Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4261 al 4290 
AsuntoAutor
El Sendero del Cum Sabidurí
Boletín 6 : Los Hi Santiago
Salvando a la Huma Sabidurí
BITÁCORA de la TIE paloma
Libro electrónico Sabidurí
Semana Santa en Ca Proyecto
Meditación Mundial Sabidurí
Bitácora de la Tie paloma
Libro electrónico Daniel
La Composición del Sabidurí
27º Aniversario de Domingo
Ingreso en el Ashr Sabidurí
La Gran Invocación La Gran
La Tierra y Marte Proyecto
Mantengan la Esper Guillerm
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Bitácora de la Tie paloma
El fenomeno La Ni Malena
Fw: Drunvalo: La S Graciela
Seminaraio Vivenc Malena
La Ciencia del Des Sabidurí
¿Cómo surgió el ma Sabidurí
Boletín 7 : La Fun Santiago
Rompiendo el bloqu Guillerm
Obama, una razón p Sabidurí
Libro electrónico Sabidurí
CANALIZACIÓN DE KR Laura Pe
LAS ENERGÍAS DE MA paloma
Meditacion Mundial Margarit
El Centro Místico Sabidurí
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4335     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] ¿Cómo surgió el mayor movimiento del mundo?
Fecha:Martes, 26 de Febrero, 2008  19:47:32 (-0300)
Autor:Sabiduría Arcana <bvr @..........ar>


 

¿Cómo surgió el mayor movimiento del mundo

y por qué nadie lo vio venir?

 

Descarga libro NGSM

Por Paul Hawken


He dado casi mil charlas sobre el medio ambiente en estos últimos quince años, y después de cada charla, se reunía un grupo más pequeño para hablar, hacer preguntas e intercambiar tarjetas de negocios. Las personas que ofrecían sus tarjetas trabajaban en los más prominentes asuntos actuales: cambio climático, pobreza, deforestación, paz, agua, hambruna, conservación, derechos humanos y más. Eran del mundo sin lucro y no gubernamental, conocidos como la sociedad civil. Cuidaban ríos y bahías, educaban a consumidores sobre la agricultura sostenible, instalaban casas con paneles solares, ejercían presiones en legislaturas del estado sobre la contaminación, peleaban contra comercios de políticas corporativas, trabajaban para poner más verdor dentro de las ciudades, o enseñaban a los niños sobre el medio ambiente. Simplemente trataban de salvaguardar la naturaleza y garantizar la justicia.

A través de los años, las tarjetas se fueron acumulando convirtiéndose en miles, y cada vez que las miraba en bolsas dentro de mi ropero, se me venía una y otra vez una pregunta: ¿se sabía cuántos grupos eran? Al principio, solo fue curiosidad, pero poco a poco creció en una corazonada de que había algo muy grande en todo ello, un significativo movimiento social que eludía al radar de la tendencia prevaleciente cultural.

Comencé a contar. Busqué registros del gobierno de distintos países, y usé varios métodos para calcular el número que había de grupos ambientalistas y de justicia social mediante datos de padrones de impuestos, hice un estimativo inicial de que existían treinta mil organizaciones ambientalistas alrededor del globo; cuando agregué organizaciones de justicia social e indigenistas, el número excedió a cien mil. Luego investigué antiguos movimientos sociales para ver si seguían siendo similares, pero no encontré nada. Mientras más indagaba, más sacaba a flote, y los números subían. Al tratar de levantar una piedra, encontré expuesta la punta de una formación geológica. Descubrí listas, índices y pequeñas bases de datos que eran específicos de ciertos sectores o áreas geográficas, pero ningún registro llegaba a describir la amplitud del movimiento. Ahora creo que existen más de un millón de organizaciones trabajando por la ecología sostenible y por la justicia social. Quizás dos millones.

Por definición convencional, este no es un movimiento. Los movimientos tienen líderes e ideologías. La gente se une a movimientos, estudia sus dimensiones y se identifica con un grupo. Lee la biografía de los fundadores o lo escuchan dar discursos en una cinta o personalmente. Los movimientos tienen seguidores, pero este movimiento no funciona así. Es disperso, sin organización y ferozmente independiente. No hay un manifiesto o doctrina, ni autoridad.

Le busqué un nombre, y no lo encontré.

Éste es el mayor movimiento social de toda la historia

Históricamente, los movimientos sociales han surgido principalmente debido a la injusticia, desigualdades y corrupción. Estos infortunios son legión, pero una nueva condición existe que no tiene precedente alguno: el planeta tiene una enfermedad mortal que está marcada por una degradación ecológica masiva y un rápido cambio climático. Se me ocurrió que quizás estaba viendo algo orgánico, o tal vez biológico. En lugar de un movimiento en sentido convencional, ¿quizás es una respuesta colectiva a una amenaza? ¿Está bifurcado por razones inherentes a su propósito? ¿O simplemente es desorganizado? Siguieron más preguntas. ¿Cómo funciona? ¿Cuán rápidamente está creciendo? ¿Cómo se conecta? ¿Por qué generalmente se lo ignora?

