Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3871 al 3900 
AsuntoAutor
El Dinero - Su us SabidurŪ
El Problema de la SabidurŪ
Dana Tir en España Graciela
Inevitable Guillerm
La dicha Proyecto
Las cuentas mayas Proyecto
Probable Secuencia Proyecto
Re: Pasion y sensu Proyecto
Uspallata, sede de Proyecto
Transformacion y a Proyecto
Eleccion y creacio Proyecto
Conviertanse en su Proyecto
Crisis economico- Daniel
TALLER MAESTRIA DE Proyecto
Elige la Simplicid Graciela
Sale la Verdad Guillerm
Pellizcos Guillerm
Mentira de Estado Guillerm
Quedaos en casa Proyecto
LM-9-2007 - El Mil Graciela
Los 7 pecados capi Proyecto
Psicologia Transpe Proyecto
KRYON SUDÁFRICA - Graciela
EL PROYECTO DE LA Graciela
La inutil y peligr Proyecto
Cooperacion e idea Proyecto
VIII Encuentro de Proyecto
Para reflexionar Proyecto
El Om Global Más G Marcela
Soberanía universa Guillerm
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3947     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] La inutil y peligrosa Teologia / Benjamin Forcano
Fecha:Domingo, 9 de Septiembre, 2007  21:42:22 (-0500)
Autor:Proyecto Interredes <lacasadelared @.....com>

s√¡bado 8 de septiembre de 2007

La i n√ļtil y peligrosa Teolog√≠a, por Benjam√≠n Forcano


El actual Congreso de Teolog√≠a marca el 27¬ļ de los celebrados. Es hora de hacer un balance y una refl exi√≥n sobre el conjunto.

Los Congresos de Teolog√≠a se vienen celebrando en Madrid desde hace m√¡s de 27 a√Īos. Son acontecimientos singulares. Se re√ļnen u nas 1.500 personas por cuatro d√≠as, no azuzadas por ning √ļn inter√©s material o de negocio. Estoy seguro de que a muchos, con alergia a todo indicio religioso, les gustar √≠a estar dentro y ver lo que all√≠ se ventila.

Es toy hablando de los Congresos de Teolog√≠a, ya proverbial es en Madrid. Y hablo de Congresos que no debieran extra√ Īar a la ciudadan√≠a de un pa√≠s que se confiesa abrumado ramente cat√≥lica, pero cat√≥lica de ritos puntuales y de escasa o nula formaci√≥n religiosa, ajena en buena parte a las ra√≠ces del Evangelio, en rivalidad hist√≥rica con las transformaciones de la historia y en ant√≠tesis con los mejores logros de la modernidad. ¬¿A qu√© se debe si no ese consorcio tan escandaloso del catolicismo con la d erecha?

Son Congresos de Teolog√≠a con asistencia mayoritaria de laicos. Y en ellos se tratan temas tan imp ortantes como: pobreza, esperanza, paz, iglesia popular, dinero, utop√≠a y profetismo, ecolog√≠a, derechos humanos , mujer, √©tica universal, globalizaci√≥n, espiritualidad para un mundo nuevo, etc. Los temas son abordados interd isciplinarmente. Eso explica que por los Congresos hayan pasado m√¡s de 600 personalidades entre soci√≥logos, econ omistas, pol√≠ticos, historiadores, fil√≥sofos y, por sup uesto, te√≥logos. Han intervenido casi todos los te√≥logo s de la Teolog√≠a de la liberaci√≥n de Latinoam√©rica, (e ntre ellos el asesinado en El Salvador Ignacio Ellacur√≠a ) y otros de √Āfrica y Asia. Convocados por la Asociaci√≥ n de Te√≥logos Juan XXIII, estos Congresos los gestionan m√¡s de 30 colectivos, los apoyan m√¡s de 30 revistas y l os edita el Centro Evangelio y Liberaci√≥n (√Čxodo).
< br>Si resulta que la renovaci√≥n de la Iglesia, antes y a partir del Vaticano II, fue preparada e impulsada por lo s te√≥logos, tambi√©n es verdad que ning√ļn gremio como e l de los te√≥logos ha tenido que sufrir la censura y el d esprestigio despu√©s del concilio Vaticano II. Por eso re sonaron regocijantes las fraternales palabras que el obis po Pedro Casald√¡liga (38 a√Īos testigo del Evangelio en el Sertao del Brasil, sin haber vuelto nunca a su pa√≠s) dijo en su ponencia mandada por video para el Congreso XV I de 1996: "Aprovecho la ocasi√≥n para quitarme la mitra delante de los buenos te√≥logos y te√≥logas que tiene Esp a√Īa, incluso para reparar la predisposici√≥n, una especi e de predisposici√≥n casi innata, casi instintiva de cier tos obispos de la jerarqu√≠a en general, bastante en gene ral con respecto a los te√≥logos. Yo os pido, te√≥logos y te√≥logas, que sig√¡is ayud√¡ndonos. Con mucha frecuenci a los obispos creemos que tenemos la raz√≥n, normalmente creemos que la tenemos siempre, lo que pasa es que no sie mpre tenemos la verdad, sobre todo la verdad teol√≥gica, de modo que os pido que no nos dej√©is en una especie de dogm√¡tica ignorancia . Y hablando de los te√≥logos de Es pa√Īa, creo que es de justicia subrayar que hoy en Espa√Ī a hay te√≥logos y te√≥logas (las te√≥logas son m√¡s recie ntes) a la altura de aquel siglo de oro, de las letras, y del pensamiento espa√Īoles, y ni Italia, ni Francia, ni Alemania, por citar a los pa√≠ses m√¡s vecinos, dejan atr √¡s ni en n√ļmero ni en calidad la galer√≠a de te√≥logos que tenemos en Espa√Īa, y pido a la Asamblea un aplauso".

