Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 31 al 60 
AsuntoAutor
ojo-Mayo 2000 / St Ricardo
Carta Mundial Rahm Ricardo
Despertar Global y Ricardo
Despertar Global y Ricardo
Solo se Trata de I Ricardo
Mayo 2000 / Ken Ka Ricardo
Aralar 2000 / Cere Ricardo
Red Iberoamericana Ricardo
Contacto Masivo - Claudia
La Hambruna de Afr Claudia
4 de junio en Lisb Claudia
PLENILUNIO EN TAUR Claudia
ELECCIONES - Amate Claudia
La Dualidad de Dio Claudia
Hacia un Futuro Ma Claudia
El Maestro Como Un Claudia
Movimiento Mundial Claudia
Como Conocer a Dio Claudia
Gran Conjuncion Pl Claudia
La Naturaleza Camb Claudia
Dias sobre Concien Claudia
El Stellium de May Claudia
EL NUEVO AMANECER Claudia
Estamos en Tiempos Claudia
Tecnicas de Dialog Claudia
Construyendo su Co Claudia
La Conexion/La Con Claudia
I Encuentro Intern Ricardo
Seminario Español Ricardo
URGENTE / Red Lati Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 36     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Solo se Trata de Inventar o El Lado Oscuro de la Red del Trueque / Heloisa Primavera / Dinero Comunitario
Fecha:Martes, 25 de Abril, 2000  05:31:14 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

From: HELOISA PRIMAVERA <primaver@...> 
To: "'Ricardo Ocampo'" <anahuak@...> 
Date: Mon, 24 Apr 2000 10:12:15 -0300 
 
SOLO SE TRATA DE INVENTAR: 
O EL LADO OSCURO DE LA RED DEL TRUEQUE 
Heloisa Primavera, Rio de Janeiro, febrero 2000 
 
* EN EL PRINCIPIO FUE EL TRUEQUE 
 
No es difícil reconocer que el trueque como actividad social existió desde  
los comienzos de los tiempos y recordar que, desde siempre, consistió en  
una actividad esencialmente basada en la negociación entre dos partes,  
personas o grupos de personas, que acordaban en que algo era equivalente a  
otro algo y pasible de intercambio. Como tal, vale la pena recordar también  
que es anterior a la existencia misma de la moneda. Más aún, con la  
complejización de los intercambios, es la moneda que aparece para hacer el  
trueque más ágil y conveniente para ambas partes: con ella, deja de ser  
importante cambiar algo por otro algo aquí y ahora, de esa persona o grupo;  
se tiene un equivalente aceptado por una comunidad que las partes en  
"depósito" acreditan que, alguna vez, entregué algo a cambio y por lo tanto  
tengo derecho a tomar algo, a mi vez, cuando lo decida... Así las cosas, en  
plena crisis recesiva, en mayo de 1995, un grupo de ecologistas agrupados  
alrededor del PAR (Programa de Autosuficiencia Regional), lanza un  
experimento social que trata de poner en valor lo que la gente tenía y  
podía ofrecer y que quedaba en desuso por falta de posibilidad de acceso al  
mercado formal. En otras palabras, por falta de... dinero. 
 
La idea de hacer algo en esa línea ocurre, entre otras razones, porque  
había un franco decaimiento en el interés de la gente por la cuestión del  
medio ambiente, en la medida que el desempleo avanzaba a pasos agigantados.  
Uno de los fundadores del primer Club, se inspira en una experiencia muy  
cercana, proveniente de lo ocurrido con una vecina a quien había regalado  
una importante cantidad de zapallos que no se usaban en su casa, y con los  
cuales ella se había podido construir un ingreso bastante superior a la  
magra jubilación que esperaba cobrar por su reciente situación de viuda.  
Cuando ésta finalmente llegó, ya la encontró transformada en "gerente" de  
su propio "micro emprendimiento" de dulce de zapallo, vendido a los  
vecinos... 
 
¿ Porqué no extender la experiencia a más personas? fue la pregunta mágica  
que dio origen a lo que en menos de cinco años son los más de 500  
(quinientos) clubes en Argentina, vinculados o no entre ellos, formados con  
distintas metodologías y conducidos con distintos principios. Desde el  
primer Club del Trueque que se inauguró en Bernal aquel 1º. de Mayo de  
1995, con una veintena de vecinos soñadores que se dispuso a mejorar  
solidariamente su calidad de vida, se estima hoy en Argentina que existen  
unas 230.000 personas y unos 2.000.000 (dos millones) de "créditos"  
equivalentes a billetes de 1peso/dolar que producen  - como mínimo - unos  
dos mil millones en transacciones a lo largo de un año!  No es mucho, pero  
tampoco... tan poco! 
 
* ¿ Y CÓMO SE LLEGA A LO QUE EXISTE HOY ? 
 
