Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1501 al 1530 
AsuntoAutor
cimbrios: eran cel Davius S
Fwd: Re: Seutonio alicia.c
Altar de Roma y Au Carlos S
nueva lista dedica Alounis
PDF de Petra y nue Ana Mari
¿QUIENES ERAN LOS José Lui
Re: Sacramentum Carlos S
Elam Davius S
Una duda sobre met Davius S
Re: Elam correo
Re: Elam Ana Mari
PRESENTACION DE LA José Lui
Tiberio IMP Carlos S
Enlaces en Interne José Lui
Re: ¿QUIENES ERAN Davius S
Los dacios y los t Davius S
Re:_¿QUIENES_ERAN_ Ana Mari
"País de los Ríos" José Lui
Monográficos sobre José Lui
Sacramentum Carlos S
Re: Sacramentum alicia.c
Re. Sacramentum Carlos S
Re: "País_de_los_R Ana Mari
Discovery revela c José Lui
Re: artículo "País José Lui
Re: Re. Sacramentu Ana Mari
Re: Re: Sacramentu alicia.c
Tiwanacu, tierra b José Lui
www.complutum.com fernando
+ sacramentum Carlos S
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3989     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Tiwanacu, tierra boliviana de gigantes
Fecha:Viernes, 21 de Noviembre, 2003  13:01:33 (+0100)
Autor:José Luis Santos <joseluis @..............com>


 
 
Tiwanacu, tierra boliviana de gigantes
 
Fuente: Mural.com. de viajes. Carla Guerrero. Texto y Fotos. Enviada. Grupo Reforma 
 
En el altiplano boliviano se localiza una zona arqueológica perteneciente a una de las culturas más antiguas de Sudamérica
 
Cuenta una leyenda boliviana que la ciudad de Tiwanacu fue el resultado del trabajo de una sola noche de seres gigantes en tiempos anteriores a un gran diluvio.
 
 
Es la zona arqueológica más alta de América; se ubica a 3 mil 800 metros.
 
Historias contemporáneas relatan que fueron habitantes de Venus quienes se posaron sobre la ribera del Titicaca para fundar esta cultura.
 
Este tipo de leyendas circulan alrededor de Tiahuanaco o Tiwanacu, dicho en lengua quechua y aymara respectivamente, cuyo misterio se debe al alto grado de perfección de sus construcciones y a la falta de información sobre su origen.
 
Algunos estudiosos ven en estos vestigios la ciudad más antigua del mundo. Otros afirman que se trata de una antigua planta extraterrestre, sobre todo por su relativa proximidad a la llanura de las líneas de Nazca, aunque ambas culturas no tienen relación entre sí.
 
Tiwanacu es un enorme conjunto de ruinas que se extiende sobre unas 420 hectáreas del antiplano boliviano, aunque sólo han sido excavadas 50. Están ubicadas a 20 kilómetros al sur de la parte boliviana del lago Titicaca y a unos 3 mil 840 metros de altitud, por lo que es la zona arqueológica más alta de América.
 
 
Las ruinas de Tiwanacu se localizan 20 kilómetros al sur de la parte boliviana del Lago Titicaca.
 
No existen datos exactos de su fundación. Los expertos estiman una edad mínima para las ruinas de 14 mil años, mientras que los guías turísticos del lugar pronostican la fecha de su nacimiento en el 1580 a.C. y su desaparición en 1200 d.C.
 
Esto la convertiría en una de las culturas más longevas de Sudamérica, junto con la chiripa, creadora de los sistemas de navegación; y la guancarani, cultura que domesticó a la llama. Pero Tiwanacu logró ir más allá.
 
Fue agrícola y después sedentaria. En el periodo urbano construyó grandes templos desarrollando la mejor tecnología del continente.
 
Canalizaron ríos desde las montañas a más de 100 kilómetros para tener agua potable y diseñaron extraordinarios sistemas de alcantarillado.
 
