Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1406 al 1435 
AsuntoAutor
Construcción de un José Lui
Color y Belleza en José Lui
LOS CUCAPA carolina
La historia no exi Davius S
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Petra. La Ciudad r José Lui
Gracias Dra. Vázqu José Lui
Re: Gracias_Dra._V Ana Mari
Re: Gracias_Dra._V Ana Mari
Re: Gracias_Dra._V Ana Mari
Las causas económi Davius S
Zus Sanctex <daviu Davius S
La decadencia Econ Davius S
Hambres en el mund Oscar Go
Momificación en el José Lui
Re: Las causas eco Davius S
Re: Zus Sanctex <d Fruela
Re: Zus Sanctex <d Davius S
Definición de Impe Davius S
Anomalías arqueoló José Lui
Re: Anomalías_arqu Jesús Vi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3866     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Petra. La Ciudad rosa del desierto. (III)
Fecha:Miercoles, 22 de Octubre, 2003  12:52:10 (+0200)
Autor:José Luis Santos <joseluis @..............com>

 

Petra. La Ciudad rosa del desierto. (III)

 

III. UN PUEBLO DEL ANTIGUO TESTAMENTO:

LOS EDOMITAS Y LA CIUDAD DE TEMAN. S. IX-VI a.C.

 

Edom era una comarca al sur de Palestina, que se extendía entre el Golfo de Aqaba y el Mar Muerto. Comprende una faja de tierra de 160 Km. De largo por 32 de ancho, en su mayor parte montañosa y pobre, con esporádicas regiones de tierra fértil. Sus habitantes, los Edomitas (o idumeos) eran un pueblo semita, mencionado muchas veces en el Antiguo Testamento. Se instalaron al este de Arabia, entre el Golfo de Aqaba y el Mar Muerto hacia fines del siglo XIV a.C., en los territorios tomados por Hor, el horiía, que debe su nombre a que estos hombres vivían primitivamente de cuevas, es decir, eran los «horin» o «habitantes de las cuevas».

 

 

Después de ser despojados del monte Seir por Esaú (Edom), fueron en parte destruidos (Deut 2, 22) y en parte absorbidos (Gen 36) por los descendientes del mismo, los edomitas o idumeos, «hijos de Esaú», quienes a pesar de su parentesco con los israelitas (su lengua también era afín a la hebrea), no les permitieron atravesar sus tierras durante su éxodo por el desierto (Núm. 20, 14-21) en busca de la tierra prometida, con lo que quedó establecido entre ambos pueblos un antagonismo que se prolongó hasta la Era Cristiana. Fueron conquistados por Saúl, subyugados por David y sujetos a Judá hasta el reinado de Jorám. De nuevo conquistados por Amasias y Uzias, consiguieron su independencia bajo Ajaz y dominaron en el sur de Palestina a la caída de Judá. Hacia el año 300 a.C:, los nabateos conquistaron el este de Edom y expulsaron a sus habitantes hacia el oeste y el norte y tuvieron que soportar el empuje de los príncipes Macabeos que guerrearon después con fortuna con ellos. Desde los tiempos de Juan Hircano (109 d.C.), la parte occidental de Edom (Idumea en griego (11)) fue regida por gobernadores judíos, uno de los cuales, Antipater, llegó a ser procurador de toda Judea el año 47 d.C. y fundador de la Dinastía herodiana. Después de la destrucción de Jerusalén el año 70 d.C por Roma., el país fue anexionado a la provincia romana de la Arabia Pétrea.

 

   

 

Sus principales ciudades fueron Sela (tal vez Petra), Bostra, Maon, Punon y los puertos de Elath y Ezion Geber, en el Mar Rojo. Su modelo de monarquía, la misma que tenían los países vecinos de Moab, Amón y Aram, que poseían un fuerte fundamento nacional, sin sucesión dinástica, fue seguido por Israel, aunque nunca se pudo superar la corriente de la actual monarquía jordana (12).

 

«Los nabateos son un pueblo muy sensato y tan inclinado a acumular riquezas que multan a quienes hayan disminuido su fortuna, a la vez que conceden honores a quienes la hayan aumentado Como tienen muy pocos esclavos son servidos normalmente por miembros de su propia tribu y esta costumbre es válida también para su rey. Este participa en los banquetes, preparados con gran magnificencia y en común, en los que cantan dos muchachas Pero nadie bebe más de 11 copas, usando cada vez una copa de oro distinta El rey es tan demócrata que incluso se sirve a si mismo y a veces a sus invitados. A menudo hace un balance de su reinado ante la asamblea popular y a veces se examina incluso su medio de vida. Las casa de los nabateos, construidas de piedra, son muy lujosas, y como viven en paz, las ciudades carecen de muralla.»

 

 
....//III//....
 

Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo de:  TERRAE ANTIQVAE
* Portal de Arqueología, historia y patrimonio de los pueblos del Mediterráneo.
Suscríbete gratuitamente en el  FORO  ,en  NOTICIAS
 
Legal: Queda prohibida la reproducción total o parcial de este mensaje sin la autorización expresa del autor.