Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 928 al 957 
AsuntoAutor
Angelologia en Tau Ricardo
El Decalogo del Ma Ricardo
ARTE / El acercami Ricardo
Disclosure Project Ricardo
Angeles / Dolor y Ricardo
Los Angeles como M Ricardo
La Reencarnacion / Ricardo
Centro Mexicano de Ricardo
ojo-La Develacion Ricardo
Codigo de Etica en Ricardo
Accion Urgente / D Ricardo
Comunicado de la F Ricardo
El Desafio / Pearl Ricardo
Monjas Violadas / Ricardo
Malena Sotomayor e Ricardo
La Inexistencia de Ricardo
Que es la Vida Imp Ricardo
Lemuria, Como fue Ricardo
PsicoAstrologia # Ricardo
Amor / Anthony de Ricardo
Aprendiendo a Educ Ricardo
Las Garras de la M Ricardo
Experiencias cerca Ricardo
Mensaje de itzamna Ricardo
Para los Hermanos Ricardo
Los Sembradores / Ricardo
Mexico-Peru / Invi Ricardo
Carta del Jefe Sea Ricardo
Elixires Aztecas / Ricardo
Percepcion y Corru Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 990     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Amor / Anthony de Mello
Fecha:Viernes, 6 de Julio, 2001  02:36:42 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

 
 
 
Los escritos de Anthony de Mello se alejan de la fe cristiana 
Notificación sobre los escritos del padre Anthony de Mello sj 
Congregación para la Doctrina de la Fe, 6/98. 6/98. 6/98. 
 
<http://www.corazones.org/doc/de_mello_anthony.htm>; 
 
"cada vez más en sus publicaciones sucesivas, se advierte un alejamiento 
progresivo de los contenidos esenciales de la fe cristiana". 
 
El Padre Jesuita de la India, Anthony de Mello (1931-1987), es muy conocido 
debido a sus numerosas publicaciones, las cuales, traducidas a diversas 
lenguas, han alcanzado una notable difusión en muchos países, aunque no 
siempre se trate de textos autorizados por él. Sus obras, que tienen casi 
siempre la forma de historias breves, contienen algunos elementos válidos de 
la sabiduría oriental, que pueden ayudar a alcanzar el dominio de sí mismo, 
romper los lazos y afectos que nos impiden ser libres, y afrontar 
serenamente los diversos acontecimientos favorables y adversos de la vida. 
 
Particularmente en sus primeros escritos, el P. de Mello, no obstante las 
influencias evidentes de las corrientes espirituales budista y taoísta, se 
mantuvo dentro de las líneas de la espiritualidad cristiana. En estos libros 
trata los diversos tipos de oración: de petición, intercesión y alabanza, 
así como de la contemplación de los misterios de la vida de Cristo, etc. 
 
Las religiones, incluido el Cristianismo, serían uno de los principales 
obstáculos para el descubrimiento de la verdad. Esta verdad, por otra parte, 
no es definida nunca por el Autor en sus contenidos precisos. Pensar que el 
Dios de la propia religión sea el único, sería simplemente fanatismo. Dios 
es considerado como una realidad cósmica, vaga y omnipresente. Su carácter 
personal es ignorado y en práctica negado. 
 
Pero ya en ciertos pasajes de estas primeras obras, y cada vez más en sus 
publicaciones sucesivas, se advierte un alejamiento progresivo de los 
contenidos esenciales de la fe cristiana. El Autor sustituye la revelación 
acontecida en Cristo con una intuición de Dios sin forma ni imágenes, hasta 
llegar a hablar de Dios como de un vacío puro. Para ver a Dios haría 
solamente falta mirar directamente el mundo. Nada podría decirse sobre Dios; 
lo único que podemos saber de El es que es incognoscible. Ponerse el 
problema de su existencia sería ya un sinsentido. Este apofatismo radical 
lleva también a negar que la Biblia contenga afirmaciones válidas sobre 
Dios. Las palabras de la Escritura serían indicaciones que deberían servir 
solamente para alcanzar el silencio. En otros pasajes el juicio sobre los 
libros sagrados de las religiones en general, sin excluir la misma Biblia, 
es todavía más severo: éstos impedirían que las personas sigan su sentido 
común, convirtiéndolas en obtusas y crueles. Las religiones, incluido el 
Cristianismo, serían uno de los principales obstáculos para el 
descubrimiento de la verdad. Esta verdad, por otra parte, no es definida 
nunca por el Autor en sus contenidos precisos. Pensar que el Dios de la 
propia religión sea el único, sería simplemente fanatismo. Dios es 
considerado como una realidad cósmica, vaga y omnipresente. Su carácter 
personal es ignorado y en práctica negado. 
 
