Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 781 al 810 
AsuntoAutor
PERDON y Liberacio Ricardo
Saludos de Enrique Ricardo
Los derechos human Ricardo
Yo tengo un sueño Ricardo
Plenilunio de Arie Ricardo
Que es la Ascensio Ricardo
Comunicacion Cosmi Ricardo
Falun Gong en Arge Ricardo
Participe en el D Ricardo
Ascensus / Brasile Ricardo
La Inteligencia de Ricardo
La Flota Galactica Ricardo
Riqueza y Grupos d Ricardo
El descaro de los Ricardo
Se inician eventos Ricardo
Sigue cantando / N Ricardo
Crear el Entorno / Ricardo
Creacion y Ensayo Ricardo
Golgotas y procesi Ricardo
Cuarta Reunion Esp Ricardo
Meditacion Focal 3 Ricardo
Declaracion de Qui Ricardo
Los Trabajadores d Ricardo
La Conspiracion de Ricardo
El Vortice de la T Ricardo
Celebraciones del Ricardo
De la Informacion Ricardo
Crear una Sociedad Ricardo
Año Nuevo Chino: L Ricardo
Comunicacion Cosmi Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 788     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Comunicacion Cosmica 11-12 / RedLux 28
Fecha:Sabado, 7 de Abril, 2001  05:45:38 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

Comunicacion Cosmica 11-12 / RedLux 28


Fecha: Sat, 31 Mar 2001 22:14:11 +0200
De: "C. Paz" <pazgacio@hotmail.com>
Asunto: Vol. I No. 11

COMUNICACIÓN  CÓSMICA

Hacia una visión integral del Ser Humano

Publicación electrónica dedicada a la difusión de los mensajes recibidos en lo interno por los Maestros de Luz.


Vol. I  No. 11                                                                               Web: http://messages.to/cosmica
Marzo de 2001                                                                         e-mail: ComCosHispana@hotmail.com


C O N T E N I D O

I. EDITORIAL
II. MEDITACIÓN
III. ESTUDIO SOBRE LOS SIETE RAYOS (6ª PARTE)



I. EDITORIAL

"EL AMOR"
Una buena mañana, cuando el Sol bañaba con sus dorados rayos los blancos techos de las cabañas del pueblo, se acercó con alegres pasos hacia la plaza central.
Al principio nadie se fijó en ella, joven, bella y alegre, parecía ser como una más de las tantas que pasaban por ahí. La vieron detenerse y charlar primero con uno y luego con otro..., a veces con señoras y otras veces con muchachos, al principio se la vio confiada y alegre, después se le observó sorprendida y hasta desconcertada...; de pronto, salió corriendo y llorando.
La vieron perderse por entre los árboles del bosque y nunca más volvió, aunque dicen que algunos niños la siguen viendo en sueños. Y un vagabundo trovador, de esos que se imaginan cosas, anda cantando una extraña canción que dice algo como esto:
Del cielo bajó una estrella, el amor la concibió,
como regalo a los hombres el Dios mismo la mandó.
Y ella les ofreció su amor, alegría y felicidad.
Más bien pronto la ignoraron ofendiendo su virginidad.
Al rico se le acercó y éste, receloso se alejó.
Al pobre le sonrió y su sonrisa malinterpretó.
Se acercó a los religiosos, entre sotanas y libros viejos,
y le quisieron enseñar las reglas de la moral.
Buscó entre los ancianos, pero éstos no la escucharon,
ellos más bien querían hablar y hablar de su vida.
Recurrió a los filósofos y discípulos de la verdad.
Y se encontró que cada quién defendía su realidad.
Hablaban de la verdad y de la fraternidad.
teniendo los ojos vendados y el corazón partido a la mitad.
Querían ver la luz sin borrar la personalidad.
Y las sombras que captaban enturbiaban su realidad.
Les habló y les gritó, mientras el llanto nublaba sus ojos:
"Mírenme, soy el Amor ... me manda mi Padre
Por favor, no me ignoren... que tengo que regresar.
¿A quién dejaré el mensaje, si nadie quiere escuchar?
¡Padre... por favor, permíteme unos momentos más!"
Desesperada se sentó a llorar y un niñito se le acercó.
La miró con dulces ojos y su llanto secó.
Le dijo muy suavecito: "No llores más, ven, toma mis manos, vamos a jugar".
Desde entonces el amor juega en los sueños de los niños
y les describe con cariño chispitas de la verdad:
Cuídense de la soberbia que les impide ver la verdad,
y del fanatismo que va en contra de la unidad.
Cuídense de los que se dicen maestros y caminan entre vosotros,
no sea que por creerlos cisnes se vean de pronto entre lobos,
Amen por sobre todo a Dios, y a sus hermanos por igual,
porque más allá de las palabras reside el Amor, como supremo Ideal.

