Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3792 al 3821 
AsuntoAutor
Edición 2007 de t Red Gidg
EL GRAN CAMBIO Y L Graciela
Eclipse Lunar Tota Proyecto
Gratitud Madre Am Dana Tir
Octubre y Noviembr Graciela
Faros de Luz Julio Graciela
KRYON Sudáfrica - Graciela
Unete a Creando Dana Tir
TERAPIA ONLINE Graciela
Ingiriendo calmant Proyecto
Dios es varon? Proyecto
BOLETIN SEMANAL DE angel55e
BoletIn de Novedad Proyecto
Acepta la sombra Proyecto
Destino dorado Guillerm
OTRA OPORTUNIDAD D marco me
Faro de Luz - Bo Sabidurí
Circular de Daniel Proyecto
CUADERNO DE TRABAJ angel55e
Las Energías de ag Graciela
Nuevo libro: 'Reve Proyecto
Carta 001 de Conse Red Ant
El Dinero - Su us Daniel
Como detengo mis p Proyecto
Agrorama 6 y eclip Proyecto
Impresiones de la Proyecto
FUSION Anomaly. Ga Proyecto
IMPORTANTES APLICA marco me
El Dinero - Su us Daniel
ACEPTANDO LA VIDA angel55e
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3864     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Nuevo libro: 'Revelaciones del Grial' / Invitacion presentacion / Viernes 24 de agosto / Malena Carrion y Alex Slucki / La Casa de la Red / Cuernavaca
Fecha:Miercoles, 15 de Agosto, 2007  15:06:33 (-0500)
Autor:Proyecto Interredes <lacasadelared @.....com>



CORDIAL INVITACION A LA PRESENTACIÓN EN CUERNAVACA
DE UN NUEVO LIBRO


REVELACIONES DEL GRIAL
de María Elena Carrión y Alex Slucki

CASA ATZINGO -La Casa de la Red
Viernes 24 de agosto del 2007
19:00 h.
Entrada libre

Incluye: Cantos de Meditación y Sanación

Tecolote 63
Col. Lomas de Atzingo
Por la Subida a Chalma
Cuernavaca, Morelos
Informes y solicitud de libros:
Email: lacasadelared@gmail.com
Tel/fax: 01-777-3131227


Estamos ofreciendo un descuento especial del 10% a todas las alianzas que lo compren en la red de luz o en la Casa de la Red. El libro en los estantes costará 139 pesos mexicanos, pero lo dejaremos en 120. El precio no incluye costo de envío. Escribe a lacasadelared@gmail.com
Aquí les compartimos algunos fragmentos de la introducción y el primer capítulo.


DE LA INTRODUCCIÓN:  
  
  
La maleta de Alex

Hace dos años, mi hermana cósmica Malena y yo emprendimos un viaje de transformación interna que rebasó muchos de nuestros paradigmas. Así sucede cuando deja uno la casa, en pos de algo sagrado, en cumplimiento de una misión sobre la Tierra. No es fácil ser humano con la conciencia de una misión; siempre se anda buscando algo que no  necesariamente tiene nombre ni forma; al menos no desde el principio.
         Buscar un 'Grial' puede parecer un objetivo específico; pero nada más esquivo que el cáliz sagrado, tan popular ahora con las publicaciones del Código Da Vinci  y otros interesantes textos, que ofrecen verdades simplificadas o a medias, pero que son incapaces de llegar a la médula del asunto, por el simple hecho de que el hallazgo del Grial no ocurre desde afuera, sino adentro de uno mismo.
         El Grial es el símbolo esotérico de una búsqueda elevada, algo así como una fragancia del espíritu. La energía de la cual se nutre esta exploración es invisible y misteriosa, tanto como la conexión que he sostenido a lo largo de diez años con los ángeles, mis amados guías de luz. Como el Grial mismo, ellos sugieren pistas y nos aproximan a la propia esencia, pero dejan que lo mejor del misterio de nuestras vidas se vaya desenvolviendo poco a poco, en la medida que vamos creciendo en conciencia y entendiendo nuestra experiencia desde perspectivas cada vez más amplias.
         Por ejemplo: puedo decir honestamente que, si bien el viaje a Francia ocurrió hace dos años, apenas ahora puedo evocarlo con mayor claridad y entender la forma profunda en que fui transformado por el mismo. Antes de ahora, la percepción de la experiencia estaba demasiado cerca, no era un recuerdo todavía… actuaba en mí de forma inmediata y no se había asentado aún en todos los niveles de mi conciencia. Mirando hacia atrás, repasando la aventura extrema y misteriosa de este viaje, puedo entender que la vivencia fue mucho más rica y profunda que un simple anecdotario transcurrido de pueblo en pueblo.
         Hoy entrego mi corazón a este relato y comparto en estas líneas algunas revelaciones que nos fueron dadas durante el viaje. Estas revelaciones son comprometedoras, porque sugieren la ruptura de muchos esquemas, por lo cual se le pide al lector, dentro de lo posible, mantener el criterio amplio y tomar de estos relatos lo que mejor se adapte a su propia sabiduría y manera de ver el mundo. Malena y yo hemos decidido que no podemos silenciar estas verdades, pues resultaría en un pecado de omisión ante la fantástica oportunidad de cambio responsable que podemos elegir como humanidad, ¡en tiempos que jamás habían presentado tanta evidencia de transformación acelerada como la que está ocurriendo en este preciso momento!
         Son tantas las sincronías que configuraron nuestro viaje, tantos los bellos mensajes aportados por nuestros guías de luz y ahora, tan contundentes las confirmaciones de lo vivido, que sólo queda narrar y dejar, como un río, que fluyan las palabras, los recuerdos.


