Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7028 al 7057 
AsuntoAutor
La Joya del Corazo Red de C
=?utf-8?B?VGUgaW52 Alejandr
Haz de luz en pira puntoome
AMAR EL ERROR. todos so
Signos en el Cielo Red de C
Armagedon en la Ti Red de C
Sentirse en Paz es Semillas
Curso y Talleres S Bertha M
LA LUZ DISIPA EL M todos so
Masaru Emoto en Ar Ricardo
NO ENTRARAN Red de C
"Más allá de la lu todos so
Boletín 120 : Yo S dedoshaz
La Gran Invocaci La Gran
SANANDO MIS CUERPO Red de C
Proyecto de Concie puntoome
Agrorama de Silbur Red de C
Invitacion para es Red de C
Boletín de Novedad Red de C
Campo de prueba pa Red de C
El balde chino / P Red de C
Fwd: Autoría y neg Rocío In
Boletín 121 : El O dedoshaz
El reflejo de las todos so
ALQUIMIA Lolmalin
Recordatorio,,,, I Gerardo
Fwd: Brilliant Ide Rocío In
Sembrando concien almendra
Luna Nueva HOY / c Red de C
Fw: Meditacion Glo Graciela
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7105     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Boletín 121 : El Orgullo... siempre el Orgullo
Fecha: 9 de Junio, 2010  00:18:04 (+0200)
Autor:dedoshazuno <dedoshazuno @.....com>

8 de junio de 2010 - Nº 121
"Ante una mente quieta, el Universo entero se rinde."

Chang Tsu

Importante: Incluye a boletin@de2haz1.com en tu lista de contactos, para prevenir que este mensaje se confunda con spam.


Hola!


Qué problema tan complejo es este del orgullo, y más cuando es entre pareja. Imagínense, si la cosa es complicada cuando se trata de una relación entre amigos o entre compañeros de trabajo, en donde de alguna manera existe un cierto grado de competencia, cuál podrá ser el resultado si el conflicto por orgullo se da entre pareja?

Se supone que si existe algún ámbito en el cual uno puede ser quien es y mostrar su propia vulnerabilidad es con su pareja... pero si nos ponemos a competir, ¿qué espacio nos dejamos a nosotros mismos?

Esa necesidad de sostener la máscara, esa necesidad de parecer siempre "los duros", especialmente si somos hombres, crea una barrera casi infranqueable para poder establecer una relación honesta y de alguna manera energéticamente rica con el otro. A la larga, el orgullo se vuelve una barrera que nos ponemos a nosotros mismos, la cual terminará por impedir establecer una relación con quien tenemos más cerca en nuestro interior.

Esa es la verdadera soledad.

En servicio,
Santiago
www.SantiagoMarino.com



EL SENTIDO DE SENTIR, por María Antonieta Solórzano




EL ORGULLO... SIEMPRE EL ORGULLO

A diario vemos cómo las relaciones entre las personas, los matrimonios, las amistades, y aún las relaciones entre las naciones, agonizan porque con ocasión de un episodio desafortunado alguien sintió su orgullo herido. Según nuestras costumbres y tradiciones, este es un motivo suficientemente válido no solo para iniciar un conflicto, sino también para llevarlo hasta las últimas consecuencias.

¿Será que estamos destinados a terminar con lo esencial por cuenta del famoso orgullo?

Lo que sucede es que como el orgullo en muchas oportunidades tiene más que ver con creernos importantes y parecer valiosos que con nuestro real valor, entonces lo usamos para salvaguardar las apariencias y construir las máscaras con las que nos relacionamos.

Estamos tan acostumbrados a vivir de la apariencia que, desde las rutinas cotidianas hasta los cuentos de hadas, se nos presenta como un lugar común. Así por ejemplo, en la vida diaria de una pareja, puede ocurrir que si ella gana mas dinero que él, este se resienta, y entonces se autorice a conseguir una amante. Obvio, por aquello del orgullo herido y por ninguna mejor razón.

También, en la “Crónica de una Muerte Anunciada”, obra literaria que nos habla de nuestra propia memoria cultural, vemos como Bayardo San Román, el marido ofendido, devuelve a la novia, Ángela Vicario, a la casa paterna, porque gracias a Santiago Nassar ella ya no era virgen. En consecuencia, a Santiago, por demás inocente, lo mata el orgullo mancillado de los hermanos Vicario.

Y en los cuentos de hadas que hacen visibles nuestros valores y memorias ancestrales, nos relatan que los padres de la Bella Durmiente olvidaron invitar a un hada al banquete del nacimiento de la niña. El hada que se sintió rechazada usó su magia y entonces, de nuevo, gracias al orgullo lastimado, la princesa y el reino durmieron durante cien años.

Parece ser que cada vez que alguien no nos otorga el reconocimiento social que suponemos merecer, nuestras costumbres nos autorizan para desatar sin miramientos la ira de los dioses y arrasar sin misericordia con todo, incluido lo que amamos.

Podemos afirmar que cuando esta clase de orgullo nos domina, apostamos el todo por el todo. No nos detenemos, perdemos lo que nos es más preciado; la única ganancia es salvar el orgullo que no es otra cosa que la máscara de nuestras propias inseguridades.

En cambio, si el marido que consigue la amante para compensar su orgullo herido se pregunta: “¿Cómo es posible que la productividad de mi señora amenace mi orgullo masculino?”, seguramente se encontraría con que está poniendo su orgullo de ser hombre en las apariencias y no en lo esencial.

Y si se atreviera a acoger en su corazón su propia inseguridad, entonces hallaría motivos para agradecer la generosidad de su esposa y preferiría cuidarla en vez de agredirla. Pero, sobre todo, en lugar escudarse en su orgullo, salvaría la oportunidad de convivir con quien ama.

Si los miles de Bayardos San Román, maridos burlados de las miles de Ángelas Vicario de nuestra historia cultural, se ofendieran menos y valoraran más la construcción del amor, nuestra memoria colectiva contaría con cien años de compañía y no con cien años de soledad.

En fin, si quienes, como el Hada, tienen el poder en sus manos, se preguntaran más por su responsabilidad en el destino de los pueblos y menos por su importancia personal, las naciones se despertarían en un mundo en que se construye la confianza necesaria para crear abundancia material y espiritual.

En conclusión, cuando notemos que el orgullo es sencillamente una idea o pretensión sobre lo que los demás deben creer acerca de nosotros y, en consecuencia, diferenciemos lo esencial y real de lo aparente e imaginado, podremos ver renacer las relaciones leales entre las personas, las parejas, las familias y las naciones.


(María Antonieta atiende consulta individual y realiza otras actividades relacionadas con su práctica profesional según se le solicite. Para mayor información, por favor escribe a: mariaantonieta.solorzano@...<)

------------------------------

Publicado originalmente en El Espectador.

HASTA EL PROXIMO BOLETÍN!

Puedes reenviar este Boletín a quien consideres que le puede servir o interesar, siempre y cuando lo hagas sin alterar el contenido. Está prohibido copiar total o parcialmente esta información a otro medio.

Te hemos enviado este boletín ya que eres un usuario suscrito a www.de2haz1.com.
Si no deseas seguir recibiendo estos mensajes, por favor haz click Aquí para terminar tu suscripción.

© 2010 www.de2haz1.com

[Boletín De2Haz1] mailing list is Powered by phpLedMailer