Los Congresos de Teolog√≠a nacieron en unas circu nstancias especiales: est√¡bamos en una Espa√Īa que estab a pasando de un nacionalcatolicismo a un catolicismo meno s ambiental, m√¡s democr√¡tico y pluralista; estaba decli nando en la vida social el monopolio de la religi√≥n cat√ ≥lica y avanzaba el proceso de secularizaci√≥n con las co nsecuencias de una mayor autonom√≠a de lo creado, de lo s ocial y de lo pol√≠tico, de lo personal y una mayor racio nalizaci√≥n de los procesos p√ļblicos, relativiz√¡ndose p rogresivamente la importancia de la religi√≥n y √©tica cr istianas. El clima dominante hac√≠a que, seg√ļn el Inform e Foessa de 1994 "La persona actual se encuentre inmersa en un mundo no en contra, sino desarroll√¡ndose sin conta r con Dios y si n contar con el eje que el esp√≠ritu del cristianismo signific√≥ para Europa. Por ello, las relaci ones religi√≥n-sociedad se plantean cualitativamente dife rentes a los que ocurri√≥ en el pasado en otras √©pocas" (Pg. 704).

La ant√≠tesis entre raz√≥n y fe es uno de los contenciosos hist√≥ricos m√¡s graves, que ha dado lugar a posturas apolog√©ticas y dogmatizantes por una y otra parte. Hoy, el peligro es seguramente la superficial idad y el desentendimiento de la Religi√≥n como si de alg o irrelevante se tratara. En este sentido, encuentro plen amente acertada la opini√≥n de que hasta para dejar de cr eer en Dios es necesaria la teolog√≠a: "La superficialida d religiosa de nuestro pa√≠s radica en que crey√≥ sin teo log√≠a y sin teolog√≠a est√¡ dejando de creer. Por eso, s u fe de ayer ray√≥ en la superstici√≥n y su ate√≠smo actu al roza peligrosamente la banalidad" (Manuel Fraij√≥).

Había que acabar con la tesis, habitual en el mundo moderno, de que la fe, sinónimo de opio, imposibilita l a igualdad, la justicia y la revolución social.

Y a en los primeros Congresos, la "restauraci√≥n posconcili ar" estaba en marcha y se ve√≠an amenazados los aires ren ovadores del Vaticano II. Los te√≥logos de la Juan XXIII decidieron enmarcar su reflexi√≥n teol√≥gica desde la opc i√≥n fundamental por los pobres, en di√¡logo interdiscipl inar con la modernidad, dentro de la cultura de nuestro t iempo, con apertura al Tercer Mundo ( en especial a Am√©r ica Latina) y en condiciones de libertad.

El tiemp o no tard√≥ en demostrar que este foro teol√≥gico no era del agrado ni de Roma ni de la jerarqu√≠a eclesi√¡stica e spa√Īola. Se pretend√≠a controlarlos someti√©ndolos de he cho a la censura. Fue, el entonces cardenal de Madrid, √Ā ngel Suqu√≠a quien deneg√≥ el local diocesano "C√¡tedra P ablo VI" para los Congresos. Se hizo p√ļblica incluso la noticia de que "los d√≠as del Congreso estaban contados y que hab√≠a consigna de Roma de acabar con ellos". No fal t√≥, en este acoso a los Congresos, la colaboraci√≥n de c iertos medios, que los calificaron de marxistas, contempo rizadores de ideolog√≠as anticristianas, instrumento para degradar la fe rebaj√¡ndola a mero compromiso temporal y pol√≠tico.

Afortunadamente el Vaticano II había asumido los resultados de una nueva Exégesis y una nueva Teología que contribuían a recuperar la desfigurada or iginalidad del cristianismo. El concilio Vaticano II fue el espaldarazo oficial a esta cita de consecuencias impre visibles, que generaría un nuevo talante y una nueva man era de ser cristiano.

En esta perspectiva, la Asoc iación de Teólogos entendía que a la teología le agua rdaban tareas ingentes de cambio y "aggiornamento".
# La primera de todas historificar el Evangelio haci√©n dolo o√≠r en medio de la iniquidad que divide al mundo en ricos y pobres, operando como rayo restallante en el mun do opresor y tomando partido por los empobrecidos y oprim idos. Son ellos los mimados de Dios. Las v√≠ctimas, los d esechados son los que parad√≥jicamente anuncian y demanda n un mundo nuevo, los que traen promesas de cambio y rege neraci√≥n, los que se√Īalan al Primer Mundo como concausa nte de la explotaci√≥n y humillaci√≥n de tantos pueblos y de la dignidad ofendida de millones de seres humanos.

# La segunda reconciliar la fe con la raz√≥n y la ci encia, con la terrenalidad y la historia, la democracia y el pluralismo, el amor y la tolerancia, la libertad y la diferencia, lo universal y lo particular. No estamos con denados a exiliarnos de este mundo de Dios, sino a acepta rlo y promoverlo en todo lo que es. Y si uno es cat√≥lico , y adem√¡s con toda legitimidad, con m√¡s legitimidad de be considerar que Dios no es cat√≥lico, ni lo es de ningu na otra denominaci√≥n religiosa, pues Dios no hay m√¡s qu e uno, aunque muchas e inevitables las formas de llegar a El y poseerlo.

# La tercera poner en el centro la dignidad de la persona. La persona, lo primero y lo √ļlt imo, y todo lo dem√¡s subordinado a ella. Que nadie, del rango, lugar u origen que sea, se considere m√¡s que nadi e, ni menos que nadie. Es la elemental revoluci√≥n de Jes √ļs de Nazaret: "Todos vosotros sois hermanos". Siempre, a lo largo de la historia y de las m√¡s diversas culturas , los seres humanos han sido clasificados, pospuestos, vi lipendiados y utilizados con menoscabo de esa dignidad.
# La cuarta, pensar que el mundo futuro que hemos d e construir entre unos y otros: ateos, creyentes de unas u otras religiones, se apoya en una fe com√ļn, universalm ente compartida: la fe en la persona, en su dignidad y de rechos. Y esa fe hay que testimoniarla, exigirla, implant arla como una utop√≠a posible, la √ļnica universalizable. Cada uno, despu√©s, que a√Īada lo que quiera, todo lo qu e considere lo m√¡s propio de su fe, pero comenzando todo s por profesar lo que es contenido real y vinculante de e sa fe com√ļn, base y garant√≠a de la justicia, de la demo cracia y de la paz.