    LA VALIJA DE MALENA

Toda misión espiritual es semejante a lo que el autor Joseph Campbell denominó El 'viaje mítico del héroe': ése que puede ocurrirle a cualquier persona en busca de algo superior a su existencia cotidiana. Es la expedición que inicia cuando algún ser humano, de cualquier cultura o creencia, experimenta una gran crisis existencial, de tal modo que su Ser necesita separarse del mundo material y hurgar en sí mismo intentando hallar su poder interior. Así, el héroe es descrito como un buscador, destinado a morir simbólicamente y luego renacer a un nuevo contexto de vida engrandecido y lleno de fuerza creadora.
A lo largo de este viaje hacia el interior se da un enfrentamiento con diversos obstáculos, retos y dificultades que restringen la libertad de fluir suave y fácilmente hacia el punto de encuentro con la verdad última de la integración con la propia unidad.  Como suele suceder, esto halla una resolución apropiada al final.
         Del mismo modo, en mis propios recorridos me he encontrado que el lado oscuro acecha, espera el momento de la debilidad o cansancio para atacar y detener el camino de nuestra luz. Este viaje no fue la excepción. La tiniebla estuvo más que presente y el viaje se hizo a veces difícil y lleno de tensiones. Como en todo recorrido de proporciones míticas, el lado luminoso ofreció su ayuda con regalos e incluso personajes que parecían emerger de la nada dándonos las claves para vencer la oscuridad y es así como la simbólica espada de Miguel, emblema de verdad, integridad y justicia, me acompañó en todo momento del recorrido cortando la energía negativa, transformando todo obstáculo y asistiendo la apertura a cada paso de mi misión, permitiendo al fin mi reencuentro con lo místico y lo sagrado.




FRAGMENTO:   DEL CAPÍTULO 1...