 
El P. de Mello muestra estima por Jesús, del cual se declara "discípulo". 
Pero lo considera un maestro al lado de los demás. La única diferencia con 
el resto de los hombres es que Jesús era "despierto" y plenamente libre, 
mientras los otros no. Jesús no es reconocido como el Hijo de Dios, sino 
simplemente como aquel que nos enseña que todos los hombres son hijos de 
Dios. También las afirmaciones sobre el destino definitivo del hombre 
provocan perplejidad. En cierto momento se habla de una "disolución" en el 
Dios impersonal, como la sal en el agua. En diversas ocasiones se declara 
también irrelevante la cuestión del destino después de la muerte. Debería 
interesar solamente la vida presente. En cuanto a ésta, puesto que el mal es 
solamente ignorancia, no existirían reglas objetivas de moralidad. El bien y 
el mal serían solamente valoraciones mentales impuestas a la realidad. 
En coherencia con lo expuesto hasta ahora, se puede comprender cómo, según 
el Autor, cualquier credo o profesión de fe en Dios o en Cristo impedirían 
el acceso personal a la verdad. La Iglesia, haciendo de la palabra de Dios 
en la Escritura un ídolo, habría terminado por expulsar a Dios del templo. 
En consecuencia, la Iglesia habría perdido la autoridad para enseñar en 
nombre de Cristo. 
 
------------------------------------------------------------------------ 
 
NOTA ILUSTRATIVA 
 
Las publicaciones del jesuita de la India P. Anthony de Mello (1931-1987) 
han alcanzado una notable difusión en muchos países y entre personas de 
diferentes condiciones. En tales escritos, con en un estilo asequible y de 
fácil lectura, en la mayoría de los casos en forma de breves narraciones, ha 
recogido algunos elementos válidos de la sabiduría oriental que pueden 
ayudar a alcanzar el dominio de sí, romper los lazos y afectos que nos 
impiden ser realmente libres, evitar el egocentrismo, afrontar con serenidad 
las vicisitudes de la vida sin dejarse influenciar por el mundo exterior, a 
la vez que percibir la riqueza del mundo que nos rodea. Es de justicia 
señalar estos valores positivos, que se pueden encontrar en muchos de los 
escritos del P. de Mello. Sobre todo en las obras que datan de sus primeros 
años de actividad como director de retiros, aunque influenciado por las 
corrientes espirituales budistas y taoístas, se mueve en muchos aspectos en 
las líneas de la espiritualidad cristiana: se refiere a la espera, en el 
silencio y en la oración, de la venida del Espíritu, puro don del Padre 
(Incontro con Dio, 11-13). Habla muy bien de la oración de Jesús y la que él 
nos enseña, tomando como base el Padre nuestro (ibid. 40-43). Habla también 
de la fe, del arrepentimiento, de la contemplación de los misterios de la 
vida de Cristo según el método de san Ignacio. En su obra Sàdhana. Un 
cammino verso Dio, publicado por primera vez en 1978, sobre todo en su parte 
final (La devozione, pp. 175-235), Jesús ocupa un lugar central: se habla de 
la oración de petición, de la oración de intercesión, tal como Jesús enseña 
en el evangelio, de la oración de alabanza, de la invocación del nombre de 
Jesús. El libro está dedicado a la Bienaventurada Virgen María, modelo de la 
contemplación (p.11). 
 
