Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7028 al 7057 
AsuntoAutor
La Joya del Corazo Red de C
=?utf-8?B?VGUgaW52 Alejandr
Haz de luz en pira puntoome
AMAR EL ERROR. todos so
Signos en el Cielo Red de C
Armagedon en la Ti Red de C
Sentirse en Paz es Semillas
Curso y Talleres S Bertha M
LA LUZ DISIPA EL M todos so
Masaru Emoto en Ar Ricardo
NO ENTRARAN Red de C
"Más allá de la lu todos so
Boletín 120 : Yo S dedoshaz
La Gran Invocaci La Gran
SANANDO MIS CUERPO Red de C
Proyecto de Concie puntoome
Agrorama de Silbur Red de C
Invitacion para es Red de C
Boletín de Novedad Red de C
Campo de prueba pa Red de C
El balde chino / P Red de C
Fwd: Autoría y neg Rocío In
Boletín 121 : El O dedoshaz
El reflejo de las todos so
ALQUIMIA Lolmalin
Recordatorio,,,, I Gerardo
Fwd: Brilliant Ide Rocío In
Sembrando concien almendra
Luna Nueva HOY / c Red de C
Fw: Meditacion Glo Graciela
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7095     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Boletín 120 : Yo Soy Yo y Tú Eres Tú
Fecha: 2 de Junio, 2010  02:29:00 (+0200)
Autor:dedoshazuno <dedoshazuno @.....com>

1 de junio de 2010 - Nº 120
"El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse."

Winston Churchill

Importante: Incluye a boletin@de2haz1.com en tu lista de contactos, para prevenir que este mensaje se confunda con spam.


Hola!


Qué extraño título el de este boletín, parece contradecir todo lo que hemos aprendido en nuestro caminar espiritual, parece contradecir el
In Lak' ech a lak' en (yo soy tú, tú eres yo) de los Mayas.

Pero por extraño que parezca, esta vez sí vale, porque es una afirmación desde el ego.

El ego no se identifica en el otro desde la Consciencia, sino que se identifica en el otro desde la carencia. Por esa razón en las relaciones humanas el ego tiene la tendencia a poner en la espalda del otro la razón de su existencia, su felicidad, la responsabilidad por cumplir sus expectativas.
Esta creencia que le hace buscar por fuera de sí es resultado de esta identificación con su propia limitación.

Visto así, es mejor decir yo soy yo y tú eres tú, porque solo así se comienza a aceptar que la felicidad existe solo dentro de cada uno de nosotros .

En servicio,
Santiago
www.SantiagoMarino.com



EL SENTIDO DE SENTIR, por María Antonieta Solórzano




YO SOY YO Y TÚ ERES TÚ

La mayoría de nosotros quiere sentirse acogido, saber que los amigos son amigos, que contamos con la familia o que la pareja nos ama tal y como somos. Sin embargo, a pesar de que esto sea un anhelo general, la vida cotidiana parece dirigirse en otra dirección: las relaciones entre las personas se desarrollan a partir de la obligación de cumplir con las expectativas y no precisamente, de la confianza en la mutua aceptación. Tal parece que si no somos lo que el otro espera, es posible que suframos una de las sensaciones más conocidas y también más temidas: el rechazo y el abandono.

Y claro, estamos dispuestos a hacer todo lo posible para evitar ese sufrimiento, inclusive a renunciar a ser como somos. En estas circunstancias, el momento más liberador surge cuando nos damos cuenta que, precisamente, nuestro deseo de lograr ser lo que el otro espera es el verdadero origen del dolor.

Y es que curiosamente, el miedo de no ser aceptados nos conduce a esconder aspectos de lo que somos. Por este camino perdemos nuestra autoestima, para garantizar así la supervivencia de una relación que nos vuelve indignos. ¿Será que podemos renunciar a complacer las expectativas de los demás? ¿Será que podemos asumir las consecuencias de atrevernos a ser nosotros mismos?

