un grupo de estudiantes de Antropología de la 
Universidad de México, con el profesor Nicolas Nuñez a la cabeza, llamó a 
las puertas del monasterio tibetano de Tashi Lhumpo en Dharamsala al norte 
de la India, nadie hubiera pensado que se las habrían abierto, mucho menos 
que habrían podido quedarse en el recinto monacal durante meses aprendiendo 
unas danzas mantenidas en el más absoluto de los secretos.  
Empapados de la espiritualidad tibetana e instruidos en sus danzas más 
ancestrales, este grupo creo una danza de carácter mixto, la "Citlalmina" 
en la que se fusionaba movimientos y estructuras de las danzas 
tradicionales concheras mexicanas con las tibetanas. La "Citlalmina", cuya 
traducción al castellano es "Flechadora de estrellas", se formuló como una 
"batalla para la conquista de un más alto nivel de conciencia". En Julio de 
1989, en un viaje que realizó su Santidad el Dalai Lama para inaugurar la 
Casa de Tíbet en la Ciudad de México, fue reconocida oficialmente por ambas 
tradiciones. En el verano de 91 la "Citlalmina" desembarcó en España dando 
comienzo su periplo de expansión por el mundo. El navarro Alex Pérez es en 
nuestra península el "guardian del fuego" de esta práctica sagrada. Para él 
Citlalmina es "una meditación en movimiento, una herramienta de 
entrenamiento mental que simboliza la fusión de tradiciones, el 
advenimiento de la nueva religión universal basada en el mestizaje 
espiritual".    
México es cruce también de muchos otros caminos, crisol de las más ricas 
tradiciones sagradas mesoamericanas que por fin han tomado la determinación 
de abrirse y dar a conocer sus contenidos a las "personas de espíritu 
abierto y corazón respetuoso". "El fuego sagrado" de las tradiciones 
"maya", "huitzol", "mexhica", "conchera"Š ha sido transferido a gentes de 
otros países y muy especialmente, dada la comunión de idioma y cultura, a 
los españoles vinculadas a los movimientos de "nueva era".    
El año 92 fue el punto oficial de partida. Diferentes líderes de la 
tradición con motivo del famoso "Quinto centenario" decidieron hacer un 
borrón y cuenta nueva, dar por concluida una fase de resentimiento cuando 
no de rencor y compartir, tal como estaba profetizado, las joyas de sus 
rituales y conocimientos. Curiosamente la danza sagrada iba a obrar de 
nuevo como instrumento de hermanamiento. 
En Julio del mencionado año una vigorosa anciana, a la sazón jefa de danza 
conchera, Guadalupe Jiménez de Sanabria, peregrinó con su Mesa o grupo de 
danza junto a la "tropa" de Emilio Fiel, Miyo, hasta la tumba de nuestro 
apóstol Santiago. Una vez se hubieron curado las ampollas, fueron a orar y 
velar a la ermita del Nuestra Señora del Gozo. Allí al arrullo de 
ancestrales oraciones y desentonados cantos de alabanza mexicanos, la 
"Nanita", como cariñosamente era llamada esa pequeña, enjuta, pero valiente 
generala conchera, nombró a Miyo primer "capitán" de la Mesa de Danza del 
Señor Santiago. La ancestral tradición conchera desembarcaba ya en España y 
a la mañana siguiente el repicar del "hue-huetl", el gran tambor que 
resuena con el palpitar de la Madre Tierra, despedía su fuerte eco hacia 
las viejas piedras de la plaza de la Quintana.  
A los dos años, la "Nanita" dejaba su ajado cuerpo una vez cumplida la 
misión, una vez sembrado un trozo de México en la tierra de los otrora 
conquistadores. Hoy en día hay grupos de danza conchera en doce ciudades 
españolas y han peregrinado por Francia, Alemania, Países Bajos e 
Inglaterra dando cuenta por sus geografías de esta tradición de flor, danza 
y canto.  
La rápida expansión que han experimentado en España estos grupos de danza 
sagrada son ejemplo del profetizado mestizaje espiritual. El "maíz de los 
múltiples colores" que anunciaba la leyenda huitzol sería   hoy ya 
realidad. En este sentido se manifiesta Kepa Arriaga (Navarra), una de las 
personas que más ha trabajado por el tendido del puente espiritual entre 
danzantes concheros de uno y otro continente: "La tradición cumple con su 
papel en el forjar de una nueva conciencia. Con sus hermosos rituales de 
velación y danza, cruza el océano, proporcionando referencias y raíces, 
ofertando belleza y devoción al nuevo tiempo que vamos anunciando. La 
tradición salta de continente, cediendo sus formas para expresar y exhibir 
nuestro vínculo y gratitud a lo Divino. El pasado quiere también trasmitir 
sus claves, inyectar su fuerza a la nueva humanidad que vamos alumbrando". 
El propio Miyo, jefe de la "Mesa" conchera española, nos revela: "Tenemos 
como misión colaborar en la transformación de las energías y sentimientos 
religiosos en los lugares poderosos de culto como son nuestros "vientos" o 
direcciones (Montserrat, Guadalupe, Covadonga, El Rocío, El Pilar y 
Compostela) y por medio de ellos con España entera, aportando una energía 
de purificación emocional de grupo, de entrega ceremonial, de conciencia 
acrecentada y de vitalidad corporal que están ausentes en el cristianismo 
ortodoxo". 
 