Se cree que Tiwanacu se colapsó debido a problemas climáticos, ya que una sequía azotó a la región por 60 años, por lo que sus pobladores emigraron.
 
Cuando los incas llegaron a Tiwanacu en el siglo 15, hacía más de 250 años que la ciudad había sido abandonada.
 
 
Se sabe que cuando los incas llegaron a Tiwanacu, en el siglo 15, la ciudad ya se encontraba abandonada desde hacía 250 años.
 
En el 1549, el español Cieza de León descubre las ruinas de Tiwanacu que fueron objeto de desmantelamiento para construir iglesias; más tarde, los británicos usaron las piedras para hacer los durmientes de una línea férrea.
 
Estudios geológicos han detectado sedimentos y fósiles marinos, lo que llevó a pensar que el macizo andino sufrió un brusco cambio de altura sobre el nivel del mar.
 
Ingeniería de primer nivel
 
Para la construcción de templos e ídolos en Tiwanacu se usaron monolitos de arenisca roja y andesita, una roca volcánica de hasta 130 toneladas. Estas rocas provienen de Copacabana, a más de 80 kilómetros del lugar, por lo que los expertos no se explicaban cómo se dio el desplazamiento de los bloques.
 
 
El tamaño de los monolitos estimuló la creencia en extraterrestres en la zona.
 
Algunos mitos evocan a un mago que hizo volar por los aires las piedras gigantes al son de una trompeta mientras que algunos piensan que hubo una intervención extraterrestre.
 
Pero el arqueólogo boliviano Carlos Ponce demostró que 20 hombres eran suficientes para tirar con cuerdas un peso de una tonelada. Y es que con la excelente técnica indígena para el trenzado de cuerdas, los monolitos pudieron ser arrastrados por el suelo o bien pudieron ser transportados por vía lacustre sobre balsas de madera.
 
 
Aquí, donde se veneraba a la figura de la mujer como ser mágico, se encuentra el monolito Kontiki
 
Una de las edificaciones más importantes es la pirámide de Akapana en cuyo interior había un sistema de canales y desagües que se especula sirvieron para el lavado de minerales.
 
En la parte superior existió un templete con un ojo de agua que reflejaba las estrellas, por lo que pudo ser un observatorio astronómico.
 
Algo que destaca entre las construcciones andinas es la unión perfecta entre bloques de piedra que no permiten poner ni siquiera un pedazo de papel entre las uniones. Las construcciones incas lo demuestran, pero fue Tiwanacu quien desarrolló este método para permitir el soporte de grandes pesos además de hacer las construcciones antisísmicas.
 
 
Se cree que problemas climáticos provocaron el colapso de Tiwanacu.
 
Existieron tres métodos para su unión; el primero consistía en que piedras grandes aprisionan a las pequeñas a través de un sistema de machimbre o engarce de piedras; el otro es un sistema de llaves donde encajan las piedras como rompecabezas y el tercero es un engrapado de piedras a través de metales.
 
Esto se ejemplifica en el edificio del Puma-Punku, que alberga bloques que superan las 100 toneladas, cortados y tallados milimétricamente cuyas piedras están unidad por grapas.
 
 
Estas cabezas hacen referencia a las enfermedades padecidas por los habitantes de la zona
 
¿Monolitos barbados?
 
Uno de los templos de esta zona es el dedicado a la Madre Tierra donde está el monolito Kontiki, ya que la mujer era venerada como un ser mágico y el hombre era parte de la naturaleza.
 
Thor Heyerdal, famoso investigador noruego, aseveró que este monolito estaba barbado; sin embargo, los arqueólogos bolivianos señalan que lo que parece un bigote no es sino un aro gigante de nariz, además de que la forma del monolito tiene una mano que cubre el pecho y la otra el vientre bajo, por lo que es una posición típica de mujer.
 
Dentro de este templo destacan varias cabezas de piedra talladas en el muro que suponen tres hipótesis. Por un lado, podría tratarse de las cabezas de los reyes de Tiwanacu; por otro, las cabezas de los reyes conquistados por esta cultura y, por último, y quizá la más acertada, se hace referencia a las enfermedades que padecía Tiwanacu.
 
