Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 781 al 810 
AsuntoAutor
PERDON y Liberacio Ricardo
Saludos de Enrique Ricardo
Los derechos human Ricardo
Yo tengo un sueño Ricardo
Plenilunio de Arie Ricardo
Que es la Ascensio Ricardo
Comunicacion Cosmi Ricardo
Falun Gong en Arge Ricardo
Participe en el D Ricardo
Ascensus / Brasile Ricardo
La Inteligencia de Ricardo
La Flota Galactica Ricardo
Riqueza y Grupos d Ricardo
El descaro de los Ricardo
Se inician eventos Ricardo
Sigue cantando / N Ricardo
Crear el Entorno / Ricardo
Creacion y Ensayo Ricardo
Golgotas y procesi Ricardo
Cuarta Reunion Esp Ricardo
Meditacion Focal 3 Ricardo
Declaracion de Qui Ricardo
Los Trabajadores d Ricardo
La Conspiracion de Ricardo
El Vortice de la T Ricardo
Celebraciones del Ricardo
De la Informacion Ricardo
Crear una Sociedad Ricardo
Año Nuevo Chino: L Ricardo
Comunicacion Cosmi Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 783     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Saludos de Enrique Barrios desde Tasmania
Fecha:Viernes, 6 de Abril, 2001  00:23:42 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

 
 
---------- 
From: www.ebarrios.com <ami@...> 
Date: 6 Apr 2001 02:24:12 -0000 
To: anahuak@... 
Subject: Saludos desde Tasmania 
 