Bendiciones a todos en todos los planos.
Comunicación Cósmica


II. MEDITACIÓN

Esta oración no pertenece a ningún grupo o religión en particular, es universal y pone en funcionamiento los centros vitales del hombre conectándolos con la Jerarquía Planetaria. Fue revelada por los Maestros para reorientar las aspiraciones de los discípulos de la luz. Se aconseja practicarla todos los días por las mañanas y por las noches.

La Gran Invocación

Desde el punto de Luz en la mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres,
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz,
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.



III. ESTUDIO SOBRE LOS SIETE RAYOS (6ª PARTE)


10. EL TERCER RAYO: EL RAYO DE LA INTELIGENCIA ACTIVA.

Si bien, el Primer Rayo se caracteriza por el aspecto voluntad o poder del Padre, el Segundo manifiesta el aspecto de amor sabiduría. Tal como mencionamos, el Primer Rayo pertenece a los destructores de formas que han cumplido ya con su parte dentro del plan maestro de la evolución. Al Segundo Rayo pertenecen los constructores, aquellos encargados de construir los nuevos moldes, las nuevas formas, a través de los cuales habrá de manifestarse la Voluntad Divina.

EL RAYO QUE IMPULSA LOS CAMBIOS Y LA EVOLUCIÓN.
Surge entonces, como una natural consecuencia de esta evolución, el Tercer Rayo, rayo al que se le ha denominado "De La Inteligencia Activa". Es el Rayo dinámico por excelencia, el que impulsa los cambios, el que proporciona la fuerza necesaria para cambiar los rumbos que la evolución va teniendo; es la fuerza que impulsa, la energía que da movimiento a todo lo existente; su acción la ejerce en todos los reinos y en cada uno de ellos promueve los cambios, promueve el movimiento, promueve la evolución.

EL RAYO DE LA MENTE ABSTRACTA.
El Rayo de la inteligencia activa trabaja, en la humanidad, a través de las mentes de aquellos hermanos que se encuentran con un mayor desarrollo mental o intelectual. La frecuencia de vibración de este Rayo exige, del discípulo, una mayor actividad para capturar las altas vibraciones de las energías cósmicas. En su aspecto más puro, el Tercer Rayo pertenece a la mente abstracta, pertenece a todos aquellos conceptos que pueden revelar los misterios de la evolución divina, que descubren el gran arcano del conocimiento oculto, pero no lo hace en palabras ni en conceptos, eso pertenece a la mente concreta, ese es terreno del Quinto Rayo, sino que lo hace intuitivamente a través de luz pura, revela los secretos a través de mecanismos superiores que únicamente la mente abstracta o superior puede percibir.

EL CEREBRO HUMANO Y LAS ONDAS DE ALTA FRECUENCIA.
Quisiera hacer un paréntesis para explicar los mecanismos a través de los cuales, el cerebro, puede captar estas ondas de alta frecuencia:
Todas las ideas que el cerebro humano percibe, son hechas a través de pequeños cambios microscópicos en la información que las neuronas transmiten unas a otras; pequeños cambios a nivel bioquímico son los que, en última instancia, transmiten las ideas. Sin embargo, estos cambios son producidos por el efecto de las energías y, por lo mismo, cuando hablamos de la mente abstracta, realmente lo que estamos diciendo es que son las propias energías, las que producen los cambios en los niveles cerebrales. Esto significa que el discípulo percibe las verdades, gracias al influjo de las energías sobre sus células cerebrales; son las propias energías que el discípulo desea captar las que, al interaccionar con los átomos que conforman las células del cerebro, producen substancias que después ponen a funcionar una serie de mecanismos biológicos, que dan como resultado ideas concretas. Sin embargo, el concepto, las palabras, no son sino el vestido de una enseñanza que ya fue percibida en los niveles superiores de la mente.

