Inicio > Mis eListas > terraeantiqvae > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 156 al 185 
AsuntoAutor
fwd: El origen cel David Sa
Re: Los britanos y Alberto
La_ciencia_históri Alberto
Quechuas y Turcos David Sa
sobre la ciencia h David Sa
numidos (pueblos p David Sa
Antes del "descubr David Sa
Genetic Structure David Sa
El Estrecho de Gib José Lui
Domus de las Alfom José Lui
Tintagel Ana Mari
Más Tintagel Ana Mari
La villa romana má José Lui
RE: Santiago Mirab José Lui
bretones/Tintagel/ Alberto
fort. altomedieval Alberto
Re:__El_Estrecho_d Alberto
Re: Ajedrez Alberto
Fort. altomedieval Alberto
Re: Amor a la guer David Sa
Amor a la guerra. Alberto
Fw: bibliografia David Sa
Re: Fw: bibliograf oscar go
Hallan una estatua José Lui
Precocidad en la f Alberto
Cognados Japonés ( David Sa
Celtíberos (1/2) Alberto
Celtíberos (2/2) Alberto
Encuentran una mur José Lui
Sexo y marihuana e José Lui
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Terrae Antiqvae
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2134     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Precocidad en la fortificación antigua (III)
Fecha:Domingo, 10 de Noviembre, 2002  02:22:16 (+0100)
Autor:Alberto Ocaña <ethandun @.....es>

 En plena "modernidad", muy lejos del hogar, rodeados,
extenuados, inmersos en una tierra hostil sin
posibilidad de retorno, cuando las tropas españolas
que se internaron en la América nuclear bajo el mando
de Hernan Cortés se estaban quedando sin pólvora,
echaron mano de la imaginación. Alguien recordó haber
visto a un abuelo suyo fabricar un ingenio de madera y
cuerda, un trabuco, que funcionaba por el elemental
sistema del contrapeso. 

 Todavía en el siglo XIX, las guerras neocoloniales
demostraban que las viejas ideas resultaban no serlo
tanto. Así, por ejemplo, el escaso centenar de
fusileros británicos que se enfrentaban a unos miles
de aguerridos guerreros zulúes, se fortificaron en el
puesto misional del Cañón de Rorke, usando el más
elemental principio de la poliorcética, oponer un
parapeto y esconderse tras él para abrir fuego a
cubierto. 

 No parece en definitiva, que las viejas ideas sean
tan viejas. Al fin y al cabo, cubrirse el rostro con
el brazo no es más que un ejemplo de la ucrónica lucha
entre el proyectil y la coraza que es la Historia del
hombre. Hoy nos acercaremos a otro capítulo de la
misma.

 Hay dos sistemas básicos de toda fortificación. El
sistema de fuego de flanqueo y la defensa en
profundidad.

 El primero consiste en reducir los puntos muertos al
pie del muro, y procurar que el asaltante sea
hostigado desde múltiples puntos, al tiempo que las
distintas partes de la muralla puedan cubrirse entre
sí.

 El segundo consiste en que la pérdida de un sector
del recinto no suponga una amenaza para la totalidad
del mismo, y que se puedan ir oponiendo sucesivas
resistencias, hasta llegar a un reducto final.

 Ambos sistemas están ya esbozados en la poliorcética
griega. La primera idea se materializó en proyectar, a
intervalos regulares, torres de flanqueo, las cuales
se apoyaban unas a otras, y convertían una simple
cerca en una muralla. La preocupación por reducir ese
ángulo muerto a 0 y por oponer un ángulo agudo a la
artillería contraria -sobre todo tras la invención de
la catapulta en el siglo IVaC- llevó a la invención de
la torre pentagonal en proa.

 La segunda idea la materializó Arquímedes en el
asedio de Siracusa (213-211 aC), donde adelantó su
artillería y la protegió tras parapetos de fortuna.

 Roma, no demasiado innovadora pero sí inteligente,
adoptó ambos sistemas, que tendrán gran proyección,
como variables inalteradas de todo sistema de
fortificación. 

 El mundo bizantino hizo suyo tanto la opción
pentagonal en proa (flanqueo) como el sistema
concéntrico (defensa en profundidad), por ejemplo en
las murallas de Constantinopla o en las de Ankara.

 El Occidente medieval heredó del mundo romano el
flanqueo, y adoptó la opción pentagonal vía cruzado,
floreciendo por Europa la variable en múltiples pero
más o menos dispersos puntos, de un modo más bien
exótico que sistemático, pese a sus innegables
ventajas. El sistema concéntrico gozó de mejor
fortuna, apoyado en el homenaje como último reducto, o
en la defensa concéntrica, introducida por ejemplo en
los castillos eduardianos de Gales.

 Ambas tradiciones darán un fruto seruendo a finales
de la Edad Media, materializándose en el sistema
bastionado, base de la fortificación abaluartada,
pareja de la nueva artillería, que serán la base del
potencial europeo hasta bien entrado el siglo XIX.

 Sólo el desarrollo de la misilística y la aviación
dejaron obsoletos ambos sistemas tras la Segunda
Guerra Mundial.

 Cabría preguntarse cómo una misma idea pervive a
través de épocas teóricamente tan distintas, pero eso
es otra historia. En cualquier caso, dos mil
quinientos años de vigencia casi sin alteración, no
son una mala marca para un invento humano. 

Alberto Ocaña.


_______________________________________________________________
Yahoo! Messenger
Nueva versión: Webcam, voz, y mucho más ¡Gratis! 
Descárgalo ya desde http://messenger.yahoo.es



_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
              +++ ARSYS, Tu aliado en Internet +++
   Servicios de hosting, registro y alojamiento de dominios, etc.
   Haz clic aquí -> http://elistas.net/ml/91/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~