Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1171 al 1200 
AsuntoAutor
La conferencia de Ana Mari
Re: La conferencia Davius S
Re: orígenes escri Fruela
Saludos y pequeña Alex
Re: Alejandro y la Juan Ant
Descubren en León José Lui
Un estudio desvela José Lui
Últimas plazas par José Lui
¿Paganismo? (era: Davius S
Re: ¿Como sabemos Davius S
Re: China y Roma ( Davius S
Re: Saludos y pequ Ana Mari
Re: Alejandro y la Ana Mari
Re: Un_estudio_des Ana Mari
Re: Descubren_en_L Ana Mari
Japón 1 jaime pe
Japón 2 jaime pe
Japón 3 jaime pe
Re: China y Roma - Veronica
Japón 4 jaime pe
Re: China y Roma - Davius S
La singularidad de jaime pe
Más cerca del orig José Lui
cerámica romana Ana Mari
Arqueólogos de EE. José Lui
Re: Más cerca del Alex
Iberos Jesús Vi
Re: cerámica roman Estudian
Romanos en Hispani José Lui
Prehistoria (I) José Lui
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3646     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Romanos en Hispania (I)
Fecha:Viernes, 13 de Junio, 2003  10:54:32 (+0200)
Autor:José Luis Santos <joseluis @..............com>

 

 
 
 
Fuente: El día de Córdoba, Opinión, 13-06-03
 
El culto romano
 
JOAQUÍN PÉREZ AZAÚSTRE.       
 
Oímos el susurro de un idioma vertido en las memorias escindidas. Hay una plegaria silente entre tus pasos, una construcción que esconde el culto, que nimba la conciencia de otros dioses. Hay una ciudad escondida en esta misma ciudad, una oración a nombres olvidados, un rezo anterior a toda edad, cuando los sacrificios eran orden venida a vertebrar lo cotidiano. El historiador y profesor de la Universidad de Córdoba José Antonio Garriguel ha presentado El culto en la arqueología romana: una aproximación arqueológica, un estudio histórico publicado por la Diputación Provincial de Córdoba que quiere aproximarnos a ese magma, a esa ciudad escondida en esta misma ciudad, a esa oración a nombres olvidados, a esos rezos que nombran otra edad. Hoy el sacrificio es poco menos que una figura retórica, y cuesta imaginar un tiempo exiguo ahora displicente y bajo piedra, ahora contenido en un letargo que pace en las memorias escindidas: las memorias de quienes estuvieron antes, de quienes estuvieron en Córdoba antes, de quienes poblaron la ciudad con un sesgo de rocas y argamasas superpuestas. El culto en la arqueología romana: una aproximación arqueológica es un trabajo monográfico dedicado a los cultos que los ciudadanos de la Córdoba romana solían llevar a cabo para honrar a los emperadores y sus familias. Garriguel nos cuenta que estos cultos alcanzaron una regularidad dentro de la vida común de la ciudad desde el siglo I a.C. hasta inicios del siglo IV, y compone así un estudio histórico y poblado de fantasmas, de signos recorriendo esa magnitud de lo olvidado, que viene a recordar quiénes pudieron ser nuestros dioses anteriores, nuestras divinidades anteriores, nuestras sombras al hilo de una tarde, cuando el culto era culto y se extendía más allá del borde provincial. En cierta forma, recuperar estos cultos es recuperar también la desmemoria, dotarla de frecuencia y de argumentos de otra ciudad antigua, ahora ya mítica, que es la misma ciudad por la que andamos. Un resto de ayer sacado fuera, como si la conciencia que habita en cada piedra, en cada recodo de cada nuevo foco arqueológico saliendo en los cimientos de un bloque de pisos actual fuera así una deuda perdonada, una condonación que viste prendas que también vistieron otros, y mucho antes.
 
El profesor Garriguel detalla en su libro los espacios y las construcciones que, a tenor de los estudios arqueológicos de las últimas décadas, fueron escenario de estos actos litúrgicos acaso, cuando los ciudadanos también salían a la calle a poseerla: el Templo Romano de la calle Claudio Marcelo, el Teatro Romano aparecido en la plaza Jerónimo Páez y los foros encontrados en las calles Morería, Ángel de Saavedra y Cruz Conde funden la cadencia, el ritmo acompasado de dos ciudades también acompasadas, también fundidas en la cadencia de dos tiempos distintos separados por dos milenios de decepción y hastío, de guerras y saqueos quebrando la minucia de los días. Al parecer, los actos de culto a los emperadores romanos fueron habituales desde Augusto; ritos de cohesión a los mitos de la carne, el humo y los desmanes, Calígula y Nerón, pero también Claudio y Tiberio. Luego, con la llegada del cristianismo, este culto multitudinario, este primaveral acatamiento de iconos inmolados del Imperio vería llegar su fin. Ahora, cuando vamos andando al Jazz Café, cruzamos el espacio de esos rezos, y unos ojos iguales a los nuestros acatan un bochorno de ultratumba.
 