LA ACTIVIDAD MENTAL DE TODO SER HUMANO PODRÍA SER DIVIDIDA EN DOS GRANDES FASES:
Una fase que es insubstancial, que se realiza independientemente de las actividades biológicas del cerebro y de la cual se ocupa únicamente la substancia etérica y superior. La actividad mental que se desarrolla con substancia etérica, es la que, en última instancia, promueve la aparición de la intuición, mientras que todo aquello que tenga que ver con la actividad molecular del cuerpo humano, se referirá, necesariamente, a la mente concreta.
Así pues, si quisiéramos hacer una distinción más clara, tendríamos que empezar diciendo que el Tercer Rayo actúa sobre la parte etérica de la mente del discípulo. Después, y gracias a la interacción que existe entre el cuerpo etérico y el físico, esta influencia etérica ejerce su acción sobre la parte física del cuerpo humano; el cerebro entra en actividad y las ideas que antes eran abstractas, pueden ser puestas en palabras, en conceptos y llevadas a una materialización mediante los procesos que ya todos conocemos.

LA ACCIÓN DEL TERCER RAYO SOBRE EL HOMBRE.
Este Tercer Rayo de la inteligencia activa, impulsa a un ser humano a reordenar su vida, hacerla más eficiente y reinstaurarla dentro del camino que su Maestro interno le va marcando.
A nivel macrosocial, la humanidad, igualmente, se ve influenciada por el efecto de este Tercer Rayo y si bien, los constructores de las formas, hijos del Segundo, promueven la aparición de nuevos moldes e instituciones, a través de los cuales se puede manifestar el siguiente paso de la instrucción divina, es, gracias al Tercer Rayo, que la humanidad entera se pone en movimiento para hacer esto posible.
Como podrán ustedes pensar, eso significa, que aun los destructores de formas, hijos del Primer Rayo, requieren de la energía de este Tercer Rayo para llevar a cabo su tarea y la respuesta es, definitivamente: el Tercer Rayo es la energía en movimiento y, por lo mismo, es la materia prima con la que trabajan en el resto de los Rayos.
Recuerden que los Rayos no se encuentran separados en ningún momento, únicamente los separamos para su estudio, para su comprensión; en ningún momento, un discípulo del Primer Rayo, o Segundo o de cualquier otro, podrá trabajar ignorando al resto. Los Rayos se encuentran entremezclados y trabajan formando múltiples combinaciones, porque, de otra forma, la evolución sería imposible. Sin embargo, la separación resulta útil para entender cómo es que la reacción trabaja; de esta manera, separamos de sus componentes primarios las energías que continuamente están incidiendo en la superficie de la tierra y que son las causantes de la evolución del hombre y del planeta.

EL TERCER RAYO PROMUEVE EL CAMBIO EN TODOS LOS REINOS.
En el reino mineral promueve la erosión, promueve la formación de nuevas construcciones de minerales, es responsable de la desintegración de los átomos, del crecimiento de los cristales, de la transmisión de la electricidad, del movimiento de los vientos y de las corrientes marinas; es lo que dinamiza a la naturaleza, lo que mantiene al planeta en continuo movimiento, la que forma las montañas, los valles y los ríos, la que permite a la lluvia caer, la que hace que los mares se evaporen; es la energía que impulsa a las hormigas en su trabajo, a las abejas en sus vuelos, al rocío cuando cae como suave manto sobre la vegetación; es la energía que permite al pensamiento pensar, la que permite al hombre respirar, la que actúa a nivel celular produciendo la energía necesaria para que el hombre, haciendo uso de ella, se desplace a cualquier lugar; es la energía que mueve al cosmos. Si tuviésemos que emplear una sola palabra diríamos: movimiento, vibración, y si observamos desde muy adentro de nosotros mismos, surge igualmente una palabra, como sinónimo de esta inteligencia activa. Es el tiempo, porque siendo el tiempo lo que separa la causa de su efecto, constituye, igualmente, el resultado de la acción de este Tercer Rayo..