Pero ya en esto volumen desarrolla su teoría de la contemplación como 
autoconciencia (consapevolezza), que no aparece exenta de ambigüedad. Ya al 
comienzo de la obra se equipara la noción de la revelación cristiana y la de 
Lao-Tse, con una cierta preferencia por la de este último: "«El silencio es 
la grand revelación», dijo Lao-Tse. Según nuestra forma común de pensar, la 
Revelación se encuentra en la Sagrada Escritura. Y es así. Pero hoy quisiera 
que descubrieras qué revelación puede encontrarse en el silencio" (p. 15; 
cfr p. 18). En el ejercicio de la conciencia (consapevolezza) de nuestras 
sensaciones corporales entramos ya en comunicación con Dios (p.44). Una 
comunicación que se explica en estos términos: "Muchos místicos nos dicen 
que, además de la mente y el corazón, con los cuales ordinariamente nos 
comunicamos con Dios, todos nosotros estamos dotados de una mente mística y 
de un corazón místico, una facultad que nos hace capaz de conocer a Dios 
directamente, de acogerlo e intuirlo en su mismo ser, aunque de manera 
oscura" (ibid.). Pero esta intuición, sin imágenes ni forma, es la de un 
vacío: "¿Qué cosa miro cuando en silencio miro a Dios? Una realidad sin 
imagen, sin forma. ¡Un vacío!" (p. 45). Para comunicar con el infinito es 
necesario "mirar al vacío". Así se llega a la conclusión, "aparentemente 
desconcertante, de que la concentración en nuestra respiración o en nuestras 
sensaciones corporales es una óptima contemplación, en el sentido estricto 
de la palabra" (p. 51). En otras obras posteriores se habla del 
"despertarse", de la iluminación interior o del conocimiento: "¿Cómo 
despertarse? ¿Cómo saber si se duerme? Los místicos, cuando ven lo que les 
rodea, descubren un gran gozo que brota del corazón de las cosas. 
Unánimemente hablan de este gozo y del amor que lo inunda todo... ¿Cómo 
llegar a ésto? Mediante la comprensión, liberándonos de las ilusiones y de 
las ideas deformadas" (Istruzioni di volo per aquile e polli, 77; cfr 
Chiamati all'amore, 178). La iluminación interior es la verdadera 
revelación, mucho más importante que la que nos llega por la Escritura: "Un 
gurú prometió a cierto estudioso una revelación de mayores consecuencias que 
cualquier otra contenida en las escrituras... Cuando has adquirido 
conocimiento, usas una antorcha para mostrar el camino. Cuando estás 
iluminado, te conviertes en antorcha" (La preghiera della rana I, 126-127). 
"La santidad no es una conquista, es una Gracia. Una gracia llamada 
conciencia, una gracia que se llama mirar, observar, entender. Si 
encendieras la luz de la conciencia y te observaras a ti y todo lo que te 
rodea durante el día; si te vieras reflejado en el espejo de la conciencia 
de la forma en que ves tu rostro reflejado en un espejo... sin emitir ningún 
juicio o condena, te darías cuenta de las transformaciones maravillosas que 
ocurren en ti." (Chiamati all'amore, 176). 
 
En estos escritos sucesivos el P. De Mello ha llegado cada vez más a 
concepciones sobre Dios, la revelación, Cristo, el destino final del hombre, 
etc. que no resultan armonizables con la enseñanza de la Iglesia. Dado que 
muchos de sus libros no se presentan en forma doctrinal, sino como 
colecciones de pequeñas historias, con frecuencia muy ingeniosas, las ideas 
subyacentes pueden pasar fácilmente desapercibidas. Por ello se hace 
necesario llamar la atención sobre algunos aspectos de su pensamiento que, 
en formas diversas, afloran a lo largo de su obra. Nos serviremos de los 
textos del Autor, que, aun con sus peculiares características, muestran con 
claridad el pensamiento de fondo. 
 
