Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4725 al 4754 
AsuntoAutor
Disolviendo la Pro Ricardo
La cima Ricardo
Boletín 34 : Nuest dedoshaz
Analogía Evolutiva Sabidurí
LA ENERGÍA FOTONIC Ricardo
Esu habla muy clar guillerm
Momento oportuno guillerm
Estar juntos, dar Ricardo
Taller y meditació Gerardo
Lecciones de Ascen Ricardo
¿QUE SABES DEL VI Difusión
Idea materialista Ricardo
Primer Encuentro A Ricardo
IIGL - God Bless S Ricardo
Ilusion y realidad Ricardo
Las Energías de Se paloma
EL CUERPO EMOCIONA Graciela
12 Libros de Vicen Sabidurí
1er Curso virtual Ricardo
RESPIRACIÓN DEL AL paloma
Faro de Luz 64 - B Sabidurí
Bitácora de la Tie paloma
=?UTF-8?Q?_=C2=BFQ =?UTF-8?
Lo que es el Agni Sabidurí
EL SIDA Y EL VIH Difusión
Boletín 35 : Liber dedoshaz
Cantale al ADN y r Alejandr
Más del fraude en guillerm
Timos en Internet guillerm
Lista de Evangelio Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4802     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] EL SIDA Y EL VIH - discurso en seminario de María Celia Jamniuk con Bioelectrografía Kirlian
Fecha:Martes, 9 de Septiembre, 2008  23:00:52 (-0300)
Autor:Difusión de Profesionales en Medicina Interdisciplinaria <DiproRed @.........ar>

EL SIDA Y EL VIH

 

CONFERENCIA SIDA 03-05-2008 organizada por DiproRed, Difusión de Profesionales en Medicina Interdisciplinaria www.diproredinter.com.ar

 

EN BUENOS AIRES

 

EL SIDA Y EL VIH – DIAGNÓSTICO CON BIOELECTROGRAFIA KIRLIAN

 

ASPECTOS ACTUALMENTE IGNORADOS SOBRE SUS CAUSAS

con implicaciones para su tratamiento y pronóstico

por

JENS JERNDAL M.D.(MA), M.Sc., B.A., D.Sc.h.c., FWAIM

jerndal@iplanmail.com.ar

 

Instituto Vasa en Gotemburgo, Suecia.
Haileybury & Imperial Services College, Hertford, Inglaterra.
Universidad de Lund (Economía, Derecho Civil, Lengua Inglesa).
Universidad de Estocolmo (Ciencias Políticas, Derecho Internacional).
Universidad de Uppsala (Lengua Rusa).
Universidad Internacional Abierta de Medicinas Complementarias, Sri Lanka
(Acupuntura, Homeopatía, Medicina Holística).

Carrera Médica:
Diploma en Acupuntura, Medicina Alternativa, 1982.
Práctica de la Medicina Holística, 1979-1995.
Doctor en Medicina Holística (Universidad Internacional Abierta de Medicinas Complementarias), 1987.
Catedrático de la Filosofía y Principios de la Medicina Holística  (Universidad Internacional Abierta, Sri Lanka) 1991. 
Miembro Profesional (Fellow) de la Asociación Mundial de Medicina Integrada (India), 1994.


La verdadera historia del SIDA en resumidas cuentas

 

En junio de 1981 un investigador de Los Angeles, Dr. Michael Gottlieb, publicó un informe sobre los primeros cinco casos documentados de SIDA, (aunque todavía sin esta denominación). El Centro Estadounidense de Enfermedades Contagiosas  reaccionó de inmediato y lanzó una teoría  que desde aquel momento ha sido  inexorablemente promovido por todos los medios  y condujo al dogma actual sobre el SIDA y el VIH.

 

Nuestra ciencia medica oficial, que es reduccionista, mecanistica y estrechamente especializada,  en seguida supuso una causa única invasora, como una bacteria o un virus.

 

El Centro de Enfermedades Contagiosas,  fiel a su especialidad, en seguida supuso  una epidemia contagiosa - de tan sólo cinco casos!  En aquel entonces - 27 años atrás - la medicina oficial todavía sabía muy poco sobre el sistema inmune y como funciona. Culpar las drogas o las sustancias químicas era lo último que le interesaba. Y esta postura sigue manteniendo.

 

En 1982 el científico francés Luc Montagnier del Instituto Pasteur en Paris pensó que había descubierto un retrovirus nuevo, y mandó una muestra al prominente virólogo de carrera Robert Gallo, en los Estados Unidos pidiendo su opinión. Gallo se aprovecho de la confianza de Montagnier y  se aventuró de alegar que el descubrimiento fue suyo.  Por eso fue condenado más tarde por "mala conducta científica".

