Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1311 al 1340 
AsuntoAutor
CINE HISTÓRICO: SE José Lui
Encuentran una man José Lui
Importante hallazg José Lui
arcos POTRANK
La Cueva del Boque José Lui
El último neandert José Lui
Excavaciones con a José Lui
Troya José Lui
El rostro de Nefer José Lui
La búsqueda de res José Lui
REVISTA: ANDALUCÍA José Lui
La supuesta momia José Lui
REVISTAS DE HISTOR José Lui
El machetazo a Nef José Lui
El olvido de Persi Davius S
Noticias de Egipto José Lui
Tutankamon y el ti José Lui
III Congreso españ José Lui
A vueltas con lo m Alex
Fw: Antiguo Macedo Davius S
Polémica sobre los José Lui
Primeros Americano Luciana
"El Historiador Re info
La ubicación de la José Lui
Arqueólogos hallan José Lui
La ciencia echa un José Lui
Atlántida prehistó José Lui
mapa de Italia Davius S
Arqueólogos israel José Lui
necesito ayuda maria ce
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3786     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Arqueólogos israelíes descubren en Nazaret un gran cen tro ritual datado 8.000 años antes de Cristo
Fecha:Lunes, 15 de Septiembre, 2003  17:38:51 (+0200)
Autor:José Luis Santos <joseluis @..............com>

 

 
 
Arqueólogos israelíes descubren en Nazaret un gran centro ritual datado 8.000 años antes de Cristo
 
Era una necrópolis para unas 1.000 personas y los expertos están sorprendidos por la rareza de algunos ritos allí presentes, nunca antes documentados.
 
 
 
 
 
Uno de los rostros de arcilla reconstruidos sobre un cráneo humano
 
La ciudad en la que Jesús pasó su infancia, Nazaret, fue en el pasado un importante centro de culto pagano prehistórico, según recientes descubrimientos arqueológicos. Las excavaciones, vecinas a la ciudad, han revelado una extraordinaria prueba que demuestra que el lugar fue un gran centro de rituales religiosos en la edad de piedra, 8.000 años antes de que naciera Jesús. Hasta el momento, las investigaciones han sacado a la luz una serie notable de cabezas humanas semi-momificadas, enterradas 4.500 años antes de que los egipcios desarrollaran el arte de la perfecta momificación.
 
Los arqueólogos, dirigidos por el historiador y catedrático de prehistoria Nigel Goring-Morris, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, también han revelado unos extraños enterramientos humanos y unas piedras de pequeño tamaño que parecen representar a deidades o espíritus ancestrales. Las investigaciones arqueológicas también han descubierto lo que parece ser una «obra de arte» prehistórica extraordinaria: 50 huesos humanos que parecen dispuestos dibujando una forma animal, que podría ser un aurochs (un tipo de vaca salvaje) o un jabalí silvestre (un cerdo). Esta misteriosa imagen, la primera de este tipo que se encuentra, se situó en aquel lugar para señalar el enterramiento de al menos una docena de humanos en la Edad de Piedra.
 
Extraños ritos
 
Los expertos piensan que se hallan ante una necrópolis de unos 1.000 individuos que se trajeron hasta el lugar, probablemente desde varios poblados cercanos.Hasta el momento se han desenterrado, los restos de 65 esqueletos de la Edad de Piedra. Sin embargo, los arqueólogos esperan que muchos más, puede que cientos, acaben saliendo a la luz mientras continúan las excavaciones. Los trabajos están revelando muchos detalles de complejos rituales funerarios practicados por seres prehistóricos hace 400 generaciones. Un hombre decapitado y parcialmente desmembrado se colocó encima de una pila de 250 huesos de ganado de ocho aurochs. Otro dato curioso es que al menos cuatro niños fueron enterrados con mandíbulas de zorro. Otros individuos estaban enterrados con lo que parecen ser las herramientas de pedernal de su estirpe, heredadas de sus ancestros, que vivieron cientos de años antes.
 
También se han descubierto tres cráneos humanos especialmente manipulados. Cada uno fue descarnado después de la muerte, y la carne fue sustituida entonces por capas de arcilla blanca, que se extendieron de forma que reproducían las narices, bocas y ojos de los difuntos. La arcilla de dos de los cráneos se había pintado de rojo, uno con el ocre rojo local (óxido de hierro), y el otro con un pigmento rojo mucho más valioso, el cinnabar (sulfuro de mercurio), que debió proceder en su origen de contactos que tuvieron lugar 600 millas al norte, en lo que es ahora el centro de Turquía. El pigmento rojo, aunque representa la sangre de la vida, se utilizaba para pintar cadáveres o esqueletos en muchas antiguas civilizaciones, probablemente como forma de magia diseñada para ayudar al fallecido a llegar a la vida después de la muerte. Lo cierto es que el uso de la arcilla para recrear artificialmente la carne de un individuo también podría servir para que el individuo volviera de forma simbólica a la vida. Y por tanto, podría considerarse una forma de momificación.
 
Aunque los arqueólogos no encontraron edificios en el lugar, han desenterrado dos «proto-ídolos» que parecen representar, respectivamente, una deidad o un espíritu ancestral masculino y otro femenino. El monolito masculino, una fina losa de piedra, tiene 1,2 metros de alto, y su compañero femenino es una roca redondeada de 75 centímetros de diámetro. Las tumbas son con toda probabilidad las más elaboradas que se conocen de un período tan remoto. Muchos de estos difuntos de la Edad de Piedra quedaban sellados en sus tumbas por tres toneladas de arcilla, empleada para construir pulidas plataformas blancas que debían de relucir al sol. La mayor de estas «tapas» de arcilla de las tumbas cubría 80 metros cuadrados y era de doce centímetros de ancho.
 
Pero el complejo no era sólo un enterramiento. Las excavaciones demuestran que era el escenario de una frecuente actividad ritual. Las cantidades ingentes de huesos de gacelas, cabras, jabalíes, aurochs, zorros, peces y pájaros que se han descubierto aquí dan a entender que los multitudinarios festivales rituales tenían lugar allí mismo. La arcilla empleada para recubrir los cráneos y para sellar muchas de las tumbas también se elaboraba allí, porque los excavadores han encontrado hasta el momento varios hornos de barro de la Edad de Piedra.
 
El lugar, situado en el Kibbutz Kfar HaHoresh, a unos dos kilómetros y medio del centro de Nazaret, está ubicado al final de un pequeño valle y ocupa media hectárea. «Este tipo de asentamiento es totalmente nuevo. Es el primer ejemplo en esta zona de un centro exclusivamente religioso de un período tan remoto. Está arrojando una valiosa luz sobre una de las primeras etapas de la sociedad humana organizada y los primeros sistemas religiosos», dijo el director de la excavación, el profesor Goring-Morris.
 
 
 

Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo de:  TERRAE ANTIQVAE
* Portal de Arqueología, historia y patrimonio de los pueblos del Mediterráneo.
Suscríbete gratuitamente en el  FORO  ,en  NOTICIAS
 
Legal: Queda prohibida la reproducción total o parcial de este mensaje sin la autorización expresa del autor.






[Adjunto no mostrado: naza.bmp (image/bmp) ]