EL USO CONSCIENTE DEL TERCER RAYO.
Así pues, el manejo de este Rayo produce un dinamismo que puede llevar a un ser humano a convertirlo en un gran realizador del plan divino, pero, igualmente, lo puede convertir en un gran desarmonizador de la vida planetaria. El Rayo por sí solo no orienta hacia la construcción del plan divino, únicamente provee la materia prima para que el movimiento se dé. Siempre será la mente del hombre la que defina en qué sentido va a usar esa energía y por esta razón, es que el uso consciente de este Rayo, debe ser cuidadosamente planeado, a fin de que corresponda con los altos designios de la voluntad divina.
Como el material presentado no es fácil de asimilar, les sugiero que estudien cuidadosamente los conceptos y después los trasladen hacia su mente superior, a fin de que se vayan sintonizando con la energía de este Rayo y puedan tener los beneficios que esto aporta.



11. EL TERCER RAYO: LA ILUMINACIÓN MENTAL.

En el Tercer Rayo, las mentes abstractas de los hombres son iluminadas y la energía de iluminación se traduce en pensamientos positivos que pueden concretar, en acciones, cada uno de los lineamientos del plan divino. La iluminación mental es un proceso mediante el cual se obtiene una mayor capacidad para realizar cosas a través de ideas inteligentes.

EL TERCER RAYO ES EL PALPITAR DEL CORAZÓN DIVINO.
El Tercer Rayo es el Rayo de los filósofos, es el Rayo de quienes buscan penetrar en los grandes misterios del universo, es el Rayo de aquellos iniciados que se empeñan en penetrar dentro de los arcanos de la filosofía espiritual; no es por decir, de alguna manera, el Rayo de lo práctico, es más bien, aquello que puede dar origen a las ideas prácticas, pero no es el Rayo que traduce en acción, sino más bien, el que genera los impulsos que después serán puestos en acción por alguno de los Rayos Secundarios; es el aspecto motriz del Padre, es la (Madre) cósmica de la vida, es la armonía de las esferas, es el palpitar del corazón divino, eso es el Tercer Rayo.
En los seres humanos hay quienes, impulsados por este Rayo, rasgan los velos de las más altas filosofías y crean complicados sistemas de pensamiento con teorías profundas y proporcionan la clave a muchos de los misterios. Sin embargo, dichos conocimientos aún están lejos de ser prácticos, el lenguaje es un vehículo obscuro para transmitir ideas que son de una altura muy elevada. En su aspecto negativo, este Rayo puede ocasionar hombres fríos y calculadores que menosprecian otros valores en los seres humanos, pensando que únicamente el cultivo intelectual hace valer a un ser humano.

EL TERCER RAYO REVELA LOS MISTERIOS.
Sin embargo, un Tercer Rayo bien polarizado en la tierra, puede conceder grandes beneficios a toda la humanidad, sus profundos conocimientos de esas regiones misteriosas de la vida y del universo, le permiten traer a la tierra los grandes secretos que dirigen la vida de la creación, son los grandes reveladores de misterios. Muchas veces, convertidos en profetas son quienes leen en las líneas de la mano de Dios, los que ven al futuro tan claro como el presente, los que entienden los designios de los planes divinos, los que sienten en ellos mismos el impulso de la acción, impulsados por la visión que tienen del plan maestro mundial. Así pues, ese Tercer Rayo de aspecto, es la personalidad del Padre que motiva a la evolución.






Comunicación  Cósmica


Hacia una visión integral del Ser Humano

Publicación electrónica dedicada a la difusión de los mensajes recibidos en lo interno por los Maestros de Luz.



Vol. I  No. 12                                                                               Web: http://messages.to/cosmica

Marzo de 2001                                                                      e-mail: unificacion@infosel.net.mx



C O N T E N I D O

           I.      Editorial

       II.      Meditación

    III.      Estudio sobre los Siete Rayos (7ª parte)





          I.      Editorial



¿Cómo es Dios? Se preguntaba el vidente poco antes de sumergirse en meditación. Su cuerpo se relajó, sus ojos se cerraron y en su mente empezaron a delinearse sombras que poco a poco fueron acelerándose conforme su mente se aquietaba.

Y una voz sin ruido le dijo: observa.