 

Una vez que los medios de comunicación, con el aliento del Centro de Enfermedades Contagiosas, infló esta enfermedad "gay" como una amenaza para la población en su totalidad, y ya en 1983 los medios habían llamado la atención del público al fenómeno de tal manera que pronto empezó a aparecer brotes de pánico. Una solución se hacía urgente.

 

Entonces, el 23 de abril de 1984, el Dr. Gallo, con el apoyo oficial de la Secretaria de Salud y Servicios Humanos, Margaret Heckler, una abogada, dio una rueda de prensa para declarar que había descubierto, en unos pocos pacientes que había sometido a un test, un nuevo retrovirus y que era la probable causa del SIDA.

 

El nuevo retrovirus fue más tarde oportunamente bautizado VIH o sea Virus de Inmunodeficiencia Humana. La palabra "probable" fué borrada de toda información ya desde el día siguiente, sin más. No hubo nunca ningun debate científico, ni se admitió desde entonces ninguna otra teoría o información sobre las causas del SIDA que no coincida con el dogma oficial.

 

La secretaria de Salud y Servicios Humanos, la abogada Margaret Heckler, declaró, "Hoy añadimos otro milagro a la larga lista de honor de la medicina y ciencia estadounidense."

 

La causa del SIDA había sido establecida por decreto gubernamental y a través de un golpe mediático.

 

Sería pura coincidencia que era año de elección presidencial, y que Ronald Reagan quería ser re-elegido?

 

Seguidamente a la rueda de prensa, Gallo patentó su test para anticuerpos al VIH, que luego le ha hecho multimillonario. Como voy a explicar, este test - además de ser inadecuado y esencialmente sin sentido - se convierte en una trampa mortal insidiosa para todos que dan resultado seropositivo.

Ahora que se había atribuido una causa al SIDA, había que encontrar un remedio. Y uno apareció con velocidad de relámpago bajo los nombres de Ziduvine y Retrovir, pero más conocido como AZT. Lo que poca gente sabe, es que la AZT fue inventado originalmente como una quimioterapia contra el cancer  a principio de los años 1960. Sin embargo, debido a su extrema toxicidad, no fue nunca aprobado para administrar a seres humanos, y por eso ni fue patentado, pero guardado y olvidado. Unos cuantos años después, sí, fue patentado por la autoridad federal que lo había desarrollado, el Instituto Nacional de Salud, pero todavía sin aprobar para uso clínico.

Ahora el patente de la AZT fue vendido al gigante farmacéutico Burroughs-Wellcome por el Instituto Nacional de Salud, y aprobado de prisa, a base de tan sólo un ensayo, que luego se demostró ser fraudulento, como el único medicamento autorizado para tratar "la infección del VIH" y, por consiguiente el SIDA.

 

La AZT no es un medicamento "anti-retroviral" como es falsamente reivindicado. Es un terminador de cadena de ADN, o sea un veneno celular (quimioterapia) que ataca a todas las células sin discriminación, impidiendo su reproducción, y tiene efectos particularmente nefastos sobre algunas de las células más necesarias para la vida. En poco tiempo puede causar la muerte de cualquiera, incluso los más sanos y fuertes. Se puede imaginar el efecto que puede tener esta droga para el desarrollo de niños en crecimiento.

 

La larga lista de "efectos segundarios" graves e incluso letales, remeda con exactitud la lista de síntomas de un SIDA fulminante. Que esto es cierto, se comprueba fácilmente leyendo los folletos y las descripciones que los laboratorios farmacéuticos tienen que proveer por ley. La explicación oficial es que el virus ha salido con el suyo, y el paciente demuestra un caso de SIDA fulminante a pesar del medicamento que, como todos saben, no es capaz de curar, sólo frenar el desarrollo del virus por un tiempo.

 

Lo que no explican los que practican esta forma de medicina, es

 

1) porqué hay tantos VIH-positivos desde hace muchos años, incluso desde que el test se inventó en 1984, que no han tomado ningún medicamento, y que no se han enfermado nunca;

2) porqué la gran mayoría de los que han tomado el medicamento ya murieron, mientras que los restantes están enfermos; 

3) porqué es tan importante tomar el medicamento, si se sabe que no ha podido curar ni un sólo caso;

4) cual es la prueba de que los que toman el medicamento y mueren dentro de unos pocos años, hubieran muerto antes si no hubieran tomado el medicamento? Especialmente como tantos de los que se negaron a tomar el medicamento no han muerto y se encuentran con buena salud.

