Inicio > Mis eListas > smallgroup > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 46 al 60 
AsuntoAutor
Nuestro Andar Diar Mirian J
Fw: VAcaiones Espe Mirian C
VAcaiones Espectac Mirian C
Oremos por la Fami Mirian C
Oremos por la Fami Mirian J
DESAS BAJAR MUSICA Consejer
Carta de Un Hijo a Mirian C
¿Cňmo evitar el Es Mirian J
Cambios en el mund Mirian C
Involucrame Mirian C
Enviciado durante Mirian C
Nuevos Participant Mirian C
FELIZ DIA A TODAS Mirian C
Conversar con Dios Mirian J
El valor de la PUR Mirian C
 << 15 ant. | -- ---- >>
 
Grupo Pequeño
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 153     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Mensaje Quiero ver a mi Señor, su sonrisa bie nvenida me dará
Fecha:Lunes, 18 de Febrero, 2008  22:22:13 (-0500)
Autor:Mirian Jesús Cueva Armas <miriancueva @.....com>

***Quiero ver a mi Señor, su sonrisa bienvenida me dará”*
* *
Artículo escrito por: Timoteo y Lynn Anderson

Estas son palabras de FANNY (FRANCES) CROSBY (1820 – 1915), la poetisa 
ciega, quien está disfrutando de la presencia de su Salvador, 
Jesucristo. A pesar de tener total limitación visual, vivió feliz, 
diciendo que era afortunada porque el primer rostro que vería sería el 
de su Señor. (ver al final su himno “Yo podré reconocerle”). Se crió en 
un área agrícola en Estados Unidos, y su familia no contaba con recursos 
económicos. Desde niña, Fanny decidió que sus circunstancias difíciles 
no le iban a amargar la vida, y ella llegó a ser de bendición para 
millones de personas. A la edad de 8 años escribió:

“Dichosa soy yo aunque no puedo ver,

pues he decidido contenta estar.

Yo sé disfrutar mis sentidos y “ver”

mejor que los otros, y no lamentar. Amén”.

A tan tierna edad ya había sufrido dos tragedias: a las seis semanas de 
nacida le habían recetado un tratamiento equivocado para los ojos que la 
había dejado ciega, y luego, cuando apenas tenía un año, falleció su 
padre. Sin embargo, la niña pudo superar tan duras pérdidas bajo el 
cuidado amoroso de su madre y abuela y por la gracia divina. En el 
regazo de su abuelita, Fanny Crosby aprendió de memoria muchos libros de 
la Biblia.

Con el paso del tiempo, este conocimiento le sirvió como base para 
escribir unos 9.000 himnos, de los cuales muchos fueron traducidos a 
otros idiomas y aún se cantan alrededor del mundo. De esta enorme 
cantidad, gran parte fue escrita para llenar alguna necesidad 
específica. Todos los himnarios cuentan con sus preciosos himnos. En el 
caso de “Celebremos su Gloria” hay 13, los cuales se pueden localizar en 
el Índice #656 de la edición de solfeo (música).

La gente buscaba a “tía” Fanny (como la llamaban) pidiendo que 
escribiera la letra para acompañar una melodía, ya que ella había 
llegado a tener renombre por su facilidad de expresar en forma clara y 
sencilla importantes verdades de Dios. Un día, intentó dictar a su 
secretaria otro himno solicitado, pero no le venía nada a mente. De 
repente se acordó que no había orado, como siempre lo hacía, y se 
arrodilló para hablar con Dios acerca del tema. Inmediatamente brotaron 
las palabras.

Fanny no siempre escribió himnos. Por años fue escritora secular y 
profesora de lenguaje e historia en un instituto para ciegos, el mismo 
en que ella había estudiado. Allí conoció a otro profesor ciego, 
Alexander Van Alstyne, y al tiempo se casaron. Tuvieron una bebé que 
murió en la infancia, otra profunda tristeza en que recibieron el 
consuelo y la fortaleza del Señor.

A la edad de 43 años comenzó a colaborar con compositores famosos, 
escribiendo letra para la música de William Bradbury, Philip Bliss, y 
muchos otros. Tuvo gran capacidad mental, de tal modo que podía ir 
puliendo a la vez por lo menos una docena de himnos antes de 
escribirlos. En los siguientes 50 años, llegó a ser tan reconocida, que 
presidentes y otros dignatarios la invitaban a hablar y tocar el piano.

Falleció en 1915 y en su honor se levantó un monumento con las palabras 
en inglés de uno de sus himnos más amados: “En Jesucristo se halla la 
paz” (*).

En Jesucristo se halla la paz;

En horas negras de tempestad

Tienen las almas dulce solaz,

Grato consuelo, felicidad.

Coro: Gloria cantemos al Redentor

Que por nosotros quiso morir;

Y que la gracia del Salvador

Siempre dirija nuestro vivir.

En nuestras luchas, en el dolor,

En tristes horas de tentación,

Calma le infunde, santo vigor,

Nuevos alientos al corazón.

Cuando en la lucha falta la fe

Y el alma vese desfallecer,

Cristo nos dice: “Siempre os daré

Gracia divina, santo poder”

LETRA: Fanny J. Crosby, 1873, trad. E.A. Monfort Díaz.
MUSICA: Phoebe Palmer Knapp, 1873.

YO PODRÉ RECONOCERLE (**)

Cuando al fin se termine aquí mi vida terrenal,

Y el río oscuro tenga que cruzar,

En la otra ribera al Salvador conoceré;

Su sonrisa bienvenida me dará.

Coro: Yo podré reconocerle;

Sus heridas allí contemplaré.

Bien podré reconocerle

Cuando a Cristo en la gloria le veré.

¡Oh qué gozo será vivir allí con el Señor,

Y su rostro y hermosura contemplar!

Con los santos gozosos en perfecta comunión

Le adoraré por la eternidad.

Por los bellos portales me conducirá Jesús;

No habrá pecado, ni ningún dolor;

Gozaré con los suyos alabanzas entonar,

Mas primero quiero ver a mi Señor.

LETRA: Fanny J. Crosby, 1897, trad. G.P. Simmonds,
John R. Sweney, 1897. Trad. © 1978 Casa Bautista de Publicaciones.
(*) “En Jesucristo” CSG #366, FA #246, VC #170, HB #323, LLB #11, GD 
#263, GT #115, ElH #306, Himnos Majestuosos #462, Sólo a Dios la Gloria 
#363, HI #100, Mil Voces #65.
(**) “Yo podré reconocerle” CSG #559, HB #496, GT #58, Himnos 
Majestuosos #565.

Seamos fieles alabando a Dios de corazón,

Scott Yingling
Director General de ObreroFiel.com

-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-

"Recuerda que JESUS vive siempre para INTERCEDER POR TI"
Hebreos 7:25
Tu amiguita
Mirian Cueva