Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1531 al 1560 
AsuntoAutor
Medina Siyasa, "la José Lui
Nuevo libro de la José Lui
Ayuda para bibliog frizgo
Re: Ayuda para bib carolina
SIYÂSA, UNA MADÎNA José Lui
SIYÂSA, UNA MADÎNA José Lui
SIYÂSA, UNA MADÎNA José Lui
SIYÂSA, UNA MADÎNA José Lui
SIYÂSA, UNA MADÎNA José Lui
SIYÂSA, UNA MADÎNA José Lui
SIYÂSA, UNA MADÎNA José Lui
Re: Ayuda para bib frizgo
Reseña de mi libro Ana Mari
El antropólogo Urt José Lui
"Rostro" neanderth José Lui
Los hallazgos de C José Lui
Re: Reseña de mi l Nuria Po
La caída de los ma Davius S
Xochicalco, una ur José Lui
Re: La caída de lo Alex
Re: La caída de lo Albina N
libros peropadr
Re: La caída de lo Davius S
Re: La caída de lo Alex
Re: La caída de lo Albina N
SEQUIA Y COLAPSO D José Lui
Posible nombre de Juan Bla
Invenciones, menti José Lui
Re: Invenciones, m alicia.c
Re: Invenciones, m Jesús Vi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3999     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: SIYÂSA, UNA MADÎNA ANDALUSÍ EXCEPCIONAL Joaquín Salmerón Juan (IV)
Fecha:Jueves, 27 de Noviembre, 2003  12:47:09 (+0100)
Autor:José Luis Santos <joseluis @..............com>


SIYÂSA, UNA MADÎNA ANDALUSÍ EXCEPCIONAL Joaquín Salmerón Juan (IV)

SIYÂSA,

UNA MADÎNA ANDALUSÍ EXCEPCIONAL

 

Joaquín Salmerón Juan. Arqueólogo. Director de Museos

Excmo. Ayuntamiento de Cieza
        

La muralla:

 

            A partir de la alcazaba y en dirección SE. podemos observar cómo desciende un lienzo de muralla abrazando por este flanco la madîna. En su primer tramo el muro efectúa varios quiebros debido a las irregularidades del terreno, siendo aquí donde se sitúa un pequeño torreón de planta circuloide. Bajando a partir de aquí ya por una pendiente más suave, la muralla regulariza su trazado que es entonces sólo levemente sinuoso, jalonado por tres torreones de planta cuadrangular. Al llegar a este último torreón, la muralla quebrará en ángulo recto hacia el E., constituyendo el frente meridional del poblado con una forma convexa, apreciándose los restos de al menos dos torreones más. Desde el punto anterior la muralla se dirige, bordeando la pequeña meseta que se encuentra en esta zona, hacia la vaguada donde se debía de encontrar la puerta principal de la ciudad. En este lugar no es posible estructura defensiva alguna debido a los arrastres de tierra de la vaguada y a las labores agrícolas aquí desarrolladas. La existencia en este lugar de la puerta principal de la ciudad se confirma por el dibujo efectuado en el s. XVIII por algún coetáneo del historiador local Fray Pascual Salmerón Fernández, que hoy se conserva en Archivo Municipal de Cieza. Los mencionados aterrazamientos agrícolas parecen estar reaprovechando los muros antiguos. Estos configurarían el camino de acceso a la ciudad de forma serpenteante. Así se suavizaría la gran pendiente que se encuentra en esta zona y se evitaría, también, un ataque frontal a una de las partes más débiles de cualquier amurallamiento.

 

         Al otro lado de la vaguada se encuentra un pequeño cabezo que se utilizó como cementerio y que, extraordinariamente, se encuentra inserto en la zona amurallada. Ello se debe a la importancia del lugar donde se asienta dentro de las estructuras defensivas de este flanco de la ciudad. En agosto de 2003 se ha efectuado una excavación en el perímetro amurallado del cementerio, documentando que el zócalo de la muralla en esta zona se conservaba en bastantes buenas condiciones y que se asentaba en varios puntos de su trazado directamente sobre varias tumbas, cuya técnica constructiva (mampostería de piedra y yeso) y materiales arqueológicos asociados le otorgan una datación cronológica del s. XIII. La misma posee un grosor desigual a lo largo de su trazado pero éste es constante entre los 98 y 113 cm. El número de tumbas cuya superficie total o parcialmente ha sido excavada es de trece, localizándose doce de ellas en el Sector 1 y una en el Sector 2 (ambos sectores están en el flanco Oeste del cementerio). En la ladera oriental de la necrópolis perdemos casi totalmente el rastro de la muralla. Ello puede estar debido a que la gran pendiente del terreno ha favorecido su destrucción u ocultación por los arrastres de tierra. En el Sector 3, localizado en esta zona oriental del cementerio, se documentó un pequeño tramo de muralla cuya planta nos hace sospechar que se trata de los restos de un torreón semicircular adosado a los muros de una casa anteriormente construida en esta zona. La excavación parcial de esta vivienda, durante la presente campaña, ha ofrecido suficientes hallazgos cerámicos como para poder datar su fecha a abandono (con nivel de incendio sobre los pavimentos descubiertos parcialmente en el zaguán y letrina de dicha casa islámica) en el siglo XIII. Es decir, en el mismo siglo de construcción que las tumbas anteriormente mencionadas. También se ha documentado parte del perímetro de la alcoba de uno de los salones de esa casa, localizado en su flanco Este.

 

 

Vista del Castillo desde el Patio de Armas

 

         Siguiendo hacia el norte, en la zona del caserío excavada, lo abrupto del terreno hizo innecesaria la cerca defensiva como se ha podido perfectamente documentar.  

         El tramo N. de la muralla desciende la ladera del cerro, rodeando el barrio septentrional de Siyâsa, desde la base de la pared rocosa que se encuentra bajo el castillo. Primero de forma recta y más adelante curvándose hacia el E. Su factura es distinta de la del resto de la muralla, pues aunque posee dos torreones de base cuadrangular realizados como los anteriores con una mampostería de piedra y yeso, la construcción de la propia muralla tiene un aspecto megalítico que nos hace sospechar un reaprovechamiento de una estructura defensiva anterior, muy posiblemente prehistórica a juzgar por la adscripción cultural de algunos de los hallazgos descubiertos superficialmente.

         A pesar de la ausencia de excavaciones en esta zona, parece clara la existencia de una parte de la ciudad extramuros de la misma que debemos interpretar como arrabal. También es interesante de mencionar la existencia de un lienzo de muralla que se desarrolla en el interior de la madîna, durante unos 150 m, desde la base de la alcazaba hacia el E. La interpretamos como un resto residual de un momento de fortificación anterior al de máximo desarrollo de la madîna.         

 

SIYÂSA, UNA MADÎNA ANDALUSÍ EXCEPCIONAL Joaquín Salmerón Juan (IV)


Coordinador General y Moderador de las Listas de Correo de:  TERRAE ANTIQVAE
* Portal de Arqueología, historia y patrimonio de los pueblos del Mediterráneo.
Suscríbete gratuitamente en el  FORO  ,en  NOTICIAS
 
Legal: Queda prohibida la reproducción total o parcial de este mensaje sin la autorización expresa del autor.