# Y la quinta, suscitar espaci os de b√ļsqueda o duda, la apertura a la trascendencia, s in clausurarnos en el limitado y r√≠gido horizonte de una filosof√≠a racionalista o de un empirismo cientifista.
A m√≠ me cuesta creer que un cient√≠fico no pueda a sombrarse de s√≠ mismo, de la enigm√¡tica maravilla de su existencia, obviamente inexplicable desde s√≠ y por s√≠ y sin apenas razones para poner en ella la raz√≥n de su p ropio comienzo y fundamento. "Si, como ha escrito alguien , el cielo ha quedado vac√≠o de √¡ngeles para abrirse a l a intervenci√≥n del astr√≥nomo y eventualmente cosmonauta ", el cielo de la persona humana no va a ser explorado po r cosmonautas de la tecnolog√≠a, sino por duendes ing√©ni tos del esp√≠ritu. El √©xtasis mismo de la existencia es umbral y condici√≥n para el surgir y creaci√≥n de la teol og√≠a.


Benja mín Forcano. Sacerdote y teólogo


Fuente: Atrio

La Hospitalidad, principio ético de las religiones, por Juan José Tamayo


La hospitalidad es exigenc ia de humanidad, tanto para quien recibe como para el que es recibido, y exige de ambos que sean ante todo humanos y renuncien a su inhumanidad.

Se sit√ļa m√¡s all√ ¡ del etnocentrismo. No conoce l√≠mites ni fronteras. Com porta acoger al pr√≥jimo, al vecino, al compa√Īero, al am igo, al pariente, pero tambi√©n al extra√Īo, al lejano, a l desconocido, al extranjero y, en nuestro caso, al inmig rante. Todos ellos entran en mi mundo y se convierten en pr√≥jimos-pr√≥ximos.

"La hospitalidad ‚Äďafirma Y ves Cattin- pone en marcha unos procesos de conocimiento y reconocimiento rec√≠procos. Siquiera por este motivo es la forma primera y √ļltima del respeto a los derechos hu manos".

Como recuerda Fernando Savater en el ep√≠logo de la 32 edici√≥n de √Čtica para Amador, la palabra "hu√©sped" en castellano significa tanto la persona que se aloja en casa de otro c omo el otro que lo acoge en su casa.

Todos somos forasteros acogidos en una casa que no es la nuestra y an fitriones que acogemos a otros.

Nacer es llegar a un país extranjero. Sin la hospitalidad de los otros, n o podríamos vivir. Sin nuestra hospitalidad tampoco podr ían vivir quienes llegan a la vida después de nosotros.

Todos somos inmigrantes en la tierra. Por eso he mos de tratar a los dem√¡s como desear√≠amos ser tratados , no como a nosotros nos tratan o nos trataron. Es la ley de la reciprocidad.

La hospitalidad entre los se res humanos exige no sólo la acogida del otro, de la otr a, como hermano, como hermana, sino tener la casa abierta y siempre preparada para acoger. La Naturaleza es la cas a, el hogar donde vivimos. Por ello hay que respetarla, c uidarla, no destruirla.

Sin embargo, la actitud h acia la Naturaleza es, con frecuencia, iconoclasta, demol edora. El ser humano, nacido para cultivar celosamente la Tierra, se ha convertido en Sat√¡n de la Tierra, en bio- cida y geo-cida, en homi-cida y etno-cida, afirma con raz √≥n Leonardo Boff.

La hospitalidad exige tambi√©n evitar el dispendio de los recursos naturales, que son l imitados, proteger el medio ambiente y no someterlo a los mecanismos de opresi√≥n. Si los seres humanos tenemos nu estros derechos, tambi√©n la naturaleza tiene los suyos, y deben ser respetados. Y cuanto m√¡s los respetemos m√¡s arm√≥nicamente viviremos en y con ella.

La hospi talidad hacia el extranjero es principio √©tico de las re ligiones. La hospitalidad hacia el extranjero es una virt ud muy extendida en la cultura semita y mediterr√¡nea; m√ ¡s a√ļn, es un rasgo distintivo de esa cultura. En el mun do griego, los extranjeros y mendigos eran tenidos por en viados de Zeus y deb√≠an ser tratados con veneraci√≥n y r espeto como se le trataba a √Čl.

Vamos a centrarn os en el mensaje y la pr√¡ctica de Jes√ļs de Nazaret para con los extranjeros que, por su sentido humanitario, pue den servir de referencia en la elaboraci√≥n de leyes de i nmigraci√≥n.

La pr√¡ctica de la hospitalidad se e ncuentra en el centro de la predicaci√≥n y de la vida de Jes√ļs y en su movimiento de seguidores y seguidoras.

A lo largo de su existencia itinerante de aldea en a ldea, Jes√ļs es acogido en repetidas ocasiones como hu√©s ped en casa de Pedro y Andr√©s (Marcos 1, 22 ss), de Lev√ ≠ el recaudador de impuestos (Marcos 2, 15 ss), de un far iseo, donde una mujer le perfuma (Lucas 7, 36 ss), de Mar ta y Mar√≠a, hermanas de L√¡zaro (Lucas 10, 48 ss).
< br>Las par√¡bolas, g√©nero literario m√¡s frecuente emple ado por Jes√ļs para transmitir su mensaje, se refieren a la hospitalidad (por ejemplo, Lucas 10,34 ss; 11,5 ss). E n una de ellas, quiz√¡ la m√¡s emblem√¡tica del Evangelio , presenta a un Samaritano que atiende a una persona malh erida como ejemplo de acogida y de compasi√≥n para con el pr√≥jimo en apuros (Lucas 10, 25 ss).