5) el precio exorbitante del AZT, considerando que, debido a su historial turbio, sacarlo al mercado debe de haber sido menos costoso que casi cualquier otro fármaco. AZT ha sido una de las drogas que más beneficio ha dado a Burroughs Wellcome, con ventas de miles de millones de dólares, produciendo una alza de sus acciones en la bolsa. Y eso a pesar de que todos que tomaron el medicamento como prescrito, murieron agonizando después de muy poco tiempo.

 

Da para pensar, el hecho de que esta vieja quimioterapia, que durante 20 años fue prohibida a causa de su extrema toxicidad, ahora fue rápidamente aprobada como el único remedio autorizado para pacientes con SIDA, todos ellos pertenecientes a los "grupos de riesgo", o sea los socialmente indeseables homosexuales, adictos abusando de drogas por via intravenosa, inmigrantes de Haití, prostitutas y hemofílicos. 

 

También es escalofriante pensar que el último "grupo de riesgo", y de lejos el más grande, a que se dirigen los esfuerzos de marketing de los ya varios remedios basados en el AZT, es toda la población negra de Africa, y en particular sus mujeres embarazadas y recién nacidos.

 

Ya en 1986, dos años después de la rueda de prensa de Gallo, empezaron a aparecer algunos libros y artículos con opiniones alternativas sobre el SIDA exponiendo una visión holística y constructiva. Sin embargo todos ellos fueron efectivamente sofocados, y tanto las publicaciones profesionales de la medicina, como los medios generales de comunicación lo ignoraron por completo.

 

En 1987 el Dr. Peter Duesberg, Catedrático  de Biología Molecular y Celular de la Universidad de California en Berkeley, miembro distinguido de la Academia Americana de Ciencias, y considerado hasta entonces como el experto más destacado del mundo en el tema de los retro-virus, se hizo el portavoz principal de una opinión  discrepante en Estados Unidos.

 

El Profesor Duesberg sostiene que el VIH no puede de ninguna manera causar el SIDA, que el SIDA no es en absoluto contagioso, y que drogas de todos tipos constituyen la causa principal  del fallo del sistema inmune que ahora llamamos el SIDA. 

 

Hoy día hay más de 5.000 científicos, médicos y otros profesionales de la salud que están cuestionando los postulados de la doctrina oficial del SIDA, entre ellos muchas eminencias dentro de sus especialidades, y varios Premios Nóbel. Sin embargo los argumentos científicos de todos estos eminentes profesionales, por cierto muy bien fundados, han sido parados sólo con insultos, burlas y befas, y acusaciones sin fundamento, y nunca con contra-argumentos científicos - que aparentemente no existen.

 

La disidencia, como se ha llegado a llamar, tampoco ha podido tener sus opiniones publicadas por los medios de comunicación, que aparentemente practica una censura al gusto de la industria farmacéutica, que tiene enormes intereses financieros en juego.

 

Hasta el Dr. Montagnier, el descubridor original del VIH, ha declarado que en su opinión el VIH no puede sólo causar el SIDA.

 

Duesberg además sostiene que prescribiendo AZT para tratar el VIH, los doctores de hecho producen SIDA en sus pacientes. Él, provocativamente, llama a esto “administrar el SIDA por prescripción.”

El profesor Duesberg fue rápidamente sometido al tratamiento político de supresión a mano dura. Los diarios científicos que habían publicado todo lo que había enviado antes, ahora se rehusaban a publicar sus monografías. No le dejaron hablar en conferencias ni participar en programas de televisión o radio. Fue sujeto de fuerte presión por parte de las autoridades de la salud de los Estados Unidos que primero intentaron sobornarlo para que regrese al rebaño aceptando el dogma del virus. Y cuando no se inmutó, le amenazaron. El golpe final, cuando él se resistió, fue la suspensión de sus becas de investigación y la degradación de su estatus en la universidad.

 

A pesar de luchar contra obstáculos tan pesados, Duesberg ha recibido cada vez más apoyo de miles de prominentes científicos independientes y profesionales de la salud de todo el mundo, los independientes sin intereses creados y que no corren el riesgo de perder su trabajo y subsistencia por expresar opiniones prohibidas.

 

Es importante darse cuenta de que aquellos que cuestionan la hipótesis oficial del VIH-SIDA no tienen nada que ganar al hacerlo. Por el contrario, arriesgan sus carreras y sus bienes personales, y les cuesta dinero. En duro contraste, para la mayoría de quienes fanáticamente y sin prueba suficiente intentan imponer el dogma oficial del SIDA, eso significa mucho dinero, poder político y prestigio.

