Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4021 al 4050 
AsuntoAutor
Signos en el Cielo Proyecto
Se acerca la epoca Proyecto
Luz del Alma - Rev Proyecto
Contacto Global . Proyecto
Fwd: Filmmaker Dav Proyecto
'Cita inaplazable' Proyecto
Agradecimiento e i Proyecto
Observen noviembre Guillerm
sanaciones gratuit Carmen
Acelerando el camb Guillerm
nternational Cerem \(\(¯`·.
La Ley de Periodi Sabidurí
Proyecto de Luz pa Proyecto
Carrera de Terapeu Alejandr
La onda encantada Proyecto
Meditacion sugerid Proyecto
Cronograma del Con Proyecto
Material de Audio Alejandr
Los elementales c Sabidurí
MAYA-BAALAM-KIN - Sergio C
Maui Papers 3 -Qua Proyecto
Illuminati: inquis Proyecto
Luz del Alma - Rev Proyecto
Chief Arvol Lookin Proyecto
RESPUESTA AL MENSA david
Júpiter no espera Guillerm
Analogía de los S Sabidurí
Los 'asuras' cons Sabidurí
link video RESPUES david
saludos y agradeci Humberto
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4092     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Los elementales constructores de la tierra - Gnomos - Fenómenos climáticos actuales
Fecha:Viernes, 9 de Noviembre, 2007  23:54:34 (-0300)
Autor:Sabiduría Arcana <bvr @..........ar>


 
Los elementales de la Tierra
 

Son aquellas fuerzas dévicas que manipulan las energías etéricas que convenientemente substanciadas constituyen las distintas gradaciones del Reino mineral. Existen en increíbles cantidades y en multiplicidad de formas y características, desde las que construyen las piedras, el elemento sólido que constituye la osamenta del planeta, hasta las que operan a través de los minerales dotados de radiactividad, pasando por los devas especializados que construyen la extensa gama de piedras preciosas. Los elementales de la tierra más conocidos son los llamados GNOMOS, de forma muy parecida a la que vemos reflejada en los cuentos infantiles, aunque dotados de un poder superior al que se les asigna corrientemente y bastante más difíciles de ser contactados de lo que usualmente se cree, a pesar de que ellos se esfuerzan por establecer contacto con los seres humanos. Habitan en el interior de las piedras, en las profundidades del suelo y en los huecos de los grandes árboles.

 

Tales devas constructores existen en todos los niveles del plano físico denso constituyendo de manera misteriosa la fuerza gravitatoria de los cuerpos. Desde las formas semietéricas de los devas inferiores que construyen las piedras, perceptibles a veces a los sentidos físicos, hasta aquellas que pertenecen a los que se expresan por medio de la "geometría luminosa", especializados en la construcción de las piedras preciosas con poderes talismánicos, hay una increíble profusión de formas dévicas en el mundo físico que el investigador esotérico debe tratar de distinguir y de clasificar, por cuanto al analizar su forma y el carácter específico de su misión en la Naturaleza preparará el camino para una nueva Ciencia física de los elementos químicos.
 

Fuente: Las Fuerzas Ocultas de la Naturaleza, de Vicente Beltrán Anglada, pp. 63

 

 


 
Espíritus de la Tierra



Espíritus de la Tierra  – Gnomos


Se los denomina generalmente GNOMOS y puede vérseles corretear por los prados, por los campos y por los bosques. Adoptan a veces una figura casi humana, singularmente aquellos que viven en las cercanías de las casas de campo o fincas con muchos árboles, sintiendo una especial predilección por los niños con los cuales les gusta jugar y adoptando frecuentemente, ya que son grandes imitadores, las formas de las criaturas y aún de las personas mayores auque visiblemente deformadas y a veces estrafalariamente vestidas. La misión de los GNOMOS es el crecimiento de las plantas y el lento desarrollo de las piedras de la superficie de la tierra en cuyas interioridades viven, pero pueden habitar también en el interior de los árboles secundando la labor de los devas constructores del Reino vegetal que cuidan del desarrollo de los mismos. En la parte superior de la página ilustrada puede contemplarse a un espíritu de la tierra aportando substancia etérica que incorpora a cualquier vegetal en proceso de crecimiento. Las demás figuras corresponden a especies distintas de GNOMOS. Algunos, como podrá observarse, adoptan formas típicamente vegetales. Los hay prácticamente de todos los colores, aunque predominana los que constituyen su elemento natural, el verde de la Naturaleza, el de las piedras que les sirven de habitáculos y el de la tierra de los lugares en donde habitualmente residen y trabajan.