El sistema se irradia desde la Zona Sur del conurbano bonaerense a otras  
regiones del área metropolitana y luego a las provincias del país,  
utilizando en un primer momento libretas personales para la anotación de  
las operaciones, como la vieja libreta del almacenero, con las cuentas  
llevadas por cada uno y por el grupo coordinador. Luego, con el  
crecimiento, se pasa a un sistema informatizado muy sencillo y eficaz, pero  
que generaba mucho trabajo para las pocas personas que lo "administraban",  
por lo cual, para simplificar esa tarea, evoluciona hacia la utilización de  
unos "bonos" que equivalían a una suerte de "cheques"  nominales, primero y  
luego sin identificación, en los que se fijaban las cantidades que las  
personas acreditaban cuando "entregaban" algún producto o servicio, para  
poder cambiarlos en otro momento y con otro usuario del sistema.  En otras  
palabras, se reinventa la función de la moneda. Sólo que libre de los  
vicios que el capitalismo no logró (si es que alguna vez lo quiso...)  
erradicar: concentrarse donde ya existe, a expensas de los nichos donde es  
escasa. Algo así como la ley de los retornos crecientes de Kevin Kelly en  
su "Fuera de Control" o el viejo sistema cibernético de feedback positivo  
que se aleja irreversiblemente del estado de equilibrio. Todas  
explicaciones muy útiles para resignarnos a ese estado de cosas, o, si así  
lo queremos primero y creemos luego, revertirlo en esa tendencia, puesto  
que la vida misma no es otra cosa que una manifestación permanente de  
creación antientrópica en medio del caos y la degradación... 
 
En cierto modo, podemos interpretar el fenómeno del crecimiento de la Red  
del Trueque como una oportunidad construida colectivamente por los  
excluidos del mercado formal, que deciden re-inventar, en pequeños grupos,  
el fenómeno del mercado apelando a la confianza y la solidaridad, en vez de  
los valores opuestos de la competitividad excluyente promovida por el  
desarrollo tecnológico. Más aun, podemos considerar que la gente común -  
por intuición, sentido común o necesidad extrema - una vez más, superó la  
capacidad de acción de las tribus política, académica, técnica, económica y  
financiera, que - memoria floja - no supieron interpretar las funciones  
esenciales de los organismos creados en la segunda posguerra para enfrentar  
el mundo devastado dejado por la confrontación. Recordemos por un momento  
que el Banco Mundial se llama (aunque hoy nos cueste creerlo) Banco  
Internacional de Reconstrucción y Fomento y que, con su compañero el Fondo  
Monetario Internacional, tenían como objetivo reconstruir un mundo vivible  
para el conjunto de naciones afectadas por la guerra!!! Por ello decimos  
que, en el curso de la enésima vuelta de tuerca, de los costosos - por no  
decir inmorales - ensayos y horrores de los organismos financieros  
internacionales y sus gobiernos nacionales cómplices, son las personas las  
que empiezan a interpretar mejor el valor de las desregulaciones a ultranza  
y las privatizaciones fuera de control... cuando deciden, silenciosa y  
pacientemente, privatizar el dinero!!!! 
 
¿ O de que otra manera podríamos interpretar el rebrote tan extendido a los  
cuatro cantos del mundo de experiencias de monedas paralelas, locales,  
complementarias? Canada, Estados Unidos, Europa, México, Japón y Senegal.  
En cada latitud se pueden encontrar iniciativas de las "bases" desahuciadas  
que intentan escapar del control irremediablemente ineficiente de las  
instancias supracomunitarias... 
 
 
* SI SÓLO SE TRATA DE INVENTAR... 
 
   Mientras tanto, con el paso del tiempo, los fundadores de la Red del  
Trueque advierten, vía Internet, que el fenómeno es "global", que existen  
sistemas similares en otros países del mundo, por lo cual bautizan con ese  
mágico adjetivo a la red local, y empieza un fértil diálogo que culmina con  
una invitación a Finlandia, en septiembre de 1998, para presentar la  
experiencia en el contexto de un Diálogo Internacional en el que se  
discutían iniciativas de las "bases" de la sociedad civil que ilustrasen  
formas de resistencia a la globalización de la economía.  Miembros del  
Grupo Impulsor, en sucesivos pasos por Bélgica, Holanda, Finlandia y  
Francia, advierten entonces la riqueza y la magnitud de la experiencia  
argentina: ya hay más de 200 clubes y se estima en unas 130.000 personas  
afectadas por las prácticas del trueque multirrecíproco. En ninguna otra  
parte del mundo el sistema creció tanto y tan rápido!    ¿ La explicación?  
 Cómo las explicaciones siempre tienden a satisfacer a quién tiene el  
poder, diríamos que en esta oportunidad haremos la inversa, es decir, la  
haremos desde la perspectiva de los "oprimidos":  LOS QUE NO TIENEN PODER  
DE DECISIÓN SOBRE LA EMISIÓN/ DISTRIBUCIÓN/ REGULACIÓN DE LA MONEDA  
DECIDEN... PRIVATIZARLA !!!!!!!! 
 