En la búsqueda de una respuesta a estas preguntas, Fritz Perls, famoso terapeuta de la década de los setenta, escribió lo siguiente con la intención de mostrarnos que el encuentro es el fruto de la plena y libre expresión de los seres humanos y que la complacencia o el cumplimiento de la expectativas no puede ser ni una obligación, ni el eje de los vínculos:

“Yo soy yo y tú eres tú,
Yo hago lo mío y tú haces lo tuyo,
No estás en este mundo para complacerme,
No estoy en este mundo para complacerte,
Si en el camino nos encontramos será hermoso
y si no, no hay remedio.”

Qué maravillosa y difícil idea, pues según nuestras creencias, suponer que no tenemos el derecho de exigir el cumplimiento de nuestras expectativas nos deja prácticamente sin libreto. Ignoramos que complacer al otro es, más bien, una gentileza o un regalo.

Hace poco una mujer joven que trabaja como docente me relataba lo triste, desilusionada y molesta que se sentía, pues se daba cuenta que sus compañeras de grupo tenían interacciones desagradables con ella. Por ejemplo, le contestaban sin mayor compromiso, como si ella no fuera importante. Esto, a pesar de que ella las sentía como sus amigas y en efecto se había comportado como tal, pues les organizaba las fiestas de cumpleaños, estaba pendiente de sus vidas personales y valoraba sus aportes en el trabajo. Sufría, se resentía que no recibía lo mismo y, aun más, percibía que deliberadamente la aislaban.

Claramente se sentía rechazada, experimentaba todos las síntomas dolorosos asociados a esta experiencia: sensación de no valer, deseo de retirarse del trabajo, ganas de llorar, ambivalencia acerca de si era digno hacer un reclamo o más bien comenzar una lucha de poder y devolver con la misma moneda; o tal vez, pensar que ella era romántica e ingenua pues en verdad la amistad no existe.

Indudablemente se encontraba muy apesadumbrada. Le pregunté si ella tenía otras amigas. Me contó que sí, que con sus compañeras de colegio era muy diferente, que con ellas se sentía tranquila y libre de ser como era. Esto nos ayudó: pudimos concluir que la amistad sí existía.

Entonces abordamos otro punto: le pregunté cómo había llegado ella a creer que sus compañeras de trabajo eran sus amigas y me contestó que a ella le gustaba ser amiga de las personas. Es decir, eso era su expectativa, no era un acuerdo con las otras personas. Notó entonces como su propio deseo de ser amiga la llevó, como se dice popularmente, a ensillar antes de traer las bestias. Se dio cuenta que su dolor y rabia tenían que ver con lo que ella esperaba y no necesariamente con un rechazo, pues en realidad no se daban las condiciones para el encuentro. Sus compañeras no hacían su parte para establecer una amistad; probablemente no la deseaban.

Se quedó pensando y me dijo: “En realidad no son mis amigas, son sencillamente mis compañeras de trabajo.”

Cuántas veces, como ella, sufrimos inmensamente porque el otro -amigo, cónyuge o familiar- no hace lo que le corresponde para construir el vínculo que nosotros deseamos, cuántas veces el miedo a la soledad nos hace permanecer en una relación en la que nos sentimos rechazados. Recordemos que al elegir cambiar nuestra expectativa frente al otro, podemos cambiar el rumbo de nuestra vida si decidimos que lo importante es que haya encuentro y no la obligación de cumplir expectativas, que solo así nos sentiremos acogidos.


(María Antonieta atiende consulta individual y realiza otras actividades relacionadas con su práctica profesional según se le solicite. Para mayor información, por favor escribe a: mariaantonieta.solorzano@...<)

------------------------------

Publicado originalmente en El Espectador.

HASTA EL PROXIMO BOLETÍN!

Puedes reenviar este Boletín a quien consideres que le puede servir o interesar, siempre y cuando lo hagas sin alterar el contenido. Está prohibido copiar total o parcialmente esta información a otro medio.

Te hemos enviado este boletín ya que eres un usuario suscrito a www.de2haz1.com.
Si no deseas seguir recibiendo estos mensajes, por favor haz click Aquí para terminar tu suscripción.

© 2010 www.de2haz1.com

[Boletín De2Haz1] mailing list is Powered by phpLedMailer




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com