 
 
Fuente: La Verdad, Lorca, 13-06-03
 
Encuentran una nueva necrópolis romana en la calle Rey Carlos III
 
El hallazgo confirma la existencia de un quinto cementerio de esta etapa en la ciudad. Los restos pasarán al Museo Arqueológico
 
MARÍA FERNÁNDEZ/ÁGUILAS
 
 
 
AJUAR ROMANO. Los hallazgos arqueológicos encontrados en la ciudad. / M. FERNÁNDEZ
 
 
El número 27 de la calle Rey Carlos III guardaba un cementerio de la etapa romana en sus entrañas. Con este hallazgo se confirma la existencia de la quinta necrópolis romana de la ciudad. En su interior el equipo de arqueología municipal, con Juan de Dios Hernández al frente, ha encontrado nueve enterramientos romanos y una incineración infantil.
 
Los restos de esta necrópolis recientemente descubierta en la ciudad se encuentran perfectamente catalogados por los expertos. En la las tumbas romanas halladas los cuerpos fueron enterrados con su respectivo ajuar. Así destacan varias piezas de cerámica que han podido ser recuperadas de los enterramientos. En esta necrópolis se destaca los enterramientos dobles, uno de ellos en un ánfora, en cuyo interior se hallan los restos de dos niños.
 
Los restos pertenecen, según Hernández, a los siglos I y II después de Cristo. Esto los dota de un importante valor arqueológico.
 
Tras el hallazgo, las piezas del yacimiento han sido trasladadas al depósito municipal. Allí los expertos realizarán durante los próximos días las labores de limpieza y acondicionamiento de los restos para su posterior exhibición en el Museo Arqueológico de la localidad. Un espacio que después de los últimos hallazgos encontrados en la ciudad se va quedando pequeño.
 
Según el arqueólogo municipal, no se descarta la idea de que exista una nueva necrópolis en las proximidades. El equipo de expertos va a iniciar en breve nuevas excavaciones en un solar colindante al que escondía el reciente hallazgo. Juan de Dios Hernández ha explicado a La Verdad que la calle Rey Carlos III pertenecía al casco urbano de la ciudad en la época romana y, por la proximidad de las termas, es muy probable que constituyera el eje principal del asentamiento.
 
Gran parte de los hallazgos encontrados en Águilas están expuestos en el Museo Arqueológico situado en la calle Conde de Aranda. Sin embargo, otros tantos se guardan en un depósito municipal a la espera de encontrar una ubicación para los mismos.
 
Todos ellos piezas únicas -monedas, cerámicas y otros objetos de la cultura romana- que están debidamente documentados. Además la ciudad cuenta con una fiel reconstrucción de las termas romanas de la calle Quintana.
 

 
 
Fuente: Diario de Cádiz, Cultura, 13-06-03
 
Documentada en San Fernando una de las "villas de recreo" mencionadas por Estrabón
 
A.R.AGRASO.      
 
CÁDIZ. La excavación de urgencia realizada en la zona de Camposoto donde se está construyendo la residencial Parque Natural (RPN) ha dado lugar al hallazgo de una "probable explotación rural" que correspondería a "una de las 'villas de recreo de los hippikoi gaditanos' mencionadas por Estrabón, por lo que "debemos incluir a San Fernando en el territorio asignado a la Gadir republicana".
 
Estas son las conclusiones de un informe entregado por los encargados de la excavación -el arqueólogo Antonio Sáez Romero y el subdirector del Museo Histórico Municipal, Antonio Sáez Espligares- a la Delegación Provincial de Cultura, en el que se dan los resultados de la intervención de urgencia desarrollada en la residencial, ubicada junto a la carretera de Camposoto y donde, en un primer momento de control de las remociones de tierra, apareció un yacimiento romano que hizo que se paralizaran las obras.
 
La zona donde se sitúa el yacimiento era, hasta el momento, una de las más desconocidas arqueológicamente hablando de San Fernando. Los actuales hallazgos se sitúan "en el contexto del poblamiento romano de tipo villae (normalmente asociadas a figlinae y cetarie) que encontramos abundantemente representado en San Fernando".
 