Y vio un gran globo de luz que alumbraba en medio del infinito espacio, alrededor del cual giraban lentamente millones de estrellas. Vio que ese gran astro se mantenía unido a las estrellas con pequeñas fibras de luz. La visión se tornó más pequeña como para abarcar un espacio más vasto y notó que ese globo de luz era el corazón de una galaxia... Entonces, no es Dios, pensó.

Y la voz le pidió nuevamente: observa.

Y vio a un conjunto de globos vibrando a una velocidad increíble, unos y otros parecían estar unidos entre sí por fuerzas invisibles. Rayos de energía salían desprendidos ocasionalmente dando a la imagen una majestuosidad formidable. Algo dentro de él hizo que su campo de visión se ampliará y de pronto observó otras pequeñas esferas girando en torno al conjunto de globos, vio que ese mismo cuadro se repetía en otros conjuntos de globos formando una cadena interminable de esferas en movimiento. Se mantenía extasiado observando los colores que tomaban esos cuerpos, cuando entendió que lo que veía eran átomos, los pequeños ladrillos con que se construye el inmenso edificio de la creación. ¡Maravilloso!, se dijo a sí mismo, pero esto no es Dios.

Por tercera vez la voz callada le pidió: observa y comprende.

Entonces vio: a su izquierda, una galaxia con su eterno movimiento, sin prisa, escoltando los millones de estrellas en su viaje por el espacio; a su derecha, el vertiginoso vibrar de los átomos, sus globos enlazados, las chispas electrónicas que, como rayos de tormenta, salían despedidos en todas direcciones. Ambas imágenes se mantenían simultáneamente una al lado de la otra. De pronto, en medio de ellas apareció una silueta, al principio no la identificó pues la mitad de ella estaba sobrepuesta a la galaxia y la otra mitad se mantenía en el lado del átomo. Al principio era pequeña, pero fue creciendo y creciendo hasta que tanto la galaxia como el átomo quedaron incluidos en ella. La emoción invadió al vidente, su atención fue recorriendo esa silueta que reconoció como forma humana, muy lentamente, de abajo hacia arriba como si temiera descubrir lo que él mismo había pedido ver. Su atención se fijó finalmente en la cara de ese majestuoso ser que incluía en él a las galaxias y a los átomos y su corazón casi se paralizó cuando vio que era él mismo. Estaba viendo su cara.

Y las horas pasaron, el sol se sumergió en su sueño nocturno mientras la luna engalanaba una noche más de primavera.

De JESUS ALONSO GONZALEZ F.



Bendiciones a todos en todos los planos.

Comunicación Cósmica





      II.      Meditación



Esta oración no pertenece a ningún grupo o religión en particular, es universal y pone en funcionamiento los centros vitales del hombre conectándolos con la Jerarquía Planetaria. Fue revelada por los Maestros para reorientar las aspiraciones de los discípulos de la luz. Se aconseja practicarla todos los días por las mañanas y por las noches.



La Gran Invocación



Desde el punto de Luz en la mente de Dios,

Que afluya luz a las mentes de los hombres;

Que la Luz descienda a la Tierra.



Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,

Que afluya amor a los corazones de los hombres,

Que Cristo retorne a la Tierra.



Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;

El propósito que los Maestros conocen y sirven.



Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,

Que se realice el Plan de Amor y de Luz,

Y selle la puerta donde se halla el mal.



Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.





  III.      Estudio sobre los Siete Rayos (7ª parte)




12. EL CUARTO RAYO: LA ARMONÍA A TRAVÉS DEL CONFLICTO.


Los Rayos Primarios y los Secundarios.
Hemos venido hablando hasta ahora, de los Rayos Superiores, los Rayos de Aspecto o los Rayos Primarios, como se les ha dado en conocer. Si bien los Rayos Primarios constituyen las tres personalidades del Padre, los Rayos Secundarios son quienes originan la multiplicidad de formas que configuran la vida en todos los reinos. Los Rayos Primarios no vienen a la manifestación de una manera pura, son los Rayos Secundarios quienes hacen su aparición en estas primeras etapas de la evolución de los planetas.