 
Cruce de caminos 
 
En ningún lugar se citan pasado y futuro, tradición y progreso espiritual 
con tanta intensidad, sin apenas confrontación. México cabalga hacia el 
mañana con sus alforjas cargadas de rica historia, con el privilegio que le 
asiste haber levantado sobre su suelo excelsas civilizaciones. 
Esta nación es también cruce de la cultura anglosajona y la latina. Por su 
situación geográfica es especialmente permeable a todo el constante flujo 
de información y contenidos que llegan del pujante mundo alternativo y de 
nueva conciencia del Norte. En EEUU están a la vanguardia en lo que se 
refiere al empeño de vinculación de ciencia y espiritualidad. Los más 
importantes guías que están abriendo brecha en este sentido: Drunvalo 
Melchisedek, Deepak Chopra, Ken KalbŠ, tienen en México importantes 
delegaciones.  
El despertar de este pueblo ha traído consigo su apertura al mundo. El 
compartir las claves de su sabiduría ancestral, lejos de diluir un 
conocimiento sagrado, lo acrecienta y enaltece. En estos momentos las 
diferentes escuelas y tradiciones tienen abiertos múltiples puentes, líneas 
de cooperación con grupos de españoles. Por un lado, el legado sagrado 
maya, reactualizado por Arguelles, goza de una asombrosa expansión en 
nuestro país. El "Movimiento 13 lunas" (Vide Año Cero nº 121) cuenta con 
grupos de estudio en diferentes ciudades españolas. Los talleres de la 
"Flor de la Vida" que ha creado el guía Drunvalo Melquisedek y en los que 
se imparten conocimientos acerca de geometría sagrada, meditación merkhaba, 
cuarta dimensiónŠ, han desembarcado en nuestros país gracias a los 
facilitadores formados en México.  
Trabajos de orden más chamánico como los "temazcales" (cabañas de 
sanación), "hamblechayapi" (búsqueda de la visión), "ceremonias de pipa"Š, 
están siendo desarrollados en España por chamanes que proceden de la nación 
azteca. Aurelio Díaz, Alfonso Pérez, Edgar Efren, Elizabeth OreaŠ, son 
algunos de estos mentores de la tradición que están compartiendo aquí sus 
valiosos conocimientos.  
En el repaso de estas líneas de transfusión de conocimientos sagrados se 
impone mencionar a un Don Juan Mathus, eminente autoridad del linaje yaqui. 
Su "alumno", el popular Carlos Castaneda, culminó más que sobradamente el 
"intento" de revelar a Occidente, mediante más de diez libros, tan mágicos 
entrenamientos y técnicas que guardaba el anciano brujo. No corresponde a 
este cronista evaluar la eventual inyección de ficción en medio de tan 
fascinantes relatos. El caso es que hoy, los cursos de "tensigridad" y 
"pases mágicos" que diseñara el enigmático escritor y antropólogo llenan 
canchas enteras de polideportivos. Las "brujas" mexicanas, depositarias de 
estas herramientas que rescató Castaneda, vuelan constantemente a Europa 
para hacer viva, en un compartir de orden práctico, la letra impresa de su 
maestro. En esta misma línea de trabajo se sitúa Víctor Sánchez que con la 
organización del "Arte de Vivir a Propósito", difunde por todo el mundo 
técnicas toltecas de crecimiento interior.  
Tlakaélel, representante de la tradición "nahua", autor del libro "Las 
cuatro Flechas" en el que abunda sobre la intensa tarea que los diferentes 
grupos indígenas de México y Latinoamérica están haciendo a favor del 
planeta, ha saltado en repetidas ocasiones a España. El, junto al ya 
mencionado Alfonso Pérez, han sido dos de los promotores de la "Carrera de 
Paz y Dignidad" que hace ocho años atravesó América con su clamor de 
hermanamiento y amor a la Tierra. Este año, una iniciativa similar está 
recorriendo de nuevo todo el continente, para culminar su itinerario el 
próximo 25 de Octubre en un gran ceremonial a desarrollar "precisamente" en 
la pirámide de Teotihuacan.  
El despertar de México está teniendo también su manifestación externa en 
forma de importantes eventos. Los grandes centros espirituales 
tradicionales, administrados como simples lugares de interés arqueológico y 
vedados hasta no hace mucho a todo lo que no fuera afluencia de turismo, se 
abren a la celebración de rituales de carácter sagrado.  
La ceremonia que todos los años se desarrolla el primero de Mayo dentro del 
conjunto de Uxmal y a la que acuden gentes procedentes de toda América y 
Europa es buena prueba de esa anhelo de comunión en base al legado ritual 
de la tradición. En este tipo de prolíficos actos, que se van extendiendo 
por toda la geografía "arqueológica" mexicana, se representa en todo su 
esplendor la mencionada fusión entre el legado tradicional y los rituales y 
técnicas más actuales, la cálida y armoniosa síntesis de pasado y de futuro 
que México está ofertando al mundo.  
Esta nación acoge también iniciativas unitarias entre los grupos del amplio 
espectro de nueva era. Los "Consejos de Visiones y Guardianes de la 
Tierrra" celebrados a lo largo de los últimos años son ejemplo de ello. Uno 
de los primeros y más significativos tuvo lugar el año 90 en el centro 
ceremonial de la nación otomí en Temoaya. Estos originales y multicolores 
encuentros crean, a lo largo de varios días, un espacio abierto en el que 
se dan cita el movimiento ecologista y comunitario (ecoaldeas), el indígena 
y el de "nueva era". Arte, talleres, danza, música, ceremonia y labores 
compartidas es el plan de estos consejos al aire libre que recientemente 
están adoptando un carácter más local ("biorregional"). 
Domingo Díaz Porta ha sido uno de los más importantes dinamizadores de este 
género de iniciativas. El que durante tiempo fuera un maestro espiritual en 
el más clásico sentido de la palabra, ya en los años ochenta atendió a los 
vientos de cambio y comenzó a trabajar denodadamente por la unión de los 
linajes indígenas y su cooperación con los movimientos acuarianos. 
 