Y es que son rostros desfigurados que muestran rasgos de mongolismo, prognosis y labios leporinos, que son deformaciones típicas del altiplano boliviano debido al incesto que hay.
 
Otro monolito importante es el de El Fraile, decorado con la posible escritura de Tiwanacu, así como el monolito Ponce con un cetro de mando, vaso ceremonial y un pendiente en la oreja.
 
Calendario del Sol
 
El edificio más importante de Tiwanacu es la Puerta del Sol o Inti Punku, un bloque monolítico de roca volcánica de casi tres metros de altura. En su fachada destaca un friso donde está la imagen del dios Viracocha, quien sostiene un cetro en su mano derecha y un rayo en la izquierda.
 
Sobre las mejillas de Viracocha hay pequeños agujeros a modo de lágrimas y de su cabeza salen rayos como si fuese un sol.
 
Los guías de lugar señalan que este edificio marca los solsticios, equinoccios, y otras fechas importantes del calendario agrícola como el 20 de junio que es el año nuevo; el 21 de septiembre que marca el inicio de la siembra; el 21 de diciembre cuando inician las lluvias; y el 21 de marzo que es la cosecha.
 
 
Tiwanacu desarrolló la más alta tecnología, prueba de ello es su alcantarillado y la forma en como se proveían de agua potable.
 
Existen relatos que hablan de extraterrestres que visitaron la Tierra para dar nacimiento a grandes civilizaciones antiguas como Tiwanacu y la Atlántida. Sin embargo, al no poder aclimatarse a la Tierra, los venusianos desaparecieron dejando un último mensaje sobre el fresco de esta Puerta del Sol.
 
Cómo llegar: Tiwanacu se encuentra a más de 70 kilómetros de la Paz, capital de Bolivia. Lloyd Aéreo Boliviano vuela Ciudad de México-Santa Cruz-La Paz, toda la semana excepto viernes y domingos que opera por Cancún (www.labairlines.com; tel. (55) 5559 9269 o 5335-0094).
 
Dónde dormir: existe una amplia oferta hotelera en la ribera del lago Titicaca, a 20 kilómetros de Tiwanacu.
 
Moneda: un boliviano equivale a 1.5 pesos.
 
Clima: si bien es verano en el hemisferio sur, la altura provoca la circulación de fríos vientos, por lo que se recomienda llevar chamarra.
 
Más información: Operadora Browntravel.net, tel. (55) 5564-0327. 
 
 
Isla del Sol, cuna de dioses en Bolivia 
 
Fuente: Mural.com. Óscar Álvarez. Texto y Foto. Grupo Reforma
 
 
 
Todos los pobladores de la isla son indígenas aymaras. 
 
Las islas del Sol y la Luna son las de mayor significado religioso en la región, pues se les identifica con el lugar legendario de la creación inca
 
Las aguas del lago Titicaca tienen un humor variable. Hay días que amanecen calmas, pesadas como el plomo, un espejo de luz donde se reflejan los picos nevados de la cordillera. Pero si el viento sopla no tardan en encresparse unas olas altas que agitan su superficie y juegan con las pequeñas embarcaciones de los pescadores.
 
A veces las aguas son grises, como las nubes cargadas de lluvia, o de un color zafiro radiante y misterioso en cuyas profundidades -aseguran las leyendas- duermen ciudades sumergidas. Así es el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo (3 mil 800 metros), un cuerpo de agua inmenso (233 kilómetros de largo por 97 de ancho) que sirve de frontera entre Perú y Bolivia.
 