La actuación de los primeros Rayos sobre el aspecto forma, tiene que ser, necesariamente, a través de intermediarios que gradúen sus energías a una frecuencia que sea asimilable y conveniente, para las diferentes formas de vida que se manifiestan en el plano físico. La actuación de un Primero, Segundo o Tercer Rayo directamente sobre la humanidad, sería de tal magnitud, que probablemente entorpecería el camino que la humanidad viene andando y lejos de ayudar, provocaría un desvío de los planes que se tienen preparados.

Por el contrario, los Rayos Secundarios corresponden, más perfectamente, a las diferentes personalidades que es posible encontrar en la tierra; sin embargo, debemos aclarar, tal como ya fue mencionado anteriormente, que la mayoría de las personas manifiestan cualidades y vicios de cada uno de los Rayos, no son manifestaciones puras de algunos de los Rayos y esto se debe a que la etapa actual de la evolución de la humanidad, aún no ha alcanzado el completo predominio del Rayo del Alma sobre la vida humana. Sin embargo, algunas de las cualidades que se mencionarán en estos Rayos Secundarios, podrían ser identificadas como predominantes en los aspectos internos de la personalidad de los estudiantes de luz; esto se debe principalmente, a que son este tipo de personas, las que más han trabajado sobre sus almas y, por lo mismo, reconocen las cualidades esenciales que vienen de ellas.

El trabajo interior del discípulo.
No perdamos de vista que cuando un discípulo estudia su alma, estudia su vida interior, lo hace a través de su propia personalidad que es el vehículo que él mismo ha desarrollado para actuar en la tierra. El simple hecho de realizar una meditación no implica desapego de la personalidad, la personalidad sigue modulando, cualificando, las meditaciones que los discípulos hacen sobre sí mismos; así pues, el discípulo, aun cuando medite en los planos internos, estará actuando a través de una personalidad formada por recuerdos y experiencias de su propia vida física. El desapego será una consecuencia de este trabajo interior, constante y disciplinado. Sin embargo, dentro de este valioso estudio, los discípulos van reconociendo cualidades que son propias de ellos, cualidades que son distintas a sus compañeros discípulos y que pueden ser derivadas del Rayo del cual su alma trabaja.


Empecemos entonces, el estudio de estos Rayos Secundarios y tratemos de captar la enorme importancia que esto tiene dentro de la psicología esotérica.

El trabajo del Cuarto Rayo.
El Cuarto Rayo es el Rayo de los artistas, el Rayo del color y la forma, es el Rayo donde se unen las energías superiores de los primeros tres Rayos de Aspecto, con el mundo tridimensional, las energías sutiles en contacto con las energías toscas de la materia. El Cuarto Rayo se denomina la armonía a través del conflicto, un nombre que se le ha asignado desde hace muchos siglos atrás y que mi Hermano DJWAL KHUL reveló hace tiempo en sus escritos.


La armonía a través del conflicto es un nombre que, en forma de parábola, refleja perfectamente lo que este Rayo provoca en cada uno de los reinos y dentro de la personalidad humana. Es el Rayo del artista que puede mezclar, de una manera genial, la fogosidad de su espíritu interno que busca liberarse y la sublima paz que alcanza cuando su obra maestra es terminada. Representa al ser humano que, movido por una fuerza interior que arrebata en acciones, puede, al cabo de un cierto tiempo, lograr la paz a través de la manifestación correcta de esa fuerza. Es el modulador por excelencia, el transformador de energía, el que reduce la graduación de energía que se requiere para que la humanidad entera pueda recibir, en forma normal y sin verse afectada, las altas energías que provienen de los Rayos Primarios. Es aquél que disuelve las dificultades y hace imperar la paz en donde antes todo era agitación.