    
EN EL UMBRAL DE SALIDA

      Qué nos lleva a viajar, exactamente, es un misterio.
         Las claves se hallan ocultas en el trazo del mapa, la experiencia que sólo se descifra cuando estamos ahí, testigos de la vida, andando ya el camino. Reconocemos el llamado por su forma inesperada de intervenir en nuestras vidas cotidianas; irrumpe como el aire dentro de una habitación dejando a cambio del desorden un mensaje. Y no necesariamente el desorden resulta negativo, pues incita a colocar los objetos, las ideas, la vida misma en un contexto diferente.
         Qué nos inspira al viaje: un hermano cósmico, un ideal distante, la atracción por cierta cultura, el reconocimiento de nosotros mismos. El aliento del viajero se trepa sobre el viento y busca a Dios en las cosas, en la gente; quiere como hoja dejarse llevar a donde lo incierto le lleve. Sin embargo, ese impulso de brújula en busca del norte del espíritu siempre resulta insólito. En la vulnerabilidad que se siembra cuando un camino es ancho y desconocido, es posible esperarlo todo y nada… así, al mismo tiempo. Se pueden trazar hojas de ruta, pero estar ahí es del todo diferente. Incluso en el diario acontecer, olvidamos que no la meta era importante sino el entendimiento que surge como fuerza vital tras haber emprendido algún trayecto.
         El enigma previo a la invitación al viaje que debe llegar casi por fuerza (una trampa deliciosa del destino que siempre parece conspirar a favor nuestro), es tan excitante como la maleta lista; pues todo comienza mucho antes de empezar…
          Malena Carrión y Alex Slucki. Ambos somos terapeutas en el terreno espiritual. Ambos, hermanos cósmicos que pareciéramos habernos conocido durante varias encarnaciones previas, hemos experimentado situaciones paralelas que nos sitúan constantemente al margen del milagro y la magia, ambos elementos que creemos desde pequeños deberían ocurrirle a todo el mundo; pues esta Madre Tierra está poblada de enigmas y al tocar alguna de las fibras del misterio, somos llevados (¡cualquiera podría hacerlo!) a las regiones más insólitas de la posibilidad. Las experiencias que hemos tenido podrían ser la materia de un cuento fantástico o de una novela de suspenso, pero existen testigos a estos hechos y ante todo, hemos aceptado la voz invisible que nos ha invitado a estos viajes. No todo el mundo acepta dichos desafíos ni quien dice sí abre las puertas dimensionales de aquello que busca.


DUDAS Y SEÑALES


Alex
1º  de mayo, 2003.
A menos de una hora de partida, todavía no estoy muy seguro del por qué me es tan urgente  realizar un viaje a Francia. En el Viejo Continente, esperan tres personas que nos recogerán en el aeropuerto de París. El más importante es Sebastián: un hombre de baja estatura y ojos de mar profundo, de tez blanca y nariz recta, caireles castaños que le llegan al hombro, de vestimenta holgada y andar alegre que poco coincide con su título oficial de sacerdote. Él será nuestro guía.
Dadas las señales que recibí meses antes de todo esto, he decidido gastarme hasta el último centavo de mis ahorros en cumplimiento de una promesa interior: el hallazgo de un Grial y mi iniciación espontánea como caballero; si no acaso a la usanza antigua, al menos en ideología adaptada al mundo moderno. Pero esto no es suficiente. Algo bulle en mí como un volcán a punto de desperezarse; la sensación es inhóspita, como la llegada de un desconocido a casa. Esta sensación me recorre la sangre con la permanente duda: ¿qué  clase de metamorfosis interna provocará este viaje?
Sé que no se trata, meramente, de un recorrido por la Francia del medioevo. Algo en nosotros: Malena y yo, será transformado de forma irreversible. Pero captar la talla de los mensajes que recibiremos en aquellas tierras llenas de historia, de enigmas y revelaciones, resulta imposible sentados en la cafetería de un aeropuerto.
¿Qué ocurrirá en este viaje?, insisto en preguntarme, intentando vislumbrar un poco de la historia que me ha traído a este momento…  

