Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 928 al 957 
AsuntoAutor
Angelologia en Tau Ricardo
El Decalogo del Ma Ricardo
ARTE / El acercami Ricardo
Disclosure Project Ricardo
Angeles / Dolor y Ricardo
Los Angeles como M Ricardo
La Reencarnacion / Ricardo
Centro Mexicano de Ricardo
ojo-La Develacion Ricardo
Codigo de Etica en Ricardo
Accion Urgente / D Ricardo
Comunicado de la F Ricardo
El Desafio / Pearl Ricardo
Monjas Violadas / Ricardo
Malena Sotomayor e Ricardo
La Inexistencia de Ricardo
Que es la Vida Imp Ricardo
Lemuria, Como fue Ricardo
PsicoAstrologia # Ricardo
Amor / Anthony de Ricardo
Aprendiendo a Educ Ricardo
Las Garras de la M Ricardo
Experiencias cerca Ricardo
Mensaje de itzamna Ricardo
Para los Hermanos Ricardo
Los Sembradores / Ricardo
Mexico-Peru / Invi Ricardo
Carta del Jefe Sea Ricardo
Elixires Aztecas / Ricardo
Percepcion y Corru Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 991     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Aprendiendo a Educar / Ana Fellini
Fecha:Viernes, 6 de Julio, 2001  04:38:11 (-0700)
Autor:Ricardo Ocampo-Anahuak Networks <chicanos @...........mx>

 
Aprendiendo a Educar 
por Ana Fellini  
 
Introspectiva en la educación. Infinitud de dudas y posibilidades que no 
deben paralizarnos en una realidad que plantea firmeza de decisión, 
coherencia y compromiso. 
 
 
 
En sus primeros años de vida, los niños sólo se ven ex-puestos a una versión 
restringida de la sociedad. Esta experiencia parcial es brindada por su 
entorno fami-liar; son los padres quienes deciden qué alternativas 
culturales van a transmitir a sus hijos. La idea de límite permitirá a un 
niño aprender a acatar normas sociales y a proponerse tanto roles como 
objetivos realistas, y entender que plantear exigencias razonables a sus 
semejantes, adquirir responsabilidad, autocontrol y ca-pacidad de postergar 
la satisfacción de sus necesidades, son herramientas básicas para una 
convivencia edificante. Que el niño llegue o no a la escuela con estas 
capacida-des depende en gran medida de que sus padres ­y sus maestros de 
jardín y preescolar- le hayan brindado el tipo de cuidados que puede 
equipararse a un programa de educación de los sentimientos. 
 
  
 
La disciplina es necesaria desde el punto de vista de la se-guridad 
emocional, ya que si un chico no cuenta con normas sociales claras para 
orientar su conducta, se siente confuso e inseguro. Iniciar a las personas 
en ³el camino² necesariamente requiere establecer límites ­disciplina de 
vida. Si se les deja sueltos sin dirección alguna, perderán la pista y 
regresarán a sus antiguos hábitos dependientes. Como los bancos de arena en 
un río, los límites tienen la función de canalizar la energía en la 
dirección correcta. Si se suprimen los límites, la gente perderá su impulso 
y dirección.  
 
  
 
Cientos de estudios muestran que la forma en que los padres tratan a sus 
hijos ­ya sea con una disciplina dura o una comprensión empática, con 
indiferencia o cariño-, tiene consecuencias profundas y duraderas en la vida 
emocional del hijo. Los tres o cuatro primeros años de vida ­señala Goleman- 
son una etapa en la que el cerebro del niño evo-luciona en complejidad a un 
ritmo mayor del que al-canzará jamás. Durante ese período el aprendizaje 
emocional es el más importante de todos. 
 
  
 
De todas las especies, el ser humano es el que más tarda en alcanzar la 
plena madurez cerebral. El cerebro humano no está totalmente formado en el 
momento del nacimiento. Sigue modelándose a lo largo de la vida y su 
crecimiento más intenso se produce durante la infancia. Las conductas 
emocionales que se repiten una y otra vez durante la infancia y adolescencia 
impactan directamente en el moldeado de los circuitos emocionales del 
cerebro. Esto hace que la infancia se convierta en una oportunidad crucial 
para modelar las tendencias emocionales de toda una vida. Los hábitos 
adquiridos en la infancia se instalarán y serán más difíciles de cambiar en 
los años posteriores. Los padres, tenemos la responsabilidad de conocer 
estos aspectos del ser humano, para ayudar mejor a nuestros hijos a 
desarrollarse felices y capaces de enfrentar este mundo cada vez más 
complicado.  
 