El P. De Mello en repetidas ocasiones hace afirmaciones sobre Dios que 
ignoran, si no niegan explícitamente, su carácter personal y lo reducen a 
una vaga realidad cósmica omnipresente. Nadie puede ayudarnos a encontrar a 
Dios como nadie puede ayudar al pez a encontrar el océano (cf. Un minuto di 
saggezza, 77; Messaggio per un'aquila che si crede un pollo, 115). 
Igualmente Dios y nos no somos ni una sola cosa ni tampoco dos como el sol y 
su luz, el océano y las olas no son ni una sola cosa ni tampoco dos (Un 
minuto di saggezza, 44). Todavía con más claridad el problema de la 
divinidad personal se plantea en estos términos: "Dag Hammarskjöld, ex 
secretario general de las Naciones Unidas, ha dicho una frase muy bella: 
"Dios no muere el día en que dejamos de creer en una divinidad personal..." 
(Messaggio per un'aquila..., 140; lo mismo en La iluminación es la 
espiritualidad, 60). "Si Dios es amor, entonces la distancia entre Dios y tú 
es idéntica a la distancia entre ti y la conciencia de ti mismo" (Shock di 
un minuto, 287). 
 
Se critica e ironiza con frecuencia sobre todo todo intento de lenguaje 
sobre Dios, con el fundamento de un apofatismo unilateral y exagerado, 
consecuente con la concepción de la divinidad a que nos acabamos de referir. 
La relación de Dios y la creación se expresa con frecuencia según la imagen 
hindú del bailarín y la danza: "Veo a Jesucristo y a Judas, veo víctimas y 
perseguidores, verdugos y crucificados: una melodía única con notas 
contrastantes... una danza única tejida con pasos diferentes... en fin, me 
pongo delante de Dios. Lo veo como el danzante y a toda esta locura, 
insensatez, hilaridad, agonía espléndida que llamamos vida, como su 
danza..." (Alle sorgenti, 178-179; cfr Il canto degli uccelli, 30) ¿Qué o 
quién es Dios y qué son los hombres en esta "danza"? Y también: "Si quieres 
ver a Dios, observa directamente la creación. No la rechaces, no reflexiones 
sobre ella. Limítate a mirar" (p. 41). No se ve cómo entra aquí la mediación 
de Cristo para el conocimiento del Padre. "Dios no tiene nada que ver con la 
idea que tenéis de él... Lo único que podemos saber de Él es que es 
incognoscible (Istruzioni di volo per aquile e polli, 11; cf. ibid. 12-13; 
Messaggio..., 136; Preghiera della rana, vol 1, 351). Nada por tanto se 
puede decir sobre Dios: "El ateo comete el error de negar aquello sobre lo 
que no se puede decir nada... y el teísta comete el error de afirmarlo" 
(Shock di un minuto, 30; cf. ibid. 360). 
 
Las escrituras, incluida claramente la Biblia, no nos dan a conocer tampoco 
a Dios, son sólo como la señal indicadora que no me dice nada sobre la 
ciudad a la que me dirijo: "Llego a una señal donde está escrito Bombay... 
Esa señal no es Bombay y ni siquiera se le asemeja. No es un retrato de 
Bombay. Es un indicación. Esto son las escrituras: una indicación" 
(Istruzioni di volo... 12). Siguiendo la metáfora, diríamos que la 
indicación resulta inútil cuando se ha llegado al punto de destino. Y esto 
es lo que parece afirmar A. De Mello: "La escritura es una parte excelente, 
el dedo apuntado que indica la luz. Usamos sus palabras para ir más allá y 
alcanzar el silencio" (ibid. 15). Paradójicamente, la revelación de Dios no 
se expresa en su palabra, sino en su silencio (cf. también Un minuto di 
saggezza, 129; 167; 201, etc.; Messaggio per un'aquila che si crede un 
pollo, 112-113). "En la Biblia se nos señala solamente el camino, como 
ocurre con las escrituras musulmanas, budistas, etc." (La iluminación es la 
espiritualidad, 64). 
 