Los hallazgos, concretamente, han sido un ánfora de salazones que se halló seccionada casi por la mitad, además de otros restos romanos. Planteada una intervención de urgencia, se constató la existencia de restos cerámicos romanos fragmentarios, "por lo que la existencia de un asentamiento altoimperial en las proximidades es indudable".
 
Al ser hallada otra ánfora, se ha supuesto que ambas pudieron ser reutilizadas como conducción de aguas, bien asociadas a una villa o a un algar. Ambos hallazgos presentaban "pastas locales rosadas o rojas con engobes finos y líquidos de color amarillo o crema característicos de las producciones isleñas, por lo que en cualquier caso debemos buscar un origen gaditano para estas ánforas", cuyo tipo corresponde al comercio salazonero característico de los siglos I-II, aunque hallazgos asociados hacen pensar en el siglo I a.C. "Estaríamos hablando de un establecimiento del siglo I, época de floruit de la producción salazonera gaditana y de mayor intensidad de poblamiento en San Fernando".
 
Los restos son "una pequeña muestra más de un modelo de poblamiento bien conocido" que se inscribe en otro más amplio, "la explotación del territorium ciudadano por explotaciones rurales autosuficientes propiedad de las clases dirigentes. Por ello, la probable explotación rural documentada en RPN correspondería a una de las 'villas de recreo de los hippikoi gaditanos' mencionadas por Estrabón, por lo que debemos incluir a San Fernando en el territorio asignado a la Gadir republicana".
 
 

 
 
Fuente: La Opinión de Málaga, Luces, 13-06-03
 
Usarán el sistema original de drenaje  
 
El director de las campañas españolas en la Antártida ha estudiado la red de saneamiento del monumento romano
 
.A. Guillén. Málaga.
 
 
Con una simple mirada a la cloaca romana se puede apreciar la importancia de esta ingeniería civil. Con 2.000 años sin ningún tipo de mantenimiento sigue inalterada, motivo suficiente para que la Junta de Andalucía haya decidido poner en funcionamiento el sistema de drenaje que existió en el Teatro Romano de Málaga como la mejor forma de conservación. “Es la mejor alternativa que hemos visto para conseguir unas buenas canalizaciones”, apuntan los arqueólogos.
 
Y ya han comenzado las actuaciones. El director de las campañas españolas en la Antártida, José Peña, ha realizado un estudio geofísico mediante geo-radar en el Teatro Romano con la intención de extraer una radiografía del subsuelo. El objetivo: conocer con exactitud la red de saneamientos romana para su posterior recuperación.  
 
Ondas electromagnéticas
 
Para ello, el geofísico ha captado a través de aparatos las ondas electromagnéticas de las diferentes capas de suelo, cuya información recogía un ordenador, para después aplicar unos filtros matemáticos que ofrecen una interpretación de los datos, para así conocer las estructuras y las dimensiones del sistema de drenaje.
 
También, la prospección geofísica ha sacado a la luz las múltiples direcciones y recovecos del laberinto de canalizaciones de la Málaga romana. “Desde la cloaca romana hemos visto por dónde se bifurcaba la red de saneamientos y la relación de los canales. Salía hacia la zona de la Alcazaba, buscando el foro portuario”, apunta Francisco Ortiz.
 
 
El Teatro Romano se podrá visitar a partir de noviembre  
 
 
 
Reconstruir el pasado. En la imagen superior, se puede observar la recuperación de la mayor parte de las gradas, hasta un total de diecisiete, con dos reposapiés que diferenciaban la parte baja y media del graderío. En estos meses queda por restaurar la cavea senatorial, primera grada, donde se sentaban personalidades de la nobleza. Y es que los espectadores tenían sus asientos por rangos sociales y políticos. Así, las tres máximas autoridades presidían el graderío con sus sillones, mientras que en la zona más alta del Teatro Romano se situaba el pórtico para los esclavos y mujeres, que accedían por tres puertas colocadas en la zona alta. En la fotografía de la izquierda, una vista general del Teatro Romano, del que en los próximos días desaparecerá la grúa y los sillares que aún permanecen esparcidos por la zona del escenario. Las piezas formarán parte de una 'litoteca´ para aquellos estudiosos que en un futuro quieran conocer en profundidad los datos de cada una de ellas. [Gregorio Torres]
 