 
México cuna de una nueva humanidad 
 
En pocos lugares como en México se ha manifestado la inquietud de vincular 
el cultivo de la paz interior con la creación de la paz social, la 
potencialidad del humano-trascendente para revertir el estado actual de 
cosas. Según nos comparte Inma Barrena de Guadalajara, facilitadora de los 
talleres de la Flor de la Vida y danzante de la tradición: "El despertar de 
México, en toda su dimensión cultural y espiritual, sólo se entiende en el 
contexto de implementación de una nueva conciencia de paz y armonía en el 
concierto mundial".  
En este sentido las familias ya más "puramente acuarianas" están 
protagonizando un gran movimiento de reunificación en lo que han venido ha 
denominar la "Red Iberoamericana de Luz". Estas gentes, mayormente 
vinculadas a grupos metafísicos y esotéricos, están abriendo una etapa que 
ellos denominan de "gran comunión". Promueven la convergencia en "redes" 
pues sienten que la humanidad demanda en nuestros  días  unas nuevas 
estructuras más horizontales y libres, en contraste con las de un pasado 
religioso de instituciones más verticales y autoritarias. 
Los primeros grandes Encuentros de esta Red tuvieron lugar los pasados 24 y 
25 en un "asrham" de la "Gran Fraternidad Universal" cercano a la ciudad de 
Monterrey y fueron organizados por la escuela OROMU. En un paraje verde e 
idílico se reunieron más de cuatrocientas personas, pertenecientes 
mayormente a grupos mexicanos, encarnando ese ideal de comunión. Durante 
dos intensos días meditaron y oraron por el planeta, reclamando "el flujo 
de energías de amor y de luz sobre la tierra". Gema Goizueta, miembro de la 
Red Ibérica de Luz y una de las españolas presentes en tan gran evento nos 
señalaba al respecto "Nosotros habíamos tratado con bien pocos de los 
presentes sin embargo semejábamos hermanos que nos conociéramos de toda la 
vida. Es increíble como en el transcurso de unas horas se creó un clima tan 
cálido. Este proceso de convergencia es imparable. Estamos llamados a 
unirnos en servicio al planeta, más allá de unas diferencias que a la 
postre siempre resultan enriquecedoras".  
En estos recientes encuentros se tributó un sentido homenaje a la mexicana 
Lourdes Miranda. Está guía espiritual fallecida días antes de la cita, 
estuvo muy presente en el corazón de los reunidos, pues había trabajado 
toda su vida por hacer realidad iniciativas como la que allí se vivía. 
Desde comienzos de los ochenta, "Lulú", como también se le conocía, se 
había entregado en cuerpo y alma al despertar de la nación mexicana, al 
florecer de la unión interna de todos los seres y grupos nueva conciencia.  
 