Se proclama por tanto un Dios impersonal que está por encima de todas las 
religiones, a la vez que se ataca el anuncio cristiano acerca del Dios amor, 
que seía incompatible con la necesidad de la Iglesia para la salvación: "Mi 
amigo y yo vamos a la feria. La feria internacional de las religiones... En 
el pabellón judío nos dieron unos volantes que decían que Dios era compasivo 
y que los judíos eran su pueblo elegido. Los judíos. Ningún otro pueblo era 
tan elegido como el pueblo judío. En el pabellón musulmán aprendimos que 
Dios era misericordioso y que Mahoma era su único profeta. La salvación 
viene escuchando al único profeta de Dios. En el pabellón cristiano 
descubrimos que Dios es amor y que no hay salvación fuera de la Iglesia. 
 
Entra en la Iglesia o te arriesgas a condenarte eternamente. Mientras nos 
alejábamos pregunté a mi amigo: ¿qué piensas de Dios? Él respondió: es un 
santurrón, fanático y cruel. Una vez llegado a casa le dije a Dios: ¿Cómo 
soportas este género de cosas, Señor? ¿No ves que desde hace siglos te están 
dando mala fama? Dios respondió: yo no he organizado esta feria. Me 
avergonzaría incluso de visitarla" (Il canto degli uccelli, p. 186s., 
historia La fiera internazionale delle religioni; cf. también pp. 190-191; 
p. 194). La enseñanza de la Iglesia sobre la voluntad salvífica universal de 
Dios y la salvación de los no cristianos no está expuesta en modo correcto. 
Y también sobre el mensaje cristiano del Dios amor: "Dios es amor. Y nos 
ama, y nos recompensa siempre si observamos sus mandamientos. ¿Sí?, dijo el 
maestro. Entonces la noticia no es tan buena, ¿no?" (Shock di un minuto, 
218; cf. ibid. 227). Toda religión concreta es un impedimento para llegar a 
la verdad. De la religión en general se dice lo que veíamos afirmado de las 
Escrituras: "Todos los fanáticos querían agarrarse a su Dios y hacerlo el 
único" (La iluminación es la espiritualidad, 65; cfr ibid. 28; 30). La 
verdad es lo que importa, venga de Buda o de Mahoma, ya que "lo importante 
es descubrir la verdad en donde todas las verdades coinciden, porque la 
verdad es una" (ibid. 65). "La mayor parte de las personas, 
desgraciadamente, tiene suficiente religión para odiar pero no para amar" 
(La preghiera della rana, vol 1, 146; cf. ibid. 56-57; 133). Cuando se 
enumeran los obstáculos que impiden ver la realidad, la religión ocupa el 
primer lugar: "Primero, tu fe religiosa. Si tú tomas la vida como comunista 
o como capitalista, como musulmán o como judío, estás experimentando la vida 
con prejuicios y de modo tendencioso: he aquí una barrera, un estrato de 
grasa entre la Realidad y tu espíritu, que no llega a ver ni a tocar 
directamente la Realidad" (Chiamati all'amore, 62). "Si todos los seres 
humanos estuvieran dotados de un corazón así, ninguno se etiquetaría como 
comu- nista o capitalista, cristiano, musulmán o budista. La luz y la 
claridad de su visión les revelarían que todos los pensamientos, todos los 
prejuicios, todas las creencias, son candiles cargados de tinieblas, nada 
más que signos de su propia ignorancia" (ibid. 172; cfr también Un minuto di 
saggezza, 169; 227, sobre los peligros de la religión). Lo que se afirma de 
la religión, se dice también en concreto de las Escrituras (cfr Il canto 
degli uccelli, 186s; Shock di un minuto, 28). 
 