 

Hace unos años el presidente Mbeki de Sudáfrica decidió invitar a algunos de los más prominentes científicos “disidentes” a un panel de discusión a escuchar diferentes opiniones científicas sobre la causa y posibles remedios para el síndrome. Al final los invitados del campo oficial "ortodoxo" se negaron a debatir con los disidentes por falta de argumentos. La industria del SIDA se sintió tan amenazada, que pagó una publicidad de página completa en los periódicos estadounidenses para contrarrestar “unos pocos colegas que piensan que la causa del SIDA está en duda”. Omitió el hecho de que los mencionados “pocos colegas” ya sumaban varios miles e incluyen a algunos de los más distinguidos expertos en la materia, entre ellos varios Premios Nóbel y catedráticos de universidades muy prestigiosas. Si bien eso podría haber pasado como simple distorsión de los hechos, su afirmación siguiente que  “No existe tal controversia científica” fue nada menos que una mentira descarada. La publicidad está llena de aseveraciones injustificadas y engañosas. ¿Quién pagó esa publicidad? La respuesta es “amfAR”, una organización “benéfica” del SIDA ¡generosamente mantenida por el fabricante del AZT!

 

Por más increíble que suene a muchos, el hecho es que aún no hay prueba alguna de que el VIH causa SIDA, a pesar de la siempre presente y dogmática insistencia de la prensa por ya 24 años con las frases: “El VIH, el virus que causa el SIDA” y “SIDA, la enfermedad causada por el VIH”. Y ninguna de las costosas drogas prescritas para el SIDA ha curado hasta ahora a un solo paciente.

 

Los que confían en el coro bien ensayado de los medios de comunicación - por cierto muy bien pagado con fuertes cuentas de publicidad - querrán afirmar que los nuevos fármacos, HAART y otras - los llamados cocktails -  han hecho milagros, prolongando la vida y mejorando su calidad para los pacientes. Si bien las estadísticas indican que eso sea así, siento tener que decepcionarlos. Cualquiera que haya seguido atenta y objetivamente el desarrollo del SIDA y su tratamiento, sabe que los “efectos colaterales” de las drogas han sido devastadores, y que aquellos que han elegido no tomar las drogas prescritas han sobrevivido mucho más tiempo y con mucha mejor calidad de vida.

Hay dos datos importantes que han hecho posible esta grave decepción:

 

El primero es que el AZT fue prescrito en dosis masivas durante los primeros años, y por esa razón la mayoría de los pacientes que tomaban las drogas prescritas morían en menos de tres años. Esas dosis fueron luego gradual y muy sustancialmente reducidas y esto solo explica la mayor supervivencia. Si hubieran reducido la dosis a zero, no tengo ninguna duda de que las cifras de supervivencia habrían sido todavía mucho mayores.

 

El otro dato es que la base para las estadísticas publicadas ha cambiado con los años. La mayor supervivencia mostrada en los últimos años es en parte sólo una ilusión debido a la inequidad de los datos incluidos. Una explicación es que con la proliferación de la redituable prueba de Gallo, la cantidad de gente sana diagnosticada como VIH positiva ha crecido, y cuando más viven, mejores estadísticas de supervivencia hay. La supervivencia de la gente con SIDA fulminante tratada con quimioterapia es otra cuestión, y si ahora viven más tiempo es porque reciben dosis menores de las drogas que antes, o drogas menos tóxicas.

 

Un factor adicional que también puede influir positivamente en el tiempo de supervivencia es mayor concientización e independencia en los pacientes, con mayor uso de formas alternativas de tratamiento.

 

El SIDA es diferente a todas las otras enfermedades.

 

El SIDA es diferente a todas las otras enfermedades, infecciosas o no, por la simple razón de que ni siquiera es una enfermedad. Es una condición del organismo humano que permite a una enfermedad tomar dominio porque el sistema de defensa no es activo o lo bastante eficiente. La gente no muere directamente de SIDA. Muere de una larga lista de enfermedades que existían independientemente antes del SIDA y que en general son fácilmente superadas por la gente con un sistema inmune eficiente. La condición general que ahora llamamos SIDA también ha existido siempre, aunque era rara y sin diagnosticar.

 

El diagnóstico oficial de SIDA (distinto de solo ser VIH positivo) es una construcción que ha sido cambiada varias veces desde la documentación del primer caso de SIDA. Requiere 1) una prueba de VIH positiva; 2) la presencia de una de las enfermedades de la lista en aumento que han sido registradas como acompañantes de, o resultado de, SIDA; 3) un recuento bajo de células T.