 

Fuente: Las Fuerzas Ocultas de la Naturaleza, de Vicente Beltrán Anglada  Sector imágenes dévicas.

 

 

 

 


 
 Las Formas etéricas de los Devas, cuyas vidas constituyen
misteriosamente
los Cuatro Elementos básicos de la Naturaleza

 

 

Estas formas fueron examinadas en el primer libro sobre este Tratado y clasificadas en orden a: Gnomos, o espíritus de la tierra; Ondinas, o espíritus del agua; Salamandras, o espíritus del fuego, y en Silfos o Sílfides, los espíritus del aire, teniendo en cuenta que cada uno de estos cuatro tipos de espíritus elementales posee infinidad de especies o variantes en el sentido de las formas que pueden ser perceptibles a la visión etérica.

 

Hemos seleccionado intencionadamente algunas de las formas más corrientes de estos tipos de devas, advirtiendo al lector que cada deva posee una característica definida de acuerdo con la calidad del elemento dentro del cual vive, se mueve y actúa. Los espíritus de la tierra están especializados en el trabajo de mantener la cohesión en el Reino mineral, debiendo tener presente que existen espíritus de la tierra o elementales constructores en materia densa cuyas características son casi desconocidas aún para el investigador entrenado en el arte oculto de la observación dévica, y deben ser percibidos utilizando la clarividencia mental enfocándola en las capas más profundas del suelo.

 

Son apreciadas así en ciertas especiales circunstancias unas extrañas criaturas, de no muy agradable aspecto, que habitan en las grandes y profundas simas planetarias, en los insondables e insólitos abismos subterráneos y en los oscuros laberintos situados en las capas más hondas del suelo. La misión de tales elementales, algunos de ellos de forma casi humana, aunque de gigantescas proporciones, es permitir "la aireación" del vasto cuerpo de la Tierra.

 

Cuando se hunde alguna de estas inmensas cuevas subterráneas se originan los terremotos y los maremotos, las precipitaciones de tierra, los aludes, etc., y los daños que originan en la superficie y las pérdidas de vidas humanas nos informan de una ley kármica sabiamente manejada por Aquéllos que son los Responsables Augustos del destino planetario. Estas criaturas dévicas de las grandes profundidades manejan un extraordinario poder en el nivel etérico en donde actúan. Sus cuerpos están construidos de materia semidensa y trabajan –buscando aquí su analogía más sencilla de acuerdo con nuestros conocimientos– a la manera de los topos, es decir, construyendo cuevas, galerías, subterráneos y profundísimas grutas. Puede percibírseles en grandes grupos o concentraciones trabajando intensamente en aquellos "lugares del planeta" donde por "presión kármica" deben producirse grandes cambios o reajustes en su superficie. Como he dicho anteriormente, algunos de tales Devas son de gran tamaño y, al parecer, constituyen una Jerarquía que comanda o dirige a otras fuerzas menores en la labor de ajustar el proceso kármico a las necesidades evolutivas del Planeta, el cual, como sabemos, es el Cuerpo físico del Logos planetario de nuestro Esquema Terrestre.

 

Hay también otros espíritus de la Tierra de carácter benevolente y de muy agradable aspecto que cuidan del proceso de vivificación del Reino vegetal mediante la creación o substanciación, en unión de cierto grupo de Ondinas, de aquella misteriosa substancia alquímica técnicamente definida como SAVIA. La SAVIA es el licor de la Vida para el Reino vegetal, fraguándose en las profundidades del suelo, y cada una de las especies vegetales, sea cual sea su evolución, sensibilidad o naturaleza, posee su propia SAVIA. Deberemos referirnos aquí, por tanto, a los múltiples y diferenciados espíritus de la tierra que trabajan para cada especie de árbol, de vegetal o de planta, así como al considerable grupo de Ondinas especializadas que cooperan con aquéllos para producir el determinado jugo vital, merced al cual se estructura la totalidad del Reino. Cuando una planta, un árbol o una simple hierba han surgido a la superficie, maravillosamente impelidas por la fuerza atractiva del Sol, el único y verdadero Dador de Vida en la Naturaleza, entran en actividad los Silfos, o espíritus del aire, los cuales, de acuerdo con las distintas especies, "pigmentan las flores y sazonan los frutos" y contribuyen así a la obra mágica, aunque de orden natural, mediante la cual la vida infinita del Universo queda substanciada para cumplimentar el destino de cualquier especie evolutiva en los inconmensurables confines de aquella Alma Grupo que en su totalidad llamamos el Reino Vegetal.