Pide que s e acoja de manera hospitalaria a los discípulos que pred ican la Buena Noticia de la liberación por los pueblos y las ciudades de Israel (Mateo 10, 11ss; Lucas 15, 5 ss).

Uno de los momentos claves de la ense√Īanza de J es√ļs en torno a la acogida a los inmigrantes es el discu rso recogido en el evangelio de Mateo (25, 31-46). Ah√≠ a parece cuatro veces la palabra xenos (= extranjero).

La identificaci√≥n de Jes√ļs de Nazaret en este discu rso con los hambrientos, los sedientos, los extranjeros, los harapientos, los enfermos y los presos, es total. El discurso llega a afirmar que negar la hospitalidad, el al imento y la bebida a las personas marginadas es neg√¡rsel a a Cristo, y acoger a los extranjeros, vestir al denudo, dar de beber al sediento y de comer al hambriento es lo mismo que acoger a Cristo. Dios mismo y el propio Jes√ļs son presentados como extranjeros, aun cuando no se emplee el t√©rmino xenos (extra√Īo, extranjero) (Juan 8,19; 8,1 4.25ss; 9,29s).

La emigraci√≥n de Jes√ļs de Nazaret

El eva ngelio de la infancia de Mateo presenta a Jes√ļs de Nazar et, hijo de Jos√© y de Mar√≠a, como un ni√Īo que tiene qu e emigrar a Egipto con su familia, por miedo a que lo mat e Herodes, quien tem√≠a que pudiera destronarlo y hacerse con la realiza de Israel. As√≠ pudo librarse de la matan za de los inocentes.

Se trata de un g√©nero liter ario peculiar, el de los relatos de la infancia de Jes√ļs , cuyo objetivo es establecer el contraste entre los or√≠ genes humildes del h√©roe y su encumbramiento. En esta el aboraci√≥n teol√≥gica, el narrador quiere subrayar la rea leza, la mesianidad de Jes√ļs en conflicto con la espuria realeza de Herodes; para ello recurre a las profec√≠as d el Antiguo Testamento, que ve cumplidas en Jes√ļs de Naza ret.

Se refiere concretamente a un texto del prof eta Oseas que habla del amor de Dios por Israel: "Cuando Israel era ni√Īo, lo am√©, y de Egipto llam√© a mi hijo" (Oseas 11,1). Un paralelo de este relato se encuentra en la infancia de Mois√©s, narrada por las tradiciones rab√≠ nicas; anunciado por magos su nacimiento, el fara√≥n da o rden de matar a todos los reci√©n nacidos.

La vid a de Jes√ļs se caracteriza por la itinerancia y el peregr inar de Galilea, regi√≥n pobre, rebelde, revolucionaria a Judea, centro religioso y pol√≠tico, con su capital en J erusal√©n, donde fue crucificado. Jes√ļs renuncia a un lu gar fijo de residencia. Los caminos son su lugar natural. John Dominic Crossan lo compara con los fil√≥sofos c√≠ni cos griegos y lo presenta de manera muy sugerente como un "campesino jud√≠o". M√¡s a√ļn, vive en constante huida.


Juan Jos√© Tamayo es Director de la C√¡tedra de Teolog√≠a y Ciencias de las Religiones.
Universidad Carlos III de Madrid.

Texto entresacado del libro "Culturas y rel igiones en di√¡logo" de Juan Jos√© Tamayo y Mar√≠a J os√© Fari√Īas, (Editorial S√≠ntesis, Madrid, 2007). Cap√≠ tulo "LA INMIGRACI√ďN EN EL HORIZONTE DE LAS RELIGIONES"< /span>


Fuent e: Fe adulta

viernes 7 de septiembre de 2007

C ambio clim√¡tico: tratado mundial en peligro.


APEC: ¬¡Act√ļen contra el cambio clim√¡tic o!

Este fin de semana, l√≠deres de 21 pa√≠s es, entre ellos responsables de 21% de los gases que caus an el calentamiento global, se reunir√¡n en Sydney, Austr alia, durante la cumbre APEC (Cooperaci√≥n Econ√≥mica de Asia-Pac√≠fico). La reuni√≥n se ha convertido en el epice ntro de un important√≠simo debate sobre el cambio clim√¡t ico donde se enfrentan dos puntos de vista distintos‚ÄĒun o que busca objetivos de reducciones de CO2 estrictos y c oncretos, y otro que propone medidas 'voluntarias' ; que no llevar√¡n a nada.

Estamos planeando un gr an espect√¡culo en Sydney junto con activistas australian os del grupo GetUp en la simb√≥lica gran barrera de coral , amenazada por el cambio clim√¡tico. Para parar los avan ces de √©ste 'eje del calentamiento global' compu esto por EE.UU., Australia y los dem√¡s pa√≠ses que se un an, queremos llamar la atenci√≥n de los medios de comunic aci√≥n y entregar nuestra masiva petici√≥n de cambio clim √¡tico a varios mandatarios. Por favor, ay√ļdanos a pasar el medio mill√≥n de firmas. Si no lo has hecho, firma la petici√≥n. Si ya firmaste, env√≠ala a cinc o amigos y p√≠deles que firmen.

M√¡s de 400.000 pe rsonas ya firmamos y el viernes, vamos a colocar un lienz o flotante de 144 metros cuadrados en Bondi Beach en Sidn ey, con un s√≠mbolo de un objetivo, haciendo referencia a los objetivos obligatorios de gases contaminantes que bu sca nuestra petici√≥n. Para atraer a los medios, un grupo de 'surfers' se encargar√¡ de extender otro enor me lienzo en el mar sobre la gran barrera de coral, la cu al, seg√ļn los expertos, ser√¡ destruida por el cambio cl im√¡tico antes del 2030. Miles de personas se han unido e nviando fotos del 'objetivo' desde distintas part es del mundo, muchas de ellas amenazadas tambi√©n por el calentamiento global.