El Rayo de la armonía, de la belleza y del arte.
En sus aspectos negativos, las personalidades de este Cuarto Rayo, son personas impulsivas, poco mentales, altamente emotivas y capaces de tomar decisiones que después lamentarán por el resto de sus días, personas incapaces de dominar su carácter tempestuoso. Sin embargo, en su aspecto más puro, los seres del Cuarto Rayo, son aquellos que reflejan en sí mismos, la armonía y la belleza, toman las formas desordenadas de la vida, toman los sonidos en completo caos y los transforman, para lograr crear una obra de arte tanto en la música como en la danza, como en la pintura o como en cualquier otra manifestación artística. Son los grandes escultores que dan forma a las piedras deformes, los grandes pintores que, a través de gamas multicolores, producen armonías que fácilmente evocan, en aquellos que observan, emociones de plenitud y de belleza inefable. Es el Rayo, muchas veces, de seres solitarios, porque se sienten incomprendidos por las multitudes, porque sólo ellos observan esos panoramas que internamente se les revelan, sólo ellos pueden captar la música de las esferas y cuando carecen del entrenamiento necesario para hacerla partícipe al resto de la humanidad, su frustración los puede llevar a límites de la locura; prefieren cerrarse en su belleza interior, que vivir en un mundo en donde el caos, la anarquía y el desorden reinan por doquier.


El Rayo que disuelve el conflicto y hace la luz.
En el camino del discípulo, el Cuarto Rayo es el que pone orden dentro del conflicto, es el Rayo que sintetiza, en pequeñas frases, las grandes Leyes del universo que explican las aparentes paradojas que ocurren en él. Es ese arte que los discípulos desarrollan para dirimir los conflictos provenientes de teorías opuestas, de enseñanzas contradictorias. Es aquél que disipa las dudas de las mentes turbadas, con unas cuantas palabras, arrojando la luz en donde antes era obscuridad. Por eso, este Rayo es del artista, por esa razón, este Rayo se la denomina la armonía a través del conflicto.


El Rayo que armoniza a través de la magia del verbo.
A nivel de humanidades, el Cuarto Rayo se manifiesta de muchas formas: En los grandes negociadores, en los grandes estadistas, en los grandes líderes que indican el camino y son capaces de uniformizar las diversas opiniones que provienen de sectores diferentes de los pueblos; aquellos que unifican, en uno sólo, los múltiples intereses de sus seguidores; aquellos que son capaces de despertar, a través de la magia de su verbo, las más grandes acciones en los seres humanos. Pero todo eso será posible, si las personas de este Rayo están debidamente entrenadas. Desarrollar las habilidades para comunicarse, será el objetivo primordial dentro del entrenamiento de los discípulos del Cuarto Rayo. Darse cuenta que ellos perciben una realidad diferente a la del resto de los seres humanos, es iniciar el camino, correctamente, de estos seres. Así pues, escuchen y aprendan:

"Es el Cuarto Rayo el que puede generar la armonía ahí en donde exista el conflicto".




13. EL CUARTO RAYO: TRANSFORMADOR DE ENERGÍA.



Comentábamos acerca del Cuarto Rayo, de sus atributos y de la forma como opera en algunas personalidades humanas. Nos corresponde ahora estudiar su efecto sobre los diferentes reinos de la naturaleza y aunque su estudio no sea sencillo, intentaremos poner en claro los efectos, a nivel macroscópico, que su actividad ocasiona y promueve los diferentes grados evolutivos de las formas que se manifiestan en este planeta.

El Cuarto Rayo es el que armoniza los conflictos, es el Rayo en donde se conjugan tanto los Mayores como los Rayos Menores, es un punto de confluencia, actúa como un transformador de energía, y de la misma manera como una imagen se invierte en un cierto punto focal, cuando es reflejada en un espejo cóncavo, de la misa manera, los Rayos Primarios se unen en un cierto punto para transformarse en los Rayos Secundarios. Este punto de unión es, justamente, donde actúa el Cuarto Rayo, como un sintonizador de los primeros tres y, a la vez, el portal de entrada para los otros tres.

Aspecto general de los Siete Rayos.
Si pudiésemos dividir los Siete Rayos en una gráfica, tendríamos dos triángulos invertidos en donde sus vértices se tocan; el Rayo número cuatro estaría en ese punto en donde ambos vértices se están tocando. Los Rayos Primarios provendrían del triángulo superior y los Rayos Secundarios serían emanados a través de ese vértice que se encuentra en el centro.




El trabajo del Cuarto Rayo sobre la atmósfera terrestre.
Los Rayos Primarios no se manifiestan de una manera pura en el mundo de las formas, sino que lo hacen a través de los Rayos Secundarios. Tenemos pues, que el Rayo Cuarto actúa principalmente en los niveles altos de la estratosfera, su área de influencia, como fuerza, trabaja sobre la atmósfera y es, gracias a esta energía, que los Rayos Cósmicos Solares, así como otros provenientes de diferentes partes de la galaxia, son transformados y transmutados a una frecuencia que sea adecuada a los diferentes reinos que constituyen al planeta tierra.