Es decir, deciden prescindir del uso de la moneda corriente para dar y  
tomar productos y servicios de otros, remplazando ese mercado formal que  
los fue excluyendo, por otro solidario y de pequeña escala, en el cual la  
moneda corriente no hace falta PORQUE existe un reemplazante que se adapta  
a las necesidades de cada grupo!  Los vales, bonos, cupones, "créditos",  
son editados, distribuidos y controlados por los mismos usuarios, con un  
propósito de mejorar su calidad de vida en forma inmediata, al mismo tiempo  
que construir solidaridad y reciprocidad, atributos bien raros en el  
mercado formal... El texto de Ernesto Sábato que acompaña esa edición  
(quizás los "ciegos" éramos nosotros?) habla sobre el carácter religioso de  
esa práctica de aceptar "ciegamente" un orden establecido para repartir la  
riqueza y, escrito cuarenta años antes, es un alegato cuasi profético de lo  
que es posible cuando nos atrevemos a reconstruir las relaciones sociales a  
partir de la reinterpretación de la promesa absurda que nos mantiene  
esclavizados hace ya varios siglos... 
 
          En otras palabras, de reinterpretación a reinterpretación, de  
invención a invención, desde la Red del Trueque se propuso y se demostró,  
entre otras cosas, que: 
 
el dinero no es condición de satisfacción de nuestras necesidades; 
la solidaridad y la reciprocidad son capaces de generar la confianza  
necesaria para que cualquier papel utilizado por nosotros remplace al  
dinero en nuestros intercambios; cuando tales condiciones se dan, es  
posible privatizar el elemento de intercambio de bienes y servicios, en  
otra palabra, se genera moneda social. 
calidad de vida tiene poco que ver con cantidad de cosas y mucho que ver  
con calidad de las relaciones entre las personas... 
 
Y, finalmente, como si eso fuera poco, desafiando el último sambenito que  
entroniza al Tercer Sector como el gran coadyuvante del Estado desertor,  
hemos comprendido los efectos nefastos del trabajo voluntario sobre las  
cuentas nacionales y la construcción de un mercado solidario: 
lo que no se valora y no se cobra, no permite la circulación de la moneda  
social, es decir, corta la cadena de producción/distribución/consumo! 
 
Eso equivale, en la práctica, a postular una fuerte oposición a las  
distintas formas de trabajo voluntario, y tratar de remplazarlas, en etapas  
sucesivas, por otras en la que todo trabajo es valorado y retribuido,  
entrando en la cadena de un mercado construido sobre bases distintas a las  
que conocemos hoy. Aun - y quizás principalmente - el de los coordinadores  
de grupos o clubes de trueque, para fomentar la idea de que es un trabajo  
coordinar los grupos y promover el crecimiento de la Red que tanto  
necesitamos para llegar a los sectores más postergados de la sociedad. Por  
ello, estamos proponiendo agregar un 13º principio a los existentes, que  
diría, versión de la vieja Ley de Lavoisier de la Química ("En la  
naturaleza nada se pierde, nada se crea, todo se transforma") para la  
economía solidaria: 
 En el trueque, nada se pierde, nada se regala, todo se recicla, todo se  
valora. (Y cobra...) 
 
      Hay muchas ideas que revisar, si nos queremos tomar el trabajo. Si el  
mismo Fernand Braudel sostuvo que "las ideas son cárceles de larga  
duración", porqué no buscar las ideas-llave que nos permitan salir de esa  
encrucijada tan desafiante ? porqué no tomar esta oportunidad de  
creatividad y empoderamiento como un espacio de crear justicia social en el  
marco de una inédita libertad de creación?  Finalmente, si  lo miramos de  
muy cerca, la Red Global del Trueque está mostrando, con todas sus  
limitaciones y todo lo que aun falta por construir, que sólo se trata  
atreverse a reinterpretar lo que está dado. Solo se trata de inventar! Le  
bastó con mirar  al costado del camino, como hacían los poderosos, los  
ejemplos ya practicados de transacciones libres de instrumentos monetarios  
desplegados por: 
Países (Estados-nación?): que practican entre ellos grandes de intercambios  
de sus producciones sin recurrir a las cuentas "oficiales" y los  
instrumentos monetarios  tradicionales; 
Grandes empresas transnacionales:  que realizan permanentes intercambios de  
"valores consumidos" en unas, por "servicios ociosos" de otras, como bien  
ejemplifican los difundidos sistemas de "millaje" que asocian empresas  
aéreas entre ellas y  con otras, como son las tarjetas de crédito; 
Pequeñas y medianas Empresas: que realizan buena parte de sus transacciones  
por "canje" o permuta de servicios entre ellas, de las cuales la publicidad  
es una experta diseñadora de oportunidades; 
Las "cuponeras del verano"... que permiten realizar algunos pequeños sueños  
de productores y consumidores! 
Pero nunca se había ido tan lejos, es bien cierto!  Que las personas mismas  
se erijan en productoras y consumidoras de sus bienes y servicios, en  
pequeños círculos semi cerrados, impriman su moneda, la distribuyan y la  
regulen! 
 
Y bueno: sólo se trataba de inventar. 
Y de creer en nuestro propio invento.