Pero no es la frontera la que fracciona al lago, sino el estrecho de Tiquina, en la costa peruana. Aquí el pequeño mar dulce se divide en los lagos Chucuito (grande) y Huiñaymarca (chico), dos mitades disímiles salpicadas por 36 islas. En ellas, o en las orillas que cercan al Titicaca, habitan varias etnias indígenas: collas, aymaras, uros y quechuas: todos ellos, sin discrepancia, consideran sagrado al lago y lo veneran con profundo respeto. Constituye, por tanto, un punto de encuentro cultural, como lo demuestra el propio nombre, unión del vocablo aymara titi, gato montés, y el quechua caca, que significa roca.
 
Un Génesis andino
 
Son las islas del Sol y la Luna, del lado boliviano, las de mayor significado religioso, por identificarse con el lugar legendario del mito de la creación incaico. Frente a la mayor, la Isla del Sol, la tradición sitúa el surgimiento desde las gélidas aguas de la pareja divina: Manco Cápac y Mama Ocllo, hijos del dios creador Viracocha, de piel blanca, luenga barba y elevada estatura, para más señas. El mito tiene varias versiones y posiblemente sea de origen pre-incaico, atribuible a la cultura madre de Tiahuanaco, que construyó sitios ceremoniales a lo largo de las costas del Titicaca hace más de dos mil años.
 
La leyenda cuenta que Viracocha, descontento de la conducta de los seres que había forjado previamente, los aniquila en un diluvio. Luego repuebla la tierra con los dos hermanos, hombre y mujer. Las semejanzas con la Biblia no dejan de ser inquietantes. Otros detalles recuerdan a Quetzalcóatl: Viracocha había destituido un culto violento por enseñanzas pacíficas, pero una fuerza contraria (¿los collas?) le destrona. Entonces Viracocha abandona Tiahuanaco, pero promete regresar un día.
 
Muchos historiadores identifican a Manco Cápac y a Mama Ocllo -los primeros incas- como cabezas de una élite tiahuanaca que tras la invasión huyó al norte, hacia tierras quechuas. Como el mismo mito sugiere, sus conocimientos los hicieron maestros y organizadores de un pueblo inculto. Nacería así el Tahuantinsuyu, "la tierra de las cuatro regiones", el Imperio Inca, que siempre consideró sagrados al lago y a la Isla del Sol. Y lo cierto es que en este rincón del mundo, ribeteado de playas donde moran los pescadores aymaras y la serenidad, sobran los motivos para creerlo mágico.
 
Por los caminos del sol
 
Copacabana es una pequeña población a la orilla del lago y al amparo de un monte, cuya virgen es la patrona de Bolivia y a quien, por avatares históricos, Río de Janeiro debe el nombre de uno de sus más famosos barrios. La catedral, de estilo morisco, representa su centro de gravedad y el principal escenario de las fiestas de la Candelaria. Todas las calles de la villa conducen al embarcadero donde siempre encontraremos alguna lancha dispuesta a llevarnos a la Isla del Sol y también otros viajeros que vienen o van a esta meca andina, una tierra por la cual no corre el tiempo.
 
Durante siglos, las familias aymaras que la pueblan han llevado una existencia autosuficiente y alterna a la evolución del mundo "civilizado". Sobreviviendo de la agricultura y la pesca, ajenos a los medios de comunicación y al consumismo que propician, los isleños se han refugiado en sus tradiciones, mismas que manifiestan una cultura vigorosa y admirable. Son estos valores y la paz que impregna unos paisajes agrestes pero magníficos, los principales atractivos que descubrirá el visitante.
 
Hay varias maneras de realizar tales descubrimientos. Quien disponga de poco tiempo puede contratar una excursión de un día, llegando a un acuerdo con los barqueros para bajarse en un extremo y ser recogido en el otro. La opción, aunque válida, resulta poco recomendable, ya que son necesarias tres jornadas, cuanto menos, si queremos conocer mínimamente la isla. Lo ideal será hacer el camino ligeros de equipaje y con mucha calma -en estas alturas se echa en falta el oxígeno- y recorrer las sendas que cruzan a la isla de norte a sur, pasando la noche en los poblados que hallaremos en ruta.
 