George Bush y el australiano John Howard buscan arruinar las posibilidades de un nuev o tratado global obligatorio, y quieren convencer a otros gobiernos en APEC de unirse a lo que llamamos el "e je de calentamiento global." Pero la opini√≥n de amb os esta muy lejos de ser la del la mayor√≠a de sus votant es, y a la del resto del mundo. Queremos reforzar los esf uerzos de l√≠deres como la Premier Ministra de Nueva Zela nda, Helen Clark quien ha prometido a Avaaz que luchar√¡ por un nuevo acuerdo obligatorio pos-Kyoto. Gobiernos de otros pa√≠ses de APEC todav√≠a podr√≠an apoyar un tratado contra el cambio clim√¡tico si escuchan a medio mill√≥n de voces decir que solamente los objetivos obligatorios p odr√¡n prevenir una crisis clim√¡tica.

La cumbre A PEC es la primera de una serie de reuniones de alto nivel antes de la gran conferencia en Bali, Indonesia, √©ste d iciembre, en la que se empezar√¡ a redactar el nuevo acue rdo pos-Kyoto. Lo que suceda en Australia puede marcar el ritmo de los pr√≥ximos meses‚ÄĒy si nos movilizamos, pod emos guiar el proceso en la direcci√≥n correcta. Ya lo hi cimos, unidos, durante el G8 y podremos hacerlo de nuevo.

Todos los expertos cient√≠ficos est√¡n de acuerdo : hoy tenemos la oportunidad de parar una cat√¡strofe‚ÄĒn o la desperdiciemos. Por favor, corre la voz ahora mismo.

Petición A los Líderes Mundiales:
El cambio clim√¡tico es la ame naza m√¡s grande que enfrenta nuestro mundo actualmente - - y ya casi no tenemos tiempo para detenerla. Deben resol ver este problema ahora, juntos y con determinaci√≥n. Est e a√Īo, deben llegar a un un nuevo acuerdo global; Establ ecer objetivos globales obligatorios para las emisiones c ontaminantes y asi impedir cambios clim√¡ticos catastr√≥f icos; Y tomar medidas valientes inmediatamente - nosotros nos uniremos a sus esfuerzos.

Firma la petición aquí

Fuente: Avaaz.org

Campa√Īa contra las Bombas de Racimo

Bo mbas de Racimo. Espa√Īa las fabrica.

El objetivo de esta < a href="http://www.cosasdeladiplomacia.info/bombas-de-rac imo-campana/">campa√Īa es conseguir que Espa√Īa ratif ique en 2008 un tratado en contra de las bombas de racimo , un arma de efecto indiscriminado, y en favor de sus v√≠ ctimas. Un acuerdo tajante.

Las bombas de racimo suponen un peligro para los civiles en un conflicto b√©l ico debido a su imprecisi√≥n y a su amplia dispersi√≥n. E sta falta de distinci√≥n entre objetivos civiles y milita res atenta contra los principios del Derecho Internaciona l Humanitario. Pero no solo eso sino que las bombas de ra cimo se convierten, posteriormente, en una suerte de mina s antipersona. Mucho m√¡s peligrosas que √©stas ya que si las minas necesitan ser pisadas para estallar, la submun ici√≥n de las bombas de racimo pueden activarse de muchas maneras, incluso por el viento. Sin olvidar que, por su forma y color, resultan atractivas para los ni√Īos, quienes se han converti do en sus principales v√≠ctimas en todo el mundo.

Hay que parar esto. Para hacerlo se ha iniciado un pr oceso encabezado por Noruega, el proc eso de Oslo, que en su declaraci√≥n establece como me ta la ratificaci√≥n de un tratado para erradicar estas ar mas que provocan un da√Īo y un sufrimiento desproporciona dos. Espa√Īa se ha unido a este proceso pero ya en la reu ni√≥n que tuvo lugar en Lima durante el mes de mayo pasad o ha mostrado reticencias a conseguir un tratado que proh √≠ba todos los tipos de bombas de racimo.

En parti cular, Espa√Īa ha intentado que se deje fuera del tratado aquellas bombas de racimo cuya submunici√≥n tenga un mec anismo de autodestrucci√≥n. Esto no parece aceptable. Dic hos mecanismos fallan. El porcentaje de submunici√≥n sin estallar en las bombas de racimo puede llegar a alcanzar el 25%. En los bombardeos de verano de 2006 sobre el L√≠b ano, el ratio de peque√Īas bombas sin estallar alcanz√≥ c otas de entre el 30 y 40% seg√ļn los expertos en desminad o de Naciones Unidas en la zona.

Los ciudadanos, y en especial los blogueros espa√Īoles, deber√≠amos unirno s para exigir la firma de un tratado sin excepciones. Un tratado que termine de una vez y para siempre con estas b ombas crueles. Conseguir que Espa√Īa deje atr√¡s sus reti cencias y se ponga a la cabeza de este movimiento est√¡ e n nuestras manos. La convicci√≥n de uno no basta, la deci si√≥n de algunos es precisa, la voz de muchos es indispen sable.