Malena
       15 de Abril, 2003.
La tarde es lluviosa, inusual para esta época. A mediados de abril generalmente se respira un aire seco, inflamado de calor. Sin embargo, hoy las gotas se ciernen sobre el pavimento, levantan el vaho, invitan al refugio.
       Me sacudo el cabello, me quito la gabardina, entro por la puerta hacia el pasillo. Gandhi,  la librería de Avenida Palmas, es un lugar bastante grande. Hay tantos volúmenes de los cuales se puede escoger.  Entre las gotas de lluvia que golpetean las ventanas y mi propia mente inquieta, se gesta un vacío que me sitúa fuera del presente y viajo en el tiempo, al lugar de mi última gran búsqueda espiritual, un año antes, cuando un irresistible llamado me invitó a conocer la India y el Tíbet. Ahí se cumplió un destino, una misión. Casi siempre he vivido con esta conciencia de que venía a hacer algo, como arrojar un guijarro al agua y dejar que las ondas se expandan, ondas de conciencia y de cambio. De esta manera esperaba que, habiendo visitado monasterios ocultos en los nichos más recónditos de Asia, hubiera sembrado semillas de luz limpiando la energía negativa que presidía en ciertos recintos sagrados y así encender, como los cirios elaborados con cebo, alguna vela de fe renovada y esperanza. Esta precisa tarde, busco un nuevo estímulo, algo que empuje mi destino hacia delante. Otra misión que cumplir, inspirada por la gruesa cantidad de libros que se despliegan ante mí, como un campo de posibilidades sin fin.
       Avanzo estantes de manera distraída sin hallar refugio en sus títulos. Este es un laberinto de palabras. Sé que debo mantenerme abierta, entregada al instinto. Una portada, quizá, me llame la atención; una señal franca que sugiera la claridad que busco.
Se bate mi corazón, aguardando la forma que adoptará mi destino. Sé que como siempre seré sorprendida de algún modo, acarreada como una vasija de mujer hindú hacia otras tierras. Este corazón señaliza como un radar que aquí debo permanecer, quieta y atenta a la vez. Al fin un libro: El Código Da Vinci…
Corre mi imaginación libre, preguntándome ¿qué esconde esa mirada inquietante de la Mona Lisa en la portada, aún fiel guardiana de los secretos de Leonardo? Busco en la contraportada una sinopsis del texto.  Acto seguido, leo la introducción del volumen sin haberlo pagado todavía. Minutos después, en semi-trance mezclado con silente euforia, entrego el dinero en la caja y me doy a la fuga de la realidad presente. Auto, lluvia, impaciente trayecto. Estoy en casa.  Olvido quitarme los zapatos: al borde de la cama leo sedienta, como si cada palabra fuese una gota de lluvia y yo quisiera empaparme en ella. Al fin me recuesto, entregada a la lectura. Nunca miro el reloj. Soy rehén de un grueso libro lleno de códigos, donde Leonardo Da Vinci es protagonista invisible, aunque él jamás lo sepa. El Código  me arrastra, una página tras otra, hacia un desenlace que existe dentro de mí y no tiene que ver con la novela: es el anhelo repentino de viajar a las tierras de Francia y conocer cada lugar que el autor describe con fascinante precisión. Deseo beber del Grial, desenterrar el pasado de la verdadera María Magdalena, leer los secretos en las piedras pulidas de los centros sagrados…
De algún modo ha comenzado el trabajo espiritual.  Sé que del mundo sutil de los ángeles y arcángeles descenderán las claves, mostrando las tareas que habrán de realizarse, lo que tendrá que ser revelado para toda la humanidad. A través de sueños, dictados de mis guías e intuiciones personales, otro tipo de códigos ajenos al libro recién leído comenzarán a adquirir su forma. Es cuestión de escuchar mi corazón, me repito, es cosa de confiar…   Para el comienzo, tengo una sola pista de mis guías: ve con Alex. Mi hermano espiritual, mi amigo. Lo sé antes que él: será el eslabón para esta nueva fase de mi trabajo  luminoso.


--
RED IBEROAMERICANA DE LUZ
www.mind-surf.net/redluzcal
endario.htm
www.elistas.net/list
a/redluz
www.redluz-ci.org
PROYEC
TO INTERREDES
www.egrupos.net/grup
o/interredes
RED ANAHUAK
www.elistas.net/lista/r
edanahuak
GRUPOS DE ACTIVACION PLANETARIA
www.elistas.net/foro
/gap
ENLACES FAVORITOS DEL MES
www.bigbangmex.unam.mx
www.i
vanillich.org
www.alfilodelareal
idad.com.ar
www.despiertamexico.
com
www.hoycommunity.org
http://e
spiritualidadypolitica.blogspot .com/
TODOS LOS RECURSOS
www.mind-surf.net/redl
uzcalendario.htm
LA CASA DE LA RED ES EL PLANETA
www.casadelared.org
----
----------------------------
VII
I Encuentro Iberoamericano de Luz
ACONCAGUA 2007
Uspallata, Los Andes, Octubre 19-22
www.redluzargentina.com.ar
www.
egrupos.net/grupo/redluzargenti na
redluzargentina-admin@egrupos
.net
alicia.contursi@gmail.com
Su
ma tu voz al nuevo viento!
-----------------------
---------









Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com

[Adjunto no mostrado: Grial Casa de la Red.ppt (application/vnd.ms-powerpoint) ]