El Cuarto Rayo regula la actividad atmosférica, es el Rayo que ocasiona las perturbaciones en la atmósfera, que después serán convertidas en huracanes, pero, igualmente, es quien armoniza los diferentes climas que se encuentran a lo largo y ancho del planeta. No es necesario decir, que los excesivos niveles de contaminación que el hombre ha depositado sobre su atmósfera, interrumpe el trabajo de este Rayo y, por la misma razón, el Cuarto Rayo no puede, por sí sólo, armonizar la atmósfera con una rapidez suficiente, como para equilibrar la desestabilizadora actividad humana.

El Cuarto Rayo en el reino mineral.
En el reino mineral, sin embargo, el Cuarto Rayo ha venido trabajando, desde hace muchos millones de años, con el propósito de reordenar y reestructurar los arreglos moleculares de los diferentes minerales; gracias a su acción, es que los cristales tienen la forma que hoy tienen; gracias a su acción, los pequeños caos que se manifiestan en la estructura de la materia, van siendo organizados y ordenados de acuerdo a principios cósmicos de la creación. Este es el papel del Cuarto Rayo en el reino mineral.


El Cuarto Rayo en el reino vegetal.
Por otra parte, en el reino de los vegetales, el Cuarto Rayo regula las actividades que tienen que ver en la lucha ecológica. En todo pequeño nicho ecológico existen pequeñas o grandes batallas por la supervivencia; esto presenta conflictos, a nivel de individuos, de una cierta especie, y en todo lugar donde se manifieste un conflicto, se hallará presente siempre el Cuarto Rayo, intentando lograr la armonía y restablecer el equilibrio que se hubiera perdido. Las grandes selvas no son otra cosa que inmensas comunidades de organismos, luchando unos contra otros, en busca de la supervivencia. El Cuarto Rayo equilibra esas fuerzas y evita que alguna especie supere claramente a las demás y rompa un equilibrio que es ya de por sí delicado.


El Cuarto Rayo y los órganos reproductores.
Las actividades que emplea este Rayo, de una manera esotérica, desembocan principalmente sobre los órganos reproductores; de esta manera, cada una de las especies es controlada en cuanto al número de individuos se refiere. No es así cuando la razón de la sobrepoblación de cierta especie se debe a una contaminación ajena al propio nicho ecológico. Más claramente, cuando es el ser humano quien ha contaminado la naturaleza, el Cuarto Rayo funciona de una manera inversa, promoviendo la aparición de ciertos microorganismos que pudieran acelerar el proceso de asimilación del contaminante; de esta manera, el equilibrio se restablece y, rápidamente, las diversas comunidades que forman esa pequeña parte de la naturaleza, vuelven a los niveles normales de equilibrio. Es el Cuarto Rayo, entonces, el regulador por excelencia, del equilibrio en la naturaleza.


El Cuarto Rayo en el reino animal.
En los animales, por otra parte, el Cuarto Rayo actúa de una manera similar a la mencionada en el reino vegetal, pero, en esta ocasión, su actividad se desplaza hacia los cuerpos internos de cada uno de los seres del reino; su actividad es meramente etérica y busca, principalmente, mantener un equilibrio ecológico dentro del organismo de cada uno de los individuos, es decir, mantiene la salud en los reinos animales. Recordemos que las enfermedades, tanto en los animales como en el hombre, no son otra cosa que desequilibrios ecológicos entre las diferentes comunidades de seres vivos que habitan dentro del organismo. El Cuarto Rayo, entonces, trabaja en estos niveles y, por la misma razón, este Cuarto Rayo puede ser invocado también, para sanar a cualquier ser vivo y restablecer el equilibrio ecológico en las diversas comunidades vegetales y minerales.


Direcciones electrónicas de la comunidad:
Poner mensajes:           ComCos@onelist.com
Subscribirse:             ComCos-subscribe@onelist.com
Cancelar la subscripción: ComCos-unsubscribe@onelist.com
Dueño de la lista:        ComCos-owner@onelist.com