Las ruinas de Chincana, conocidas como el Palacio del Sol, marcan el inicio de nuestro periplo justo enfrente del lugar donde nacieron Manco Cápac y Mama Ocllo. Muchos de sus muros se desplomaron, pero quedan a la vista decenas de puertas trapezoidales y una estructura que nos da idea de la importancia que tuvo este centro ceremonial. Muy cerca se encuentra una roca sagrada en forma de puma y otra que registra las facciones de Viracocha.
 
A partir de aquí podemos continuar por el este, cuyos caminos enlazan varias villas o caseríos o bien seguir las veredas que bordean la isla en su ribera oeste, itinerario ideal para quien prefiera los paisajes más solitarios y agrestes. Por un lado o por otro alcanzaremos luego las villas de Challapampa y Challa, entre campiñas verticales -sólo cultivables gracias a las terrazas del tiempo de los incas- y atractivas caletas de aguas color cobalto que invitarían al baño de no ser por una temperatura capaz de quitarle las ganas al más intrépido.
 
Cuando, al proseguir rumbo al sur, lleguemos a Yumani estaremos entrando en la más importante población insular que por su amplia oferta de hospedaje concentra el mayor número de visitantes. Desde Yumani, el descenso al lago es empinado pero merece la pena acercarse a la Fuente del Inca y beber de ella, pues la tradición asegura que quita el mal de amores y, por si fuera poco, rejuvenece.
 
Y ya sólo nos resta un breve trecho hasta la punta más meridional, ubicación de las ruinas de Pilcocaina. Sobre esta atalaya se divisa un panorama soberbio que incluye a Coati o la más diminuta Isla de la Luna. Y si fuésemos capaces de encontrar el pasadizo subterráneo que, según las leyendas, servía de morada a las mamacunas o sacerdotisas vírgenes y unía ambas islas, nuestro maravilloso viaje aún podría prolongarse un poco más.
 
Cómo llegar: Aeroméxico (www.aeromexico.com.mx) vuela desde la Ciudad de México a Lima, Perú, desde donde salen vuelos a La Paz, Bolivia; de ahí se puede tomar un autobús a Copacabana (el viaje dura tres horas y media: Transportes 6 de Junio, Plaza Tomás Katari 55; tiene servicio diario de minibuses y microbuses. Salidas: desde las 5:00 horas en adelante; tels. (desde La Paz) 245-5258 y 228-0890. Una vez en Copacabana caminaremos al embarcadero para tomar una lancha hasta la Isla del Sol. El pasaje cuesta entre tres y cinco dólares por persona.
 
Moneda: el boliviano (B$); 1 boliviano = 1.39 pesos.
 
Cuándo ir: conviene evitar la temporada de lluvias y viajar durante la seca, de mayo a octubre, aunque se corresponda con el invierno.
 
Qué llevar: no debemos olvidar incluir en la maleta un protector solar efectivo, pues a esta altitud, con el sol y el reflejo del agua, las quemaduras están garantizadas. Ropa informal pero de abrigo, calzado de montaña. Los días son templados, pero las noches muy frías.
 
Dónde dormir: los distintos poblados de la isla cuentan con alojamientos más o menos rústicos para recibir a los turistas. Los precios varían entre los 2 y 8 dólares estadounidenses por persona. La mejor opción está en la bahía de Challa. Está permitido acampar.
 
Dónde comer: la especialidad local es la trucha, que se prepara frita o empapelada y se acompaña de una guarnición de papas y ensalada.
 
Lo bueno: la belleza de unos paisajes con apenas otros turistas, la hospitalidad de la gente y lo económico de la estancia (entre 10 y 20 dólares por día).
 
Lo malo: el rigor del clima, el mal de altura y lo limitado de los servicios. 
 
 

Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo de:  TERRAE ANTIQVAE
* Portal de Arqueología, historia y patrimonio de los pueblos del Mediterráneo.
Suscríbete gratuitamente en el  FORO  ,en  NOTICIAS
 
Legal: Queda prohibida la reproducción total o parcial de este mensaje sin la autorización expresa del autor.