Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 659 al 688 
AsuntoAutor
Boletin El Pequeño Red Anah
Grandes, abiertas Red Anah
Quieres Ser Un Her Red Anah
Bienvenido Portal Red Anah
Alejaos del Concep Red Anah
La Red-Matriz / Me Red Anah
Ciudad Cibernetica Red Anah
Astrologia: Cienci Red Anah
'Papeles' / Koldo Red Anah
Nave Tierra / Dese Red Anah
Nueva Politica / L Red Anah
Los Angeles Buscad Red Anah
La Voz de las Estr Red Anah
TERCER ANIVERSARIO Red Anah
Comunicacion Cosmi Red Anah
SOS por la Vida / Red Anah
BROMA NEGRA GATOS Red Anah
La Nueva Ciencia y Red Anah
Autodefensa Psiqui Red Anah
El Espiritu Libre Red Anah
Al Filo de la Real Red Anah
Selva que camina / Red Anah
La Manifestacion d Red Anah
La Manifestacion d Red Anah
Que es la Vida? / Red Anah
GUARDIANES DE LA A Red Anah
Amor y Poder / Rev Red Anah
Has de tu Ninio In Red Anah
"En el metro" / Ko Red Anah
II Encuentro de la Red Anah
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 661     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Grandes, abiertas alamedas
Fecha:Viernes, 2 de Febrero, 2001  15:18:33 (-0700)
Autor:Red Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

Grandes, abiertas alamedas



----------
From: "Planeta Gaia" <planetagaia@jet.es>
Date: Thu, 01 Feb 2001 13:11:51 -0800


"Grandes, abiertas alamedas"


La fotografía policial de perfil del octogenario militar, las huellas dactilares de sus ya temblorosos dedos, nos confirmarán en breve que la historia no se ha congelado ni por un instante. Avanza más deprisa de lo que en un pasado reciente pudiéramos llegar a pensar.
Lo que está ocurriendo estos días en Chile nos lleva, de forma inequívoca. a concluir que, pese a los augurios pesimistas, la civilización progresa. Lo más trascendente del caso Pinochet, es que se van acabando los Pinochets. A los déspotas del pasado les va llegando, más pronto que tarde, la citación de una justicia ineludible.
Ahora se sentará Augusto Pinochet ante los togados de Santiago, pero pronto lo harán Milosevich, KaradichŠ ante el Tribunal de la Haya. El horror que desplegaron se va acallando, el dolor cicatrizando, su gris memoria relegando a los anales de la historia. La impunidad y la arrogancia de las dictaduras de ayer encuentran ya firme peaje en nuestros días. Futuros tiranos se lo habrán de pensar dos veces al saber de un Pinochet interrogado por sus crímenes del pasado.
El juez Guzmán inaugura caminos de libertad hacia el futuro al hacer compadecer al general ante ley. Poco significan los siguientes capítulos en el culebrón del general chileno. Ha vencido la justicia y el estado de derecho. No encierra mayor relevancia si a Pinochet se le indulta por cuestiones de salud, si tendrá que pasar algún breve tiempo tras cómodos barrotes. Poco importa incluso si vuelve a gozar de una libertad de la que él privó a todo un país.
En realidad el anciano dictador ha soportado un macrojuicio desde que fue retenido en Inglaterra. La opinión pública internacional, los medios de comunicación, las autoridades democráticasŠ de Europa y América, han emitido, de las más diversas formas, su claro veredicto de culpabilidad.
No son tiempos ya de rencor, mas si de memoria. Llega a nosotros en estos momentos, en el que la historia se ordena y los papeles se redistribuyen como corresponde, el recuerdo de los que se quedaron en el camino. Honor, pues, en los tiempos de plenas libertades, a quienes cayeron por ellas, a quienes no bajaron la cabeza ante la ignominia, a quienes enarbolaron la bandera de la democracia y la verdad en los tiempos de la persecución y la mentira. Honor a quienes dieron su vida por un Chile de mayor justicia e igualdad social y en especial a aquel presidente, entero y sin fisuras, que llevó el compromiso con su pueblo hasta las últimas consecuencias..

"Y se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre construyendo para siempre su libertad". La profecía radiada, el mensaje conmovedor y esperanzado de un Allende valiente, acorralado por la barbarie, va encarnando en nuestros días. ¿Qué tirano se atreverá de nuevo a cerrar esas alamedas consagradas ya por siempre a la libertad? ¿Qué militar se atreverá a sacar sus tanques a las calles a la vista de la cara, y cada vez más pronta, factura que pasa la conciencia colectiva?
Lo más alentador de todo el "affaire" de Pinochet, es el cerrojo que coloca al pasado. Los pequeños de hoy y de mañana no necesitarán saber de militares que allanan palacios, de tortura y muerte por defender ideas de progreso. Ya no hay vuelta atrás, por más que vociferen los nostálgicos de un pasado que salvaguardó su, a menudo, escandaloso privilegio.
Se van abriendo las grandes alamedas, sin controles militares, sin alambres de espinos, sin metralletas amenazando al pueblo llano; las anchas avenidas de los hombres y mujeres, curtidos por el pasado, pero a la vez sanados de odio y resentimiento, "construyendo para siempre su libertad".
El inicio del procesamiento al viejo dictador no debiera de alentar impulsos de revanchismo, sí, sin embargo, de igualdad ante la ley. Dictadas las justas sentencias que acotarán eventuales disparates futuros de la misma índole, indemnizadas los familiares de las víctimas a costa de la fortuna amasada por el déspota ahora por fin encausado, la más plena libertad se alcanzará cuando ésta sea también penetrada por un profundo sentimiento de reconciliación.
No son tiempos ya de rencor, cada quien va saldando sus deudas. El dolor del pasado ya no deberá lastrar el futuro. ¡Responda el dictador ante los jueces por la "caravana de la muerte", que a nosotros nos corresponde también promover alarde y caravana de esperanza y de vida!

Koldo