 

Ésta es una definición circular, que sólo admite casos de SIDA donde pueden ser detectados ciertos anticuerpos. Todos los demás casos de SIDA, con los mismos síntomas y pronóstico, no son llamados SIDA. A través de esta astuta pero poco científica evasión, se sostiene que en todos los casos de SIDA el VIH está presente. Entonces esta correlación del 100% artificialmente concebida se aduce como “prueba” de que el VIH causa SIDA y que el SIDA es causado por el VIH.

 

Pero aún si hubiese una verdadera coincidencia del 100 % o una asociación entre el SIDA y los anticuerpos del VIH, esto nunca podría ser aceptado como prueba científica de causalidad. Si eso fuera prueba de causalidad, entonces es prueba más válida aún que es el gallo quién hace que el sol se eleve cada mañana. Una correlación del 100 % y siempre la misma secuencia de tiempo. ¡Consecuentemente, es una prueba científica completa de que es el gallo el que trae el sol sobre el horizonte cada mañana!

 

Aún así, la correlación es sólo unilateral, pues mucha gente que ha sido diagnosticada con SIDA como VIH positiva nunca ha desarrollado SIDA. Si pensamos que esto suena como un inconveniente mayor para los promotores de la hipótesis de que el VIH causa SIDA, estamos subestimando su capacidad de recursos.

 

Hay dos estrategias complementarias para evadir este pequeño problema. Primero adoctrinar a la gente a creer que cualquiera que es “VIH +” debe necesariamente desarrollar SIDA, y que, tomando las costosas drogas “anti-virales” pronto, “retrasarán el comienzo del SIDA”, comprando así unos años extra, aunque no haya cura para el SIDA hasta la fecha, y la muerte finalmente es inevitable. Escandalosamente las drogas también afirman “mejorar la calidad de vida” del paciente.

 

Una vez que el paciente ha sido aterrado e intimidado o seducido a aceptar este régimen de drogas, está condenado. Después de algún tiempo comienzan a desarrollar “síntomas de SIDA” causadas por la "medicación", y en unos pocos años (cuántos depende de la dosis administrada, el estado general de su sistema inmune y si reciben terapias complementarias de apoyo) las drogas los matarán, y se convertirán en las trágicas víctimas de la “epidemia” del SIDA, pronto promovida a “pandemia”. Vean allí la prueba de que el VIH causa SIDA, y de que el SIDA es incurable, a pesar de la heroica lucha de doctores y farmacéuticos contra esta terrible enfermedad.

 

La segunda estrategia es útil cuando una persona VIH positiva se rehúsa a tomar las drogas. Es entonces declarada – sin prueba de ningún tipo – que el virus tiene un período indeterminado de incubación o latencia, pero tarde o temprano se manifestará el SIDA. La incubación asumida ha sido convenientemente prolongada de 3 años cuando la hipótesis era nueva, hasta 20 años (o indefinidamente) según los años han pasado mientras la gente VIH positiva sin drogas permanece sana.

 

El hecho es que no hay prueba alguna de que un resultado positivo del test de VIH predice el síndrome del SIDA ni tampoco de que el AZT – o cualquier otra droga – retrasará la aparición del SIDA. De hecho, lo opuesto es verdad, pues el AZT inevitablemente produce SIDA en aquellos quienes lo toman bastante tiempo, y así la correlación del 100%  – junto con la "prueba" de que el VIH causa SIDA – es reivindicada, si la persona VIH positiva toma AZT o drogas similarmente tóxicas. ¡Sólo piensen en las jugosas ganancias de esta estratagema para el inventor del método de prueba patentado, y el fabricante de la droga! Y la correspondientemente grandes rebotes a aquellos en la autoridad médica que han impuesto esta historia de horror en un público confiado, adjudicando un monopolio de tratamiento a los fabricantes de drogas elegidos a dedo, proscribiendo cada otra forma de tratamiento.

 

Incidentalmente, para sumar insulto a la injuria, los métodos de prueba utilizados para diagnosticar "infección de VIH" consisten en registrar anticuerpos inespecíficos y por lo tanto sin sentido. Se ha descubierto que más de 60 – algunos ahora dicen más de 70 – condiciones médicas comunes, sin relación con el SIDA ni con el fantasmagórico VIH, pueden producir un resultado positivo en la prueba, entre ellos la gripe común, cualquier vacuna, todo tipo de hepatitis, tuberculosis, etc., etc., y hasta el embarazo! - ¿No debería ser esto más que suficiente para derrumbar los cimientos del dogma imperante sobre el SIDA?

 

* * * * *