Descarga libro NGSMDespués de estar investigando este fenómeno durante años, inclusive creando con mis colegas una base de datos global de estas organizaciones, he llegado a estas conclusiones: este es el mayor movimiento social de toda la historia, nadie sabe su alcance, y el modo cómo funciona es más misterioso de lo que uno se imagina.

Lo que si se sabe es apremiante: millones de personas comunes y corrientes y también no tan comunes están dispuestas a enfrentar la desesperación, el poder, y las probabilidades incalculables para instaurar algunas semblanzas de gracia, justicia y belleza en este mundo.

Clayton Thomas-Müller habla en una reunión comunitaria en la nación Cree sobre terrenos baldíos en su tierra natal en Alberta del Norte, que tiene lagos tóxicos tan grandes que se los puede ver desde el espacio exterior. Shi Lihong, fundador de Wild China Films (Filmes China Salvaje), hace documentales junto a su esposo sobre migrantes desplazados por la construcción de los grandes diques. Rosalina Tuyuc Velásques, miembro del pueblo Maya. Kaqchikel, lucha para que rindan cuenta de las miles de personas matadas por escuadrones de la muerte en Guatemala. Rodrigo Baggio recupera computadoras desechadas de Nueva York, Londres y Toronto y las instala en favelas del Brasil, donde él y su equipo enseñan computación a los niños pobres. La bióloga Janine Benyus habla a mil doscientos ejecutivos en un foro de negocios en Queensland sobre el desarrollo industrial inspirado biológicamente. Paul Kykes, un voluntario de la sociedad Nacional Audubon, ha completado 52 veces de contar en Navidad pájaros en Little Creek, Virginia, uniéndose a otras cincuenta mil personas que lograron contar 70 millones de aves en un día. Sumita Dasgupta dirigió a estudiantes, ingenieros, periodistas, granjeros y Adivasis (un pueblo tribal) en una jornada de diez días a través de Gujarat, explorando el renacimiento de la antigua cosecha de agua de lluvia y de sistemas de almacenamiento de agua que devolverá la vida a áreas en la India fustigadas por la sequía. Silas Kpanan'Ayoung Siakor, quien puso en evidencia conexiones entre la política genocida del antiguo presidente Charles Taylor con la tala ilegal de árboles en Liberia, y que ahora ha creado políticas certificadas y sostenibles de madera.

Estos ocho, quienes quizás jamás se encuentren ni se conozcan, son parte de una cadena que comprende cientos de miles de organizaciones sin un centro, ni creencias codificadas, ni un líder carismático. El movimiento crece y se expande en cada ciudad y país. Virtualmente cada tribu, cultura, idioma y religión forma parte de ello, desde los Mongoles hasta los Uzbecks. Consiste en familias en la India , estudiantes en Australia, granjeros en Francia, y los desposeídos del Brasil, las bananeras de Honduras, los “pobres” de Durban, aldeanos de Irian Jaya, tribus indígenas en Bolivia y esposas en el Japón. Sus líderes son granjeros, zoólogos, zapateros y poetas.

El movimiento no puede ser dividido porque está constituido de muchas partículas – pequeños pedazos unidos holgadamente. Forma, junta y disipa rápidamente. Muchos adentro y afuera lo creen sin poder, pero se sabe que ha podido bajar a gobiernos, compañías y a líderes, atestiguando, informando y agrupando masas.

El movimiento tiene tres raíces básicas: los movimientos del medio ambiente y de justicia social, resistencia a la globalización de culturas indígenas – todas las cuales se entrelazan. Surge espontáneamente desde distintos sectores económicos, culturas, regiones y grupos, dando por resultado un movimiento global insertado, sin clases y diverso, que se propaga mundialmente sin excepción. En un mundo demasiado complejo para ideologías opresoras, la misma palabra movimiento podría ser muy limitada, porque es la mayor unificación de ciudadanos en la historia.

Describir la magnitud del movimiento es como tratar de agarrar el océano en tu mano

Existen institutos de investigación, agencias de desarrollo comunitario, organizaciones de aldeas y de ciudadanos, corporaciones, redes, grupos basados en la fe, consorcios y fundaciones. Defienden yendo en contra de la política corrupta y del cambio climático, la muerte de océanos, la indiferencia gubernamental y la pobreza pandémica, la forestación industrial y la agricultura, el agotamiento de la tierra y del agua.