C√≥mo participar en la campa√Īa

-Envía una carta
Escribe a tus representantes en la C omisi√≥n de Exteriores del Congreso expres√¡ndoles tu pre ocupaci√≥n sobre la posici√≥n espa√Īola el proceso de Osl o. Y aqu√≠ los emails de los miembros de la Comisi√≥n:

M¬™ Rosario F√¡tima Aburto Baselga (Grupo Socialista ) fat ima.aburto@...
Gustavo Manuel de Ar√≠stegui y San Rom√¡n (Grupo Popular) gustavo.aristegu i@...
Rosa María Bonàs Pahisa (Grupo Esquerra Republicana) rm.bonas(arroba)diputada.con greso.es
Josep Antoni Duran i Lleida (Grupo Catal√¡n) jaduran(arroba)diputado.congreso.es
Josu I√Īaki Erk oreka Gervasio (Grupo Vasco) - No tiene email disponible en la p√¡gina del Congreso
Bego√Īa Lasagabaster Olaz√¡ bal (Grupo Mixto) bego.lasagabaster(arroba)diputada.congr eso.es
Gaspar Llamazares Trigo (Grupo Izquierda Unida ) gaspar.llamazares@...

Aqu√ ≠ tienes una carta tipo que que puedes utilizar.

< span style="font-style: italic;">Estimado Sr. / Estimada Sra. [Nombre del diputado],

Le escribo para expre sarle mi preocupaci√≥n por la posici√≥n espa√Īola en el a ctual proceso de Oslo.

Como sabr√¡ las bombas de r acimo suponen un peligro para los civiles en un conflicto b√©lico debido a su imprecisi√≥n y a su amplia dispersi√ ≥n. Esta falta de distinci√≥n entre objetivos civiles y m ilitares atenta contra los principios del Derecho Interna cional Humanitario. Pero no solo eso sino que las bombas de racimo se convierten, posteriormente, en una suerte de minas antipersona. Mucho m√¡s peligrosas que √©stas ya q ue si las minas necesitan ser pisadas para estallar, la s ubmunici√≥n de las bombas de racimo pueden activarse de m uchas maneras, incluso por el viento. Sin olvidar que, po r su forma y color, resultan atractivas para los ni√Īos, quienes se han convertido en sus principales v√≠ctimas en todo el mundo.

A principios de este a√Īo se inici √≥ un proceso encabezado por Noruega, el proceso de Oslo, que en su declaraci√≥n establece como meta la ratificaci √≥n de un tratado en 2008 para erradicar estas armas que provocan un da√Īo y un sufrimiento desproporcionados. Esp a√Īa se ha unido a este proceso pero ya en la reuni√≥n qu e tuvo lugar en Lima durante el mes de mayo pasado ha mos trado reticencias a conseguir un tratado que proh√≠ba tod os los tipos de bombas de racimo.

En particular, E spa√Īa ha intentado que se deje fuera del tratado aquella s bombas de racimo cuya submunici√≥n tenga un mecanismo d e autodestrucci√≥n. Esto no parece aceptable. Estos mecan ismos fallan. El porcentaje de submunici√≥n sin estallar en las bombas de racimo puede llegar a alcanzar el 25%. E n los bombardeos de verano de 2006 sobre el L√≠bano, el r atio de peque√Īas bombas sin estallar alcanz√≥ cotas de e ntre el 30 y 40% seg√ļn los expertos en desminado de Naci ones Unidas en la zona.

Me dirijo a usted, en prim er lugar, para conocer su postura, y la de su partido, so bre esta cuesti√≥n; en segundo lugar, para instarle a con seguir que Espa√Īa ratifique un tratado a favor de la eli minaci√≥n total de estas armas. Sin excepciones.

Q uedo a la espera de su respuesta.

Atentamente,

[Su nombre]

Cuando envíes la carta, pu blícala en tu blog y deja un comentario en Cosas de la Diplomacia para tener constancia de la misma.

-Postea so bre Bombas de Racimo

En posts anteriores de Cosas de la Diplomacia puedes encontrar muchos e interesantes e nlaces:

Bomba s de Racimo: la Convicción de Uno no Basta

Bombas de Racimo: Armas Fuera de C ontrol
Esto es urgente. Hay que Evitar Otra Crisis Humanitaria .


Fuente : Cosas de la Diplomacia

"Roma quiere enterrar el Vaticano II" . Benjamín Forcano, organizador del XXVII Congreso de Te ología


Lleva m√¡s de 40 a√Īo s en la brecha de la liberaci√≥n. Nacido en 1935 en Anent o (Zaragoza), el claretiano Benjam√≠n Forcano no se cansa de luchar por los m√¡s pobres del Reino. A pesar de que hace a√Īos que le llueven los "palos" jer√¡rquicos. Cerra ron la revista que dirig√≠a, "Misi√≥n abierta", y metiero n en el √≠ndice su libro "Nueva √©tica sexual". Pero √©l se mantiene firme con la amistad de Sobrino, Boff o Casal d√¡liga. Hoy inaugura, junto a sus compa√Īeros de la Asoc iaci√≥n de Te√≥logos Juan XXIII, el XXVII Congreso de Teo log√≠a, "el acontecimiento religioso m√¡s importante de E uropa". Y, sin pelos en la lengua, asegura que "Roma quie re enterrar el Concilio" y que "hay obispos espa√Īoles de l PP".

Forcano se muestra orgulloso de que el Cong reso siga vivo. Con 27 ediciones, nada menos. "Es, sin du da, el acontecimiento religioso m√¡s importante de Europa ". Su objetivo es "abrir los ojos a la realidad, para no caer en el pecado de hacer una teolog√≠a evasionista".

Por eso, este a√Īo, su lema es el b√≠blico "Fui extr anjero y me acogisteis". Porque, seg√ļn el te√≥logo moral ista, "los emigrantes son precursores de un mundo nuevo, en el que cada vez va creciendo m√¡s la conciencia de la Humanidad en la creencia en el ser humano, independientem ente de qui√©n sea y de d√≥nde venga".

Va creciend o esa conciencia nueva, pero a golpes. "En Espa√Īa, hemos olvidado nuestra propia experiencia de los a√Īos 60. Y e l inmigrante sigue estando aqu√≠ a la intemperie. A pesar de que este pa√≠s siga siendo sociol√≥gicamente cat√≥lic o y a pesar de los esfuerzos de los sucesivos Gobiernos d emocr√¡ticos".