La filiación divina de Jesús se diluye en la filiación divina de los 
hombres: "A lo que Dios replicó: Un día de fiesta es sagrado porque 
demuestra que todos los días del año son sagrados. Y un santuario es santo 
porque demuestra que todos los lugares están santificados. Así, Cristo ha 
nacido para demostrar que todos los hombres son hijos de Dios" (Il canto 
degli uccelli, 188). De Mello muestra ciertamente una adhesión personal a 
Cristo, del cual se declara discípulo (Alle sorgenti, 13.99), en el cual 
cree (p. 108) y con el que se encuentra personalmente (p. 109ss; 117ss). Su 
presencia transfigura (cf. p. 90s). Pero otras afirmaciones resultan 
desconcertantes: Jesús es mencionado como un maestro entre tantos: "Lao Tze 
y Sócrates, Buda y Jesús, Zaratustra y Mahoma" (Un minuto di saggezza, 13). 
Jesús en la cruz aparece como el que se ha liberado perfectamente de todo: 
"Veo al crucificado despojado de todo: privado de su dignidad... privado de 
su reputación... privado de todo apoyo... privado de su Dios... mientras 
miro a ese cuerpo sin vida, entiendo poco a poco que estoy mirando el 
símbolo de la liberación suprema y total. Precisamente porque está clavado 
en la cruz, Jesús llega a estar vivo y libre... Así, ahora contemplo la 
majestad del hombre que se ha liberado de todo lo que nos hace esclavos y 
destruye nuestra felicidad..." (Alle sorgenti, 92-93). Jesús en la cruz es 
el hombre libre de todos los lazos, se convierte por tanto en el símbolo de 
la liberación interior de todo aquello a lo que estamos apegados ¿Es algo 
más que el hombre libre? ¿Es Jesús mi salvador o me remite a una reali- dad 
misteriosa que le ha salvado a él?: "¿Podré alguna vez entrar en contacto, 
Señor, con la fuente de la cual brotan tus palabras, tu sabiduría?... ¿Podré 
encontrar las fuentes de tu valentía?" (ibid. 116). "Lo más bonito de Jesús 
es que se encontraba a gusto con los pecadores, porque entendía que no era 
en nada mejor que ellos... la única diferencia entre Jesús y los pecadores 
era que él estaba despierto y ellos no" (Messaggio per un'aquila che si 
crede un pollo, 37; también La iluminación es la espiritualidad, 30; 62). La 
presencia de Cristo en la eucaristía no es más que un símbolo que apunta a 
una realidad más profunda, la presencia de Cristo en la creación: "Toda la 
creación es Cuerpo de Cristo, y tú crees que sólo está en la Eucaristía. La 
Eucaristía señala esa creación. El Cuerpo de Cristo está por todas partes, y 
tú sólo reparas en su símbolo que te está apuntando lo esencial que es la 
vida" (La iluminación es la espiritualidad, 61). 
 
El ser del hombre parece llamado a una disolución, como la de la sal en el 
agua: "Antes de que aquel último pedazo se disolviera, la muñeca de sal 
exclamó sorprendida: ¡ahora se quién soy!" (Il canto degli uccelli, 134). En 
otros momentos se declara irrelevante la cuestión de la vida más allá de la 
muerte: "¿Hay vida después de la muerte?... ¡esa es la cuestión!, respondió 
el maestro enigmáticamente" (Un minuto di saggezza, 93; cf. ibid. 37). "Un 
buen síntoma del hecho de que estáis despiertos es que no os importa nada de 
lo que sucederá en la próxima vida. El pensamiento no os molesta; no os 
importa. No os interesa, punto y basta" (Messaggio per un'aquila che si 
crede un pollo, 50-51; también Messaggio..., 166). Tal vez todavía con más 
claridad: "¿Porqué preocuparse del mañana? ¿Hay una vida después de la 
muerte? ¿Sobreviviré después de la muerte? ¿Por qué preocuparse del mañana? 
Entrad en el presente" (Messaggio..., 126). "La idea que la gente tiene de 
la eternidad es estúpida. Piensa que dura para siempre porque está fuera del 
tiempo. La vida eterna es ahora, está aquí" (La iluminación es la 
espiritualidad, 42). 
 