Describir la magnitud del movimiento es como tratar de agarrar el océano en tu mano. Así de grande es. Cuando se eleva una parte sobre el nivel del agua, el témpano de hielo sumergido permanece oculto. Cuando Wangari Maathai ganó el Premio Nóbel de la Paz , las historias en la prensa no mencionaron la red de seis mil diferentes grupos de mujeres en África que plantan árboles. Cuando escuchamos sobre un derrame químico en un río, nunca se menciona que más de cuatro mil organizaciones en Norteamérica han adoptado un río, un arroyo o riachuelo. Leemos que la agricultura orgánica es el sector de crecimiento más rápido en las granjas de Norteamérica, Japón, Méjico y Europa, pero no se sabe de más de tres mil organizaciones que educan sobre la agricultura sostenible a granjeros, a compradores y a legisladores.

Esta es la primera vez en la historia que un gran movimiento social no está unido por un “ismo”. Lo que lo une son ideas, no ideologías. La gran contribución de este movimiento sin nombre es la ausencia de una gran idea; más bien ofrece miles de ideas prácticas y útiles. En lugar de “ismos” existen procesos, interés y compasión. El movimiento demuestra un lado flexible, resonante y generoso de la humanidad.

Y es imposible detectarlo. Las generalidades son bastante inexactas. Es no-violento, y pertenece a la gente de a pié; no tiene bombas, ejércitos o helicópteros. No está a cargo ningún hombre carismático. El movimiento no está de acuerdo con todo, y jamás lo estará, porque entonces sería una ideología. Pero comparte un entendimiento básico sobre la Tierra , de cómo funciona, y de la necesidad de la justicia y equidad para todas las personas que comparten los sistemas dadores de vida del planeta.

La promesa de este movimiento sin nombre es ofrecer soluciones a lo que parecieran ser dilemas indescifrables: pobreza, cambio global climático, terrorismo, degradación ecológica, polarización de ingresos, pérdida de cultura. No se lo sobrecarga con el síndrome de tratar de salvar el mundo; está procurando rehacer el mundo.

Aquí hay ferocidad. No existe otra explicación por ese crudo coraje y corazón que se ve una y otra vez entre la gente que marcha, habla, crea, resiste y construye. Es la ferocidad de lo que significa saber que somos humanos y que queremos sobrevivir.

Este movimiento es implacable y valeroso. No se puede apaciguar, pacificar ni reprimir. No puede repetirse un Muro de Berlín, ninguna firma de tratado, ni ninguna mañana que despierte cuando los súper poderes acepten bajar la guardia. El movimiento continuará tomando una miríada de formas. No descansará. No habrá ningún Marx, Alejandro o Kennedy. Ningún libro puede explicarlo, nadie puede representarlo, no hay palabras que lo comprendan, porque el movimiento es el testamento de la respiración sensible del mundo viviente.

Y yo creo que va a prevalecer. No quiero decir vencer, conquistar, o causar daño a otro. Quiero decir que el pensamiento que informa la meta del movimiento – de crear una sociedad justa conducente a la vida en la Tierra – imperará. Pronto se extenderá y difundirá en la mayoría de las instituciones. Pero antes que eso, cambiará un número suficiente de personas para así comenzar el cambio de rumbo de siglos de frenética auto-destrucción.

La inspiración no se acumula mediante letanías de lo que está imperfecto; reside en la voluntad de la humanidad para restablecer, reformar, recuperar, re-imaginar y reconsiderar. Sanar las heridas de la Tierra y de su gente no requiere santidad ni partido político. No es una actividad ni liberal ni conservadora. Es un acto sagrado.



Descarga libro NGSM
Paul Hawken es autor de Capitalismo Natural, la Ecología del Comercio, y Generando un Negocio; él es director del Natural Capital Institute y fundador de las herramientas de jardín Smith and Hawken ( www.paulhawken.com ).  Creó una página web www.wiserearth.org , la primera en línea con base de datos que puede ser editada por la comunidad que sirve – un formato de Código Abierto para ayudar a que el movimiento se conecte y todos puedan colaborar
entre sí.

(Este extracto apareció primero en la revista Orion: www.orionmagazine.org )

 

 

 Descarga libros de Vicente Beltrán Anglada  >>>  Aquí  y  Aquí

 

Descarga libros gratis
 

*       *       *
 
Solicitud de Tarjetas color gratis de La Gran Invocación en: www.lagraninvocacion.org
 
 
*       *       *
 
 
*       *       *
 
 

Para suscribirte a Sabiduría Arcana sólo tienes que enviar un mail a:   sabiduria-arcana-subscribe@gruposyahoo.com
 
 
 
 
 
 




[Adjunto no mostrado: capitalismo natural.bmp (image/bmp) ]