Será este año. Consolidar la orquesta, la grada senatorial, parte de la cavea, concluir el escenario y colocar la tarima son las actuaciones pendientes hasta el mes de noviembre para que el Teatro Romano recupere en la actualidad el poder y el dominio que representó cuando se construyó en el siglo I
 
Las obras en la escena del monumento empezarán dentro de unos días, y la restauración básica terminará dicho mes. Habrá representaciones escénicas de bajo impacto
 
Alejandra Guillén. Málaga
 
 
Después de muchos siglos, la reconstrucción del edificio que representó el poder, el dominio y la riqueza de Roma culminará este año. Un largo y duro trabajo queda atrás desde que en noviembre de 1999 comenzaron los trabajos arqueológicos hasta ordenar un complicado puzzle de más de 2.000 años de historia.
 
El arqueólogo de la Junta de Andalucía Manuel Corrales aseguró que se cumplirá el compromiso de tener concluido para noviembre la restauración básica del Teatro Romano de Málaga, con lo que se podrá visitar y realizar representaciones de bajo impacto a partir de ese mes.
 
En este sentido, Corrales comentó que las intervenciones arqueológicas acabaron a finales de mayo, en unos días retirarán la grúa que preside el recinto, trasladarán los sillares que aún permanecen esparcidos, los cuales han sido catalogados y clasificados para ubicarlos en una 'litoteca´, y la próxima semana comenzarán las actuaciones arquitectónicas en la zona del escenario.
 
Dar sentido y forma a más de 400 piezas que esconden muchísima información se ha conseguido gracias a un exhaustivo trabajo de investigación, en el que el equipo de arqueólogos ha sabido encajarlas una a una y en el lugar exacto en que se colocaron cuando se construyó el espacio teatral en el siglo I.
 
En los últimos tres años, de los que buena parte se han dedicado a retirar los cimientos y el hormigón de la antigua Casa de la Cultura y corregir algunas actuaciones que se ejecutaron en los años 60, afirmó Corrales, el grupo de expertos ha buscado las mínimas huellas para recuperar el estado original del teatro malagueño. “Desde que empezamos a actuar nos hemos preguntado cómo fue exactamente el edificio, qué representó en aquella época. Excavamos con preguntas y buscamos sus respuestas”, observó el arqueólogo Francisco Ortiz.
 
Mientras que los restauradores llevan un año limpiando minuciosamente y consolidando cada una de las piezas de las gradas, a las que se les aplica sustancias químicas para su protección y conservación, los arquitectos y el equipo de restauración rematarán hasta noviembre los trabajos pendientes. Así, consolidarán la orquesta, la grada senatorial, parte de la cavea, colocarán la tarima flotante de la escena y reordenarán la zona de los actores.
 
Posteriormente, realizarán un tratamiento paisajístico en la zona de la ladera, donde se limpiará la vegetación y se plantarán árboles y flores; taparán las medianerías y culminarán la restauración de las puertas o vomitorios de la parte alta del Teatro Romano. 
 
 
Un trabajo de chinos  
 
A. Guillén. Málaga.
 
 
Cómo fue el Teatro Romano. Con esta corta y complicada pregunta arrancaron los trabajos en la calle Alcazabilla. Con una metodología exhaustiva, el equipo de arqueólogos ha documentado y clasificado directamente con un ordenador las numerosas piezas aparecidas entre capiteles, dovelas, sillares o columnas hasta descifrar su ubicación exacta para su posterior reposición. Después de un detallado trabajo de campo, con fotografías, mediciones y dibujos pasaron a las tareas de laboratorio. Complicadas fórmulas matemáticas y ecuaciones han permitido tanto lograr su localización como desentrañar algunas incógnitas, como saber con precisión que el Teatro se construyó en el siglo I con diecisiete gradas, dos reposapiés que diferenciaban la parte baja de la media, un pórtico en la zona alta para los esclavos y las mujeres, así como que el edificio estaba cerrado en su perímetro. Para llegar a estos objetivos, cada 5 centímetros de excavación han realizado hipótesis de búsqueda y reconstrucciones por ordenador de los perfiles y las plantas del edificio. “Hemos buscado todas las piezas, hasta los clavos de la escena”, dicen.
 
 
 
 

Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo de:  TERRAE ANTIQVAE
* Portal de Arqueología, historia y patrimonio de los pueblos del Mediterráneo.
Suscríbete gratuitamente en el  FORO  ,en  NOTICIAS
 
Legal: Queda prohibida la reproducción total o parcial de este mensaje sin la autorización expresa del autor.