Por lo demás no sólo la realidad social, sino también las paraciencias, 
además de la antropología y la astronomía nos dan cuenta de ese despertar 
mexicano. Baste mencionar que para el mundo de la ovniología,  México 
siempre ha sido la tierra de avistamientos por excelencia. Según venimos 
oyendo constantemente de los portavoces más autorizados entre estos 
estudiosos del fenómeno, las naves monitorearían especialmente esta nación 
llamada a jugar una rol importante en los tiempos por venir. Es más, la 
"Nueva Jerusalén" la nave de las naves, la plataforma volante nodriza con 
capacidad de acogida a millones de seres humanos, en caso de grandes 
cataclismos, estaría "aparcada" sobre la península del Yucatán. El Golfo de 
México es también considerado, en los círculos "contactistas", como la 
puerta dimensional "Vortex 12+1" o treceavo chakra planetario, túnel entre 
dimensiones que, entre otras funciones, posibilitaría la entrada y salida 
de las naves estelares.  
De la misma manera, el famoso contactado peruano Sixto Paz insiste, en las 
múltiples conferencias que viene impartiendo en la capital azteca, que, 
según la información que le facilitan sus "contactos", México está llamado 
a fungir su papel como "cuna de la nueva humanidad". En este sentido se 
pronuncia también Harold Moskovits, que con su agrupación "The Golden 
Light" (Luz Dorada), imparte cursos en todo América. En sus pláticas 
difunde que este continente y en particular México y Perú, dada la 
actividad energética de su tierra, favorecen el desarrollo de las 
facultades psíquicas y el crecimiento interno. El, junto con cientos de 
seguidores, han hecho trabajos mentales y espirituales en centros 
energéticos especiales como Teotihuacan o Xochicalco, con la finalidad de 
que estos centros "irradien energía todavía más elevada". 
 
 
Crisol de voluntades  
 
En realidad sería prolijo mencionar a tantos seres que hoy en día encarnan 
el espíritu de ese renacer mexicano, líderes en el más genuino sentido de 
la palabra con vocación de servicio y visión de futuro, resueltos a 
proporcionar siempre un nuevo horizonte a los que a ellos se acercan. Son 
guías que desde sus diferentes geografías, círculos de gente, líneas de 
trabajoŠ dan testimonio de la riqueza imperecedera y el calado interno de 
un pueblo que, venciendo todas las dificultades externas, se recrea a sí 
mismo y se ofrenda constantemente al mundo.  
Habría que hacer en primer lugar mención de Alberto Ruz , el veterano 
guerrero del "Arco Iris" curtido en mil y un floridas batallas, fundador de 
la comunidad de Huehuelcoyotl y que ahora se encuentra "exiliado" en 
Colombia con su infatigable caravana por la paz. En el Sur tropezaremos 
Eugenia Casarín esa otra mujer-faro que guarda en su cálida voz tropical 
las claves del conocimiento sagrado maya y que año tras año concita cientos 
de corazones y voluntades al pie de la pirámide sagrada del Adivino. En el 
Norte brilla la gente de OROMU, una escuela espiritual que está vertebrando 
el complicado manto de las citadas redes. En la capital encontramos a Laura 
Esquivel la cara más universal del nuevo México, siempre volcando la sal de 
su sonrisa en los yantares culturales y sociales de ámbito internacional; a 
Joselyne Arellano colocando gigantescos carteles de "Ora por el Mundo" 
donde hasta ayer se anunciaban la chispa algo más frívola de Coca-Cola; a 
Guillermo Sánchez que colgó su corbata de ejecutivo para ponerse a encender 
por doquier la Luz Nueva del milenio; a Ricardo Ocampo al mando de los 
hilos cibernéticos que al instante ponen a todos en "solfa" meditativa; a 
Ivette Báez que dejo de cubrir las guerras de Centroámerica para ponerse a 
anunciar su despertar, a hacer florecer la "Flor de la Vida"; a Virginia 
Sánchez que lleva su visión de mujer poderosa dentro de la cartera llena de 
responsabilidades sociales y políticas; a Ricardo Picard ensanchando el 
manto de la Guadalupana para cobijo de todas las huestes acuarianas; al 
inefable Antonio Velasco Piña, "caballero" en tiempos de menguada 
caballería, testigo por excelencia de tantos avatares que precedieron y 
anunciaron este despertar; a Leonel Lechuga arquitecto de profesión e 
ingeniero cósmico de afición que ha puesto todo su gran genio creador al 
servicio de la producción de nuevos y sanadores instrumentos Š  
La lista es necesariamente breve, "injusta", cabría incluso decir. Sirva 
tan sólo para que tome el lector cuenta de lo que están gestando tantos 
personajes diferentes, pero a la vez unidos tras un mismo propósito del 
resurgir de una nación en el contexto de una nueva humanidad más consciente 
y fraterna. 
 