Y es que, para un cristiano, acoger al inmigrante es un "deber esencial y primordial". Y com o ciudadanos, "tenemos que caminar hacia la ciudadan√≠a u niversal", porque "ning√ļn ser humano es ilegal".

Con estos y otros temas parecidos, el Congreso ("historia de la teolog√≠a espa√Īola viva") se mantiene, a√Īo a a√Ī o, en torno a los 1.200 participantes. De toda Espa√Īa. Y de toda clase y condici√≥n. Un "foro libre" de reflexi√≥ n, debate y di√¡logo.

¬¿Por qu√© no est√¡n los obi spos en un encuentro tan importante de cristianos militan tes? "Hay consigna de que no asista nadie. Y eso que, si viniese alg√ļn obispo, el que fuese, ser√≠a acogido como un hermano".

Y Benjam√≠n recuerda al "a√Īorado" mo nse√Īor Os√©s, el √ļnico, junto a Alberto Iniesta, que se atrev√≠a a ir al Congreso. Y el te√≥logo se pregunta: "¬ ¿Por qu√© asisten regularmente a las reuniones de los dem √¡s movimientos religiosos y a las nuestras, no? Ser√≠a u na alegr√≠a que se pudiese dar aqu√≠ tambi√©n la misma si mbiosis que se da en Brasil entre prelados, te√≥logos y f ieles de la liberaci√≥n".

En cambio, s√≠ est√¡ pre sente todos los a√Īos, con una carta, el obispo-profeta, Pedro Casald√¡liga. Y otros "profetas" m√¡s chicos o de c asa. Como el cura de Entrev√≠as, Enrique de Castro, que i naugurar√¡ esta tarde el Congreso. "Es el ejemplo acabado de una parroquia abierta, evang√©lica e integradora de l os inmigrantes. Una parroquia en la que se cumple a la pe rfecci√≥n el lema evang√©lico. Un emblema para todos".

Por eso mismo, Forcano est√¡ convencido de que "el c onflicto con el cardenal Rouco va a acabar bien. Me cuest a creer que Rouco sea excluyente hasta ese extremo. M√¡s bien creo que recibi√≥ presiones de Roma, dado el clima d e involuci√≥n que estamos viviendo".

Porque, seg√ļ n Forcano, el objetivo del papado de Benedicto XVI es "ce rrar el ciclo involutivo, comenzado por Juan Pablo II y p or el propio Ratzinger cuando era prefecto de la Doctrina de la Fe". "Desde Roma y en Espa√Īa se est√¡ queriendo e nterrar el Concilio o, al menos desvirtuarlo. Hace a√Īos que el actual Papa ya dijo que el postconcilio hab√≠a sid o una hecatombe para la Iglesia", a√Īade.

A su jui cio, antes había "un mayor pluralismo y espacio para la crítica. Ahora se intenta imponer un uniformismo total. Los obispos no se apartan de las consignas de Roma".
< br>Un clima gen√©rico de involuci√≥n que se plasma en Esp a√Īa en actitudes y decisiones concretas. Muchas y muy se rias. Por ejemplo, "hay obispos claramente alineados con las tesis del PP. Y el bot√≥n de muestra es la asistencia de 19 de ellos a la manifestaci√≥n contra las parejas ga ys. Al tomar partido, los obispos rompen la comuni√≥n y s u funci√≥n de ser puentes y obispos de todos".

Otr o botón de muestra es la "guerra de la Educación para l a Ciudadanía". Porque, el asunto no tiene, a su juicio, "vuelta de hoja", pero algunos obispos "tienen nostalgia del dominio social que la Iglesia tuvo en el régimen de cristiandad, olvidando la autonomía de las realidades te mporales del Vaticano II".

Y el te√≥logo sigue des granando ejemplos de esta nueva cruzada. Como la pr√≥xima canonizaci√≥n de los m√¡rtires de la guerra civil. Y eso que le toca muy de cerca. Porque compa√Īeros suyos clare tianos, muy j√≥venes, de Barbastro, fueron asesinados por los rojos y √©l particip√≥, hace a√Īos, en la exhumaci√≥ n de sus cad√¡veres. Y al recordar su ejemplo, se le hume decen los ojos y se emociona: "¬¿Por qu√© se mat√≥ a esta gente absolutamente inocente?". Y se atreve a avanzar qu e por dos cosas: "Por odio a la fe y tambi√©n por odio a una instituci√≥n que tom√≥ partido abiertamente por un ba ndo".

O ejemplos m√¡s superficiales, pero tambi√©n significativos del clima involutivo actual, como "la pre sencia del cardenal Ca√Īizares con capa magna en la orden aci√≥n de unos sacerdotes italianos pr√≥ximos a Lefebvre. Es el colmo de la desfachatez y de la involuci√≥n".
< br>En el polo opuesto de esta Iglesia espa√Īola que camin a hacia atr√¡s, Benjam√≠n relata, entusiasmado, su partic ipaci√≥n en un recuente encuentro de te√≥logos y laicos e n Venezuela, donde descubri√≥ que "s√≥lo se dicen mentira s y patra√Īas contra Hugo Ch√¡vez". Y descubri√≥ tambi√©n en los "ranchitos" que rodean a la ciudad, que "hay que tener una ira sagrada contra una situaci√≥n que cada vez aumenta m√¡s la miseria de los pobres y la riqueza de los ricos. Hay que liberar al pueblo". Y sus palabras suenan como los gritos de los profetas del Antiguo Testamento.< br>

Fuente: Art√ ≠culo de Jos√© Manuel Vidal en Religi√≥n D igital

Vídeo: Ella, Bebe

martes 4 de sep tiembre de 2007

XXVII Congreso de Teología: Fui inmigrante y me acogisteis. Benjamín Forcano


¬¿Y cu√¡l es el objetivo fundamental d e este XXVII Congreso?