 

Fuente: La Estructuración Dévica de las Formas, de Vicente Beltrán Anglada, pp. 61-63

 


 
Formas etéricas de algunos Espíritus de la Tierra
 

 

Espíritus de la Tierra



Como podrá observarse en el grabado, tales "espíritus de la tierra" adoptan vagamente la figura humana, siguiendo ciertas leyes definidas en el orden evolutivo de la Naturaleza. Los espíritus de la tierra constituyen una variedad –aunque menos evolucionada– dentro de la gran familia de los GNOMOS. No hay lugar en la Tierra en donde las condiciones climatológicas no permitan el desarrollo de la más leve brizna de hierba, que tras de su germinación y desenvolvimiento natural no se halle oculta la obra de los espíritus de la tierra. Invisibles al ojo humano corriente, suelen aparecer y hacerse visibles a la visión inocente de los niños, quienes poseen todavía visión oculta, y a la de los seres humanos de elevada integración espiritual que han desarrollado clarividencia en las regiones etéricas del espacio. Estos espíritus de la tierra actúan generalmente en grandes concentraciones, ya que perteneces a un alma grupo dentro del reino de los Devas, confinada en la primera región etérica del plano físico. Gracias a su actividad natural, la tierra puebla de verdeantes prados, de toda clase de arbustos y de la extensísima variedad de plantas silvestres. Su obra puede ser apreciada también en la germinación y desarrollo de las humildes semillas, plantadas en cualquier maceta o lugar en nuestros hogares en donde el aire y el sol puedan penetrar. He ahí una obra mística de la Naturaleza, un eterno milagro de estas pequeñas criaturas del éter que todavía no hemos logrado apreciar.

 

Fuente: La Estructuración Dévica de las Formas, de Vicente Beltrán Anglada  Sector imágenes dévicas.

 

 

 

 

 


 

 

Fenómenos climáticos actuales

Vicente Beltrán Anglada:  El hombre es el constructor de la naturaleza aunque no se dé cuenta, y la naturaleza Últimos incendios en Californiacumplirá su verdadera función cuando el ser humano esté tratando de organizarse socialmente hablando, en forma colectiva. ¿Por qué existen inundaciones, volcanes, terremotos y conmociones sociales? Porque el ser humano que es el centro de la evolución planetaria no ha cumplido ni cumple adecuadamente su misión. Entonces, cuando estemos integrados en valores absolutos será cuando cumplamos con nuestra misión, y la naturaleza responderá a esta misión. Pues como decía anteriormente, el hombre piensa y el deva construye: el viento, la lluvia, los rayos, los terremotos forman parte del destino de los devas, un destino que nosotros estamos escribiendo en los éteres del espacio [...] pues siempre la energía de los devas sigue al pensamiento de los hombres. Así, otro motivo de gran responsabilidad: somos responsables de lo que ocurre en la naturaleza, podemos crear un campo fértil si lo amamos, o bien lo haremos árido y estéril, si no existe amor en el corazón. Este es el punto de contacto del hombre con el ángel. No olviden esto.

Fuente: Conferencia de Vicente Beltrán Anglada en San Marcos Sierra, Córdoba, Argentina  – 12-11-85
Descargar completa aquí: http://www.sabiduriarcana.org/50conferencias/33-vbaenarg-121185-esp.zip
Otras conferencias en Argentina:
http://www.sabiduriarcana.org/conferencias-50.htm

 

 


 
 
Descarga gratis conferencias de Vicente Beltrán Anglada
 
 
 
 
 

 
 
 
 

Sabiduría Arcana -  www.sabiduriarcana.org  -  http://espanol.groups.yahoo.com/group/sabiduria-arcana/  
Para suscribirte a Sabiduría Arcana sólo tienes que enviar un mail a: sabiduria-arcana-subscribe@gruposyahoo.com

 

 

 





Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visita páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web ¿A qué esperas?
es.corank.com