  
 
En los últimos cuarenta años, algunos de los trabajos más innovadores para 
la educación de la primera infancia han tenido lugar en escuelas que apoyan 
fundamentalmente dos vertientes pedagógicas originadas en Alemania e Italia 
respectivamente. Con un énfasis en la espontaneidad in-dividual y el 
esfuerzo del grupo, se da a los niños un enor-me campo de acción en los 
recursos de que pueden valer-se. El personal de la escuela conoce los tipos 
de problemas y acertijos que deben plantear a diferentes edades para 
movilizar la energía y la atención de los niños y atraerlos a proyectos 
significativos. Se busca ofrecerles un lugar don-de experimenten la 
continuidad de su hogar y que su vida social comience en un ámbito cálido y 
de poca escala.  
 
  
 
El desarrollo, el crecimiento y la madurez requieren ca-da uno su tiempo. 
Este tipo de pedagogía se basa en la idea de que es importante que los 
órganos, antes de com-pletar su desarrollo, no sean incitados a más 
conciencia, memoria y sensaciones de lo que corresponde a su nivel de 
desarrollo. En beneficio de un sano desarrollo de las funciones cerebrales y 
de la inteligencia, se ha de evitar que el jardín de infantes adquiera las 
típicas característi-cas ³cognitivas² del sistema escolar. No es entonces la 
en-señanza como principio sino la imitación la que deter-mina los primeros 
niveles. Una educación prematura in-telectual es considerada agresiva para 
el cerebro y los ór-ganos del cuerpo en formación. La imitación y la 
repeti-ción de los actos caracterizan el principio del aprendiza-je llevando 
al niño paso a paso a la madurez escolar. 
 
  
 
Otras instituciones se ocupan de que la educación apunte desde muy temprano 
a preparar a los niños pa-ra desenvolverse con destreza en un mundo en caos, 
con límites desdibujados, ejemplos difusos y fuentes de información y 
comunicación prácticamente sin restric-ciones. En un entorno de seguridad y 
afecto se busca que aprendan a desarrollar las habilidades y compren-sión 
necesarias para ingresar a la primaria. Estas escue-las brindan herramientas 
para enfrentar los desafíos económicos, tecnológicos, sociales y personales 
tanto desde la excelencia académica, como desde una educa-ción en el deporte 
y en las artes. Promueven una educa-ción bilingüe y creativa del más alto 
nivel, el desarrollo de las propias potencialidades para que internalicen 
las habilidades adquiridas y trabajan mucho en equipo con el objeto de que 
aprendan sus fortalezas y debilidades. La idea de continuidad del trabajo en 
equipo es concientizarlos en la riqueza que resulta de sumar las distin-tas 
fuerzas (sinergia). El objetivo es que sean adaptables a los cam-bios, se 
animen a seguir sus sueños, a ser buenos depor-tistas y a mantener las 
amistades del colegio para la vida. Las actividades muchas veces superan las 
del ámbito cu-rricular, extendiéndose a las extra curriculares, que abarcan 
desde arte a servicios comunitarios, pasando por idiomas y religión. Son 
muchos los colegios que se mantienen en la educación de una sola fe aunque 
la tendencia a ser no confesionales es cada vez mayor, fomentando el respeto 
y la tolerancia entre las distintas creencias. La falta de profesión de una 
determinada fe no significa ausencia de valores. 
 
  
 
A la hora de elegir colegios las opciones son muchas y muy distintas. 
Sabemos qué queremos, posiblemente desconozcamos cómo lograr esa educación. 
Los cami-nos son infinitos y todos presentan aspectos de renun-cia. Queremos 
niños saludables y sociables, responsa-bles y libres, alegres, 
despreocupados... Dejando un perfeccionismo alienante de lado, son muchas 
las expectativas y ambiciones volcadas y es necesario y hasta li-berador 
entender que, más allá de las herramientas que les brindemos desde nuestros 
hogares y desde el cole-gio, un niño se convertirá en lo que desee ser. Y es 
esa la mejor educación: ayudarlo a seguir y alcanzar sus sueños, consciente 
de sus fortalezas y debilidades. 
 
  
 
La elección de un determinado tipo de educación o pe-dagogía dependerá 
­entre muchos otros aspectos- de la personalidad del niño y de sus 
necesidades.  
 
  
 
Bendiciones Multiplicadas 
 
Juan Angel Moliterni 
 
claridad@... 
 
URL: http://ar.geocities.com/claridad_ar/Index.htm 
 
  
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
http://www.eListas.net/ 
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.