El lunes 2 de Abril 2001 salí del aeropuerto de Barajas, Madrid, hacia el de 
Heathrow, Londres, ciudad en la que no había estado nunca. 
En Madrid había sol, pero al acercarse el avión a Inglaterra el cielo se fue 
oscureciendo, también las vibras, la energía, el entorno vibratorio. 
Poco después sobrevolábamos Londres, río Tamesis incluído, color verde 
oscuro a marrón desde la altura. Interesante a pesar de todo, porque Londres 
es Londres, tanta historia, aunque vibratoriamente no se me ocurriría irme a 
meter allí. 
En el aeropuerto, lo mismo, o peor: oscuridad, densidad, y todo 
increíblemente caro. Nada interesante para quien mira la vida desde una 
"perspectiva vibratoria". 
Más tarde, ya de noche, abordaba un avión de Quantas con rumbo a Australia, 
con escala previa en Singapur. 
Vuelo tricontinental, salida de Europa, escala en Asia, destino final 
Oceanía. Dos amaneceres seguidos en un mismo vuelo, debido al efecto de ir 
viajando hacia el sol, como Pedrito en su primer vuelo con Ami. 
36 horas entre vuelos y esperas en aeropuertos, un día "perdido". 
Al amanecer observé un territorio seco, inmenso, aunque habitado: India. 
Al atardecer, que llegó muy rápido, aterrizaje en Singapur, ciudad-estado 
con alto nivel de vida y organización. Uno de los aeropuertos más modernos y 
bonitos del mundo, y todo tan caro como en Londres. Aire acondicionado en 
todas partes, pero al salir a una de las terrazas viví el clima real, el 
aroma real, el color real. Me recordó a Panamá, tropical, palmeras, colores 
intensos, chubascos en ciertos sectores, sol espléndido en otros. 
Luego, abordar nuevamente el Jumbo de Quantas hacia Melbourne, donde 
llegaríamos en un nuevo amanecer. 
El mapa en la pantalla indicaba que nos movíamos entre Indonesia, Malasia, 
Jakarta... ¡Cuándo en la vida me hubiera imaginado que alguna vez iba a 
andar por esas "lejanías"! 
Por fin Melbourne, en donde habría que esperar un nuevo vuelo de Quantas, 
esta vez hacia Hobart, Tasmania, al sur de ese país. 
Aquí el entorno vibratorio fue definitivamente mejor, mucha sonrisa y 
amabilidad, tanta que, acostumbrado a sectores más ásperos del mundo, llegué 
a preguntarme si no habría cierta falsedad allí. Luego comprobé que no. 
MI primera impresión acerca de Australia fue la de un "Estados Unidos 
humilde y amable", campechano, bastante menos millonario, y tal vez por eso 
mismo, sin esa arrogancia aplastante, inhumana. Y por otro lado, la energía 
del lugar, completamente diferente, luminosa, radiante, "virginal". 
Pero el inglish australiano o "dinkum"... ni los mismos angloparlantes de 
otros lugares lo entienden bien. Tiene dejos muy british, pero es diferente. 
Tendré que ir acostumbrando la oreja, "no guay", en lugar de "no guey", 
apoyado además en un buen diccionario de "aussie" (australiano) English, que 
ya está en mi poder. 
Por fin un vuelo final a Hobart, con su mini aeropuerto, sus casas de madera 
y techos rojos sobre arboladas colinas. "¡Esto es Valdivia, Puerto Montt!" 
exclamé al llegar, porque el parecido con ciudades del sur de Chile es 
notable, incluyendo la presencia del agua por todas partes, bahías, 
remansos, golfos, esteros. Además es la misma latitud, paralelo 42. 
Sólo faltan los grandes volcanes, pero agregaré "afortunadamente", porque 
volcán significa territorio joven, y por lo tanto "movedizo". Y hay otra 
gran diferencia: la energía de Chile es "yang", masculina, a veces violenta, 
mientras que la de Tasmania es "yin", femenina, dulce, suave y amorosa. 
Miras el paisaje y las casas y crees estar en Chile, pero si entiendes de 
energías verás que por fuera es igual, pero por dentro es diferente. 
La gente que fue a buscarme a España para invitarme estuvo ausente más de un 
mes. Dejó sola su cabaña en las afueras de un caserío, en pleno bosque. 
Cuando llegamos, todo lo que quedó fuera de la casa estaba en su lugar, el 
cilindro de gas, los bellos maceteros de cerámica, una carretilla, incluso 
algunas herramientas. 
Para entrar a la casa y llevarse todo hubiera bastado romper cualquiera de 
los delgados vidrios de los ventanales, pero no, todo intacto. 
Mi sorpresa fue mayúscula, eso ni en Chile ni en USA ni en España. 
Los únicos invasores fueron canguros y "possoms" (todavía no sé cuál será en 
castellano el nombre de esos marsupiales parecidos a liebres), quienes 
dejaron por allí sus señales excrementicias, o sea caca (redonda) :-) 
En la noche me dolían los oídos de tanto silencio, acostumbrado al ruido de 
Madrid. 
Pero gracias a ese mismo silencio tomé contacto con "los espíritus 
protectores de Tasmania", que fueron en definitiva quienes me invitaron, 
"para protegerme de las bajas energías de Occidente", y así poder trabajar 
mejor en el "proyecto energético global". 
Al otro día, radiante de sol, fuimos a una playa cercana, solitaria y 
majestuosa. A pesar de que el agua es fría, como la del sur de Chile, me 
zambullí, en una suerte de bautismo o de ceremonia sagrada ante las elevadas 
energías del lugar y seres involucrados. 
Luego fuimos a caminar por unos roqueríos y me llevé otra sorpresa 
mayúscula: INMENSAS OSTRAS LLEGAR Y SACARLAS, aparte de una cantidad enorme 
de grandes mejillones. 
Luego en la cabaña, festín, sólo limón, a la usanza de Chile y Venezuela, y 
también de la gente que me invitó. Vino blanco y pan de nuez. 
Los "oráculos" indican que este país será el de mi radicación definitiva, 
pero yo no estoy seguro, aunque puede ser. Veremos. Por el momento me parece 
extraordinario estar aquí. 
Un gran abrecho, 
Enrique 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.