Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 928 al 957 
AsuntoAutor
Angelologia en Tau Ricardo
El Decalogo del Ma Ricardo
ARTE / El acercami Ricardo
Disclosure Project Ricardo
Angeles / Dolor y Ricardo
Los Angeles como M Ricardo
La Reencarnacion / Ricardo
Centro Mexicano de Ricardo
ojo-La Develacion Ricardo
Codigo de Etica en Ricardo
Accion Urgente / D Ricardo
Comunicado de la F Ricardo
El Desafio / Pearl Ricardo
Monjas Violadas / Ricardo
Malena Sotomayor e Ricardo
La Inexistencia de Ricardo
Que es la Vida Imp Ricardo
Lemuria, Como fue Ricardo
PsicoAstrologia # Ricardo
Amor / Anthony de Ricardo
Aprendiendo a Educ Ricardo
Las Garras de la M Ricardo
Experiencias cerca Ricardo
Mensaje de itzamna Ricardo
Para los Hermanos Ricardo
Los Sembradores / Ricardo
Mexico-Peru / Invi Ricardo
Carta del Jefe Sea Ricardo
Elixires Aztecas / Ricardo
Percepcion y Corru Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 901     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] El Miedo / Jocelyn Arellano
Fecha:Viernes, 1 de Junio, 2001  08:57:37 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

 
EL MIEDO 
                    
Jocelyn Arellano 
<josyarellano@...> 
 
Vamos rápido, muy rápido. Nos sucede una cosa detrás de otra. ¿Acaso 
profundizamos un poco más para ver en que dirección va nuestra vida? 
¨Tenemos más paz o armonía o por el contrario sentimos cada vez más angustia 
o frustración?  
 
La paz interna no es el resultado de lo que hacemos ni tampoco del éxito que 
tengamos sino de la motivación detrás de lo que hacemos. 
 
Si queremos más paz, si realmente la queremos, tendremos que meternos a 
escudriñar en los cajones olvidados de nuestro interior para descubrir que 
nos lleva a actuar como lo hacemos. Es un viaje que nos interesa poco ya que 
parece siempre más atractivo o tal vez más fácil culpar a otros por como nos 
sentimos y así dejar de responsabilizarnos de nuestros actos. 
 
       Lo creamos o no hay una emoción fundamental que nos motiva: EL MIEDO. 
El está detrás del deseo inagotable que tenemos de reconocimiento y de 
aceptación, de la sed de control y de poder que experimentamos y de la 
necesidad imperiosa de sentirnos seguros.  Todos estos deseos están detrás 
de casi cada acto de nuestras vidas imposibilitando el ser realmente 
felices.  
 
       ¿Cuánto de lo que realizamos o decimos es para que nos alaben o nos 
admiren?  Cuánto afán en sostener una imagen ante otros!  Cuanta angustia 
padecemos si las cosas no son exactamente como queremos!  Cuánto desazón si 
la vida nos arrebata a alguien o algo que necesitábamos para sentirnos 
seguros!  Cuánto maltrato soportamos! !Cuánto nos castigamos! ¿Y creemos que 
somos libres? No lo somos!!! 
 
       El miedo empaña cada una de nuestras reacciones: Si no nos alaban nos 
frustramos, si no controlamos nos deshacemos, si la vida nos priva de 
aquello de lo que dependíamos sucumbimos. Nos dejamos pisotear por temor a 
que nos dejen y tengamos que enfrentarnos a nosotros mismos. Nos lasceramos 
constantemente porque no toleramos la inseguridad de aceptarnos tal cual 
somos y de responsabilizarnos por nuestras actitudes. Si realmente nos 
diéramos cuenta cuan sumergidos estamos  en este estado terrorífico haríamos 
todo lo que estuviera en nuestras manos para salir de él. 
 
       La verdadera felicidad, la que perdura y no se esfuma en un instante, 
no tiene nada que ver con lo externo sino con una actitud interna basada en 
la confianza, en el convencimiento de que todo funciona para nuestro bien 
sabiendo que no es necesario controlarlo todo para poder ser felices. La paz 
interna está basada en la certeza de que no necesitamos la aprobación del 
otro ni el éxito mundano si no lo tenemos para estar bien con nosotros 
mismos. Nuestras necesidades de poder y de reconocimiento son un espejismo 
que jamas podrán darnos la plenitud. 
 
       Caemos en el error de pensar que solo si somos perfectos, si nos 
creemos completamente seguros de todo, si los demás nos reconocen y nos 
buscan o nos necesitan entonces podemos estar satisfechos, ¿hasta cuando nos 
daremos cuenta de que este tipo de satisfacción es una ilusión? 
 
       En el deseo de ocultar nuestro miedo se nos va la vida entera. 
Vayamos lento, más lento para poder reconocerlo y si en verdad queremos paz 
interna, tendremos que enfrentarlo cara a cara y sin defensas. Al sacarlo a 
la luz y comprenderlo mejor, perderá su poder sobre nosotros reflejándose 
ello en nuestras actitudes hacia la vida y hacia los demás. 
 
 
 
 
  
                    
  
 
  
 
   
  
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.