Benjam√≠n Forcano: Para nadie es una novedad el fen√≥meno de la inmigraci√≥n. En nuestros pa√≠ s desde 1985 hemos recibido a m√¡s de cuatro millones de emigrantes. Nadie ignora tampoco que ese fen√≥meno es una realidad dolorosa. Sin embargo, la cuesti√≥n est√¡ en qu e esa realidad no es bien entendida por los que la recibe n y son muchos lo que claman contra ella y la repudian. E ste fen√≥meno, en nuestra sociedad globalizada, se hace c ada vez m√¡s masivo y, a la vez, aumenta la conciencia de que las pol√≠ticas mayoritarias existentes son limitativ as e injustas. No deben tolerarse y hay que introducir en ellas cambios radicales.

Analizar cu√¡l es el ori gen de las migraciones, sus caracter√≠sticas actuales, su s causas reales , las soluciones que deben aplicarse y, s obre todo, los cambios que deben operarse en los ciudadan os que la reciben, es el objeto central de este XXVII Con greso de Teolog√≠a.

Como Congreso cristiano que es , el lema es inequ√≠voco y sin connotaciones: "Fui inmigr ante y me acogisteis". Mira por donde el nuevo marco de l a condici√≥n humana como persona y ciudadano universal, r eafirma lo primario y esencial: somos iguales y diferente s, pero la comunidad de identidad es com√ļn y mayor que l a diferencia que es secundaria y accidental, hasta el pun to de que nuestra generaci√≥n es la primera considerada c omo la generaci√≥n planetaria o terr√≠cola.

La ciu dadan√≠a, por brotar de la persona, es universal y, por l o mismo, rebasa y relativiza todo nacionalismo y particul arismo. Ah√≠, en esa ra√≠z, es donde Jes√ļs de Nazaret po ne la vista y fundamenta una convivencia fraternal, justa y pac√≠fica, cuestionando todas las pol√≠ticas que discr iminan y humillan al ser humano.

Ning√ļn ser human o es ilegal y tiene derecho a residir en cualquier lugar , con todos los derechos y deberes propios de un ciudadan o. Por ello, un ser humano sin papeles es un don nadie, s in derecho a la vida y a que se le reconozcan sus derecho s.

Conjugar estos principios con la realidad y hac erlos compatibles es tarea moral de todo Estado que debe hacerla efectiva y razonable a través de leyes justas.
27 CONGRESOS DE TE OLOG√ćA PARA CRISTIANOS DEL SIGLO XXI

Somos muchos los que hemos asistido a los 26 Congresos de Teol og√≠a, iniciados en el 1981. Bastar√≠a asomarse al rico p anel de los 25 vol√ļmenes publicados, para apreciar la b√ ļsqueda y los senderos recorridos en ese vasto caminar. E n su comienzo, ante la asistencia de casi 2000 participan tes, hubo personalidades que los se√Īalaron como un acont ecimiento excepcional en Espa√Īa y en Europa. Desde enton ces, nunca el n√ļmero de participantes ha bajado de 1.200 . Eso da idea de los miles y miles que, por s√≠ mismos o por representaci√≥n, han seguido esos Congresos.

E n buena medida, hay rostros que no fallan y, a√Īo tras a√ Īo, se dan cita para reencontrarse, animarse y seguir pro gresando. Por estos Congresos han pasado decenas de movim ientos, colectivos, ponentes, comunicantes, perteneciente s a los m√¡s diversos √¡mbitos del saber y, en especial, del de la teolog√≠a. La f√≥rmula ha sido combinar convive ncia, doctrina actualizada, reflexi√≥n, di√¡logo, liberta d, celebraci√≥n-oraci√≥n, profec√≠a, renovaci√≥n, comprom iso. Los "medios", una vez m√¡s otras menos, se han hecho eco de la incisiva novedad de este gran sector cristiano para la transformaci√≥n de la sociedad y la iglesia.

26 VOLUMENES PUBLICA DOS

Congresos de Teología
1. Teología y Pobreza
2. Esperanza de los pobres, Esperanza cristi ana
3. Los cristianos y la Paz
4. Cristianos en un a sociedad democr√¡tica
5. Dios de Vida , ídolos de m uerte
6. Iglesia y Pueblo
7. Los laicos en la Socie dad y en la Iglesia
8. Utopía y Profetismo
9. Igle sia y Derechos humanos
10. Dios o el Dinero
11. V Centenario: Memoria y Compromiso
12. Y… Dios creó a la mujer
13. Etica universal y Cristianismo
14. Ma rginación y Cristianismo
15. Ecología y Cristianismo
16. Evangelio e Iglesia
17. Inmigración y Cristia nismo
18. Neoliberalismo y Cristianismo
19. El Cri stianismo ante el siglo XXI
20. El Cristianismo en un mundo plural y conflictivo
21. Democracia y pluralismo en la Sociedad y en las Iglesias
22. Cristianismo y G lobalización
23. Cambio de Valores y Cristianismo
24. Espiritualidad para un Mundo Nuevo
25. Cristianis mo y Violencia
26. Cristianismo y Bioética
27. Fui emigrante y me acogisteis

Fechas: Del 6 al 9 de s eptiembre
Lugar: Salón de actos de Comisiones Obrera s
C/ Lope de Vega, 40 ‚Äď 28014 Madrid

RECUERDA que, incluyendo en la matrícula las ACTAS,
te costar √¡n 6 euros menos.

CENTRO EVANGELIO Y LIBERACI√ďN


Fuente: Benjamín Forcano

Vídeo: Sénégal Fast Food, Manu Chao

Vídeo: Clandestino, Ma nu Chao

¿Quieres&nb sp;ver tu publicidad aquí?



< /tr>
Crea tu propia Red Social de Noticias< /a>
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com

=™íóNłųě9Ŗm5◊ŌwųmxŘě7