 
Lago, nopal y Águlia (Recuadro) 
 
Las leyendas se van enlazando, tejiendo con sus hilos claroscuros, una 
historia más real que desemboca en un alentador presente. El momento mágico 
y trascendente que vive México se apoya también en otra bella leyenda.  
Según esta narración trasmitida de generación en generación, del continente 
Aztlán, el lugar de las siete cuevas, surgió un pueblo que peregrinó hacia 
el encuentro de su destino. Iban en busca de una tierra prometida, tal como 
lo hicieron también aquéllos otros peregrinos que viajaron por las tierras 
santas del Oriente. De pronto, el espíritu les mostró el camino para 
desembocar en un lago, (esta zona pantanosa, hoy desecada, correspondería 
al actual valle de la Ciudad de México) fuente del conocimiento y 
bienaventuranza. En medio de éste encontraron un islote y construyeron la 
antigua ciudad de Tecnochtlitlan .  
Sobre el islote crecía un nopal, símbolo de la vida terrestre que entre 
espinas esconde los jugosos frutos que provienen del espíritu y sobre el 
nopal parada estaba un águila, símbolo del poder espiritual sobre la 
materia sufriente plagada de espinas. He ahí que esa águila devoraba una 
serpiente, símbolo de la naturaleza grosera de la dualidad humana. Así en 
su conjunto, lago y nopal, águila y serpiente constituían los cuatro 
símbolos esperados por ese pueblo que se lanzaba a la búsqueda de un 
destino glorioso. Todo eso ocurría bajo la mirada serena de dos imponentes 
guardianes de cumbres nevadas y majestuosa presencia, el Popocatepetl y el 
Ixtaccíhuatl, que enmarcaban el panorama, concediéndole la grandiosidad que 
correspondía al momento.  
Ese pueblo de guerreros y conquistadores creció guiado por su luz interior. 
Mientras unos guerreaban, los otros conscientes de la misión de este 
pueblo, construían monumentos, grababan estelas, componían versos que 
dejaron permanentemente grabados para asegurar que su sabiduría y la 
conciencia de quiénes eran realmente, nunca se vería perdida. 
Ese pueblo creció y se expandió en sus cuatro direcciones. Si 
geográficamente asemejaba a un cuerno de la abundancia, en su conciencia 
humana era mil veces más abundante porque la tierra lo había dotado de 
todas las riquezas que le era posible conceder. Ese pueblo sufrió 
explotaciones, invasiones y hasta intentos de robo de su propia historia. 
Pero los eternos guardianes de lo invisible, aquellos guías que dieron 
origen a esta raza, permanecieron fieles en las horas difíciles, procurando 
a los mexicanos la identidad que hoy poseen.  
Así como en la naturaleza todo transcurre en ciclos: un tiempo es el de 
sembrar y otro el de cosechar, así, este pueblo reclama hoy sus frutos. 
Brazos y voces se alzan en demanda de merecidos dones. Los gigantes 
dormidos, guardianes de la conciencia de la nación mexicana están ya 
despiertos alentando la gloriosa manifestación de un pueblo que encarna la 
voz de las Américas. México se abre como mujer pura pero acogedora y hace 
sentir su presencia en todo el mundo. Resuena su llamado ancestral para no 
acallarse más.              Koldo  
 
 
Planeta Gaia. 
Comunicación al servicio de la fraternidad planetaria 
31241 Zubielki - Navarra (Spain) 
Telf. & Fax :948-54 00 20 / 606695452 
planetagaia@... 
http://web.jet.es/planetagaia 
http://www.geocities.com/gacelaceleste