En diferentes lugares de la vasta obra se critica de manera indiferenciada a 
las instituciones eclesiásticas: "Los profesionales han asumido 
completamente el control de la vida religiosa..." (Il canto degli uccelli, 
74s). La función del credo o la profesión de fe es juzgada negativamente, 
como lo que impide el acceso personal a la verdad y a la iluminación. Así 
con matices diversos en ibid. p. 50; 59; 62s; 212. "Cuando ya no te haga 
falta el agarrarte a las palabras de la Biblia, entonces es cuando ésta se 
convertirá para ti en algo muy bello y revelador de la vida y su mensaje. Lo 
triste es que la Iglesia oficial se ha dedicado a enmarcar el ídolo, 
encerrarlo, defenderlo, cosificándolo sin saber mirar lo que realmente 
significa" (La iluminación es la espiritualidad, 66). Ideas semejantes se 
exponen en La preghiera della rana, vol 1, 21; 133, 135; 139: "Un pecador 
público fue excomulgado y se le prohibió entrar en la Iglesia. Fue a 
lamentarse con Dios: No me dejan entrar, Señor, porque soy un pecador. ¿De 
qué te lamentas? - dijo Dios-, tampoco me dejan entrar a mí" (ibid. 148). 
 
El mal no es más que ignorancia, falta de la iluminación: "Cuando Jesús ve 
el mal lo llama con su nombre y lo condena sin titubear. Sólo que donde yo 
veo la maldad él ve la ignorancia... Padre, perdónalos... (Lc 23,34)" (Alle 
sorgenti, 191). Ciertamente este texto no refleja toda la enseñanza de Jesús 
sobre el mal del mundo y el pecado; Jesús ha acogido a los pecadores con 
profunda misericordia, pero no ha negado su pecado, más bien ha llamado a la 
conversión. En otros lugares hallamos todavía afirmaciones más radicales: 
"No hay nada bueno ni malo, sino que el pensamiento lo hace tal" (Un minuto 
di saggezza, 115). "En realidad no existe ni el bien ni el mal en los 
hombres o en la naturaleza. Existe solamente una valoración mental impuesta 
a ésta o a aquella realidad" (Istruzioni di volo per aquile e polli, 100; 
ibid. 104-105). No hay razón para el arrepentimiento de los pecados, ya que 
de lo único de que se trata es de despertarse al conocimiento de la 
realidad: "No lloréis por vuestros pecados. ¿Por qué llorar por los pecados 
que habéis cometido durante el sueño?" (Messaggio per un'aquila che si crede 
un pollo, 33; ibid. 51; 166). La causa del mal es la ignorancia (Shock di un 
minuto, 260). El pecado existe, pero es un acto de locura (La iluminación es 
la espiritualidad, 63). El arrepentimiento es así volver a la realidad (cf. 
ibid. 48). "El arrepentimiento es un cambio de la mente, una visión 
radicalmente diversa de la realidad" (Shock di un minuto, 262). 
 
Entre estas diversas afirmaciones se da ciertamente una conexión interna: si 
se cuestiona la existencia de un Dios personal, no tiene sentido que se haya 
dirigido a nosotros en su palabra. La Escritura no posee por tanto un valor 
definitivo. Jesús es un maestro como los demás; sólo en las primeras obras 
aparece como el Hijo de Dios. Tendría poco sentido esta afirmación a partir 
de la concepción de Dios a que acabamos de referirnos. Consiguientemente no 
se puede atribuir valor a la enseñanza de la Iglesia. Nuestra supervivencia 
personal más allá de la muerte es problemática si Dios no es persona. Es 
claro que tales concepciones acerca de Dios, de Cristo y del hombre no son 
compatibles con la fe cristiana. 
No podía por tanto faltar una intervención clarificadora de parte de quien 
tiene la responsabilidad de tutelar la doctrina de la fe, para poner en 
guardia a los fieles acerca de los peligros presentes en los escritos del 
Padre de Mello o de cualquier modo a él atribuidos. 
 
------------------------------------------------------------------------ 
 
 
Regreso a página principal 
cortesía de www.corazones.org 
 
 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.